close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Costos de construcción del NAIM impactarán en las finanzas públicas, según estudio

Con base en los datos oficiales presentados hasta el momento, la organización Poder concluye que la construcción del NAIM no es viable pues una vez que esté en operación los beneficios económicos no alcanzarían más del 10%, mientras que la deuda la pagarían los mismos usuarios.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
17 de octubre, 2018
Comparte

Un análisis de los costos y beneficios que traerá la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), y su posterior funcionamiento, concluye que el proyecto resulta inviable, pues su financiamiento total no está garantizado, ya que su costo de construcción ha aumentado en los últimos dos años.

De acuerdo con la organización Poder, desde el inicio de las obras, el Grupo Aeroportuario de Ciudad de México (GACM) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) “han maquillado los costos del NAIM par defender su viabilidad” pero si éstos se actualizaran, se demostraría lo contrario.   

Leer: Nuevo Aeropuerto, Tren México-Toluca y Paso Exprés, obras marcadas por sobrecostos millonarios

En la presentación de su análisis financiero sobre el NAIM, a través del proyecto Torre de Control, detallaron que tan solo para terminar la primera fase de la terminal aérea, la SHCP estima un costo de 195 mil millones de pesos, mientras que el GAICM estima 285 mil millones de pesos. Cifras que superan por mucho a los 169 mil millones que la misma SHCP había calculado en 2014 como costo total de la obra.

Los expertos basan sus argumentos en el hecho de que “para determinar si una obra pública es social y económicamente viable” la Ley federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH) estipula que la Tasa Interna de Retorno Social (es decir, los beneficios económicos) del proyecto sea al menos 10%.

En el caso del NAIM y con base en un documento que el GACM entregó a la SHCP con las conclusiones de la Evaluación Costo y Beneficio del proyecto en 2014, el  incremento de los costos harían que la tasa de retorno social cayera por debajo del 10%, haciéndolo inviable. Por lo cual la SHCP no podría autorizar la realización del proyecto.

Los expertos resaltan que la estimación sobre la inviabilidad surge con las cifras más recientes presentadas por el GAICM pero aseguran que si la SHCP actualizara las suyas se confirmaría que la construcción del NAIM traería más efectos negativos que positivos.

Leer: Cuánto se ha gastado, y cuál es el esquema de financiamiento del Nuevo Aeropuerto

“Incluso la Academia de Ingeniería de México eleva el costo total a 444 mil millones de pesos, pero la SHCP no ha actualizado sus cifras desde 2014 pues se demostraría la inviabilidad del proyecto con base en lo que estipula la ley”, añadieron los especialistas.

Beneficios económicos solo para 5 empresarios

Tras el análisis de los contratos firmados para la construcción del NAIM, Torre de control encontró que los únicos beneficiados con la cristalización del proyecto serían 5 empresarios.

El primero de los contratos se firmó en 2012 para los estudios iniciales. A la fecha, a través de organismos estatales, se han firmado 536 contratos hasta por 155 mil 732 millones de pesos.  

“El 70 % de estos contratos se han adjudicado sin concurso, sin que en los datos de contrataciones abiertas se justifique el porqué, tal y como marca el estándar internacional de datos”, plantean en el estudio.

El 78 % de los 155 mil millones de pesos está concentrado en solo 15 contratos, los cuales son para el edificio terminal, las pistas, la gerencia, la torre de control, la barda perimetral, entre otros aspectos.

Los principales beneficiarios de la construcción, quienes obtendrán los mayores dividendos económicos de la obra, son los siguientes 5 empresarios:  

  • Bernardo Quintana Isaac, de ICA, S.A de C.V ganará más de 24 mil 720 millones de pesos.
  • Carlos Slim, de grupo Carso ganará más de 21 mil 250 millones de pesos.
  • Carlos Hank Rhon, de Grupo Hermes con más de 12 mil millones de pesos.
  • Hipólito Gerard, de Constructora y Edificadora GIA+A con más de 10 mil millones de pesos.
  • Olegario Vázquez Raña, de Grupo Empresarial Ángeles, con más de 10 mil millones de pesos.

El financiamiento y la forma de pago

Según el estudio de Torre de Control – cuyas cifras fueron obtenidas a través de solicitudes de transparencia, reportes de la ASF, y documentación del GAICM-  la primera etapa del NAIM se financió con mil millones de pesos de fideicomiso privado y dos mil millones de pesos provenientes de la primera emisión de bonos verdes (créditos emitidos por instituciones públicas o privadas para financiar proyectos “verdes” o sustentables).

El dinero del fideicomiso es ingresado, por el GAICM y el NAIM, a la Tesorería de la Federación y posteriormente a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para evitar que los créditos sean considerados como deuda pública.

A su vez, la SCT también recibe el aporte presupuestal aprobado por la Cámara de Diputados.

Sin embargo estos recursos no son suficientes para financiar el proyecto. Según los especialistas no existe una estimación del tiempo en que las obras terminarán de pagarse.

¿Si el fideicomiso se agota, cómo se subsidiará la obra? La respuesta es sencilla, lo pagarían los mismos usuarios a través de la Tarifa de Uso Aeroportuaria (TUA).

La TUA es un impuesto que pagan los pasajeros en su boleto de avión y actualmente es el mayor ingreso del AICM.

Con los ingresos del TUA el Grupo Aeroportuario espera todos los créditos para la construcción del NAIM.

De hecho, los expertos comentaron que el GAICM está contemplando un aumento al TUA a corto plazo para que los ingresos por éste sean mayores.

En caso de que el TUA llegue a agotarse, el Gobierno Federal tendría que asumir los costos de las obras.

Por estas razones que los expertos de Torre de Control, consideran inviable, desde el punto de vista financiero, la construcción del NAIM.

“Esto es lo que concluimos sobre el proyecto de Texcoco, para la propuesta de Santa Lucía no podemos emitir opinión pues el presidente electo no ha ahondado en cifras y estimaciones sobre su construcción”, finalizaron.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el “Big One”, el devastador terremoto que espera California en la falla de San Andrés

Los terremotos de mayor magnitud en 20 años que sacudieron el sur de California la semana pasada dejaron a más de uno en estado de alerta ante el llamado "Big One", un terremoto que, según los científicos, puede ocurrir en cualquier momento.
Getty Images
10 de julio, 2019
Comparte

Los terremotos de la semana pasada volvieron a recordarles a los habitantes de California que en algún momento va a llegar el temido “big one”.

Así es como conocen al hipotético gran terremoto de efectos catastrófico que los científicos esperan sacuda la costa oeste de Estados Unidos, específicamente California.

No se trata de si habrá un gran terremoto sino de cuándo ocurrirá“, es lo que dicen los geólogos que han estudiado la zona.

Los sismos de días recientes, los más potentes en 20 años, se hicieron sentir con más fuerza en la ciudad de Ridgecrest, a unos 250 kilómetros al norte de Los Ángeles.

No hubo muertes que lamentar, aunque sí se desataron incendios y hubo daños a infraestructuras y vías.

Un panorama que alarmó a residentes en ciudades como Los Ángeles, que vieron cómo las tiendas de artículos para acampar y kits de primeros auxilios agotaron su inventario durante el fin de semana.

El terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes rompió el suelo en varias partes de la ciudad de Ridgecrest.

Getty Images
El terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes rompió el suelo en varias partes de la ciudad de Ridgecrest.

¿Por qué lo llaman “Big One”?

En inglés, “big one” se puede traducir como “el grande”.

“En California, tendemos a utilizar el término Big One para referirnos a un terremoto muy grande en la falla de San Andrés, un evento de magnitud 7,8 u 8″, declaró recientemente a medios locales Lucy Jones, sismóloga de referencia en la región.

Por su parte, el periodista Jacob Margolis, presentador de un podcast llamado The Big One, le aclara a BBC Mundo que “‘Big One’ quiere decir que no solo debemos considerar la magnitud del terremoto sino el nivel de daño“.

Y es que grandes ciudades como Los Ángeles, San Francisco y San Bernardino han sido construidas en las cercanías de la activa e imponente falla de San Andrés, que recorre California de norte a sur a lo largo de 1.300 kilómetros y delimita la placa norteamericana de la placa del Pacífico.

La de San Andrés es una de las fallas más estudiadas del planeta ya que en su práctica totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre.

Fue la causante del terremoto de magnitud de 7,8 que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, provocando la muerte de más de 3.000 personas.

La falla de San Andrés atraviesa California y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

Getty Images
La falla de San Andrés atraviesa California y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

A los científicos les preocupa específicamente la sección sur de la falla pues, según estimaciones, lleva demasiado tiempo sin descargar cantidades grandes de energía.

Estudios geológicos muestran que en los últimos 1.500 a 1.400 años, terremotos grandes han ocurrido con una periodicidad de unos 150 años en la sección sur de la falla.

El sismo más grande ocurrido en esa región fue en 1857, por lo que esa zona se considera un lugar probable para la ocurrencia de un fuerte terremoto en las próximas décadas.

Los sismólogos aclaran, sin embargo, que no tienen manera de anticipar cuándo ocurrirá un terremoto.

Destrucción causada por el terremoto de Northridge

Getty Images
El terremoto de Northridge en 1994 causó daños graves en Los Ángeles, pese a que registró una magnitud de 6,7.

Los cálculos más conservadores apuntan a que, de producirse un sismo de magnitud 7,8 en esa sección -que tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU.- cerca de 2.000 personas morirían y habría más de 50.000 heridos.

Los daños materiales superarían los US$200.000 millones.

¿El “Big One” solo está asociado con la falla de San Andrés?

Por su extensión y por el hecho de delimitar dos placas tectónicas, un terremoto en la falla de San Andrés es a menudo citado como ese Big One que muchos californianos temen.

Pero el término bien puede utilizarse para hablar de otros sismos que, de ocurrir, también pueden causar graves daños.

El sismo fracturó vías en el sur de California.

Reuters
El sismo de 7,1 del viernes fracturó vías en zonas del sur de California cercanas al epicentro.

Por ejemplo, la falla de Hayward, localizada en el este de la bahía de San Francisco fue calificada como “una suerte de bomba de tiempo tectónica” por el geólogo emérito del USGS David Schwartz.

El USGS consideró en un reporte de 2018 que esta falla “es una de las más activas y peligrosas porque recorre una región densamente urbanizada e interconectada”.

En la zona viven unos siete millones de personas.

“Cada quien, dependiendo de en qué zona de California estés, tiene su propio Big One“, señala Margolis.

El periodista hace referencia a otra falla, la de Puente Hills, ubicada debajo de la ciudad de Los Ángeles.

Un incendio desatado tras el terremoto de 7,1 en Ridgecrest, California.

AFP
Uno de los peligros inmediatos tras un terremoto son los incendios ocasionados por fallas eléctricas.

Científicos del USGS enfatizan que una ruptura de esa falla es un evento inusual, que ocurre “cada 3.000 años”.

“Los científicos se preocupan menos por esta porque no es tan activa como la de San Andrés, pero un sismo allí podría ser muy destructivo en Los Ángeles”, advierte Margolis.

Según estimaciones publicadas por el USGS en 2005, un terremoto de 7,5 en Puente Hills podría resultar en la muerte de 3.000 a 18.000 personas y pérdidas valoradas en US$250.000 millones.

En años recientes y para prevenir peores daños, sin embargo, las autoridades de Los Ángeles han requerido que los dueños de edificios fortalezcan las estructuras consideradas como débiles y vulnerables a colapsar en un terremoto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=17&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=35&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=K1yGOewtx5M&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=37&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.