La reconstrucción de San Gregorio avanza a cuentagotas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Antonio Cruz

La reconstrucción de San Gregorio avanza a cuentagotas

Ya se entregaron las primeras casas nuevas a damnificados que perdieron su vivienda. Sin embargo, el ritmo de los avances es muy lento, denuncian los vecinos de una de las localidades de la Ciudad de México más afectadas por el terremoto.
Antonio Cruz
Por Manu Ureste y Agustín Salgado / Animal Político
17 de septiembre, 2018
Comparte

Ha pasado un año del sismo del 19S, pero la normalidad no ha regresado a San Gregorio. La demolición, reconstrucción y reparación de las más de 1,400 viviendas dañadas avanza a cuentagotas, provocando que aún haya vecinos sin hogar. El mercado permanece a la espera de ser demolido, mientras sus locatarios sufren pérdidas. La torre de la iglesia continúa cercenada. Y la carretera principal que va a Xochimilco sigue en pésimas condiciones, mientras la reparación del drenaje todavía no termina.

Además, el impacto psicológico que dejó a su paso el sismo se incrustó en el ánimo de San Gregorio que, un año después, aún ve cómo algunos de sus vecinos y vecinas se ponen de rodillas y con los brazos abiertos pidiendo ayuda al cielo cuando se activa la alerta sísmica. Pero no todo son malas noticias. Poco a poco, la maquinaria pesada va limpiando el cascajo de las calles, trayendo de vuelta parte de la normalidad del pueblo. Y nuevas construcciones ya comienzan a aflorar donde el sismo derrumbó cientos de viviendas.

“Falta mucho por hacer –coinciden los vecinos–. Pero ha habido avances”.

Sin casa, un año después

“Parecía que habían bombardeado San Gregorio”.

Homero González, un médico veterinario de tez cobriza, mostacho entrecano, y sonrisa bonachona, traga saliva y carraspea la garganta cuando se detiene bajo la sombra que da el toldo de un comercio en la avenida Chapultepec, una de las principales arterias de comunicación del pueblo. Parado sobre la banqueta, el hombre respira hondo y dice que, aunque ya ha superado “el duelo” que le impedía hablar del tema sin que se le quebrara la voz, caminar por este lugar aún le genera un torrente de emociones encontradas que no acierta a definir si es angustia, tristeza, alegría por sobrevivir, o todas a la vez.

Hace un año, durante el sismo del 19S, Homero también transitaba por esta misma avenida México. Pero el panorama era muy distinto al que ve ahora, recuerda con los ojos negros muy abiertos.

“Todo era un caos –dice súbitamente taciturno–. Caminaba por esta avenida y parecía una de esas películas que pasan por la televisión, como si esto fuera Bosnia-Herzegovina en la guerra de los Balcanes”.

Tal vez por estar más próxima al epicentro del sismo, que tuvo lugar en la zona limítrofe de los estados de Puebla y Morelos, con una intensidad de 7.1, San Gregorio fue de las áreas más devastadas en la Ciudad de México; ciudad que, de por sí, fue de las más afectadas en todo el país, con 228 muertos, 11 mil damnificados, y 22 mil inmuebles dañados, según cifras oficiales.

Y como bien narra Homero, las escenas parecían de cinta bélica de Hollywood: la torre de la iglesia colonial yacía amputada y desperdigada por el suelo del zócalo; las calles eran un laberinto de escombros y de ruinas de viviendas dañadas –1,496, según el censo que hizo la asociación civil “19S San Gregorio”, de las que 158 colapsaron–; y la “zona cero”, próxima al mercado, era un hervidero de ruegos pidiendo auxilio para los heridos, y de lamentos por los vecinos que murieron –al menos seis, según datos oficiales–.

Tras recorrer la avenida, Homero dobla la esquina de una calle y del bolsillo del pantalón tejano saca unas llaves para, acto seguido, abrir una puerta de barrotes negros, mientras con la mano derecha hace una invitación para entrar a su casa. O para ser precisos, a lo que un día fue su casa.

“A un año del sismo, esto es todo lo que me queda”, dice encogiendo los hombros, resignado, mientras sin perder la sonrisa afable muestra un hueco vacío de tierra, donde aún hay cascajo y montones de grava y arena.

Homero González es médico veterinario. Desde el temblor del 19S lleva un año a la espera de una vivienda donde poder reiniciar su vida. En la imagen, el predio de lo que quedó de su casa. Foto: Manu Ureste

Tras el terremoto, cuenta Homero, las primeras brigadas de ingenieros que asistieron al pueblo le dijeron que su casa solo tenía unas “ranuritas”. Nada que no se pudiera solucionar con un “aplanado” y unos retoques estéticos. Sin embargo, ya en noviembre, a más de un mes y medio del sismo, un Director Responsable de Obras (DRO) le advirtió que el daño en su casa era mucho más severo del pronosticado, y otros dos meses más tarde le entregaron un dictamen de demolición total.

Homero tuvo que abandonar el hogar donde vivieron sus abuelos, luego sus padres, y más tarde él. Situación que desencadenó primero “un duelo emocional muy fuerte”, y después un estado de preocupación y ansiedad permanente ante una pregunta para lo que no hallaba respuesta:

“Y ahora, ¿dónde voy a vivir?”.

La auto-reconstrucción

María del Carmen Saldaña, presidenta de la asociación civil “19 de septiembre San Gregorio”, admite que en la reconstrucción de San Gregorio “sí ha habido avances” a lo largo de este año. Por ejemplo, plantea durante una entrevista en un predio donde antes del sismo se levantaba su vivienda, se están reconstruyendo 220 casas en la delegación Xochimilco de manera conjunta entre el gobierno de la Ciudad y el Grupo Carso, de la Fundación del empresario mexicano Carlos Slim. Y de esas 220, 128 son inmuebles nuevos que se están construyendo en San Gregorio.

No obstante, apunta Saldaña, las obras van muy lentas, y muchos vecinos como Homero continúan sin una vivienda a un año del terremoto.

“De las 128 viviendas pactadas, hasta ahora solo se han entregado 30, de enero a la fecha”, subraya la activista, lo cual ha originado que muchos vecinos, cansados de esperar una vivienda nueva, o la reconstrucción de la dañada, optaran por reconstruir ellos mismos sus casas con el dinero que les alcanzara del Fonden, el fondo parar desastres naturales que da el gobierno fedreral –100 mil pesos si es beca completa, 15 mil si es parcial–, o con sus propios recursos.

“En la asociación llevamos un registro de 1,496 viviendas con diferentes tipos de daños, y de estas, la mayoría, un 60 o 70 por ciento, ha hecho reparaciones por su cuenta. Es decir, repararon como pudieron y con lo que pudieron para volverlas a habitar”, apunta Saldaña.

Lo anterior, subraya la mujer, a pesar de que en este año se han cansado de ir a la Ciudad de México a dejar oficios tanto a las autoridades federales como a las locales, exigiendo un “programa de reestructuración y de reconstrucción de viviendas”. O en su defecto, al menos un programa que ofrezca asesorías técnicas a los vecinos para que, a través de arquitectos, ingenieros, y de personal cualificado y autorizado, puedan reconstruir con seguridad.

“Antes del sismo ya teníamos un problema importante de ‘auto-construcción’, que fue uno de los factores determinantes para que en toda esta zona hubiera tantos daños en las casas. Y ahora estamos ante el mismo problema. Mucha gente está construyendo y reconstruyendo con su albañil, pero no se asesora de manera profesional”, dice la damnificada, quien añade que, aunado a la falta de pericia técnica en las labores de reconstrucción, se une otro problema: la falta de información sobre el suelo de San Gregorio.

“Tenemos derecho a saber cuáles son las condiciones del suelo donde se está volviendo a construir y a reconstruir para tratar de minimizar los riesgos y evitar otra desgracia”, recalca Saldaña. “Sin embargo, a un año, las autoridades aún no nos dan los estudios de mecánica de suelo, y de geología, que ya se hicieron, y que es un derecho que tenemos como ciudadanos”.

César Cravioto, quien será el próximo comisionado para la reconstrucción de la ciudad, en sustitución de Édgar Tungüí, reconoció por su parte en entrevista que no existe un “censo real” sobre las casas unifamiliares afectadas por el temblor en delegaciones como Xochimilco, Tláhuac, e Iztapalapa. Pero confió que antes del 5 de diciembre, fecha en que iniciará la nueva administración capitalina de Morena, con Claudia Sheinbaum al frente, ya se contará con “un listado real” de todas las afectaciones que dejó el 19S, lo cual permitirá focalizar mejor los recursos.

Encarecen precios de materiales

Filiberto González es uno de los vecinos que decidió reconstruir por su cuenta. Su casa está ubicada en la llamada “zona cero” de San Gregorio, a unas cuadras del zócalo y de la parroquia, donde al menos 20 viviendas colapsaron y muchas otras fueron dañadas de gravedad.

El sismo no tumbó su vivienda, pero Filiberto tuvo que reconstruirla prácticamente en su totalidad. Por lo que acudió a asesorarse con un ingeniero de Protección Civil para realizar los trabajos. Sin embargo, los temblores posteriores al del 19S ya afectaron su casa, a tan solo unos meses de haberla reconstruido.

“El aplanado de las paredes se cuarteó otra vez”, dice con el gesto serio, mientras observa la fachada agrietada del inmueble.

Otro problema ha sido el encarecimiento de los materiales de obra en San Gregorio, el cual ha estado motivado por dos grandes factores: uno, la alta demanda como consecuencia de la auto-reconstrucción. Y dos, las pésimas condiciones en las que, aun después del 19S, se encuentra la carretera que conecta Xochimilco con San Gregorio; lo cual ha generado que las empresas constructoras y de materiales inviertan horas en un trayecto de apenas 15 kilómetros, encareciendo su producto y el servicio.

“Los precios se elevaron mucho, y la mano de obra también”, lamenta Juan Antonio Velázquez, otro vecino afectado de la “zona cero” de San Gregorio.

Ante la repetición de testimonios similares, hicimos un recorrido por diferentes tiendas para comparar los precios.

Uno de los comercios, ubicado a 100 metros de la iglesia de San Gregorio, vende la tonelada de varilla a 19,900 pesos y la tonelada de cemento en 3,500 pesos. Mientras que, a escasos 14 kilómetros, en Huipulco, cerca del Estado Azteca en Villa Coapa, al sur de la Ciudad de México, otra tienda ofrece esa misma tonelada de varilla hasta 1,400 pesos más barata ( 18,500 pesos), y la tonelada de cemento otros 300 pesos más barata. Y esta diferencia de precios no es tan grande como en los meses posteriores al sismo, a finales de 2017, cuando a decir de los vecinos se cometieron abusos reiterados, sin que ninguna autoridad hiciera nada para evitarlo.

El mercado, aún sin demoler

A un costado de la céntrica iglesia, se levanta el mercado de San Gregorio: la vena aorta del pueblo por la que fluye la mayor parte de su actividad comercial. Sin embargo, al igual que los agricultores de maíz y ganaderos de la zona, los 152 locatarios del viejo zoco han visto disminuidas sus ventas durante los últimos 12 meses, con la agravante de que su centro de comercio fue severamente dañado por el temblor.

Las fisuras en las paredes y los desprendimientos en los acabados obligaron a los comerciantes a abandonar sus locales. Ahora se ubican sobre la banqueta, a escasos metros del incesante arroyo vehicular de la avenida Chapultepec. Allí, en rudimentarios puestos hechos a base de maderas y lonas de plástico, esperan a que los trabajadores del gobierno capitalino terminen de instalar otra estructura metálica que dará forma a un mercado provisional.

Los nuevos locales, de 2 metros con 45 centímetros de largo y 30 centímetros de profundidad, permitirán iniciar los trabajos de demolición del antiguo mercado. Sin embargo, en esta primera etapa solo se adecuaron 79 locales provisionales, por lo que los 73 comerciantes restantes no contarán con un espacio para vender sus productos.

Verónica vende paletas y es una de los 73 locatarios que no tienen asignados un lugar en el mercado temporal: “Las autoridades vinieron a censarnos y a preguntarnos por nuestras necesidades. Pero los puestos son muy pequeños y difícilmente cabría mi refrigerador. Ahora nos piden que el martes ( 11 de septiembre) desalojemos el mercado y, la verdad, no sé qué voy a hacer”.

Patricia Valdés es dueña de una lonchería e integrante de la comisión de locatarios. Mientras atiende su puesto, la mujer dice que la demolición del mercado, aunque muy tardada, es una gran noticia para ellos; probablemente la mejor y única que han recibido en los últimos 12 meses.

“Sabemos que la demolición es un proceso lento, pero esperamos que realmente nos edifiquen nuestro nuevo mercado, porque ha sido un año muy difícil en todos los aspectos, sobre todo en las ventas, ya que ha habido muchos días que, en vez de ganancias, hemos tenido solo pérdidas”, refiere la representante de los locatarios.

Los escombros y el cascajo aún se acumulan en las calles de San Gregorio, una de las localidades en la Ciudad de México más afectadas por el temblor. Foto: Manu Ureste

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Así fue la vida del príncipe Felipe de Edimburgo: murió a los 99 años

El duque de Edimburgo se ganó el respeto de muchos británicos por su constante apoyo a la reina. BBC Mundo recuerda los principales hitos de su extensa vida.
9 de abril, 2021
Comparte

El príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II y padre de sus cuatro hijos, estuvo casado con ella más de 73 años, y aunque como consorte de la soberana no tenía un rol constitucional, nadie fue tan importante como él en la vida de la monarca.

Felipe, que murió este viernes a los 99 años, asumió un rol extremadamente difícil para cualquiera, quizá más para un hombre acostumbrado al mando naval, que, además, tenía fuertes opiniones sobre una gran variedad de temas.

Pero tal vez fue esa misma fuerza de carácter lo que le permitió cumplir con sus responsabilidades y darle a la reina el apoyo que necesitaba.

Y, de paso, ganarse el afecto de buena parte del pueblo británico.

De Grecia a Inglaterra

Felipe de Grecia nació el 10 de junio de 1921 en la isla de Corfú, pero como el país no adaptaba todavía el calendario gregoriano su certificado de nacimiento dice que nació el 28 de mayo de ese mismo año.

La historia de su familia es bastante convulsionada.

Su padre fue el príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca, hijo menor de Jorge I, rey de los Helenos, y su madre, la princesa Alicia, hija mayor del príncipe Luis de Battenberg y bisnieta de la reina Victoria.

Tras un golpe de Estado en 1922, su padre fue desterrado de Grecia por un tribunal revolucionario.

Su primo segundo, el rey británico Jorge V, envió un buque de guerra para rescatar a la familia, que se trasladó a Francia.

El pequeño Felipe hizo el viaje en una cuna hecha con una caja de naranjas.

El menor de la familia, y único hombre entre cinco hermanos, su primera infancia fue relativamente feliz. Pero venían tiempos difíciles.

A los 7 años, se mudó a Inglaterra para vivir con parientes.

Para entonces, su madre había sido diagnosticada con esquizofrenia y estaba un manicomio, por lo que tuvo poco contacto con ella.

Su formación estuvo marcada por el pionero educador judío Kurt Hahn, con quien estudió primero en Alemania y cuando este tuvo que huir de la persecución nazi. en Escocia.

Su método, con énfasis en la autoconfianza, resultó ideal para un adolescente que, separado de sus padres, pasaba mucho tiempo solo.

El primer encuentro

Al aproximarse la Segunda Guerra Mundial, Felipe decidió seguir una carrera militar.

Su primer deseo fue unirse a la Fuerza Aérea Real, pero terminó integrándose a la Marina por la tradición marinera de su familia materna.

El duque de Edimburgo y la reina

PA

En un recorrido por las instalaciones donde estudiaba que hacía el rey Jorge VI junto a su esposa y las princesas Isabel y Margarita, Felipe quedó a cargo de acompañar a las dos jóvenes.

Según testigos, el encuentro causó una profunda impresión en Isabel, de 13 años, cinco años menor que su futuro marido.

Muy pronto, el joven griego comenzó a mostrarse como un buen prospecto. y para fines de 1942 era uno de los más jóvenes primeros tenientes de la Marina.

“Rudo y maleducado”

El romance entre Isabel y Felipe se inició con un intercambio regular de cartas y continuó con invitaciones a compartir con la Familia Real.

Fue después de una de esas visitas que la heredera puso en su tocador una foto de Felipe vestido en su uniforme naval.

Isabel y Felipe el día de su boda

Getty Images
La boda entre Isabel y Felipe se celebró en noviembre de 1947.

Era toda una señal, y pese a que hubo oposición por parte de algunos cortesanos, uno de los cuales describió al futuro príncipe como “rudo y maleducado”, en el verano de 1946 Felipe le pidió oficialmente al rey la mano de Isabel.

Pero antes de que el compromiso pudiese ser anunciado, el novio necesitaba una nueva nacionalidad y un apellido. Fue entonces cuando renunció a su título griego, se hizo ciudadano británico y tomó el nombre de su familia materna, Mountbatten.

La boda se celebró en la Abadía de Westminster el 20 de noviembre de 1947. El entonces primer ministro Winston Churchill la describió como un “destello de color” en medio de la posguerra.

Desde ese día, Felipe fue reconocido como Su alteza real, duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón de Greenwich.

Felipe en 1953

Getty Images
El matrimonio eventualmente hizo que Felipe abandonara su carrera en la Marina.

El duque retomó su carrera naval y fue enviado a Malta, donde por un tiempo vivieron en relativa normalidad.

Un año después nació su hijo mayor, el príncipe Carlos, y en 1950 llegó la princesa Ana (los príncipes Andrés y Eduardo nacieron en 1960 y 1964, respectivamente).

La primera gran prueba que tuvo que enfrentar Felipe como marido de Isabel se produjo cuando la salud de Jorge VI comenzó a deteriorarse y ella debió asumir más responsabilidades reales.

Para poder estar a su lado, se tomó licencia de la Marina en julio de 1951. Nunca volvió a tener un papel activo.

Y pese a que no era un hombre de arrepentimientos, en una ocasión admitió que lamentaba no haber podido continuar su carrera naval.

La muerte del rey

La reina Isabel II y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, y dos de sus hijos.

Getty Images
La reina Isabel II y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, y dos de sus hijos.

En 1952, la pareja emprendió un viaje por África que originalmente harían el rey y la reina.

Estando en Kenia, llegó desde Inglaterra la noticia del fallecimiento de VI había por una trombosis coronaria.

Felipe fue el encargado de decirle a Isabel que su padre había muerto y ella era la nueva monarca.

Un amigo contó que para el príncipe fue un gran golpe. Parecía como si la mitad del mundo le hubiese caído encima, recordó.

Fuera de la Marina, se veía obligado a crearse un nuevo rol. La pregunta era cuál.

A medida que la Coronación se acercaba, se comunicó que si bien Felipe tendría prioridad después de la reina en todas las ocasiones, nunca ostentaría una posición constitucional.

El duque estaba lleno de ideas sobre cómo modernizar la monarquía, pero terminó desilusionado por la férrea oposición de parte de la vieja guardia de palacio.

Las fiestas y la familia

Durante los primeros años del reinado de Isabel, Felipe canalizó parte de sus energías manteniendo una intensa vida social.

El duque en un evento con amigos en la década de 1950

BBC
En los 50, el príncipe participaba con frecuencia en eventos sociales

Todas las semanas se reunía con un grupo de amigos en cuartos privados de un restaurante de Soho, en barrio bohemio del centro de Londres.

Compartían opíparos almuerzos y visitaban clubes nocturnos, y solía ser fotografiado con glomorosos acompañantes.

Una de las pocas áreas en que el príncipe tenía libertad para ejercer su autoridad era la familia, aunque perdió la batalla por imponer qué apellido llevarían sus hijos.

Él quería que fuese Mountbatten, pero la reina eligió Windsor.

“Soy el único hombre en este país que no puede darle a sus hijos su nombre”, se quejó con sus amigos”. “No soy más que una ameba”.

Proyectos propios

Con el paso del tiempo, Felipe fue encontrando su camino en proyectos ligados al bienestar de los jóvenes, uno de los problemas sociales que más le interesaban.

En 1956 lanzó el exitoso Premio del Duque de Edimburgo, que permitió que alrededor de 6 millones de jóvenes de todo el mundo se retaran física, mental y emocionalmente en una variedad de actividades al aire libre diseñadas para promover el trabajo en equipo, el ingenio y el respeto por la naturaleza.

Felipe sentado en un elefante en un viaje con la reina a India

PA
El duque trabajó intensamente en proyectos de conservación de la naturaleza.

“Si puedes lograr que los jóvenes tengan éxito en cualquier actividad, esa sensación de éxito se extenderá a muchos otros”, le dijo el príncipe a la BBC.

También fue un gran defensor de la naturaleza y el medio ambiente, aunque estuvo envuelto en algunas controversias por su afición a la caza. Su decisión de dispararle a a un tigre durante un viaje a India en 1961 es una de las más recordadas.

Eso no le impidió, sin embargo, dedicar energías y usar su influencia para respaldar la fundación del Fondo Mundial para la Naturaleza.

Fue además un gran deportista. Practicó vela, cricket y polo y fue presidente de la Federación Ecuestre Internacional.

La relación con Carlos

Como padre, tuvo altibajos, como todos.

De acuerdo al biógrafo del príncipe Carlos, Jonathan Dimbleby, la relación entre ambos era especialmente compleja.

Cuando el heredero era adolescente, Felipe insistió en que asistiera a la misma escuela en la que él se había educado, motivado por la creencia de que su filosofía podía ayudar a contrarrestar la naturaleza más bien retraída de su hijo.

Pero Carlos odió el lugar, extrañaba su casa y fue víctima constante de bullying.

Carlos llegando a Gordonstoun con su padre

Getty Images
Su insistencia en que el príncipe Carlos asistiera a la escuela de Gordonstoun provocó tensiones entre padre e hijo.

A su padre le costaba entenderlo, y más de una vez redujo al joven a lágrimas con sus reprimendas públicas.

Probablemente, su actitud reflejaba las dificultades de su, a veces solitaria, propia niñez.

Tuvo que desarrollar su independencia a muy temprana edad y podía costarle entender que no todo el mundo compartía su fuerte carácter.

En la biografía de Dimbleby también se dice que el duque de Edimburgo empujó más tarde a su hijo a casarse con Lady Diana Spencer.

Sin embargo, Felipe fue más especialmente diligente con sus hijos durante los difíciles años de sus crisis matrimoniales.

Tomó la iniciativa para intentar comprender los problemas, impulsado quizás por sus propios recuerdos de las dificultades de casarse con un miembro de la familia real.

Y aunque la ruptura de los matrimonios de tres de sus cuatro hijos -la princesa Ana y los príncipes Andrés y Carlos- le causaron una gran tristeza, siempre se negó a hablar de problemas personales.

Comentarios inoportunos

Si bien a lo largo de los años fue criticado en algunos sectores por comentarios que realizó que algunos consideraban inoportunos, muchos vieron sus gafes como un intento de aligerar el ambiente.

Príncipe Felipe, duque de Edimburgo

Getty Images
Su franqueza puso en aprietos a la familia real en numerosas ocasiones.

Hizo uno de sus comentarios más recordados mientras acompañaba a la reina en una visita de Estado a China en 1986, al hacer una mención en privado sobre los “ojos rasgados”.

Y en un viaje a Australia en 2002 le preguntó a un aborigen si “todavía se arrojaban lanzas los unos a los otros”.

Esa brusquedad que se le atribuía se suavizó un poco en los últimos años, en parte por la actitud a veces hostil del público hacia la familia real tras la muerte de Diana, la princesa de Gales, en 1997.

Una década después, en 2007, se publicaron cartas entre el duque y Diana, en un intento por refutar las afirmaciones de que Felipe había sido hostil con su nuera.

Mostraban que de hecho había sido una fuente de gran apoyo para la princesa, un hecho subrayado por el tono cálido en el que ella le escribía.

“Hice lo que creo que fue lo mejor que pude”

Felipe fue un hombre con un temperamento combativo que con frecuencia se sentía incómodo con el tacto que requería su posición.

No puedo cambiar de repente mi manera de hacer las cosas, no puedo cambiar mis intereses o la forma en que reacciono a las cosas. Ese es solo mi estilo”, le dijo una vez a la BBC.

La reina Isabel II, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo; y Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, y el príncipe Guillermo, con los hijos de ambos.

Getty Images
A Felipe se le atribuye haber encontrado discretas maneras de actualizar a la monarquía con los nuevos tiempos (aquí aparece con Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, el príncipe William, y los hijos de ambos).

Esto fue reconocido por el entonces primer ministro David Cameron cuando rindió homenaje a Felipe por su 90º cumpleaños en 2011: “Siempre ha hecho las cosas a su manera inimitable, con un enfoque realista y sensato que los británicos, creo, encuentran entrañable”.

Retiro de la vida pública

Después de décadas viajando junto con la reina en visitas de Estado al extranjero o para atender a eventos de las organizaciones que presidía, el duque de Edimburgo se retiró de la vida pública en agosto de 2017.

En enero de 2019, sobrevivió a un accidente de coche mientras conducía cerca de Sandringham, en el que dos mujeres que iban en el otro vehículo implicado resultaron heridas. Tras el incidente, entregó voluntariamente su licencia de conducir.

Buckingham Palace calculó que, desde 1952, el príncipe atendió 22.219 compromisos en solitario.

Felipe jugó un rol importante ayudando a la monarquía a aceptar los cambios en las actitudes sociales a lo largo de los años.

Felipe e Isabel II en 2007

PA

Pero su mayor logro fue, sin duda, la constancia de su apoyo a la reina.

Él creía que su trabajo era, como le dijo a su biógrafo, “asegurar que la reina pudiera reinar”.

En un discurso pronunciado en una celebración para conmemorar el aniversario de bodas de oro de la pareja, Isabel II le rindió homenaje.

“Es alguien que no se toma fácilmente los cumplidos, pero simplemente ha sido mi fortaleza y se ha quedado todos estos años. Yo, su familia y este y muchos otros países le debemos muchos de lo que él admitiría y de lo que nunca sabremos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.