Falta de control y seguimiento, las deficiencias en la compra legal de armas que hace el Ejército
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Falta de control y seguimiento, las deficiencias en la compra legal de armas que hace el Ejército

Datos oficiales se contradicen en cuanto al número de armas que la Sedena adquirió para entregarlas a los estados; se ignora el paradero de miles de rifles y pistolas.
Cuartoscuro Archivo
26 de octubre, 2018
Comparte

El Ejército Mexicano ha adquirido miles de armas en el extranjero que generalmente comercializa a las fuerzas de policía de los estados. Esto, con excepciones, es una práctica legal. El problema es que no se sabe en realidad cuántas de estas “armas legales” hay en el país y, en algunos casos, se desconoce dónde están.

Así lo evidencian los propios datos oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) obtuvo a través de solicitudes de transparencia, y de la revisión de informes que México presenta ante instancias internacionales como Naciones Unidas.

Entre las irregularidades se encuentra, por ejemplo, una diferencia de más de 50 mil armas que el Ejército dice haber comprado de un año a otro; el cambio de criterio para clasificar como reservada datos de partes y de marcas de armas que antes sí se transparentaban; y el desconocimiento del destino de más de 20 mil armas declaradas oficialmente como “extraviadas”, pero que en varios casos han aparecido en manos de criminales.

Lucía Guadalupe Chávez Vargas, coordinadora de investigación de la CMDPDH, advirtió que al reto que plantea el tráfico ilegal de armas que ingresan a México (y del que tampoco hay claridad de cuántas son) hay que sumar ahora la falta de controles y seguimiento del armamento que sí ingresa legalmente, pero que termina también en manos de delincuentes.

“Muchas de las armas que ingresan legalmente al país se las roban o se pierden. Y el seguimiento de estas armas extraviadas no es puntual ni consistente (…) pero además hay inconsistencia en la información oficial sobre las armas que se compran en el extranjero, sin que haya una explicación del por qué sucede esto en un tema tan importante como este”, dijo Chávez Vargas.

Las armas de fuego tienen un papel central en el incremento de la violencia que se registra hoy en México. Animal Político publicó que en la segunda parte del actual sexenio tanto los homicidios como los casos de lesiones en los que se usan armas de fuego se han duplicado.

Las 50 mil armas que se esfumaron… en el papel

En un oficio fechado en mayo de 2017, con el que se dio respuesta a la solicitud de transparencia folio 0000700075417, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que de 2010 a 2016 había adquirido 305 mil 86 armas de fuego en el extranjero, con el objetivo de comercializarlas en México, o de repartirlas a corporaciones de policía local.

Sin embargo, en otro oficio fechado en febrero de 2018, la Sedena respondió a la solicitud de información 0000700000518 que en este mismo plazo (2010 a 2016) había importado del extranjero 250 mil 839 armas de fuego para su comercialización a terceros en el país.

Es decir, de un año a otro desaparecieron de los registros oficiales más de 50 mil armas de fuego que se habían reportado como adquiridas en el extranjero.

¿Se trata de un error, o en realidad sí hay un faltante de miles de armas de fuego? Chávez Vargas explicó que la información disponible no permite confirmar ni lo uno ni lo otro, pero subrayó que lo que es un hecho es la inconsistencia en los números oficiales de armas de fuego de parte de las autoridades responsables.

Otro ejemplo de esta inconsistencia es la diferencia entre lo que Sedena informa vía transparencia, y lo que reporta a través de la Cancillería en instancias internacionales.

Por ejemplo, la Sedena informó en respuesta a la solicitud folio 0000700000518 que en 2016 había adquirido 35 mil 268 armas de fuego para su venta a policías y a particulares. Por otro lado, y como parte de las exigencias del Tratado sobre el Comercio de Armas (del que México forma parte), el gobierno informó a Naciones Unidas que en el mismo 2016 se habían adquirido 21 mil 977 armas de fuego.

Esto significa una diferencia de más de 13 mil armas de fuego entre las dos cifras oficiales reportadas en 2016.

“Con motivo de este tratado el gobierno mexicano está obligado a informar o se comprometió a informar cuántas armas está comprando a otros países. Pero esta cifra que se reporta ante esas instancias importantes es sustancialmente menor a la que nosotros nos han aportado por transparencia. Entonces esto tampoco cuadra mucho, y por lo tanto no tenemos una cifra confiable”, dijo la experta de la CMDPDH.

¿Cuántas armas tienen los militares?

La información respecto a las armas de fuego que tienen en su poder los militares – ya sea porque las adquirieron o porque las han construido en sus armerías – también presenta lagunas y contradicciones importantes.

El Informe “El tráfico legal e ilegal de armas a México” publicado por la CMDPD destaca que de 2010 a 2016 la Sedena dijo haber importado 10 mil 149 armas de fuego cortas y largas para uso propio. Sin embargo, ante la Comisión de Comercio Internacional en Estados Unidos, la Sedena reportó casi 12 mil armas de fuego adquiridas.

“Dicha información sugiere que el gobierno mexicano sólo ha informado de una parte de sus adquisiciones de armas de fuego”, reveló el informe.

La Secretaría de Marina es la otra dependencia del país autorizada para la adquisición de armas de fuego, y al igual que ocurre con la Sedena, sus datos sobre armamento no son claros. Por ejemplo, la Marina informó que en 2015 y 2018 adquirió 410 armas de fuego largas del fabricante estadounidense Sig Sauer, por la cuales pagó 553 mil dólares.

Sin embargo, el Departamento de Estado de los Estados Unidos informó en el mismo 2015 que el contrato firmado entre el fabricante y la Marina ascendía a 265 millones de dólares, una cantidad notablemente superior a la que reporta la Marina que ha gastado. Lo anterior significa que faltan muchas armas por fabricarse o que su entrega no se ha reportado.

Cabe señalar que México es el país de América Latina al que los Estados Unidos exportan la mayor cantidad de armas y por mucho. En 2017 las ventas a nuestro país ascendieron a 40 millones de dólares. El país que le sigue es Colombia, con menos de 14 millones de dólares en armamento.

La venta de armamento, partes de armas y municiones de Estados Unidos al Ejército en México se ha incrementado sustancialmente, año con año, a partir de 2008 cuando se firmó la Iniciativa Mérida. En este periodo de diez años dichas ventas prácticamente se han cuadruplicado.

Pero Estados Unidos no es el único abastecedor de este equipo bélico. Otros países de Europa le han vendido al Ejército Mexicano licencias y materiales para fabricar armamento. Hasta 2015 la Sedena había hecho público vía transparencia los datos sobre el número de partes de armamento que fabrica, los países de origen de los mismos, entre otros datos.

Pero de acuerdo con Chávez Vargas, en los últimos dos años la Sedena tomó la decisión de clasificar dicha información y no proporcionar los datos. Esta situación obligó a la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos a presentar un recurso de inconformidad ante el INAI.

“Hace unos meses ganamos un recurso del INAI para que se informara de las piezas de armamento que se han adquirido. INAI dio la razón pero la Sedena nos dijo que no tenía esta información automatizada, pese a que en ocasiones anteriores sí nos dio parte de la información que le solicitábamos. Entonces nos pide copias por las que hay que pagar 100 mil pesos. Obvio todo esto contribuye a la opacidad”, dijo la experta.

Se “extraviaron”… y nadie las busca

La Sedena reconoció, en otra solicitud de información entregada a la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, que tiene registro de poco más de 20 mil armas de fuego que fueron importadas del extranjero y entregadas a corporaciones locales de policía en México, pero que hoy se encuentran oficialmente extraviadas.

La información oficial permite conocer que el “extravío” de dichas armas oficiales se ha registrado en 14 estados: Ciudad de México, Guerrero, Estado de México, Jalisco, Chihuahua, Durango, Veracruz, Michoacán, Sonora, Tamaulipas, Puebla, Baja California, Chiapas y Nuevo León.

¿Pero qué más se sabe de estas armas? Nada. Chavez Vargas, coordinadora de investigación de la referida Comisión, destacó que de inicio ni siquiera hay claridad sobre cuántas de estas armas “extraviadas” fueron robadas a los policías, y cuáles se perdieron por otra circunstancia. Peor aún: no hay un seguimiento de las mismas para tratar de averiguar en dónde están.

“No hay un seguimiento puntual de qué sucede con estas armas. No hemos podido averiguar a dónde van a parar o quiénes las están usando, o en qué circunstancias fueron robadas o extraviadas. No sabemos prácticamente nada”, dijo la especialista.

Son muy pocos los casos en donde se conoce el destino final de las armas perdidas. Uno de esos casos fue el de un lote de rifles de asalto del fabricante alemán Heckler & Koch, que la Sedena vendió a policías locales en varios municipios de Guerrero y que luego se perdieron. El pasado 28 de mayo dichos fusiles reaparecieron en manos de criminales quienes las utilizaron para asesinar a seis agentes estatales.

Cabe señalar que la venta de estas armas y de piezas y refacciones para las mismas derivó en un proceso judicial abierto en Alemania en contra de seis empleados de la empresa fabricante, quienes según la regulación del país europeo no debieron vender armamento que tenía como destino final zonas en conflicto o fuerzas de seguridad cuestionadas, como lo eran las fuerzas policiales de Guerrero.

Para Chávez Vargas el problema de raíz es que en México se ha optado por la militarización de la seguridad pública, que ha traído consigo un crecimiento de la fabricación e importación de armas en México, pero sin que se haya implementado controles adecuados de las mismas.

“Todo esto tiene que ver con la falta de control y seguimiento sobre los usuarios finales de las armas (las fuerzas de seguridad) pero también con la facilidad con la que ingresan las armas en las fronteras. Ha habido una negación del gobierno de México al solo culpar a Estados Unidos, pero aquí tampoco se ha hecho un trabajo efectivo de control en las fronteras”, dijo la entrevistada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Síntomas de COVID-19: ¿los perros pueden detectarlos 5 días antes de que empiecen?

En Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, entre otros países, están entrenando perros para que puedan detectar la enfermedad en pacientes asintomáticos.
24 de octubre, 2020
Comparte

¿El covid-19 tiene olor?

Esa es una respuesta que solo nos podría dar con exactitud un perro.

La capacidad olfativa de una de nuestras mascotas preferidas se ha convertido en otra herramienta para combatir la pandemia del covid-19, que ya ha causado más de 20 millones de contagios y un millón de muertes en todo el mundo.

En países como Finlandia, Líbano, Argentina, Chile, Alemania, EE.UU., Colombia y México, las autoridades están entrenando canes para que puedan detectar si las personas están contagiadas con el nuevo coronavirus.

Desde hace algunas semanas, por ejemplo, perros especialmente entrenados para identificar mediante el olfato el covid-19 comenzaron a rastrear pasajeros como parte de un programa piloto en el aeropuerto de Helsinki-Vantaa de Finlandia.

De acuerdo con la profesora Anna Hielm-Bjorkman, de la Universidad de Helsinki, los perros pueden detectar el virus en humanos cinco días antes de que se desarrollen síntomas.

“Son muy buenos . Nos acercamos al 100% de efectividad”, explica.

Un pasajero (izquierda) se prepara para ser examinado por el perro rastreador Kossi.

EPA
A los pasajeros que llegan a Finlandia se les pide que se froten con un papel para que el perro lo olfatee.

Por su parte, Felipe Valencia, médico veterinario colombiano y experto en adiestramiento de perros que está realizando un proyecto similar en conjunto con la Universidad de Antioquia de ese país, anota que la capacidad de los perros podría volverlos muy confiables en estos casos.

Los perros utilizan el 40% de su cerebro para procesar lo que olfatean, así que pueden convertirse en una excelente herramienta para combatir esta enfermedad”, señala.

La idea de la mayoría de estos programas es utilizar a los perros en lugares de acceso a los países, como aeropuertos o estaciones de tren, con el fin de facilitar la circulación de las personas sin necesidad de imponer restricciones o confinamientos.

Pero, ¿cómo pueden los perros detectar el covid-19?

Sudor y lágrimas

De acuerdo con varias investigaciones, es difícil establecer qué es realmente lo que los perros olfatean.

Como lo señala la doctora Susan Hazel, veterinaria de la Universidad de Adelaide en Australia, en su artículo “Estos perros están entrenados para husmear el coronavirus”, lo que huelen los perros son muestras de sudor de las personas, que pueden estar contagiadas o no.

Perro olfatea.

MDD/Neil Pollock
Los perros deben olfatear varias muestras que contienen sustancias como orina, saliva y sudor de personas contagiadas con el covid-19.

“Los compuestos orgánicos volátiles (COV) que se desprenden de las muestras de sudor son una mezcla compleja. Entonces, es probable que los perros estén detectando un perfil particular en lugar de compuestos individuales”, señala la veterinaria.

Los perros, añade, tienen en promedio 220 millones receptores olfativos en la nariz, lo que les permite detectar mínimas alteraciones en las sustancias.

La premisa es la misma que maneja el equipo de expertos de Chile, otro de los países que está entrenando perros para detectar el covid-19 en personas asintomáticas.

“No es que el virus tenga un olor particular, sino que la reacción que hace una persona frente a la infección es lo que se detecta”, le dijo al portal Diario.es el veterinario Fernando Madrones, de la Universidad Católica de Chile.

Según Madrones, cuando alguien se contagia con covid-19 genera una serie reacciones metabólicas y orgánicas, que su vez producen estos COV, que se concentran en los órganos vinculados con el sudor.

Incluso con varios días de anticipación a que la persona muestre algún síntoma.

En los experimentos alrededor del mundo se han utilizado muestras de orina, saliva y sudor.

Instructores con perros rastreadores Valo (izquierda) y E.T. en el aeropuerto de Helsinki. Foto: septiembre de 2020

Reuters
Las pruebas de coronavirus canino tardan unos minutos en completarse en los lugares donde se han implementado, como en Finlandia.

Esta no es la primera vez que los perros son utilizados en la detección de enfermedades. Se sabe que este procedimiento se aplica en enfermedades como la diabetes, cáncer de seno y mal de Parkinson.

Incluso, como lo señala el profesor John Logan de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el caso de la malaria los perros y su olfato tienen “una efectividad superior a las pruebas de la Organización Mundial de la Salud“.

Entrenamiento

Pero, ¿cómo se entrena a los perros para que detecten el “olor” del covid-19?

Hay distintos métodos, pero la mayoría de los entrenamientos se basan en la estrategia de la recompensa y la omisión.

“Aunque muchos de los perros con los que trabajamos ya tienen una base de entrenamiento, ellos deben primero aprender a reconocer el virus”, le dice Valencia a BBC Mundo.

Valencia señala que se les ponen muestras, en este caso de saliva de personas contagiadas, junto a la comida o un objeto con el que entrenan habitualmente.

Después se les quita la comida o el objeto y solo se les deja la prueba positiva“, señala Valencia.

“El siguiente proceso es alternar esas muestras con otras que no contengan el virus. Cuando reconocen la que contiene la muestra positiva, se les da un premio”, indica el entrenador.

Perro

Felipe Valencia
El trabajo de Felipe Valencia con los perros para detectar el covid-19 ha demorado siete meses.

Y cuando dan positivo a una muestra que no tiene covid-19, se omite la conducta y se les motiva a ir en busca de ese olor característico del virus que para los humanos no es distinguible.

Sin embargo, Valencia deja claro que la efectividad del procedimiento depende mucho del entrenamiento que se haga con los perros.

Nosotros llevamos más de seis meses en este proceso. Y creo que para poder llegar a un nivel de efectividad confiable se debe trabajar con los perros por lo menos cuatro meses”, anota.

Pero, ¿pueden los canes llegar a contagiarse?

“No, realmente no hay una posibilidad de que puedan llegar a contagiarse porque las muestras están protegidas por un material que evita el contacto con el animal. Además, les hacemos pruebas regulares para saber su estado de salud”, indica.

En el caso finlandés, los perros ya se encuentran en el aeropuerto olfateando a las personas que ingresan al país, mientras los otros países se encuentran en fase de entrenamiento con la idea de que el método sea “100% confiable”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=32WN2Ssveis

https://www.youtube.com/watch?v=fTCVrVu3V4c&t=

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.