close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Reuters
Chargegate: Apple guarda silencio ante problemas de recarga de sus nuevos iPhones
Varios usuarios han reportado que sus dispositivos iPhone dejan de cargarse si permanecen inactivos por un tiempo.
Reuters
1 de octubre, 2018
Comparte

Apple ha guardado silencio ante las quejas de que los nuevos teléfonos inteligentes iPhone XS y XS Max presentan problemas para cargarse cuando se conectan.

Varios usuarios han reportado que sus dispositivos dejan de cargarse si permanecen inactivos por un tiempo. Otros cargan solo cuando la pantalla está activa o “despierta”.

Y a pesar de que en el foro de discusiones de Apple ya hay varios comentarios y quejas sobre las dificultades al cargar los nuevos iPhones, el gigante tecnológico no ha comentado al respecto.

El bloguero canadiense Lewis Hilsenteger, quien cuenta con casi 13 millones de suscriptores en su canal Unbox Therapy, de You Tube, usa el término chargegate para hablar del problema.

En un video que publicó el sábado, por ejemplo, puso a prueba nueve iPhones que conectó con el cable oficial que suele acompañar a los teléfonos para cargarlos e identificar la posible raíz del problema.

“La capacidad de recargar tu celular de manera segura, ese es el primer paso. Es un ingrediente clave para tu experiencia con teléfonos inteligentes. Y si estas personas no están recibiendo una respuesta o reembolso o algún tipo de solución, muchos de los que recibieron un reemplazo continuarán con los mismos problemas”, señaló Hilsenteger en el video.

Pantalla activa

Si bien el iPhone X que salió a la venta en 2017 se cargó sin problemas en su demostración, muchos de los nuevos teléfonos XS y XS Max presentaron problemas para cargarse al enchufarlos.

En el video también se puede ver que la mayoría de los teléfonos solo recargaban la batería cuando la pantalla estaba activa para “despertar” al dispositivo y uno de los iPhones no se cargó en absoluto.

Hilsenteger, quien no fue consciente del problema en un inicio ya que él recarga su teléfono con un cargador inalámbrico en lugar de un cable, dijo que supo de la situación por medio de uno de sus seguidores, quien le escribió un correo electrónico explicando las dificultades para cargar el celular.

“Responder a las personas en una plataforma como esta (su canal de You Tube) debería aclarar la situación y, esperemos, generar algún tipo de corrección en el software de ser posible”, dijo en el video.

“Éste es mi trabajo. Debo hablar de cosas como esta. Tengo que hacer que estas compañías tomen responsabilidad”.

Las quejas y reportes sobre los problemas para cargar el teléfono XS y el XS Max también se pueden encontrar en redes sociales, en donde algunos incluso dicen que no pueden cargar sus teléfonos en absoluto una vez que se agotó la batería.

Algunos usuarios cuestionan si tal vez el problema está relacionado con un cambio reciente en la configuración de seguridad de Apple.

Desde que se lanzó el iOS 11.4.1, el puerto de carga de los iPhones se puede desactivar si el dispositivo permanece inactivo por un tiempo. Eso podría impedir que los ladrones, ciberataques y las autoridades accedan a él.

“En algunos casos, es posible que no se recarge”, advirtió la compañía en su sitio.

Sin embargo, esto no explica por qué más usuarios del iPhone XS y el XS Max tienen este problema.

Apple no ha respondido a la solicitud de entrevista de la BBC.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro Archivo
¿Cómo es el proceso para distribuir los libros de texto en el país? Desde hace 6 años no había un retraso
La demora en la distribución de los libros de texto gratuito obedece al procedimiento de licitación; los materiales no estarían disponibles para el inicio del ciclo escolar, en agosto.
Cuartoscuro Archivo
26 de abril, 2019
Comparte

En los dos sexenios previos sólo hubo un par de retrasos en la distribución de libros de texto gratuito para educación básica, debido a la actualización de los contenidos, pero ésta es la primera vez que la demora obedece al procedimiento de licitación.

Para cada ciclo escolar, en mayo a más tardar se daba el banderazo de salida de los libros ya impresos para entregarlos a los estados; en los siguientes dos meses avanzaba la logística para llegar a los municipios, incluso con la ayuda del Ejército y la Marina para llegar a las regiones más apartadas. Sólo así se lograba que los estudiantes tuvieran los libros justo al inicio del ciclo escolar en agosto.

Pero hasta este 25 de abril, ni siquiera se habían otorgado todos los contratos para imprimir millones de libros, pese a que el proceso dura entre dos y cuatro meses. Apenas el jueves se dio el fallo de la contratación de papel y cajas de cartón, pero dos licitaciones más para imprimir libros de preescolar y primaria han sido diferidos en 10 ocasiones.

Leer: Empresa de compadre de AMLO gana licitación por hasta 221 mdp para proveer papel de libros de texto

Aunque el 12 de abril se declaró desiertas dichas licitaciones debido a que “se rebasa la suficiencia presupuestal establecida por la coordinación editorial posterior a la Oferta Subsecuente de Descuento”, no se han emitido nuevas convocatorias, según reportó este martes el periódico La Jornada. 

Según el presidente Andrés Manuel López Obrador, las empresas se habían coludido para aumentar el costo del papel. “No están satisfechos y hacen bloques para presentar precios más altos, lo estamos viendo en el caso del papel para la edición de libros de texto, donde se están poniendo de acuerdo”, dijo en conferencia de prensa el pasado 14 de abril.

Tres exfuncionarios de la SEP consultados, incluyendo al exsubsecretario de Educación Básica, Lorenzo Gómez Morín, coinciden en que debido al desfase del proceso hasta este mes, los libros de texto llegarán a los alumnos en octubre o noviembre, debido a que no hay manera de acelerar el proceso de impresión de millones de ejemplares ni la logística de distribución.

De acuerdo a la revisión de comunicados e informes de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito (Conaliteg), encargada del proceso de producción y distribución de materiales educativos, ésta es la primera vez desde los dos sexenios previos que el retraso obedece al proceso de contratación y con tal volumen de compra en vilo.

Sólo en 2010 hubo retraso de seis meses en la distribución de cuadernos de actividades, más no libros, debido a que ese año entró en vigor la Reforma Integral de la Educación Básica y la SEP entregó con retraso los nuevos contenidos para su impresión.

En 2013, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que sólo se realizó 98% de la meta de distribución de libros de texto gratuitos, “debido a la extemporaneidad de la entrega de los títulos y contenidos, por parte de la SEP”, es decir, sólo no se alcanzaron a distribuir a tiempo 2% de materiales.

Sin embargo, el resto de años de los últimos dos sexenios la Conaliteg, encargada de la producción y distribución de materiales educativos, ha entregado en tiempo porque todo el proceso está perfectamente calculado. De acuerdo al último dato del ciclo escolar de 2018-2019, entregó 194 millones de libros para 26.2 millones de alumnos y 1.5 millones de maestros de preescolar, primaria, secundaria, telesecundaria y telebachillerato.

El proceso de distribución de los libros tarda prácticamente un año, por eso es que ya con el actual retraso y previendo que la impresión iniciara en mayo, es un hecho que los alumnos no tendrán los libros en agosto, al inicio del ciclo escolar, asegura el exsubsecratario de Educación Básica, Lorenzo Gómez Morín, en entrevista con Animal Político.

Sólo existen algunos impresores con la capacidad de producción de millones de ejemplares, y aún cuando apuraran la selección, el proceso de impresión no podría alcanzarse en menos de dos meses.

Además, también se deben considerar al menos otros tres meses para el proceso de armado de paquetes de libros para cada alumno del país, más la distribución en los mil 190 almacenes regionales, centros de acopio y puntos de entrega en las entidades del país. Y luego, el proceso de distribución en los municipios. Todo el proceso finaliza en julio de cada año, para que los alumnos inicien el ciclo escolar con sus libros.

Pero este año no será así, lo que implica una afectación inmediata a los alumnos, sobre todo los más pobres, porque el modelo pedagógico del sistema educativo mexicano está basado en el libro de texto. “¿Qué harán los maestros sin esos materiales dos o tres meses? El impacto será inmediato, en este ciclo escolar se verá el atraso educativo y la Secretaría no ha dimensionado el problema”, insiste Gómez Morín.

Otro exfuncionario SEP coincide en que “si los tiempos no se respetan no hay manera de que los niños tengan sus libros a inicio de ciclo, y en muchas escuelas esos son los únicos libros que hay, porque no hay biblioteca ni ningún otro recurso, ni nada en línea. Es un problema”.

De acuerdo con la revisión de comunicados de prensa donde se anuncia las etapas y la consulta a exfuncionarios de la SEP de los últimos tres sexenios, te presentamos el  cronograma del proceso mediante el cual millones de libros llegan a los alumnos del país:

libros

Gráfico: Mauricio Robles

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.