1968: Someten a golpes y simulacros de fusilamiento a detenidos en el Campo Militar número 1
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo histórico UNAM

1968: Someten a golpes y simulacros de fusilamiento a detenidos en el Campo Militar número 1

Los estudiantes detenidos están siendo sometidos a golpizas, interrogatorios, tortura sicológica y simulacros de fusilamiento.
Archivo histórico UNAM
Por Viétnika Batres
4 de octubre, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.

Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.

Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre. Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí: 

Ciudad de México, 3 de octubre de 1968.- Los miles de estudiantes detenidos en el Campo Militar número 1, en particular los dirigentes del Consejo Nacional de Huelga (CNH) del movimiento estudiantil, están siendo sometidos a golpizas, interrogatorios, tortura sicológica y simulacros de fusilamiento.

Los “interrogatorios” son conducidos por militares de alto rango y agentes de la Dirección Federal de Seguridad, aunque en algunos casos los estudiantes alcanzan a detectar a personas con tipo de extranjeros.

Alternadas con golpes y vejaciones, las “preguntas” están dirigidas a “fabricar” declaraciones: quieren que los dirigentes acepten haber sido parte de una conjura comunista para boicotear los Juegos Olímpicos y desestabilizar al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, además de enfrentar por la vía armada al régimen.

Luego de que fueron recluidos en unos minúsculos cuartos destinados a las visitas conyugales de los soldados que viven en esa instalación militar, esta mañana han comenzado a interrogar a los dirigentes del movimiento estudiantil.

Aunque no existe aún listado oficial de los estudiantes capturados la noche de ayer en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, entre ellos se encuentran los líderes Luis González de Alba, Félix Hernández Gamundi, Raúl Álvarez Garín, Eduardo Valle Espinosa, Anselmo Muñoz, Gilberto Guevara Niebla, Florencio López Osuna, Pablo Gómez Álvarez, así como cientos de activistas y brigadistas.

“No vayas a voltear”

No saben entre ellos quién ha sido capturado y quién pudo escapar. Guevara Niebla, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, ve “con angustia” a Luis González de Alba, representante de Filosofía y Letras, descamisado y con un pantalón de niño que apenas le llega a las rodillas; a Pablo Gómez, de la Escuela de Economía de la UNAM, y a Florencio López Osuna, salvajemente golpeado y en calzones.

Pero desconoce, por ejemplo, que también han detenido al dirigente politécnico Raúl Álvarez Garín.

A las ocho de la mañana de este día han comenzado los interrogatorios. Un oficial y unos soldados fueron por Gilberto Guevara Niebla a su celda. Lo esposaron con las manos en la espalda y lo llevaron ante un oficial militar de alto rango, sentado en un escritorio en una pequeña habitación, con otros soldados de pie.

Era un hombre rubio, muy alto, pero la más alta jerarquía era la de un hombre moreno, sentado también ahí.

Lo pusieron de espaldas a la puerta y el militar moreno le dijo: “No vayas a voltear hacia la puerta”. Era de mañana, la luz entraba con fuerza y entre el baño de luz el dirigente alcanzó a ver una sombra que se detuvo en el umbral.

El oficial volteó a ver a la sombra, la sombra se retiró y entonces Guevara Niebla supo que lo habían delatado e identificado. El oficial le dijo: “A ver, ¿cómo te llamas tú?”. El dirigente respondió con un nombre inventado. No acababa de decirlo cuando ya habían comenzado a golpearlo. “Mira, cabrón”, le dijo el oficial, “tú eres fulano de tal y déjate de chingaderas”. Más golpes. Obviamente, terminó aceptando: “Sí, soy fulano de tal”. Y más golpes de cualquier modo.

Lo llevaron de regreso a la celda, luego lo sacaron de vuelta de la misma y volvieron a interrogarlo. Junto con los golpes, lo más recurrente que hacían los militares era preguntarle: “A ver, ¿dónde compraron las armas?”.

“Nosotros no usamos armas”, respondió cada vez, y cada vez volvían a golpearlo.

–A ver, ¿y la dinamita? –interrogaron los oficiales.

–No sé nada de ninguna dinamita –respondió, pero volvieron a golpearlo.

–A ver, ¿a quién mandaron a Estados Unidos?”. Y otra vez lo golpearon.

–¿Quién disparó?

–No sé –contestó y de nuevo lo golpearon.

Luis González de Alba, el dirigente de Filosofía, también fue sacado de su celda. Él había escuchado antes los signos de que iban por cada uno. Oyó el tronar de botas del rondín, luego la exclamación: “¡Sale Gilberto Guevara Niebla!”. Escuchó ruido metálico de llaves, pasos. Luego de un tiempo, quizás horas, oyó de nuevo las botas a paso de  marcha: “¡Vuelve Gilberto Guevara Niebla!”.

Así todos salían y volvían. Fueron por él. Caminó entre los soldados y preguntó:

—¿Y eso?

—Acabamos de fusilar a uno de los tuyos… el que sigue eres tú…

No les creyó. Lo llevaron a uno de los interrogatorios.

“El más valiente de los estudiantes” 

Otro de sus compañeros del CNH, Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, representante de la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, ya había sido sometido a torturas y simulacros de fusilamiento unos días antes en el mismo Campo Militar número 1.

Gracias al testimonio de Salvador del Toro Rosales, uno de los agentes del Ministerio Público encargados de procesar y consignar a los detenidos, ha sido posible saber de la crueldad y las torturas a las que sometieron al dirigente estudiantil.

Del Toro Rosales contó a los investigadores de la Fiscalía Especial para los Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femossp) muchos detalles, entre ellos los siguientes: “Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, el más valiente de los estudiantes, fue detenido el 27 de septiembre de 1968 por agentes de la DFS, con motivo de la denuncia de uno de éstos, Ayax Segura Garrido, infiltrado en el movimiento como representante estudiantil de la Escuela Normal Rural. Fue internado en la penitenciaria del Distrito Federal, de donde indebidamente fue sacado y entregado a los militares, quienes lo ingresaron al Campo Militar número 1”.

Ahí, relató el ministerio público, fue despiadadamente atormentado y sujeto a simulacros de castración y de castración y fusilamiento para obtener su declaración imputativa contra el profesor Juan Gil Preciado, secretario de Agricultura en el gabinete de Gustavo Díaz Ordaz”.

Detalló en su testimonio que en “los simulacros de castración y fusilamiento se utilizó agua tibia y bisturí para lesionar el escroto y que (Cervantes Cabeza de Vaca) sintiera correr la sangre, y se efectuaron maniobras militares con paredón y formación de cuadro con pelotón de fusilamiento, utilizando balas de salva”.

El estudiante no declaró nada de lo que le pedían, así que lo regresaron a la cárcel de Lecumberri, donde lo metieron a una mazmorra. Y así estuvo hasta el 2 de octubre.

“El 2 de octubre en la mañana nos sacaron a hacer fajina. Mientras hacía la limpieza, un policía me preguntó: ‘Oiga, usted es fulano’. ‘Sí’. ‘Pues ya se lo cargó la chingada’. En una celda habían escrito: ‘Chingue a su madre el asesino Díaz Ordaz. Su padre, Cabeza de Baca’. Pero ni mi apellido lo escribo con b grande, ni asesino con z. Me hicieron borrar aquello con la lengua y con la cara”.

Lo separaron luego de sus compañeros y como a las 10 de la noche lo sacaron de Lecumberri y lo entregaron a los militares. “Ahí me tuvieron desde las 10 hasta las seis de la mañana, que me regresaron. Después me pasé una semana obrando y orinando sangre por los golpes internos. Tenía una cortada en el escroto por un simulacro de castración. También me hicieron un simulacro de fusilamiento (…). Todo lo que querían estos cabrones era que involucráramos a gobiernos extranjeros y a funcionarios del equipo de Díaz Ordaz. Querían que uno denunciara a sus compañeros, pero eso sí no se pudo”.

Referencias

“El 2 de octubre”, entrevista con Gilberto Guevara Niebla, Nexos, 1 de octubre de 1988, en www.nexos.com.mx/?p=5007

Guevara Niebla, Gilberto, “Volver al 68”, Nexos, 1 de octubre de 1993, en www.nexos.com.mx/?p=6899.

 

“El 2 de octubre”, Nexos, 1 de octubre de 1988.

Guevara Niebla, “Volver al 68”, Nexos, 1 de octubre de

Ídem.

Ídem.

González de Alba, Luis, “Tlatelolco, aquella tarde”, Nexos, 1 de noviembre de 2016, en www.nexos.com.mx/?p=30019

Castillo García, Gustavo, “Gutiérrez Oropeza dio la orden de disparar en Tlatelolco, sostiene Salvador del Toro”, La Jornada, 6 de septiembre de 2002.

Idem.

Avilés, Víctor, “‘Ya vienen por mí’, entrevista con Luis Tomás Cabeza de Vaca”, Nexos, enero de 1988, en www.nexos.com.mx/?p=5019

Idem.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La inusual estrategia del país que está vacunando primero a los jóvenes y no a los ancianos contra COVID-19

Para proteger a los mayores, sostienen en Indonesia, es mejor primero vacunar a quienes propagan más fácilmente el coronavirus. El enfoque tiene sentido, según algunos expertos.
13 de enero, 2021
Comparte

Como otros países, Indonesia está implementando un programa masivo y gratuito de vacunación contra la covid-19, pero con un enfoque muy diferente al de los demás.

En lugar de vacunar a las personas mayores en la primera fase de aplicación, las primeras dosis -después de los trabajadores de la salud- serán para los trabajadores de entre 18 y 59 años.

El presidente Joko Widodo, de 59 años, se ha ofrecido como voluntario para ser el primero en la fila. El vicepresidente Ma’ruf Amin, de 77 años, no recibirá la inyección pronto, porque es demasiado mayor.

¿A qué se debe este inusual enfoque?

El profesor Amin Soebandrio, quien ha asesorado al gobierno en su estrategia de “la juventud primero”, sostiene que tiene sentido priorizar la inmunización de los trabajadores, aquellos “que salen de la casa a todas partes y luego por la noche regresan a sus hogares con sus familias”.

“Estamos apuntando a aquellos que probablemente propaguen el virus“, dijo a BBC Indonesia.

Explica que este enfoque le dará al país la mejor oportunidad de lograr la inmunidad colectiva, algo que ocurre cuando una gran parte de una comunidad se vuelve inmune a través de las vacunas o la propagación masiva de una enfermedad.

Trabajadores cargan vacunas contra la covid-19 en Indonesia

EPA
Suministros de vacunas para todo el país fueron preparados en vísperas del lanzamiento.

Se sabe que entre 60-70% de la población mundial debe ser inmune para detener la propagación del coronavirus fácilmente. Sin embargo, esas cifras aumentarán considerablemente si las nuevas variantes más transmisibles se difunden ampliamente.

“Ese es el objetivo a largo plazo, o al menos reducimos significativamente la propagación del virus para que la pandemia esté bajo control y podamos hacer que la economía vuelva a funcionar”, dijo el profesor Soebandrio.

Indonesia, con una población de 270 millones, tiene el mayor número acumulado de casos de covid-19 en el sudeste asiático. Según datos del gobierno, el 80% de los casos se encuentran entre la población activa.

Si bien las escuelas y las oficinas gubernamentales han estado cerradas durante casi un año, el gobierno se ha resistido a implementar cierres estrictos por temor al impacto en la economía del país. Más de la mitad de la población trabaja en el sector informal, por lo que para muchos trabajar desde casa no es una opción.

Una mujer recibe una vacuna en Indonesia

EPA
El objetivo de Indonesia es vacunar primero a la población de 18 a 59 años.

El nuevo ministro de Salud del país, Budi Gunadi Sadikin, defendió la estrategia e insiste en que no se trata solo de la economía, sino de “proteger a las personas y apuntar primero a aquellos que probablemente contraigan y propaguen” la enfermedad.

“Nos estamos enfocando en personas que tienen que encontrarse con mucha gente como parte de su trabajo: mototaxistas, policías, militares. Entonces, no quiero que la gente piense que esto se trata solo de la economía. Se trata de proteger a la gente”, señaló.

¿Y los ancianos?

El gobierno también argumenta que ofrecerá protección a los ancianos.

“Inmunizar a los miembros que trabajan en un hogar significará que no llevarán el virus ahí, donde están sus parientes mayores”, dijo la doctora Siti Nadia Tarmizi, portavoz del Ministerio de Salud para el programa de vacunación covid-19.

La mayoría de las personas mayores de Indonesia viven en hogares intergeneracionales y, a menudo, es imposible aislarlas del resto de la familia.

“Entonces, es un beneficio adicional de este enfoque, que al vacunar a las personas de 18 a 59 años, también estamos ofreciendo algo de protección a las personas mayores con las que viven”, dijo.

Una prueba de coronavirus en Indonesia

EPA
Indonesia ha registrado más de 600.000 casos de covid-19 desde que comenzó la pandemia.

Pero esto depende de que la vacuna evite que las personas porten el virus y lo transmitan.

“Simplemente, aún no tenemos esa información“, dijo el profesor Robert Read, miembro del comité de vacunación e inmunización (JCVI) que asesora a los departamentos de salud del Reino Unido sobre inmunización.

“La razón por la que el Reino Unido no ha optado por la población más joven, por supuesto, es que, primero, no contraen una enfermedad tan grave y, segundo, no hemos podido demostrar todavía que las vacunas tengan ningún impacto en absoluto en la transmisión”, dijo.

El enfoque de Indonesia, consideró, necesitaría una absorción de vacunas muy alta: “al menos el 50% con toda probabilidad, para detener la muerte y la hospitalización en su población mayor”.

“Es posible que si obtienen tasas de cobertura muy altas, habrá algún impacto en la transmisión, aunque obviamente todavía no lo hemos visto”.

¿Qué pruebas ha realizado Indonesia?

Indonesia ha adoptado este enfoque único en parte porque la vacuna que está utilizando no se ha probado en personas mayores.

Un trabajador en Indonesia

Reuters
Indonesia tiene una población joven enorme, pero gasta poco en salud.

El país depende principalmente de la fórmula de CoronaVac, fabricado por Sinovac en China, para inocular a su población, con tres de las 125 millones de dosis prometidas ya entregadas y distribuidas a los centros de salud de todo el país.

Indonesia dice que la vacuna de China tiene una efectividad del 65,3%. Pero el gobierno solo ha realizado pruebas en el grupo de edad de 18 a 59 como parte del ensayo Sinovac en varios países.

“Cada país podría tener un grupo de edad diferente y resultó que se le pidió a Indonesia que hiciera el ensayo sobre la población trabajadora”, dijo la doctora Nadia. Comenzarán a inmunizar a los ancianos, dice, en la segunda ronda de vacunaciones una vez que obtengan datos de otros países involucrados en el ensayo.

Pero incluso si se les hubiera pedido que lo probaran en personas mayores de 60 años, dice que lo más probable es que todavía se concentren en inmunizar a la población trabajadora primero, ya que creen que protegerá a la mayoría de las personas.

¿Cómo ven los científicos el experimento?

“No sabemos si funcionará y es necesario evaluarlo”, dijo Peter Collignon, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad Nacional de Australia, quien consideró que tiene sentido modificar el lanzamiento de la vacuna según las circunstancias de un país.

“Si eres un país en desarrollo, puedo ver una política de protección de tus trabajadores adultos jóvenes, aquellos que propagan más el virus, como un método razonable, porque realmente no puedes decirle a la gente que se quede en casa”, opinó.

Un puesto de vacunación en Indonesia

EPA
En países en vías de desarrollo, dice Collignon, tiene sentido una estrategia como la de Indonesia.

El profesor Read estuvo de acuerdo y dijo: “No nos corresponde a nosotros en los países occidentales ricos decirle a otros países del mundo lo que deberían estar haciendo”.

Consideró que el enfoque de Indonesia “puede ser lo correcto para su país”, y señaló que, a nivel mundial, nadie está seguro de qué es lo correcto en este momento.

El profesor Dale Fisher del Hospital de la Universidad Nacional dijo que Indonesia estaba adoptando un “enfoque pragmático”.

“Dicen que vamos a vacunar a este grupo de edad del que tenemos los datos. Es un grupo accesible y sin duda ayudará a mantener los negocios y la tubería de alimentación en funcionamiento”, sostuvo.

¿Cómo está afrontando Indonesia la pandemia?

El ambicioso despliegue de Indonesia no será fácil.

Su población es la cuarta más grande del mundo, distribuida en un vasto archipiélago cercano al ecuador, por lo que existen importantes desafíos logísticos en términos de la temperatura requerida para las vacunas.

Y los expertos en salud advierten que la política del gobierno centrada en la inoculación y no mucho en contener el virus conlleva peligro, ya que el sistema de salud está sufriendo por el aumento de casos.

Un cortejo fúnebre en Indonesia

EPA
Indonesia tiene una de las mayores tasas de víctimas de covid-19 del sudeste asiático.

Los cementerios en Yakarta, el epicentro de la pandemia, están llenos y los hospitales dicen que están luchando por hacer frente a la cantidad de pacientes.

El experto en salud pública Dicky Budiman, de la Universidad Griffith de Australia, dijo que el gobierno necesitaba hacer más para proteger a los vulnerables, fortaleciendo lo que llamó la estrategia fundamental para la pandemia: pruebas, rastreo y el cumplimiento del distanciamiento social.

La periodista local Citra Prastuti en Yakarta, que acaba de recuperarse del virus, dijo que “salir de su casa es como entrar en una zona de guerra, con el creciente número de grupos familiares: parece que ningún lugar es lo suficientemente seguro para nosotros”.

Dijo que los mensajes de salud pública habían sido confusos y contradictorios. “Se anima a la gente a quedarse en casa durante las vacaciones, pero los hoteles ofrecieron descuentos y no hubo restricciones de transporte”.

Y no hubo seguimiento ni rastreo, como en su caso el cual lo notificó a las autoridades sanitarias locales.

“Así que no sé si estoy incluida en los datos generales de la covid o no”, dijo. “Creo que mucha gente ve la vacuna como una salida fácil, como la cura de todas las enfermedades, como el salvador final”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.