Los hombres que ganan hasta 13 mil dólares al día por imitar al líder norcoreano Kim Jong-un
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Minyong

Los hombres que ganan hasta 13 mil dólares al día por imitar al líder norcoreano Kim Jong-un

Howard y Minyong son los imitadores de Kim Jong-un más conocidos. Cada vez que el líder norcoreano protagoniza las noticias, ellos se benefician y se preparan para que sus teléfonos comiencen a sonar.
Facebook Minyong
15 de octubre, 2018
Comparte

Kim Jong-un ha ocupado una gran cantidad de titulares en 2018, ya sea por amenazar con la destrucción nuclear, por enfrentarse verbalmente con Donald Trump o por firmar acuerdos de paz.

Pero cada vez que él protagoniza las noticias, dos personas que no tienen nada que ver con él se benefician y se preparan para que sus teléfonos comiencen a sonar.

Howard X, un humorista político que vive en Hong Kong, y Minyong Kim, radicado en Seúl (Corea del Sur) y que usa el nombre profesional de Dragon Kim, son los únicos miembros de lo que llaman la Unión de Imitadores de Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte.

Howard X como Kim Jong-un

Getty Images
Howard X visitó Singapur cuando se anunció la visita del líder norcoreano al encuentro con el presidente de EE.UU., Donald Trump.

Durante los últimos seis años, el dúo ha estado sacando provecho de su extraña semejanza con el líder norcoreano: ganan hasta US$13.000 por día, dicen, por trabajos que van desde protagonizar videojuegos o inaugurar centros comerciales hasta entretener invitados en fiestas de cumpleaños de los multimillonarios.

“Cada vez que Kim Jong-un hace algo, como disparar un misil o llamar a Trump ‘dotard‘ -en inglés, alguien viejo y débil físicamente-, mi teléfono me consigue un trabajo”, dice Howard. “Siempre es de último minuto, a veces con 24 horas de anticipación. Puede tratarse de casi cualquier cosa”.

Minyong está en negociaciones con la cadena de comida Kentucky Fried Chicken para la grabación de un nuevo comercial, mientras que Howard fue contratado para presentarse en un evento en Macao junto con imitadores de Trump y del presidente ruso, Vladimir Putin.

Cuando Kim Jong-un llegó al poder en diciembre de 2011, Minyong todavía estaba en el servicio militar en Corea del Sur.

“Fue muy estresante”, recuerda. “Cada vez que Kim Jong-un hacía o decía algo, mis superiores y subalternos venían a mí y me decían: ‘Todo es por ti, te pareces a él‘”.

Al terminar el servicio militar, persuadió a un barbero local para que le hiciera el corte de pelo característico de Kim Jong-un para la fiesta de Halloween.

“Literalmente, miles de personas me tomaron fotos y al día siguiente terminé en televisión”, dice. “En un mes, varias empresas querían filmar comerciales conmigo”.

Minyong Kim

Facebook Minyong Kim
“Los dueños de los bares siempre me dan comida y bebidas gratis”, cuenta Minyong Kim.

Howard tiene una historia similar de fama de la noche a la mañana. Cuando publicó fotos de sí mismo como Kim en Facebook un Día de los Inocentes, las imágenes se volvieron virales y propulsaron su carrera, pero luego tuvo una gran lucha para lograr un buen corte de pelo.

“Al principio fue complicado, porque es extremadamente difícil encontrar una imagen de la parte posterior de su cabeza. Pero hice mi investigación, imprimí un montón de fotos, las llevé a donde un peluquero local y, después de un poco de experimentación, perfeccionó la apariencia. Ahora es mi estilista habitual”, dice.

Dos imitadores diferentes

Los dos imitadores tienen enfoques muy diferentes en su trabajo. Minyong es un maestro de los acentos y ha perfeccionado el dialecto preciso y los modales vocales de Kim Jong-un para representarlo de la manera más realista posible.

Howard, que creció en Australia y no habla coreano, es sin lugar a dudas un provocador. “No hay fondo para mí. Puedo decir lo más escandaloso, políticamente incorrecto, y es gracioso porque viene del personaje de Kim Jong-un“.

Howard X at the 2018 Winter Olympics

Getty Images
“¿Cómo te atreves a hacer esto?'”, le gritaban los norcoreanos a Howard X durante su personificación en los Juegos Olímpicos de Invierno en 2018.

En los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebraron este año en Pyeongchang, Corea del Sur, Howard enfureció a la delegación de Corea del Norte al presentarse en diferentes lugares. “Más tarde, un traductor me dijo que gritaban: ‘¿Cómo te atreves a hacer esto?’“.

Minyong también se ha enfrentado a las críticas de los trabajadores humanitarios de Corea del Sur que intentan ayudar a los refugiados norcoreanos que han huido de su país. “Están preocupados de que al hacer esto, las personas puedan desarrollar una imagen más positiva de Kim Jong-un“, dice.

Kim Jong-un

Getty Images
El verdadero Kim Jong-un en una fotografía de septiembre de 2017.

Durante un viaje a Nueva York, Minyong fue casi asaltado por un miembro del público que intentó darle un puñetazo, creyendo que en realidad era el líder de Corea del Norte.

“Un día, descubrí que mi cuenta de correo electrónico personal había sido hackeada”, recuerda. “Y mi contraseña es bastante complicada, y nunca la cambié. Verifiqué la dirección IP donde se conectó por última vez, y estaba en algún lugar de China. Le informé a la agencia de inteligencia nacional y me dijeron que eran espías de Corea del Norte”.

Minyong dice que consideró dejar de imitar al líder norcoreano a petición de su familia y amigos.

En 2014, la televisión surcoreana informó que Corea del Norte había advertido que cualquier persona que se hiciera pasar por Kim Jong-un sería castigada. Pero Minyong descubrió que no podía darle la espalda al dinero y la atención de los medios.

Minyong Kim

Facebook Minyong Kim
Minyong Kim ha sido hackeado e, incluso, este trabajo le trae problemas con su novia.

“Me di cuenta de que si hago esto y me opongo a las políticas de Kim Jong-un y digo cosas malas sobre él, posiblemente me maten o secuestren”, dice.

Howard, por otro lado, es bastante optimista respecto a cualquier amenaza potencial. “El retroceso sería demasiado para ellos. Estoy realmente decepcionado de que Minyong haya sido hackeado y yo no, porque he hecho mucho más que él, en términos de insultar al líder”.

En realidad, Howard está más preocupado por el hecho de que Minyong a menudo ha estado dispuesto a trabajar por tarifas mucho más baratas, lo que reduce sus posibles ganancias. Minyong a veces también se disfraza de Kim Jong-un para salir en la noches en Seúl, incluso cuando no le pagan.

“Cuando voy al centro, generalmente me visto como Kim Jong-un, porque soy tan popular que ni siquiera necesito llevar mi billetera”, dice Minyong. “Los dueños de los bares siempre me dan comida y bebidas gratis, la gente me compra comida y bebidas, y obtengo entradas y bebidas gratis en todos los clubes famosos”.

“Me vestiría como Kim Jong-un todos los días, pero mi novia odia el peinado”, admite Minyong.

“Se queja cada vez que me hago un nuevo corte de pelo. También odia que, cuando voy a bares y clubes, las chicas quieren tomarse fotos conmigo, y algunas veces tratan de abrazarme y besarme. Comenzamos a salir antes de todo esto, y ella me dice que si hubiera sabido que yo iba a tener este trabajo, nunca hubiera salido conmigo“.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Alberto Pradilla

Migrantes venezolanos: de llegar a México en avión a atravesar la selva del Darién y quedar atrapados en Tapachula

Más de 4 mil migrantes venezolanos pidieron asilo a lo largo del año. El INM arrestó a 750 por no disponer de documentación.
Alberto Pradilla
27 de septiembre, 2021
Comparte

De todas las formas posibles para llegar a Estados Unidos, al venezolano Jesús Salas, de 35 años, le tocó la más difícil: caminando. Durante años, miles de compatriotas llegaron a México en avión como paso previo a saltar el Río Bravo. Algunos aterrizaban en Monterrey, Nuevo León, a menos de 500 kilómetros de la frontera en la que debían entregarse para pedir asilo. Otros venían en vuelo hacia Cancún o a Ciudad de México.  Él, sin embargo, tuvo que atravesar ocho países, jugarse la vida en la selva del Darién, entre Colombia y Panamá, y todavía le queda un largo camino para alcanzar su destino. Actualmente se encuentra en Tapachula, Chiapas. Le llaman la “ciudad-cárcel”, porque a su alrededor hay retenes para impedir el avance de los migrantes. Él no lo sabía cuando llegó, es la primera vez en toda su larga travesía en la que se encuentra con policías que no le dejan avanzar.

“Para vivir esta zozobra aquí es mejor que darse en Venezuela”, dice. Acto seguido se piensa mejor sus palabras y matiza: “nunca me voy a arrepentir de este camino. Ya he caminado muchos países para que este me venga a dominar. No sé por qué este país se puso contra los migrantes”.

Jesús Salas es originario de Valencia, capital del estado de Carabobo, en el centro de Venezuela. Le acompaña su esposa, Paola Reyes, de 27 años, y sus cuatro hijos: Eudys José, de 18; Marianyelis Kisbel, de 12; Yonaiker Jesús, de 10; y Jhoneiker Antonio, de 10 meses. Este último nació en Quito, Ecuador, donde marcharon en 2018. Harto de malvivir con lo que ganaba cargando frutas y verduras en el mercado de abastos, decidió hacer las maletas y emprender la peligrosa ruta hacia el norte.

Te puede interesar: ‘No queremos que México sea un campamento de migrantes’: AMLO crítica poca acción de la ONU

La llegada de miles de personas haitianas a la frontera con EU volvió a poner en foco en la migración hacia el norte. También existen otros flujos que han pasado más desapercibidos pero que significan un cambio en el patrón de las rutas. La llegada de familias venezolanas que atraviesan medio continente para tratar de alcanzar el Río Bravo es un nuevo fenómeno. Habitualmente, los venezolanos llegaban en avión, generalmente a través de Cancún, Quintana Roo. Pero para viajar así es necesario tener documentos. Y en Venezuela conseguir un pasaporte es un reto complicado.

“El pasaporte no se puede sacar, un pasaporte son 600 dólares, y un sueldo son 8”, asegura. Por eso la familia se vio obligada a realizar esta peligrosa caminata. Atravesar el Darién es algo que Salas dice que jamás va a olvidar. “Fueron seis días caminando. Muchas personas no tienen suerte. Se mueren, las violan, las roban, de todo un poquito”, afirma.

Sin familia en EU

Al contrario que otros compatriotas, que tienen familia en EU que les envía dinero para sufragar el gasto, Jesús Salas no tiene a nadie. Tampoco sabe a dónde se dirigirá. “Iré a donde papá dios me lleve, ya que no tengo un familiar allá en Estados Unidos, todo se lo dejamos en manos de dios”, afirma. Su situación es extremadamente precaria. “Hemos pedido colaboración vendiendo caramelos durante todo el camino. También hemos ido a las casas a pedir. Algunos nos rechazaban, y algunos nos brindaban ayuda”, explica. Cuando llegó a Tapachula a principios de junio no tenía nada, así que tuvieron que dormir en la calle. Tres meses después está pendiente de su solicitud de asilo pero ha conseguido una identificación, lo que le permite trabajar. Colabora con la secretaría de Salud visitando los domicilios para buscar personas que no hayan sido vacunadas. Logró rentar un cuarto por 600 pesos. Ante las dificultades, reconoce que México podría ser una alternativa. “Cualquier lugar que no sea Tapachula está bien”, dice. El problema es que, por el momento, debe permanecer aquí. La ley mexicana dice que quien solicita refugio debe quedarse en el estado donde realizó la petición. La Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar) está colapsada, así que no sabe cuándo concluirá su trámite.

Solo hasta agosto fueron procesadas 77 mil 559 solicitudes de asilo, lo que supera las 70 mil de 2019, que hasta ahora era el año récord. De todos ellos, 4 mil 179 eran venezolanos, lo que les convierte en la quinta nacionalidad en número de peticiones de protección, únicamente superados por Honduras, Haití, Cuba y El Salvador. Los datos de la Comar muestran que el 99% de los venezolanos que piden asilo en México son reconocidos como refugiados.

En México hay muchos más venezolanos atravesando el país que los que detecta el Instituto Nacional de Migración (INM). Con el fin del Protocolo de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), que obligaba a los solicitantes de asilo en EU a esperar su caso en México, miles atravesaron el Río Bravo para llegar a Del Río, en Texas. El INM, sin embargo, solo registró 750 detenidos por estar en situación irregular y únicamente 28 deportaciones.

Quienes, como Jesús Salas, llegan a México desde el sur se topan con el muro mexicano. Cientos de agentes del INM y de la Guardia Nacional están desplegados en la zona para impedirles el paso. Como no suelen deportarlos, las autoridades se limitan a detener a los migrantes y obligarles a regresar. Es lo que ocurrió con muchos de los arrestados durante los intentos de caravana de finales de agosto. Fueron ingresados a la Estación Migratoria Siglo XXI, el mayor centro de detención de migrantes de América Latina, y progresivamente liberados cuando pedían asilo. Salas estuvo en la cuarta de esas marchas, pero no le capturaron. A los dos días de caminata decidió darse la vuelta. Su esposa tenía llagas en los pies y sus hijos estaban agotados. Así que decidió cambiar de estrategia.

“En México nos sentimos presos. Si Migración te exige unos documentos, ¿por qué te los niegan si nosotros estamos de paso y no nos queremos quedar?”, se pregunta.

“La vida en Venezuela es dura, si estuviera fácil no estuviéramos haciendo esta travesía”, dice el hombre. Él asegura que no se arrepiente y tiene un mensaje para aquellos que piensan iniciar la ruta que él ya realizó. “Que le echen ganas, que hay una corona. Que así como nosotros pudimos, ellos pueden”, afirma. En ese momento, su esposa le interrumpe: “Yo no tomaría el riesgo del Darién, es muy difícil”, afirma.

Lee más: Las imágenes de agentes fronterizos deteniendo a migrantes a caballo en Estados Unidos que generaron polémica

El precio de un pasaporte

“La mayoría llega en avión pero nosotros llegamos por la selva, es lo peor que hay”, explica Génesis Hernández, de 26 años. Originaria de Puerto Cabello, en el estado de Carabobo, viaja con su hijo de 12 años. Recuerda el paso de la selva como un horror. “Mucha gente muere, el río se los lleva. En mi grupo vimos ocho muertos”, afirma. Hay una escena que no se le borra de la cabeza. Un hombre haitiano, tumbado en una hamaca, con sus dos hijos cada uno en un brazo. Todos estaban muertos. “Es terrible para llegar acá. Nos roban, nos secuestran, pasamos días sin comer y sin dormir”, dice.

Asegura que trabajaba como ama de casa y que decidió marcharse porque “ya no soportaba más”. Vendió sus escasas pertenencias y se puso en ruta: para llegar hasta aquí gastó 2 mil dólares.

“Tengo 15 días de estar en México. En una frontera nos dejaron botados en la frontera, el taxi nunca llegó. Una gente que nos robó una plata… nos dejaron botados por ahí y llegamos a Tapachula”, explica. Sus inicios tampoco fueron fáciles. “Dormíamos en la calle porque no teníamos donde dormir. A veces en una plaza, llegaba Migración y salíamos corriendo. En ocasiones hemos dormido en un albergue”, afirma.

Dice la mujer que se vio obligada a elegir esta ruta porque no dispone de documentos.  “No tengo ningún documento, no tengo nada. No tengo pasaporte, por la política no nos dejan sacar pasaporte. Bueno, tengo documentos pero están vencidos, y para sacarlos nuevos te sale a más de 2 mil dólares”, asegura.

Quienes logran eludir los retenes instalados por el INM a lo largo de todo el país llegan hasta la frontera y se entregan a la Border Patrol para pedir asilo. Ciudad Acuña, en Coahuila, es uno de los pasos más utilizados. Este municipio tiene dos ventajas: por un lado, que el Río Bravo no está muy caudaloso y se puede atravesar caminando en ciertos lugares. Por otro, que es una zona con menor presencia del crimen organizado que Tamaulipas o Sonora.

Esta ruta, sin embargo, puede tener sus días contados. Un juez de EU obligó al gobierno de Joe Biden a reactivar el MPP, también conocido como “Quédate en México”. Actualmente ambos gobiernos negocian las condiciones en las que el programa se volvería a poner en marcha. Esto obligaría a personas como Jesús o como Génesis a esperar en ciudades peligrosas como Juárez, Tijuana o Matamoros hasta que la corte de EU decidiese sobre su caso.

Génesis asegura que se quedaría en México “si me dieran mejor vida”. Aunque reconoce que todos “buscamos el sueño americano”. A finales de agosto, la mujer y su hijo caminaban en una de las caravanas que trataba de salir de Chiapas. La marcha fue dispersada por agentes del INM y la Guardia Nacional, quienes capturaron a muchos de sus integrantes. Los adultos que iban solos fueron encerrados. Las familias, dirigidas a un albergue, ya que la ley mexicana prohíbe encerrar a menores de edad. El teléfono de la joven dejó de sonar esos días. Puede que la capturasen. O también puede que tuviese éxito y ya esté en Estados Unidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.