A 50 años de la masacre de Tlatelolco: estamos aquí para no olvidar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

A 50 años de la masacre de Tlatelolco: estamos aquí para no olvidar

Estudiantes de universidades públicas y privadas y exintegrantes del movimiento de 1968 marcharon para conmemorar a las víctimas de la masacre del 2 de octubre. Todos bajo la misma consigna: Nunca más.
Carlo Echegoyen
Comparte

El 2 de octubre de 1968, desde el balcón del tercer piso del edificio Chihuahua, en Tlatelolco, el dirigente estudiantil Eduardo Valle se preparaba para dar lectura al discurso que llevaba escrito en un papel, guardado en su bolsillo izquierdo, ante los universitarios congregados en la Plaza de las Tres Culturas.

Sin embargo, un helicóptero, del que cayó una bengala encendida, desatando una lluvia de balas, se lo impidió, y el discurso se perdió, junto con sus lentes, en el caos de la masacre.

Marcha

Foto: Paris Martínez

Cincuenta años después, al pie del edificio Chihuahua, Ímuris Valle, hija de Eduardo, ya fallecido, lamentó la pérdida de ese discurso, en aquella noche en que su padre, como otros dirigentes e integrantes del movimiento estudiantil, terminaron en las celdas clandestinas del Campo Militar Número 1, o en las crujías de la penitenciaría de Lecumberri, conocida siempre como el Palacio Negro.

El discurso de su padre se perdió, pero Ímuris subrayó, en nombre de él y del Comité 68 –que integra a sobrevivientes y familiares del movimiento estudiantil de hace medio siglo–, que aún con el paso de las décadas, a pesar del aplastamiento por la vía militar de lo que no se pudo derrotar por la vía política, “no podrán borrar, aunque quieran, al movimiento del 68, porque es vida, y la vida florece”, y el ejemplo, asegura, está presente esta tarde del 2 de octubre de 2018 en la plaza, en la que ahora “sus hijos, sus nietos, estamos aquí para nunca olvidar”.

marcha

Foto: Carlo Echegoyen

Estas fueron las palabras con las que, formalmente, inició la marcha para conmemorar la masacre del 2 de octubre de 1968, cuando el Ejército disparó en contra de población civil, desarmada, que se manifestaba pacíficamente, en esta misma explanada.

Convocada para iniciar a las 16:00 horas, desde una hora antes la Plaza de las Tres Culturas ya se encontraba abarrotada por estudiantes de todo cuño, alumnos de la UNAM, el IPN, la UAM, la UACM, la ENAH, el Colegio de Bachilleres, todos los CCH, así como contingentes de Chiapas, Morelos y Guerrero, entre muchos otros, que ante la falta de espacio caminaron de la explanada hacia la avenida Ricardo Flores Magón, así como a Eje Central, para emprender el camino hacia el Zócalo de la Ciudad de México.

marcha

Foto: Lizbeth Padilla

La vanguardia de la marcha, encabezada por el Comité 68 –algunos de sus integrantes en silla de ruedas–, emprendió la caminata alrededor de las 16:10, y 50 minutos después, ya doblaba en la calle 5 de Mayo, para enfilarse al Zócalo.
Mientras tanto, dos kilómetros atrás, en la plaza de las Tres Culturas aún se formaban contingentes para marchar, y lo siguieron haciendo hasta poco antes de las 18:00 horas, es decir, casi dos horas después de que partiera el primer contingente.

En el Zócalo, pronto el flujo de estudiantes llenó la plaza al ritmo de la Banda de Tlayacapan, la misma que acompañaba a Emiliano Zapata en las plazas de Morelos durante la Revolución Mexicana, y que ahora abrió el mitin y saludó a los manifestantes.

marcha

Foto: Lizbeth Padilla

A 50 años de la masacre, luego de la tradicional banda de viento, las primeras palabras que se pronunciaron en la principal plaza del país son las de Rosario Castellanos, cuyo poema “Memorial de Tlatelolco”, retumba contra Palacio Nacional.

“No busques lo que no hay: huellas, cadáveres
que todo se le ha dado como ofrenda a una diosa,
a la Devoradora de Excrementos.
“No hurgues en los archivos pues nada consta en actas.
Mas he aquí que toco una llaga: es mi memoria.
Duele, luego es verdad. Sangre con sangre
y si la llamo mía traiciono a todos.
“Recuerdo, recordamos.
“Ésta es nuestra manera de ayudar a que amanezca
sobre tantas conciencias mancilladas,
sobre un texto iracundo sobre una reja abierta,
sobre el rostro amparado tras la máscara.
Recuerdo, recordamos
hasta que la justicia se siente entre nosotros.”

Los siguientes en escucharse fueron los ausentes, los caídos en la noche de Tlatelolco, hace medio siglo, y los que fueron muriendo después, los que “nos duelen en el corazón”, de entre los cuales algunos fueron mencionados por nombre, para representarlos a todos y a todas: Roberta Avendaño Martínez, Carlota Botey, Heberto Castillo, Elí de Gortari, José de Molina, José Piñero Guzmán, José Revueltas, Carlos Sevilla, Fausto Trejo Fuentes, Eduardo Valle, y Raúl Álvarez Garín, uno de los principales impulsores del Comité 68, fallecido en 2014, cuyo nombre se repitió tres veces, y por el que en tres ocasiones la multitud gritó “¡Presente!”

marcha

Foto: Carlo Echegoyen

En punto de las 18:10 horas, el mismo momento en el que hace 50 años inició el ataque en Tlatelolco, los manifestantes congregados en el Zócalo guardaron un minuto de silencio, sólo interrumpido por el rumor de los nuevos contingentes que seguían entrando a la plaza.

Tocó entonces el turno al habla a Félix Hernández Gamondi, integrante del movimiento estudiantil del 68, quien (quizás involuntariamente) retomó la misma idea que Ímuris Valle expuso al inicio de la marcha: que el movimiento del 68 florece.

marcha

Foto: Carlo Echegoyen

Luego de la masacre, narró Hernández Gamondi, “el movimiento estudiantil se fue a lamer sus heridas, a reorganizarse, a rediscutir y a redefinirse”, y tres años después se había recuperado a tal grado que, para detenerlo, el gobierno volvió a recurrir a la violencia, “engolosinado con su imagen de pistolero represor”.

Pero esa generación, siguió, no se detuvo. Unos optaron por la lucha armada, “y se fueron poniendo por delante su sangre y su vida, y lo hicieron heroicamente”, subrayó, mientras que “muchos otros nos fuimos a reproducir la experiencia política y organizativa del movimiento estudiantil del 68 en sindicatos, en organizaciones campesinas, populares, en universidades, unos como trabajadores que formaron sindicatos, otros como docentes que inyectaron nuevo impulso a la educación”.

marcha

Foto: Carlo Echegoyen

Ese “afán de libertad”, subrayó, es el que se expresó tras los sismos de 1985, cuando la respuesta ciudadana suplió la inoperancia de gobierno ante la emergencia; en 1988, “cuando vino la gran explosión electoral que puso en jaque al régimen”, y ahora en 2018, con la expulsión del PRI de Los Pinos.

La experiencia del 68, concluyó, “partió en 68, pero no es sólo el 68, sino que es una experiencia que se ha construido a lo largo de 50 años”.

Tras él, los padres y madres de los 43 normalistas detenidos y desaparecidos en Iguala, Guerrero, hace 4 años, hablaron para recordar que sus hijos fueron raptados cuando tomaban camiones para poder acudir, precisamente, a la conmemoración del 2 de octubre de 2014.

Para los sobrevivientes del 68 y los familiares de los caídos, las palabras de los padres y madres de los 43 normalistas fueron cortas y sencillas, tanto como profundas: “Estamos aquí presentes, con ustedes, su dolor es nuestro dolor, a 50 años de la masacre de Tlatelolco, la memoria está viva y honramos al movimiento estudiantil del 68”.

Por ello, se subrayó, para los responsables de la masacre del 2 de octubre de 1968, y para los responsables de la desaparición de los 43 normalistas de 2014, los papás y mamás de Ayotzinapa demandan lo mismo: “Exigimos cárcel para todos ellos, responsables, que esclarezcan los hechos es lo que exigimos como madres y padres de familia”.

Tan el dolor es el mismo, de hecho, que la consigna para las víctimas de ambos atentados de las autoridades es la misma: 2 de octubre no se olvida / es de lucha combativa… 26 de septiembre no se olvida, es de lucha combativa.

Foto: Carlo Echegoyen

Cuando aún faltaba la mitad de la marcha por ingresar al Zócalo, alrededor de las 19:30 horas (es decir, una hora y media después de iniciado el mitin en la explanada), los discursos concluyeron, con la lectura del pliego petitorio redactado por la Asamblea Interuniversitaria, que coordina al movimiento estudiantil iniciado tras el ataque porril contra estudiantes del pasado 3 de septiembre.

El pliego, cuyo cumplimiento exigen a las autoridades, es el siguiente:

1. Creación de una comisión independiente de las autoridades, para el desmantelamiento de los grupos porriles y el esclarecimiento del ataque del 3 de septiembre de 2018, así como el castigo a los responsables materiales e intelectuales de estos hechos.

2. Reestructuración de las estrategias de seguridad integral y no punitivas en las instituciones de educación superior y media superior, con una participación de la comunidad estudiantil, docente y trabajadora que priorice la seguridad de las personas sobre la del inmueble.

3. Reconocimiento de instancias resolutivas, con perspectiva de género, tripartitas e independientes, que se encarguen de la creación de mecanismos de prevención, atención y sanción a los casos de violencia de género, de forma transparente.

4. Elección democrática de todas las autoridades en las universidades, y la eliminación de las estructuras autoritarias de gobierno.

5. Garantizar la gratuidad de la educación en todos los niveles, enfatizando los niveles superior y medio superior, mediante la eliminación de todo tipo de cuotas.

6. Aumento del presupuesto a la educación, entrega incondicional y transparente de los recursos para el rescate de las instituciones en quiebra. Dignificación de la planta docente y no docente, y garantizar el acceso irrestricto a la educación superior y media superior, y que ésta sea pública, gratuita, humanística, artística, científica, popular y con perspectiva de género.

7. Abrogación inmediata de la reforma educativa y del nuevo modelo educativo.

8. Inclusión de la comunidad estudiantil y docente en la creación, diseño e implementación de los planes y programas de studio.

9. Verdad, justicia, reparación integral del daño y garantías de no repetición de todos los casos de violencia de género, asesinatos, feminicidios y desapariciones ocurridos contra miembros de las instituciones de educación superior y media superior.

10. Respeto a la liberta de expresión y garantía de no represalias contra la comunidad docente, estudiantil y trabajadora.

Tras la lectura de este pliego, el acto conmemorativo se dio por concluido, aunque sólo para permitir a la Banda de Tlayacaban retomar la música tradicional de viento. La protesta, sin embargo, continuó más allá del Zócalo, en las calles aledañas, especialmente 5 de Mayo de 16 de Septiembre, por las que miles de estudiantes aún marchaban para ingresar a la plaza, con una consigna común: “Nunca más”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Neijuan": la generación que se rebela contra los ideales del trabajo duro y el éxito en China

Muchos en China están manifestando el deseo de liberarse de la definición estándar del éxito a través de nuevas expresiones que reflejan la frustración que sienten.
19 de junio, 2021
Comparte

En China, la loca carrera competitiva empieza casi desde el minuto en que naces y va desde poder entrar a una buena escuela hasta lograr un empleo prestigioso. Pero ahora, millones de personas quieren liberarse de ese ciclo, con dos palabras que dejan entrever la frustración que sienten las generaciones más jóvenes.

Cuando Sun Ke se graduó de la universidad en 2017, se fue a Shanghái en busca de un sueño compartido por muchos de su generación -una buena carrera, un auto y hasta una casa.

El joven de 27 años no esperaba que fuera muy difícil. Sus padres lograron empezar de cero por su cuenta y ahora son dueños de varias propiedades en su lugar de origen, un pequeño pueblo cerca de Shanghái.

Sin embargo, cuando empezó su propio negocio de restaurantes en 2018, Sun Ke pronto se dio cuenta de que las grandes franquicias y plataformas de servicio a domicilio ya dominaban el mercado. Había llegado tarde a esa competencia.

“Para competir con otros con aplicaciones de servicio a domicilio, mi socio y yo tuvimos que sacar dinero de nuestros propios bolsillos, no cobrar la tarifa de la entrega y darles descuentos a los clientes. Y los que siguen haciendo el dinero son esas grandes franquicias”.

Después de dos años, terminó perdiendo más de un millón de yuanes (poco más de US$155.000). A finales de año pasado, cerró el negocio por completo.

Trabajadores pendulares curzan una calle en Pekín durante la hora de alta congestión

Getty Images
China es un lugar donde unos 600 millones de personas tiene un ingreso mensual que escasamente llega a los 1.000 yuanes (US$154).

Dice que su experiencia es un caso típico de “involución” en la China actual.

La generación involucionada

El término antropológico original “involución” (o neijuan en chino, literalmente traducido como enroscar) se refiere a un concepto social según el cual el crecimiento de la población no resulta en productividad ni mejoras de innovación.

Hoy día, el término se usa ampliamente para expresar una sensación de agotamiento.

La tendencia empezó en los campus de las universidades de élite del país con la publicación de imágenes de estudiantes que llevaban el trabajo duro a tal extremo que se volvieron virales en internet el año pasado.

En una de las fotos, un estudiante de la Universidad Tsinghua utilizaba su computador portátil mientras montaba en bicicleta.

El estudiante fue coronado como el “rey involucionado de Tsinghua” y la idea de la involución empezó a calar en toda la joven generación de China, con especial eco en los millennials, en los nacidos después de los 90 y en la llamada generación Z.

En Weibo, la mayor red social del país, las etiquetas relacionadas a la involución se han visto más de mil millones de veces. También se incluyó en un popular ranking de las 10 palabras más en boga del año pasado.

Un estudiante de la Universidad Tsinghua opera su computador portátil mientras monta en bicicleta.

Weibo
En una de las fotos, un estudiante de la Universidad Tsinghua utilizaba su computador portátil mientras montaba en bicicleta.

“Los jóvenes siguen sintiendo que si no trabajan duro o participan en competencias serán rechazados por la sociedad, pero no ven un avance a pesar de sus repetidos esfuerzos”, indicó el profesor Biao Xiang, de la Universidad de Oxford.

“La generación de nuestros padres tuvo sus desafíos, pero también sus oportunidades. Todo era nuevo. Siempre y cuando tuvieran ideas y valor, tenían muy buenas probabilidades de éxito”, dice Sun Ke.

El concepto no es exclusivo de China. Se podría decir que la mayoría de países desarrollados tuvieron una generación que vivió durante un período de bonanza.

Pero la diferencia clave es que, en China, esa “época dorada” ha transcurrido tan rápido que todavía está fresca en el recuerdo de la gente.

Eso significa que los de la generación joven, como Sun Ke, han sido testigos del éxito de sus padres, viéndolos acumular su patrimonio de la nada.

“Sus padres o algunos vecinos que son apenas 10 años mayores que ellos podían cosechar todas esas ganancias simplemente entrando en este negocio, pero esa ventana ya se cerró, ya no les queda esa posibilidad”, indica la doctora Fang Xu, catedrática de la Universidad de California en Berkeley.

Frustración con los ricos

Actualmente, China tiene el segundo mayor número de multimillonarios en el mundo. Pero también es el hogar de unos 600 millones de personas cuyo ingreso mensual es a duras penas 1.000 yuanes (US$154).

Esa enorme disparidad ha generado un resentimiento creciente de los jóvenes hacia sus empleadores.

También ha aumentado la sensación entre la juventud de que los de arriba no entienden sus dificultades.

Su Mang, una empresaria y exeditora en jefe de la revista de moda Harper´s Bazaar China, fue duramente criticada después de decir que la involución es “la brecha entre el deseo propio y la pereza”.

Se disculpó después, pero el daño ya estaba hecho.

“Si los jefes pudieran solidarizarse con la gente que trabaja para ellos, el ‘996’ no existiría y tampoco la involución”, comentó un usuario, en referencia a la cultura en el mundo empresarial de China de trabajar de 9am a 9pm, 6 días a la semana..

“Los capitalistas deberían cerrar la boca”, escribieron otros.

El fundador de Alibaba, Jack Ma durante una conferencia el 5 de septiembre de 2018 en Hangzhou, China.

Getty Images
El multimillonario Jack Ma es un promotor de la cultura 996.

El multimillonario Jack Ma era un promotor de la cultura 996, la que llamaba una “bendición”. Esa postura, además de las investigaciones que le hicieron a su compañía Alibaba, hicieron caer su reputación.

“Acuéstate”, una opción prohibida

Pero ahora ha surgido un nuevo concepto: el de “acostarse” o tang ping en mandarín.

Empezó después de que el usuario de un foro dijera que aunque no había estado trabajando durante los últimos dos años, él no lo veía como un problema, en clara contradicción con la definición tradicional del éxito en China.

Sostuvo que no había necesidad de seguir los ideales de la sociedad.

“Solo acostándose se puede lograr ser la medida de todas las cosas”, escribió, y así nació el concepto de “acostarse”.

La idea detrás de tang ping -no trabajar demasiado, estar satisfecho con metas asequibles y permitirse el tiempo para relajarse- ha sido elogiada por muchos y ha inspirado numerosos memes. Ha sido descrita como un movimiento espiritual.

El profesor Xiang de Oxford sugirió que estas tendencias muestran el deseo de la joven generación de “abandonar competencias sin sentido” y la necesidad de reconsiderar los antiguos modelos de éxito.

Muchos jóvenes chinos se han hecho eco de la idea de abandonar esta carrera loca, pero los expertos indican que podría ser difícil que este concepto tenga una amplia aceptación, pues las autoridades podrían determinar que va en contra de los valores socialistas.

En un discurso de 2018, el presidente de China, Xi Jinping, dijo que la nueva era “pertenece a aquellos que trabajan duro” y que “la felicidad solo se puede lograr a través de grandes emprendimientos“.

Motociclistas que hacen despachos a domicilio esperan a que les lleguen los pedidos en una calle en Shanghái

Getty Images
Motociclistas que hacen entregas a domicilio esperan a que les lleguen los pedidos en una calle en Shanghái.

Los medios estatales también han reaccionado negativamente contra el concepto de “acostarse”.

En un artículo publicado en el Guang Ming Daily, un diario que se especializa en asuntos culturales, su autor criticaba a los “acostados” por el daño que le hacían a la economía del país y a la sociedad en general.

En otro comentario de opinión en el Danfang Daily, el columnista tildó la última tendencia de “injusta y vergonzosa”.

No obstante, la doctora Xu señala que no cree que estas tendencias vayan a desaparecer.

“Tristemente diría que en los próximos cinco a diez años será así, porque no hay grandes evoluciones tecnológicas en el ámbito industrial, de manera que no hay nuevos campos que puedan explorar”.

Metro en China

Getty Images

“El resultado es que la involución continuará”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8kErwjPKwjY&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.