#SemáforoEconómico: La productividad laboral sigue estancada en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

#SemáforoEconómico: La productividad laboral sigue estancada en México

La falta de mejoría en la productividad laboral de México refleja las disparidades encontradas en el país. Distintos sectores económicos, por ejemplo, tienen rendimientos variados.
Cuartoscuro Archivo
13 de septiembre, 2018
Comparte

A pesar de que en la comparación trimestral la productividad laboral tuvo un crecimiento positivo, es el tercer trimestre consecutivo en el que se registran tasas de crecimiento negativas en términos anuales para el indicador. Se ha observado un estancamiento en la productividad durante los últimos años; en el último año, la tasa de crecimiento promedio anual ha sido 0.0%, mientras que la tasa promedio durante los últimos 5 años ha sido 0.7%, y 0.3% en la última década.

El pasado lunes 10 de septiembre se publicó el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE) para el segundo trimestre de 2018. En el segundo trimestre del año, la productividad decreció 0.3% al compararla con el nivel observado en el segundo trimestre de 2017. Sin embargo, respecto al primer trimestre de 2018, se observó un crecimiento de 0.1%.

La organización México, ¿cómo vamos? (MCV) considera la tasa anualizada para evaluar el desempeño de la productividad laboral mexicana. Con la tasa observada de 0.1% trimestral, la tasa anualizada, la cual mide cuánto crecería la productividad laboral del país si cada trimestre del año creciera a la misma tasa trimestral, es de 0.5%. Este crecimiento queda muy por debajo de la meta establecida por MCV, de 4.8% anualizada, por lo que el #SemáforoEconómico de productividad laboral está en rojo.

El crecimiento de la productividad laboral es dispar entre las diferentes actividades económicas. En la comparación anual, la productividad en las actividades primarias, las cuales comprenden agricultura, ganadería y pesca, creció 0.3% respecto al segundo trimestre de 2017. Sin embargo, la productividad en las actividades secundarias, que incluyen a las industrias manufactureras y la minería (incluyendo la petrolera) decreció 2.0% respecto al año pasado, tendencia que se ha mantenido en los últimos 14 trimestres. Finalmente, la productividad del sector terciario, que engloba las actividades económicas enfocadas a servicios, creció a una tasa de 0.3% anual.

La falta de mejoría en la productividad laboral de México refleja las disparidades encontradas en el país. Distintos sectores económicos, por ejemplo, tienen rendimientos variados en la materia; mientras que la productividad de las empresas constructoras creció 3.7% anual durante el segundo trimestre del año, la productividad en las industrias manufactureras decreció a un ritmo de 0.7% en el mismo periodo, al igual que la productividad en las actividades de comercio al por mayor, donde la productividad cayó 0.5% respecto al segundo trimestre del año pasado.

Son también evidentes las disparidades a nivel estatal. Mientras que, al primer trimestre de 2018, estados como Baja California y Baja California Sur producen 366 y 283 pesos, respectivamente, por cada hora trabajada, en Yucatán el valor de lo producido por un trabajador promedio en una hora de trabajo es de 83 pesos, y en Zacatecas se producen 75 pesos por hora.

En los últimos años, se ha generado una cantidad importante de empleos formales en el país; en los primeros 8 meses del 2018, se han generado 644 mil 978 empleos formales. Sin embargo, si el crecimiento de la productividad laboral se mantiene estancado, la economía del país no podrá aprovechar el potencial total de estos empleos. Es necesario impulsar la productividad laboral de manera que se pueda producir más con los mismos recursos, llevando a un crecimiento alto y sostenido de la economía mexicana.

Para lograr este objetivo existen varias propuestas, entre las cuales están la inversión en proyectos de infraestructura y la mejora del sistema educativo del país. Sin embargo, una condición fundamental para que los esfuerzos para mejorar la productividad tengan éxito es la reforma de las instituciones y políticas que llevan a una mala asignación de los recursos económicos del país. Como menciona Santiago Levy en su libro más reciente, Esfuerzos mal recompensados: la elusiva búsqueda de la prosperidad en México, son necesarias reformas al sistema de seguridad social de México y a la política fiscal, de manera que sean los sectores productivos los que crezcan y atraigan más recursos humanos y de capital.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuba aprueba el matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas LGBTTTIQ+

Dos tercios de los electores en Cuba dieron el "sí" a la normativa que regirá sus relaciones familiares y que también contempla la gestación subrogada.
26 de septiembre, 2022
Comparte

Cuba aprobó el nuevo Código de las Familias por una amplia mayoría en el referendo celebrado el domingo.

Un total de 3 mil 93 millones de cubanos (el 66.87%) votaron “sí” al nuevo marco legar que regirá las relaciones familiares en el país, según los resultados preliminares anunciados este lunes por el Consejo Electoral Nacional.

El matrimonio entre personas del mismo sexo, la adopción de hijos por parte de éstas o la gestación subrogada son algunas de las propuestas más destacadas y polémicas del documento de 104 páginas que reemplazará una normativa de 1975.

Los datos

Mientras, 1.95 millones de electores (el 33.13%) se decidieron por el “no”, según las cifras provistas por el CEN.

El Consejo Electoral Nacional considera estos resultados preliminares como “válidos e irreversibles” e indicó que, a la espera del conteo final, ya se puede confirmar que ha sido ratificado el Código de las Familias.

Acudieron a las urnas 6.25 millones de cubanos, el 74.01% de los 8.44 millones que componían el padrón.

Uno de los centros de votación en La Habana.

Getty Images
Uno de los centros de votación en La Habana.

Se trata de la participación más baja en un referendo en la historia reciente de Cuba, si bien los otros dos anteriores fueron para aprobar sendas constituciones, la de 1976 y la de 2019.

Cubanos residentes en el exterior tuvieron la posibilidad de participar en este proceso electoral, que no ha sido supervisado por organismos internacionales.

En los meses previos al referendo, el gobierno desplegó una amplia campaña a favor del “sí” en los medios de comunicación estatales (los únicos legales), en la calle y redes sociales, mientras el “no” fue defendido por particulares y organizaciones como la Conferencia Episcopal de Cuba con mensajes en internet.

El Código de las Familias se ha aprobado en un momento de profunda crisis económica en Cuba, donde la principal preocupación entre sus más de 11 millones de habitantes es capear la escasez de todo tipo de productos, desde alimentos y medicinas hasta artículos de aseo o ropa, y los cada vez más frecuentes apagones.

Antes de someterse a referendo se realizó una consulta popular entre febrero y abril de este año en la que participaron 6.5 millones de cubanos, según el gobierno.

Qué cambia en Cuba

El nuevo Código de las Familias permitirá legalizar el “matrimonio igualitario”, la posibilidad de que parejas del mismo sexo adopten niños y la “gestación solidaria” o subrogada sin fines de lucro.

Papeletas del referendo en Cuba

Getty Images
Así eran las papeletas que más de 6 millones de cubanos introdujeron en las urnas este domingo.

También abre vías para penalizar a los agresores domésticos en aspectos como la custodia de sus niños, reparto de bienes o herencia; protege la comunicación entre los menores y sus abuelos en caso de divorcio, e incorpora legalmente a madrastras y padrastros como tutores.

Además, permite a los padres elegir el orden de los apellidos de sus hijos y amplía -al menos sobre el papel, ya que esto requiere de recursos materiales- la protección de adultos mayores o discapacitados.

Otro punto destacado es la posibilidad de que los abuelos adquieran responsabilidad parental, algo importante teniendo en cuenta que en los últimos meses decenas de miles de cubanos de mediana edad han emigrado, en muchos casos dejando a sus progenitores al cuidado de los menores de la casa.

Un pasado oscuro y polémico

De aprobarse el referendo el domingo, Cuba se convertiría en el país número 34 en el que, de manera parcial o total, se legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El respaldo del gobierno a esta iniciativa contrasta con la persecución que sufrieron los homosexuales en las primeras décadas de la revolución de 1959.

El régimen de Fidel Castro consideraba la homosexualidad un vicio propio de la sociedad capitalista y burguesa.

Fidel Castro y el Che Guevara

Getty Images
Fidel Castro y el Che Guevara eran conocidos por su escasa tolerancia hacia la homosexualidad.

“No podemos llegar a creer que un homosexual pudiera reunir las condiciones y los requisitos de conducta que nos permitirían considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero militante comunista”, declaró públicamente el gobernante en 1965.

En aquellos años los homosexuales -junto con sacerdotes y otras personas consideradas contrarrevolucionarias- eran detenidos con frecuencia, expulsados de sus empleos y encarcelados en campos de trabajos forzosos llamados UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) para su “rehabilitación”.

Recorte de periódico de Granma sobre las UMAP.

Granma
Unos 25.000 cubanos, según estimaciones, fueron recluidos en las UMAP entre 1965 y 1968. Eran campos de trabajos forzosos inspirados en los de otros países comunistas de la esfera de la URSS en los que se buscaba “reeducar” a personas con tendencias consideradas contrarias a los valores del socialismo y la Revolución.

Tras dos décadas de dura represión, en 1979 se despenalizaron las relaciones entre personas del mismo sexo y comenzó una liberalización gradual que se aceleró ya en el siglo XXI.

“El Gobierno se vio obligado a reconciliarse con su pasado cercano de intolerancia y discriminación para encajar en el nuevo orden global postsocialista. El país necesitaba abrirse al mundo y ofrecer una imagen de apertura”, explicó el historiador cubano Abel Sierra Madero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.