Estamos aquí para no olvidar: ciudadanos marchan por los 50 años de la masacre de 1968
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen (@CarloEchegoyen)

Estamos aquí para no olvidar: ciudadanos marchan por los 50 años de la masacre de 1968

La jornada conmemorativa incluyó una marcha a la que asistieron miles de personas, entre ellos, exintegrantes del movimiento estudiantil de 1968 y familiares de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. Horas antes, en el Zócalo capitalino, se montó un memorial para recordar a las víctimas del 2 de octubre de 1968.
Carlo Echegoyen (@CarloEchegoyen)
2 de octubre, 2018
Comparte

Con ceremonias, homenajes y una marcha comenzaron los actos conmemorativos por el 50 aniversario de la masacre contra estudiantes del 2 de octubre de 1968.

Cerca de las 4 de la tarde, diversos grupos de personas comenzaron, desde diferentes puntos de la ciudad,  marchas con rumbo al Zócalo capitalino. Un grupo de manifestantes se dio cita en la calle Flores Magón y Eje Central, en las inmediaciones de Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco; otros comenzaron la protesta sobre Manuel Carpio, próximos a la Avenida de los Maestros, misma que llegó hasta Calzada de los Gallos al oriente, informó el Centro de Información Vial de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

“Sus hijos, sus nietos estamos aquí para nunca olvidar”, dijo Irene Imuris Valle Padilla, hija del líder del movimiento estudiantil Eduardo Valle, el Búho, antes de iniciar l movilización que arrancó en la Plaza de las Tres Culturas.

La joven dijo que el hecho de que miles de personas marchen hoy “es símbolo de que seguimos, 2 de octubre no se olvida”.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México publicó que los colectivos partieron desde el  Ángel de la Independencia, el Monumento a la Revolución, así como el Casco de Santo Tomás. Sin embargo, el lugar más concurrido es la Plaza de las Tres Culturas.

Poco antes de las 6 de la tarde, los primeros contingentes de la marcha llegaron a la Plaza de la Constitución portando mantas con las leyendas “¡Vivan los estudiantes!”, “Nos siguen matando” o “Nunca olvidaremos el 2 de octubre”. En la manifestación participan estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de otras entidades como la Escuela Normal de Mactumatzá, de Chiapas.

En la marcha participaron líderes de estudiantiles del movimiento de 1968, familiares de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero y colectivos feministas. También llegaron integrantes de las diferentes normales rurales, quienes portan un cartel con la leyenda: “Somos nietos de la revolución. Hijos del 68. Hermanos de los 43”.

Un minuto de silencio

Los participantes guardaron un minuto de silencio en memoria de las personas fallecidas en esos hechos violentos de hace 50 años al llegar a la plancha del Zócalo. Poco antes, se dio un pase de lista con los nombres de más de 30 activistas que participaron en el movimiento..

“Hace 50 años en la Plaza de las Tres Culturas se perpetuó un genocidio y aun seguimos sin castigar a ningún cumplable, por eso hoy exigimos justicia”, dijo Félix Hernández Gamundi, uno de los primeros oradores en el mitin, quien también destacó los logros de movilizaciones pacíficas que han exigido justicia no solo para las víctimas del 2 de octubre, sino también para casos como el de Ayotzinapa.

“Cuando se ataca a jóvenes estudiantes de Ayotzinapa, cuando se ataca a una jovencita en un campus universitario están atacando a todos nuestros hijos e hijas… lo fundamental es la lucha pacífica”, dijo en la explanada del Zócalo.

Representantes de pueblos en defensa de la tierra y damnificados del sismo del 19 de septiembre y familiares de desaparecidos tambien hicieron uso de la voz sobre el templete para compartir las demandas de justicia en el caso de 1968.

“Estamos aquí porque su dolor es nuestro dolor… exigimos que se castigue a los responsables de la matanza del 2 de octubre, también exigimos que se castigue y la cárcel por la desaparición forzada de nuestros hijos. No nos rendiremos hasta encontrarlos”, expusieron padres de los normalistas de Ayotzinapa en su intervención.

Desde la noche del 1 de octubre, la torre de Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se iluminó con el mensaje “68 nunca más”.

A las 8:00 horas de este martes, diputados y senadores del país se reunieron en la plaza del Zócalo capitalino, donde celebraron una ceremonia e izaron la Bandera Nacional a media asta. Como señal de luto en memoria de las personas que murieron en el 68.

El presidente del Senado, Martí Batres, destacó el acto, pues dijo, es la primera vez que se realiza una ceremonia oficial, con la participación de los tres Poderes de la Unión, a fin de que la nación reconozca los hechos ocurridos el 2 de octubre, para que estos no vuelvan a repetirse.

A la ceremonia asistió el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal; el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete; el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, así como senadores y diputados de diversos partidos políticos.

Ceremonia de Izamiento de la Bandera Nacional a media asta, como señal de luto en memoria de las víctimas del 2 de octubre de 1968.

Ceremonia de Izamiento de la Bandera Nacional a media asta, como señal de luto en memoria de las víctimas del 2 de octubre de 1968.

En la Cámara de Diputados, los legisladores llevaron a cabo una ceremonia solemne para conmemorar la fecha, y develaron un letrero dorado con la leyenda “Al Movimiento Estudiantil de 1968” en el muro de honor.

Alrededor de las 11:30 horas, el presidente electo y parte de su gabinete acudieron a la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, sitio en el que se perpetró la masacre, donde montaron una guardia de honor.

En Tlatelolco, López Obrador afirmó que “nunca daré la orden a las fuerzas armadas para reprimir al pueblo”.

El presidente electo se comprometió a que no acudirá al autoritarismo y reiteró su compromiso de lucha por la justicia para toda la sociedad y las víctimas del pasado.

Guardia de honor por las víctimas del 68 en la Plaza de las Tres Culturas.

Guardia de honor por las víctimas del 68 en la Plaza de las Tres Culturas.

En la plancha del Zócalo, integrantes del Comité 68 montaron un memorial para recordar a los estudiantes asesinados, en el que se puede leer la leyenda “Ni perdón ni olvido, castigo a los asesinos”.

 

Con información de Notimex

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID

La 'siniestra' transformación que la COVID provoca en las células humanas infectadas

Las células humanas afectadas por el virus que causa la covid-19 desarrollan largos filamentos parecidos a tentáculos que podrían ayudar a la rápida propagación de la infección.
ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
3 de julio, 2020
Comparte

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19 una pregunta que ha obsesionado a varios científicos alrededor del mundo es: ¿cómo este coronavirus invade y reprograma a las células humanas para provocar la infección y causar la muerte?

Conocer la respuesta es crucial en la búsqueda de medicamentos capaces de frenar al virus antes de que lleve a cabo esos procesos.

Un equipo internacional de científicos que ha estado explorando esta interacción descubrió varias claves de cómo el Sars-Cov-2 infecta las células.

El hallazgo más sorprendente -que lograron comprobar con extraordinarias imágenes- es que las células humanas infectadas por el coronavirus sufren una siniestra transformación.

Las células, siguiendo las instrucciones del virus, desarrollan largos filamentos, similares a tentáculos, que, se cree, podrían ayudar a la rápida propagación por el organismo.

“Lo que descubrimos es que el virus induce a la célula a crear estas protuberancias, que son como largas ramas o tentáculos”, le dijo a BBC Mundo uno de los autores del estudio, el profesor Pedro Beltrao, investigador del Instituto Europeo de Bioinformática del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EBI-EMBL), en Cambridge, Inglaterra.

Nunca antes se había visto a la célula humana infectada por el coronavirus con este nivel de detalle.

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
Nunca antes se había visto a la célula humana infectada por el coronavirus con este nivel de detalle.

“En otros virus se ha visto que (estas protuberancias) desempeñan un papel en la rápida propagación de la infección porque le ayudan al virus a invadir células cercanas, agrega el investigador.

El estudio, en el que también participaron investigadores de la Universidad de California, San Francisco, y la Escuela Icahn de Medicina de Monte Sinaí, Nueva York, ambas en Estados Unidos, el Instituto Pasteur en Francia y la Universidad de Friburgo en Alemania, encontró también que varios medicamentos existentes podrían ser buenos candidatos para frenar la infección.

Estos medicamentos, muchos de los cuales fueron diseñados como tratamientos para cáncer, parecen bloquear las señales químicas que activan la creación de estas protuberancias.

Replicación

Pero los investigadores también encontraron que el virus, además de provocar la creación de estos “tentáculos”, lleva a cabo otras conductas dentro de la célula infectada.

“La finalidad principal del estudio fue tratar de encontrar fármacos que puedan evitar que el virus lleve a cabo cambios en la célula humana”, explica Pedro Beltrao.

“Pero para lograr eso, necesitábamos primero entender cómo el virus toma control de los mecanismos de la célula para poder llevar a cabo su propia replicación”, agrega.

El principal objetivo de un virus en el organismo humano es crear copias de sí mismo para para poder propagar la infección.

El virus utiliza los filopodios para salir de la célula infectada y para infectar otras células cercanas.

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
El virus utiliza los filopodios para salir de la célula infectada y para infectar otras células cercanas.

Pero el virus no puede crear estas copias por sí solo. Necesita entrar a una célula, tomar el control de la maquinaria celular y manipularla para reproducirse.

“El virus no se puede replicar solo porque tiene un número muy pequeño de proteínas, así que tiene que tomar control de las proteínas de la célula humana”, explica el investigador.

Entre estas proteínas hay varias que son clave, las llamadas enzimas quinasas, que son capaces de llevar a cabo modificaciones a otras proteínas que ya se ha producido.

Entonces el virus toma control de estas enzimas quinasas para llevar a cabo modificaciones en la célula y regular la actividad de esas enzimas.

Al alterar los patrones de las proteínas celulares, el virus puede promover su propia transmisión a otras células y avanzar su propagación.

Filopodios

Tras analizar las modificaciones que el virus lleva a cabo, los científicos encontraron tres conductas principales en la célula infectada.

“Una de estas conductas es la creación de las protuberancias, los largos tentáculos”, le dice a BBC Mundo Pedro Beltrao.

Estas protuberancias, llamadas filopodios, no son muy comunes pero ya se han visto que ocurren con otros virus, como el de Marburgo, explica el investigador.

En el pasado se ha visto que otros virus las utilizan tanto para salir de la célula afectada como para infectar otras células cercanas y acelerar así la infección.

Aunque en este estudio no se demostró cuál es la función de los filopodios, los investigadores creen que hay una “alta probabilidad” de que el Sars-Cov-2 también esté usando estos tentáculos para acelerar su propagación.

Filopodios

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
Los filopodios no son comunes pero se han visto en otros virus como el de Marburgo.

Lo que sí logró esta investigación es producir unas imágenes impresionantes de la célula infectada, que la muestran como nunca se había visto antes, donde se ven las extrañas estructuras de los filopodios creados por el coronavirus.

Las fotografías, captadas por la doctora Elizabeth Fischer de la Unidad de Microscopía de los Laboratorios Rocky Mountain en Estados Unidos, y científicos de la Universidad de Friburgo, Alemania, revelan cómo el virus brota de los filopodios que se expanden en múltiples ramificaciones.

Pero además de la creación de filopodios, el virus provoca otras modificaciones importantes en la célula infectada.

“Otra conducta que vimos es que la célula deja de dividirse en cierto punto particular del ciclo de división y pensamos que esto crea un ambiente propicio para que el virus se replique”, le explica a BBC Mundo Pedro Beltrao.

“Y la tercera conducta que detectamos es una mayor producción de citoquinas, responsables de la respuesta inflamatoria”.

“Esto es importante, porque creemos que este es uno de los factores que pueden estar causando la exagerada inflamación en las etapas avanzadas de la enfermedad de COVID-19”, agrega el investigador.

Las principales responsables: las quinasas

Los científicos descubrieron que las enzimas quinasas son las principales responsables de estas modificaciones en la célula.

imagen celular

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
El estudio investigó cómo el coronavirus reprograma a las células humanas para provocar la infección.

Y la buena noticia, dicen los investigadores, es que ya existen muchos fármacos que podrían regular la actividad de las quinasas y, por lo tanto, podrían ser utilizados para tratar la COVID-19.

Los científicos probaron cerca de 70 fármacos existentes e identificaron siete, principalmente tratamientos anticancerosos y antiinflamatorios, que demostraron tener un efecto para inhibir la actividad de las quinasas.

En pruebas de laboratorio con líneas celulares, los fármacos lograron evitar la respuesta inflamatoria y detener la replicación del virus.

Ahora los investigadores esperan poder empezar ensayos clínicos para probar los tratamientos en humanos.

El estudio, publicado en la revista Cell, demostró una vez más cómo la pandemia de coronavirus está acercando a investigadores de todo el mundo para trabajar juntos.

Y cómo la necesidad para entender más sobre este virus está acelerando los hallazgos científicos.

“Para mí, en lo personal, fue un proyecto científico fantástico, porque no todos los días puedes colaborar con tantos investigadores brillantes de diferentes partes del mundo”, le dice a BBC Mundo Pedro Beltrao.

“Este fue un proyecto que en otra época hubiera tomado entre tres y cinco años, y se hizo en tres meses. Esto, para mi, fue algo increíble”, agrega el científico.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

https://www.youtube.com/watch?v=QZ9JbrioTiw

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.