295 agentes federales muertos y 18 desaparecidos, el saldo de seis años de lucha contra el crimen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

295 agentes federales muertos y 18 desaparecidos, el saldo de seis años de lucha contra el crimen

La mitad de los agentes falleció por heridas de arma de fuego. Las muertes de agentes de PGR se duplicaron en los últimos dos años.
Cuartoscuro Archivo
17 de octubre, 2018
Comparte

De 2012 a la fecha, 295 elementos de la Policía Federal y de la Procuraduría General de la República (PGR) han perdido la vida al participar en operaciones contra la delincuencia y en actos de servicio. Además, hay 18 policías federales que hasta el día de hoy se encuentran desaparecidos.

Este balance oficial obtenido a través de solicitudes de transparencia dirigidas a la Secretaría de Gobernación y a la PGR muestra que, en promedio, 1 de cada 2 de estos policías murió a causa de ataques con armas de fuego. El resto habría perdido la vida por otras razones como golpes, ahogamientos, y quemaduras. Pero todos ellos en servicio.

Además, en el caso de los Policías Federales Ministeriales de la PGR, los datos arrojan que desde hace dos años se duplicaron los fallecimientos.

La información indica que, del 1 de enero de 2012 a agosto de 2018, han perdido la vida en servicio 295 elementos federales, de los cuales 251 eran de la Policía Federal y 44 de la Policía Federal Ministerial.

Los federales caídos

En el caso de la Policía Federal el año más violento fue 2012, cuando se registraron 60 efectivos muertos. Para 2013, la cifra fue de 53, y en 2014 la cifra descendió a 36 fallecidos. En 2015, hubo un repunte a 45 policías federales muertos en servicio. En 2016, la cifra cayó a 21, en 2017 el registro fue de 23 policías federales muertos.

Y en lo que va del 2018 los datos proporcionados arrojan un saldo de 13 policías federales caídos en cumplimiento de su deber.

En cuanto a las causas de muerte la información muestra que, en 117 casos, esta fue causada por heridas graves provocadas por disparos de armas de fuego, en algunos casos armas largas. Se trata del principal motivo de la muerte de policías federales en servicio, pues equivale al 46.6 por ciento de los casos.

Esta proporción es particularmente más alta en 2018, ya que de los 13 policías federales muertos en servicio, en ocho casos que equivalen al 61.5 por ciento, las razones del deceso fueron ataques con armas de fuego.

Por otro lado, la relación proporcionada muestra que hay policías federales que participaban en los despliegues operativos pero que fallecieron por otros motivos. Por ejemplo, hay seis casos ocurridos entre 2013 y 2015 donde las causas de los decesos fueron diversas, como quemaduras o incluso carbonización completa del cuerpo.

También destaca el caso de tres elementos de la Policía Federal que, en 2014, perdieron la vida ahogados luego de que el vehículo en que se dirigían a un operativo se volcó cayendo al afluente de un río.

Al caso anterior se suman otros cinco en donde los decesos ocurrieron de forma accidental. Uno de ellos fue por el percance de una aeronave, dos más por atropellamiento y dos en choques vehiculares.

PGR: Menos casos, pero en crecimiento

La PGR reportó que de 2012 a 2017 (no proporcionó datos de 2018) han perdido la vida un total de 47 elementos de la Policía Federal Ministerial, durante actos de servicio, es decir, mientras investigaban posibles hechos delictivos o intentaban consumar alguna detención o seguimiento.

El año más violento en este periodo fue 2012, con un saldo total de 14 Policías Federales ministeriales fallecidos. Para 2013, la cifra bajó a seis casos, y en 2014 y 2015 volvió a bajar a cuatro casos respectivamente.

Sin embargo, durante 2016 y 2017 se duplicaron los casos de policías ministeriales muertos en servicio, con ocho casos por año.

En el caso de los policías de PGR la proporción de fallecidos por impactos de arma de fuego es aún mayor que en la Policía Federal. En total, de los 44 casos registrados en los últimos seis años, hay 27 que fueron asesinados a balazos, lo que equivale al 61.5 por ciento de las muertes.

En los casos restantes la Procuraduría no proporcionó detalle de las lesiones graves que ocasionaron la muerte de sus policías federales ministeriales, cuando se encontraban en actos de servicio. Solamente en tres casos se precisa que las heridas se produjeron en accidentes ocurridos durante los despliegues.

La información arroja además que, en los últimos seis años, hay 57 agentes del Ministerio Público y 20 peritos que han sido dados de baja por defunción, sin embargo, en este caso no se precisó cuántos murieron en el contexto de algún operativo o en actos de servicio.

Guerrero, territorio mortífero

La Procuraduría General de la República detalló los lugares en los cuales ha ocurrido el deceso de sus agentes ministeriales.

Guerrero ha sido la entidad más mortífera con 10 agentes fallecidos, es decir, casi una carta parte de todos los elementos reportados. Le sigue Michoacán con seis policías federales ministeriales muertos en su territorio, Estado de México con cinco, Chihuahua con cuatro, y Tamaulipas y Guanajuato con tres.

La dependencia también registró la muerte de dos agentes en cada uno de los siguientes estados: Nayarit, Ciudad de México, Zacatecas y Colima. Y con un caso se encuentran los estados de Sinaloa, Durango, Coahuila, Veracruz y Sonora.

El ataque más violento perpetrado en lo que va del sexenio en contra de policías ministeriales de la PGR se registró justamente en el estado de Guerrero el pasado 19 de junio de 2017, cuando un contingente de agentes que participaban en un operativo especial fue emboscado por sujetos fuertemente armados, presuntos integrantes del grupo delictivo de “Los Tequileros” en la localidad de La Gavia de Sn Miguel Totolapan.

El saldo oficial de esta agresión fue de tres elementos de la Policía Federal Ministerial fallecidos además de siete que resultaron gravemente heridos. Aun hoy hay varios de estos elementos que padecen secuelas físicas de dichas agresiones.

Y hay 18 desaparecidos

Animal Político solicitó además a la PGR y a la Policía Federal conocer cuántos de sus agentes han desaparecido en los últimos seis años en el contexto de los operativos contra el crimen organizado. En suma ambas dependencias reportaron en total 18 casos.

En el caso de la Policía Federal se reportó la desaparición de nueve elementos, de los cuales cuatro eran policías pertenecientes a la División de Seguridad Regional; tres pertenecían a la División de Fuerzas Federales; uno a la División Científica y otro más a la División de Inteligencia.

La dependencia hizo hincapié en que pese a que no se puede declarar la defunción legal de estos agentes, sus familias reciben una compensación económica equivalente a los ingresos que tenía el agente en funciones, en los términos del denominado Acuerdo 01/2011 por el que se establece una medida complementaria de seguridad social para los integrantes de la Policía Federal cuando exista una presunción fundada de que fueron privados de su libertad.

Por su parte la PGR informó que de 2012 a la fecha tiene registro de la desaparición de nueve de sus elementos, de los cuales siete son efectivos de la Policía Federal Ministerial y dos son agentes del Ministerio Público Federal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Esto no parece una ola de COVID, parece un tsunami': la odisea de una mexicana en la India

El país reporta nuevos récords mundiales de contagios diarios y sufre por falta de camas de hospital y oxígeno. Nayelly Rodríguez, una mexicana que vive en ese país desde hace 6 años cuenta que ella y toda su familia tiene COVID.
3 de mayo, 2021
Comparte

“En India no hay mucha esperanza. El covid-19 parece imparable. La gente tiene miedo. Temen que sus seres queridos mueran porque no haya lo más básico para que los traten, como el oxígeno”, cuenta a BBC Mundo la mexicana Nayelly Rodríguez Cortés.

Rodríguez, de 29 años, se convirtió al Islam hace 11 años en su natal Guadalajara. Después conoció a su esposo Feroz Khan, con quien tiene 3 hijos, de 8, 6 y 3 años.

Viven desde hace 6 años en Ghaziabad, en el norte del país, a 45 kilómetros de Nueva Delhi.

El jueves pasado, después de presentar síntomas de covid-19 -entre ellos tos, dolor de cuerpo y fiebre-, su prueba dio positivo. Un par de días después ocurrió lo mismo con su esposo y sus hijos.

“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana, como es conocida de manera coloquial.

Escasez de camas y oxígeno-6543

Asegura que no tiene tanto miedo por ella y su familia, pero acepta que cuando camina para hacer algo en su casa le falta el aliento.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana.

“Esa es la gran incertidumbre que tenemos en nuestra casa y todos los enfermos en India. ¿Qué hacemos si empeoran nuestros síntomas? ¿Vamos a poder conseguir lo más básico, como oxígeno o una cama en el hospital?”.

India ha registrado nuevos récords mundiales de nuevas infecciones de covid-19, alcanzando casi 400.000 en un día y está enfrentando una severa escasez de camas de hospital, así como tanques de oxígeno medicinal.

“Es muy difícil conseguir un tanque. Y algunos están lucrando: los están vendiendo hasta en 1.000 dólares, una cifra que es inaccesible para la mayoría, sobre todo después de que las personas se han quedado sin empleo y sin forma de tener dinero”.

Familias enteras

Cuenta que en el conjunto de edificios donde vive, y por lo que oye en las noticias, lo que pasó con su familia es lo que está pasando en el país: se enferman familias enteras.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
El esposo y los hijos de Nana también dieron positivo por covid-19.

“Hay muchísimos contagiados, los casos aumentan exponencialmente. Cada día nos enteramos de más y más personas. Esto no parece una ola, parece un tsunami”.

Nana dice que cada vez se sabe también de más muertos por covid, entre ellos los papás de un vecino.

“Y un caso que me impactó mucho, es que en los edificios donde vivo, hace dos semanas, un niño de apenas 8 años se desmayó en el parque y murió antes de llegar al hospital. Ahí les dijeron a sus padres que fue por el virus”.

Con más de 19 millones de casos registrados, India es el segundo país con más infecciones, solo después de Estados Unidos.

Hasta el momento ha reportado casi 212.000 muertes, pero se cree que esta cifra va a aumentar mucho en los próximos días debido a este nuevo fuerte embate del virus y por sospechas de los medios que no todas las muertes han sido reportadas.

Exceso de muertes

Nana dice que en febrero se oían pocos casos, que la gente empezó a relajarse y hacer una vida más normal, incluso a asistir a festivales religiosos masivos, y que en parte eso ayudó a la propagación del virus. En el país circula una variante del covid-19 de la que todavía no se conoce mucho.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
Nana y su esposo tienen tres hijos, de 8, 6 y 3 años.

Por todo el mundo circulan fotografías y videos en los que se ven crematorios con muchas piras que no dejan de arder y filas de cuerpos que esperan por hasta 20 horas a ser incinerados.

El diario The Hindu causó conmoción con una noticia de que el cuerpo de un hombre esperando turno fue parcialmente comido por un perro callejero.

También se han acondicionado lugares como parques y estacionamientos para hacer las cremaciones.

En Delhi, un crematorio que había sido creado para incinerar mascotas, pero que todavía no había entrado en operación, se está usando para personas.

“Los musulmanes cuando morimos no podemos ser cremados, sino enterrados. Pero los panteones también están ya llenos”, cuenta.

Calles de India

Cortesía
La única conexión de Nana con el exterior por ahora es la ventana de su casa.

Nana dice que ella ha visto un gran aumento de contagios comparados con la primera ola de coronavirus en 2021.

En ese tiempo ella documentó en su canal de Youtube cómo salió a ayudar al éxodo de migrantes trabajadores que volvían a sus pueblos y aldeas. Les daban agua y alimento para que pudieran continuar caminando ya que se cancelaron los trenes y los autobuses.

“Muchísimas personas viven al día y han perdido sus trabajos. Están en una situación desesperada. Así que los migrantes de otros estados otra vez dejaron la ciudad y se fueron a sus lugares de origen, para no morir de hambre. Aunque, también allá pueden morir porque hay menos infraestructura médica”.

Restricciones

Por ahora Delhi y otras ciudades están en confinamiento. Los únicos negocios abiertos son de comida o de medicamentos. Ella vive en el piso 26 de un edificio y su única conexión con el exterior es su ventana. “Desde allí veo la carretera y las calles. Están desiertas. No hay gente. Pasan muy pocos automóviles”, cuenta.

Su familia en México está preocupada por ella y por la situación en India. “Tienen miedo de que nos lleguemos a poner graves. Quisieran venir a ayudarnos, pero no se puede, estamos a más de un día en avión de distancia y ahorita es casi imposible viajar”.

Estados Unidos anunció que restringirá los viajes a India a partir de la próxima semana. Australia ha prohibido todos los vuelos a India y ha prohibido a sus ciudadanos regresar desde ese país, anunciando que serían castigados con multas y hasta 5 años de cárcel.

En India se tenía esperanza en las vacunas, por ser el primer productor a nivel mundial. Sin embargo, varios estados -algunos de los más afectados por la covid- han reportado falta de vacunas.

Hasta ahora solo se han aplicado 150 millones de dosis en una población de 1.300 millones. Por ahora, India ha detenido las exportaciones de AstraZeneca para vacunar a sus ciudadanos.

“Por ahora nuestra esperanza es que llegue ayuda de otros países. La gente está muriendo no sólo del virus, sino por falta de lo esencial para tratarlo. No sabemos cómo puede parar esto”, lamenta Nana.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.