Con 512 escritoras y más de 800 libros, cuentista mexicana visibiliza el legado literario hecho por mujeres (Libro de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Con 512 escritoras y más de 800 libros, cuentista mexicana visibiliza el legado literario hecho por mujeres (Libro de regalo)

Especial
Por Verónica Santamaría
21 de octubre, 2018
Comparte

Durante dos años, Liliana Pedroza realizó un viaje por las 32 entidades federativas del territorio mexicano con el propósito de crear y visualizar un catálogo de cuentos mexicanos escrito por mujeres. Este directorio literario va de 1910 a 2017, con textos de mujeres mexicanas que -en su mayoría- escribieron en el ámbito privado o bajo anonimato.

Para la autora de Historia secreta del cuento mexicano (1910-2017), esta es una investigación -a manera de catálogo- con el trabajo de 512 cuentistas mexicanas, “es una respuesta a otros catálogos de cuentos en México, que ha habido, donde no están mencionadas.

Hay catálogos de 1900 a 1985 donde no se menciona a las mujeres o las mencionan muy de paso”, dijo en entrevista para Animal Político, la también escritora Liliana Pedroza.

Pedroza comentó que, en el catálogo de Emmanuel Carballo, el autor menciona que, en su análisis “las escritoras mexicanas no le parecen importantes, entonces como una respuesta a decir que -sobre todo en las políticas culturales actuales- desde hace tres décadas las mujeres somos la tercera parte de la literatura mexicana pero no estamos siendo representadas en congresos, en mesas de lectura, en jurados, en antologías”

México cuenta con algunos catálogos de cuento mexicano entre los que destaca el trabajo de Luis Leal con Bibliografía del cuento mexicano de 1958; Emmanuel Carballo con su Bibliografía del cuento mexicano del siglo XX de 1988 y, Russell M. Cluff con Panorama crítico-bibliográfico del cuento mexicano (1950-1995) de 1997.

Narrativas con perspectiva de género

Una de las exigencias de las que la autora habló fue la necesidad de implementar en la literatura la perspectiva de género para que las narrativas -tanto de hombres como de mujeres- converjan y sean parte de un trabajo en común.

En un breve análisis del por qué el trabajo literario de las mujeres, desde hace un siglo, no ha sido reconocido, tiene que ver a nivel cultural, es decir “los catálogos de cuentos mexicanos son hijos de su tiempo, entonces, lo que se leía es lo que escriben los hombres porque las narrativas de mujeres están apegadas a sus momentos y movimientos sociales, que integran poco a poco al ámbito público”, con temas como: maternidad, familiares, la propia sexualidad, la menstruación, lo que ha parecido que no son temas de literatura.

Historia secreta del cuento mexicano (1910-2017) es un libro creado -en su totalidad- por mujeres, desde la edición, diseño e investigación. “Cuando entré a este proyecto me di cuenta que, poniéndome el reto de leer a mujeres hablando de aborto legal, maternidad”, contrario a escritores que narran historias de hombres que van a la guerra o son derrotados y vuelven a casa. “Lo universal ha sido lo masculino”.

La violencia en el norte, un nicho en la literatura

Para Liliana Pedroza, el cuento le permite contar historias sin tantos recovecos, “es una flecha en tensión que va directo al blanco y yo creo que eso es lo que me atrae, directamente, de contar una historia y sin tantas florituras”.

Como cuentista, las historias que narra están dirigidas al público adulto joven. Los temas que toca, principalmente, son problemáticas sociales del país y temas de género que nos competen a las mujeres “en una sociedad tan difícil como la mexicana con tanto machismo, con tanta misoginia, tantos problemas de violencia que están enfocados a otros y que no son resueltos”.

La ruta que inicia Pedroza con Historia secreta del cuento mexicano (1910-2017) abarca 108 años con la presencia de 512 autoras, 856 libros y 312 antologías que dio origen a la primera historiografía que la autora crea gracias a los grupos, movimientos y tendencias literarias a partir de estas escritoras, “muchas de ellas olvidadas o simplemente ignoradas”.

Liliana Pedroza es originaria de Sonora, estudió la carrera de Letras Españolas en la Universidad Autónoma de Chihuahua. Hizo una maestría y doctorado en la Universidad Complutense de Madrid donde se especializó en cuento mexicano contemporáneo, además de ser cuentista y narradora oral escénica en España. Hizo giras en ese país, Cuba y México.

Pertenece a diferentes organizaciones como: Ciudadanía por la cultura; Chihuahua libre y sin temor y Movilidad Humana, enfocadas en temas de migración, búsqueda de mujeres desaparecidas y violencia a la mujer.

La autora resalta que, el objetivo de esta investigación “tiene mucho que ver con una justicia histórica a las mujeres que hemos sido silenciadas, para descolonizarnos de lo que nos han dicho qué leer y cómo leer, para preguntarnos de qué nos hemos perdido de qué otras narrativas y qué otras historias nos hemos perdido”.

En esta entrega y con autorización de la autora Liliana Pedroza, Animal Político invita a los lectores descargar el libro Historia secreta del cuento mexicano 1910-2017 en el que encontrarás los nombres de cada una de las autoras mexicanas que han sido parte fundamental de la literatura de nuestro país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las imágenes de agentes fronterizos deteniendo a migrantes a caballo en Estados Unidos que generaron polémica

La controversia sobre la situación llegó hasta la Casa Blanca, que la consideró "horrible".
Getty Images
21 de septiembre, 2021
Comparte

La Casa Blanca consideró las escenas como “terribles”.

Los videos e imágenes de varios agentes fronterizos de Estados Unidos a caballo persiguiendo y cargando contra migrantes con un aparente cordón cerca del río Grande, en una zona aledaña al pequeño municipio de Del Río, en Texas, desataron una nueva polémica en el país.

Las escenas se produjeron en medio de una nueva crisis de inmigración en la frontera, que llevó a que hasta 12.000 migrantes —en su mayoría haitianos— fueran retenidos en un campamento improvisado bajo un puente que conecta Del Río con Ciudad Acuña, en México, la pasada semana.

“Para prevenir lesiones por enfermedades relacionadas con el calor, el área con sombra debajo del Puente Internacional Del Río está sirviendo como un sitio de parada temporal mientras los migrantes esperan ser a llevados bajo la custodia de la USBP (Patrulla Fronteriza de Estados Unidos)”, explicó la semana pasada ese organismo en un comunicado ante las críticas sobre la precaria situación de los migrantes.

El gobierno estadounidense comenzó el domingo a deportar a cientos de ellos y cerró el paso fronterizo de Del Río, lo que llevó a que otros cientos de haitianos regresaran al lado mexicano en medio de la incertidumbre.

¿Qué pasó?

Desde que se instalaron debajo del puente, algunos migrantes cruzan a México para comprar comida y agua para ellos y sus familias, que escaseaban en el lado estadounidense, y volver al campamento improvisado.

El fotógrafo Paul Ratje, de la Agencia AFP, tomó la imagen cerca de un embarcadero de botes en el río, en un área por la que los migrantes trataban de entrar o volver a EU.

“Llegué al lugar y todo el mundo estaba cruzando allí”, dijo el fotógrafo al diario The Washington Post. “De repente aparecieron algunos policías y comenzaron a tratar de que la gente se fuera. Luego, llegaron agentes fronterizos a caballo y empezaron a intentar que la gente se fuera”.

Según las imágenes, los agentes llevaban en la mano unos instrumentos que algunos presentes describieron como “látigos”, si bien las autoridades aseguran que son “riendas” que la guardia utiliza para “asegurar el control del caballo”.

Agentes fronterizos a caballo

Reuters

“Había un flujo continuo y decían: ‘No, no puedes entrar. Vuelve a México’. Pero la gente decía ‘pero mi familia está allá'”, contó Ratje a The Washington Post.

En este contexto, uno de los agentes a caballo atrapó momentáneamente a un hombre que parecía llevar bolsas de comida.

Pero al final, pese a la intervención de la patrulla, los migrantes lograron cruzar el río y llegar al campamento, según medios estadounidenses.

El patrullaje de agentes fronterizos a caballo no es inusual, debido a la geografía del terreno, entre otras causas, y generalmente la guardia exhorta a los migrantes a volver a México, según explicó Nick Miroff, reportero de The Washington Post, especializado en inmigración.

“En este caso, esa petición no resultó particularmente exitosa, en parte porque los migrantes estaban tratando de volver con comida”, señaló.

Polémica

El lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo: “No creo que nadie que vea esas imágenes piense que es aceptable o apropiado”.

“No tengo el contexto completo. No puedo imaginar qué contexto lo haría apropiado”, agregó. “(Los agentes) no deberían ser capaces de hacerlo de nuevo”.

Según Psaki, se trata de una grabación “obviamente horrible”.

Agentes fronterizos a caballo rodeados de migrantes

Reuters

La congresista demócrata Ilhan Omar, por su parte, calificó las acciones de los agentes fronterizos como “abusos de los derechos humanos” y como “crueles, inhumanos y una violación de las leyes nacionales e internacionales”.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, aseguró que se investigarían los hechos, calificando la situación de los migrantes como “desafiante y desgarradora”.

No obstante, lanzó una advertencia: “Si vienes a Estados Unidos ilegalmente, serás devuelto. Tu viaje no tendrá éxito y estarás poniendo en peligro tu vida y la vida de su familia”.

Agente fronterizo a caballo

Reuters
No es tan inusual que los agentes fronterizos patrullen a caballo (foto de inicios de septiembre).

La tarde del lunes, el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) de EE.UU. emitió un comunicado y dijo que la entidad “no tolera el abuso de migrantes”.

“Las grabaciones son extremadamente preocupantes y los hechos que se conozcan de la investigación completa, que se llevará a cabo rápidamente, definirán las acciones disciplinarias apropiadas que se tomarán”, dijo el DHS.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, dijo que el incidente estaba siendo investigado para asegurarse de que no hubiera una respuesta “inaceptable” por parte de la policía, informa Reuters.

Agente fronterizo a caballo

Getty Images

Además, añadió que los agentes estaban operando en un entorno difícil, tratando de garantizar la seguridad de los migrantes mientras buscaban a potenciales contrabandistas.

Una nueva crisis fronteriza

La situación presenta un nuevo desafío político y humanitario para el gobierno del presidente Joe Biden, que prometió ser más “humano” hacia los migrantes y aquellos en busca de asilo que predecesor republicano, Donald Trump.

Pese a las últimas crisis que han azotado Hatí -el asesinato del presidente Jovenel Moise y el terremoto que devastó el suroeste del país-, la gran mayoría de haitianos en la frontera estadounidense dejaron su nación hacia años, desde el sismo de 2010 que dejó unos 200.000 muertos, informa BBC Monitoring.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

Éstos llevan un tiempo viviendo y trabajando en Sudamérica, en países como Brasil o Chile.

En estos dos últimos días, ya son 560 los migrantes que han llegado a Haití como parte de los miles que aún permanecen en el campamento de Texas, informó la Agencia EFE.

Este lunes arribaron 233 haitianos deportados, 45 de ellos niños y 45, mujeres. Casi todas las mujeres deportadas tenían un niño o un bebé en brazos, según la misma fuente.

MAPA

BBC

Además de los ya deportados, más de 6.000 haitianos han sido trasladados a otros centros de procesamiento migratorio, según autoridades estadounidenses, también para su deportación.

Bajo el puente de la frontera en Del Río, Texas, los haitianos aseguraron a su llegada a Haití que fueron maltratados por los agentes fronterizos estadounidenses.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

“Trataron a los haitianos como ladrones. Los haitianos no son ladrones, sino personas que buscan una vida mejor. No trataron así a personas de otras naciones. Es racismo”, dijo a EFE una mujer de unos 30 años que aseguró que vivía en Cabo Haitiano.

Miroff, de The Washington Post, dijo que el área bajo el puente parecía “una ciudad pequeña, con su propia economía emergente, centrada frecuentemente en la comida”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6CuOQEZRNZs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.