Pesadilla de un verano de humo en EU: los incendios forestales están enfermando a la gente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty

Pesadilla de un verano de humo en EU: los incendios forestales están enfermando a la gente

Las emanaciones de los incendios forestales se han vuelto la fuente principal de contaminación veraniega en el oeste de Estados Unidos y han creado una de las calidades del aire más poco saludables en esta nación.
Getty
Por Emma Penrod /Newsweek en Español
7 de octubre, 2018
Comparte

Cuando Nathan Turner se mudó a Utah hace unos años desde Pensilvania se imaginó que haría caminatas regulares con su esposa y dos hijos pequeños bajo un limpio cielo del oeste. Luego vino el humo. La calidad del aire en Salt Lake City en los veranos más recientes ha sido abismal. En julio, su hijo de dos años sufrió de una tos tan severa que Turner pensó que era ferina. Ahora, él planea mudar a su familia de vuelta a la Costa Este para finales de este año. “Alejar a nuestros niños de ese tipo de contaminación es en verdad importante”, comenta.

El oeste de Estados Unidos solía ser conocido por sus grandes paisajes y cielos azules. Este verano, los incendios forestales en Columbia Británica y California han cubierto el noroeste de humo por varias semanas, provocando condiciones del aire poco saludables en estados tan lejanos como Nevada, Idaho, Wyoming y Utah. La contaminación ha excedido por mucho los niveles pensados como seguros por la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos.

Durante unos días en agosto, el estado de Washington tuvo la peor calidad del aire en Estados Unidos. Los monitores en Cheeka Peak, en la zona noroeste del estado, registraron 208 microgramos de hollín por metro de aire; cualquier cantidad superior a 36 microgramos es considerada como insegura por la Agencia de Protección Medioambiental. Los científicos atmosféricos dijeron que la lectura era “sin precedentes”.

En Salt Lake, lejos del epicentro de los incendios en el noroeste, la calidad del aire se degradó en el transcurso del verano, con lecturas tan altas como 90 microgramos a principios de septiembre.

Todo este hollín está enfermando a la gente. El humo de los incendios forestales ha sido vinculado al aumento en los índices de asma, infartos de corazón y derrames cerebrales, según un estudio publicado previamente este año en Journal of the American Heart Association . Para quienes sufren de afecciones cardiacas preexistentes, el riesgo de infarto de corazón aumenta más de 40 por ciento cuando el aire está denso por causa del humo.

Ellie Brownstein, pediatra del área de Salt Lake y quien sufre de asma, recientemente ha sacado su inhalador cada cierta cantidad de horas. Típicamente, dice, solo lo necesita cuando se enferma. Y aconseja a los pacientes con asma que tengan el aire acondicionado funcionando constantemente en sus casas para prevenir los síntomas.

Inhalar el humo de fuegos forestales puede enfermar a personas sanas, provocando tos, garganta irritada, dolor de pecho y un ritmo cardiaco elevado, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Brownstein dice que vio “una gama” de niños con estos síntomas en su clínica este verano, de los cuales muchos no tenían un historial de enfermedades respiratorias.

Los departamentos de emergencia en todo el estado de Washington reportan un aumento en quejas relacionadas con humo desde finales de agosto, dice un portavoz del Departamento Estatal de Salud. “Ha sido un verano terrible”, comenta Robert Paine, director de atención pulmonar en el Hospital de la Universidad de Utah, en Salt Lake. “Recibo reportes extensos de problemas para respirar cuando se acumula el humo. Está provocando muchos problemas sintomáticos en mis pacientes con enfermedades pulmonares”.

En el oeste de Estados Unidos, el humo de los incendios forestales ahora es la fuente principal de contaminación veraniega, según Dan Jaffe, profesor de química medioambiental en la Universidad de Washington campus Bothell.

Los riesgos a la salud están dándole la calidad de urgente a una mejor administración de los bosques. Las prácticas actuales de prevención de incendios, las cuales se enfocan en prevenir por completo los incendios forestales, han permitido que se acumule el sotobosque, lo que prepara el horizonte para incendios enormes y duraderos que generan muchísimo más humo del que debería ocurrir naturalmente. Si los administradores de bosques introdujeran incendios más pequeños y episódicos, podrían tener la capacidad de prevenir algunos de los incendios grandes.

“Estos fuegos necesitan quemar; se supone que quemen”, dice Carol Ekarius, directora ejecutiva de la Coalición para el Río Platte Sur Superior en Colorado. “El problema es que están quemando muy afuera del rango histórico de variabilidad. Si históricamente habrían quemado un par de miles de acres, ahora son 100,000 acres”.

En áreas donde no es viable llevar a cabo incendios pequeños y controlados, tal vez sea necesario talar los bosques con máquinas. Después de semanas de toser, Ekarius dice que ahora es “una ambientalista que cree en las motosierras”.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las imágenes de agentes fronterizos deteniendo a migrantes a caballo en Estados Unidos que generaron polémica

La controversia sobre la situación llegó hasta la Casa Blanca, que la consideró "horrible".
Getty Images
21 de septiembre, 2021
Comparte

La Casa Blanca consideró las escenas como “terribles”.

Los videos e imágenes de varios agentes fronterizos de Estados Unidos a caballo persiguiendo y cargando contra migrantes con un aparente cordón cerca del río Grande, en una zona aledaña al pequeño municipio de Del Río, en Texas, desataron una nueva polémica en el país.

Las escenas se produjeron en medio de una nueva crisis de inmigración en la frontera, que llevó a que hasta 12.000 migrantes —en su mayoría haitianos— fueran retenidos en un campamento improvisado bajo un puente que conecta Del Río con Ciudad Acuña, en México, la pasada semana.

“Para prevenir lesiones por enfermedades relacionadas con el calor, el área con sombra debajo del Puente Internacional Del Río está sirviendo como un sitio de parada temporal mientras los migrantes esperan ser a llevados bajo la custodia de la USBP (Patrulla Fronteriza de Estados Unidos)”, explicó la semana pasada ese organismo en un comunicado ante las críticas sobre la precaria situación de los migrantes.

El gobierno estadounidense comenzó el domingo a deportar a cientos de ellos y cerró el paso fronterizo de Del Río, lo que llevó a que otros cientos de haitianos regresaran al lado mexicano en medio de la incertidumbre.

¿Qué pasó?

Desde que se instalaron debajo del puente, algunos migrantes cruzan a México para comprar comida y agua para ellos y sus familias, que escaseaban en el lado estadounidense, y volver al campamento improvisado.

El fotógrafo Paul Ratje, de la Agencia AFP, tomó la imagen cerca de un embarcadero de botes en el río, en un área por la que los migrantes trataban de entrar o volver a EU.

“Llegué al lugar y todo el mundo estaba cruzando allí”, dijo el fotógrafo al diario The Washington Post. “De repente aparecieron algunos policías y comenzaron a tratar de que la gente se fuera. Luego, llegaron agentes fronterizos a caballo y empezaron a intentar que la gente se fuera”.

Según las imágenes, los agentes llevaban en la mano unos instrumentos que algunos presentes describieron como “látigos”, si bien las autoridades aseguran que son “riendas” que la guardia utiliza para “asegurar el control del caballo”.

Agentes fronterizos a caballo

Reuters

“Había un flujo continuo y decían: ‘No, no puedes entrar. Vuelve a México’. Pero la gente decía ‘pero mi familia está allá'”, contó Ratje a The Washington Post.

En este contexto, uno de los agentes a caballo atrapó momentáneamente a un hombre que parecía llevar bolsas de comida.

Pero al final, pese a la intervención de la patrulla, los migrantes lograron cruzar el río y llegar al campamento, según medios estadounidenses.

El patrullaje de agentes fronterizos a caballo no es inusual, debido a la geografía del terreno, entre otras causas, y generalmente la guardia exhorta a los migrantes a volver a México, según explicó Nick Miroff, reportero de The Washington Post, especializado en inmigración.

“En este caso, esa petición no resultó particularmente exitosa, en parte porque los migrantes estaban tratando de volver con comida”, señaló.

Polémica

El lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo: “No creo que nadie que vea esas imágenes piense que es aceptable o apropiado”.

“No tengo el contexto completo. No puedo imaginar qué contexto lo haría apropiado”, agregó. “(Los agentes) no deberían ser capaces de hacerlo de nuevo”.

Según Psaki, se trata de una grabación “obviamente horrible”.

Agentes fronterizos a caballo rodeados de migrantes

Reuters

La congresista demócrata Ilhan Omar, por su parte, calificó las acciones de los agentes fronterizos como “abusos de los derechos humanos” y como “crueles, inhumanos y una violación de las leyes nacionales e internacionales”.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, aseguró que se investigarían los hechos, calificando la situación de los migrantes como “desafiante y desgarradora”.

No obstante, lanzó una advertencia: “Si vienes a Estados Unidos ilegalmente, serás devuelto. Tu viaje no tendrá éxito y estarás poniendo en peligro tu vida y la vida de su familia”.

Agente fronterizo a caballo

Reuters
No es tan inusual que los agentes fronterizos patrullen a caballo (foto de inicios de septiembre).

La tarde del lunes, el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) de EE.UU. emitió un comunicado y dijo que la entidad “no tolera el abuso de migrantes”.

“Las grabaciones son extremadamente preocupantes y los hechos que se conozcan de la investigación completa, que se llevará a cabo rápidamente, definirán las acciones disciplinarias apropiadas que se tomarán”, dijo el DHS.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, dijo que el incidente estaba siendo investigado para asegurarse de que no hubiera una respuesta “inaceptable” por parte de la policía, informa Reuters.

Agente fronterizo a caballo

Getty Images

Además, añadió que los agentes estaban operando en un entorno difícil, tratando de garantizar la seguridad de los migrantes mientras buscaban a potenciales contrabandistas.

Una nueva crisis fronteriza

La situación presenta un nuevo desafío político y humanitario para el gobierno del presidente Joe Biden, que prometió ser más “humano” hacia los migrantes y aquellos en busca de asilo que predecesor republicano, Donald Trump.

Pese a las últimas crisis que han azotado Hatí -el asesinato del presidente Jovenel Moise y el terremoto que devastó el suroeste del país-, la gran mayoría de haitianos en la frontera estadounidense dejaron su nación hacia años, desde el sismo de 2010 que dejó unos 200.000 muertos, informa BBC Monitoring.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

Éstos llevan un tiempo viviendo y trabajando en Sudamérica, en países como Brasil o Chile.

En estos dos últimos días, ya son 560 los migrantes que han llegado a Haití como parte de los miles que aún permanecen en el campamento de Texas, informó la Agencia EFE.

Este lunes arribaron 233 haitianos deportados, 45 de ellos niños y 45, mujeres. Casi todas las mujeres deportadas tenían un niño o un bebé en brazos, según la misma fuente.

MAPA

BBC

Además de los ya deportados, más de 6.000 haitianos han sido trasladados a otros centros de procesamiento migratorio, según autoridades estadounidenses, también para su deportación.

Bajo el puente de la frontera en Del Río, Texas, los haitianos aseguraron a su llegada a Haití que fueron maltratados por los agentes fronterizos estadounidenses.

patrulla fronteriza en Texas.

Getty Images

“Trataron a los haitianos como ladrones. Los haitianos no son ladrones, sino personas que buscan una vida mejor. No trataron así a personas de otras naciones. Es racismo”, dijo a EFE una mujer de unos 30 años que aseguró que vivía en Cabo Haitiano.

Miroff, de The Washington Post, dijo que el área bajo el puente parecía “una ciudad pequeña, con su propia economía emergente, centrada frecuentemente en la comida”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6CuOQEZRNZs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.