¿Cuánto falta para llegar? La pregunta de los niños de la caravana migrante
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
UNICEF

¿Cuánto falta para llegar? La pregunta de los niños de la caravana migrante

Las caminatas en territorio mexicano, con calor y humedad, han fatigado a los menores; UNICEF México calcula que una de cada cuatro personas que están caminando hacia Estados Unidos son niños.
UNICEF
Por Andrea Vega
29 de octubre, 2018
Comparte

Después de caminar por 17 días desde Honduras hasta Santiago Niltepec, Oaxaca, donde han llegado hoy y donde pasarán la tarde-noche hasta su salida en la madrugada, los niños y niñas de la caravana migrante, que partió de su país el 13 de octubre, están ya agotados por el trayecto.

Las caminatas en territorio mexicano, con calor y humedad, los han fatigado.

Algunos han presentado cuadros de diarrea por ingerir alimentos a los que no están acostumbrados. Otros han tenido cuadros de gripe debido a las lluvias a las que han estado expuestos por las noches y al sol del día.

Tanto los cuadros de diarrea como los de gripe están bajo control gracias al apoyo de las comunidades por donde va pasando la caravana, las donaciones y la intervención de las organizaciones de la sociedad civil, la Cruz Roja, e instituciones de gobierno como el DIF. En cada punto al que están llegando, la
comunidad les ofrece comida y “aventones” para ayudarlos a avanzar más rápido.

“Hemos organizado puntos de abastecimiento de agua para que los migrantes puedan hidratarse, porque han sido recorridos muy largos para ellos y con mucho sol. Un recorrido de un punto a otro que por lo general toma media hora en automóvil a ellos les está tomando hasta cuatro horas”, dice Alejandra Castillo, integrante de UNICEF México, quien se encuentra acompañando a la caravana.

Las familias que traen niños menores de cinco años van a un ritmo más lento, los papás los van cargando y eso agota más a todos.

Aunque no tienen un dato exacto, UNICEF México calcula que una de cada cuatro personas que están caminando hacia Estados Unidos son niños, muchos de ellos tienen un promedio de cuatro años de edad, pero también hay muchos de meses.

“Lo que vemos en esta primera caravana es que está integrada en su mayoría por familias y vienen con sus niños pequeños”, dice Castillo.

Los menores, agrega, se han resfriado por los cambios de temperatura. Ante esto, los padres están acudiendo a los puestos de atención que ha colocado el DIF y la Cruz Roja para que sus hijos reciban atención médica y medicinas. Eso por ahora ha controlado los cuadros de gripe y diarrea que los niños han presentado.

Pero el camino se va complicando, dice Castillo. De Arriaga, en Chiapas, a Tapanatepec, en Oaxaca, no hubo un poblado intermedio donde pudieran recibir agua y comida o donde descansar y eso mermó mucho a la gente.

“En el camino encontrábamos familias en los acotamientos de la carretera tomando un descanso porque no había donde más hacerlo”.

De Niltepec a la posible parada siguiente, que sería Juchitán, tampoco hay poblados donde se pueda apoyar a los migrantes o donde puedan establecer sus carpas para descansar. “Va a ser un trayecto pesado para las familias y muy pesado para los niños”.

Se prevé que esta madrugada la caravana emprenda camino rumbo a Juchitán o a Matías Romero, también en Oaxaca. “En automóvil es un trayecto de unos 40 minutos, pero a la caravana le puede tomar unas cinco horas y el riesgo es que cruzarían La Ventosa, donde hay mucho viento”.

A partir de estos puntos preocupa el frío. Después de caminar en el calor y la humedad, los migrantes se encontrarán con temperaturas bajas. La mayoría solo trae la ropa que tienen puesta y no cuentan con chamarras o cobijas.

Aunque en cada comunidad se ha estado estableciendo también un puesto con ropa donada, dice Castillo, “habrá que escalar la respuesta entre la sociedad civil y las autoridades para asegurarnos que tengan abrigo suficiente”.

Respecto a las medidas de protección, después de que se difundió la noticia de un intento de secuestró a un niño, la caravana se está organizando para protegerlos.

“Están voceando que los menores permanezcan cerca de sus familias y otras medidas de conducta en cada población a la que llegan”.

Pese a todos las complicaciones y el cansancio, cuando los niños y niñas llegan a los puntos de descanso, toman una siesta y luego encuentran espacio y ánimo para jugar en los columpios de los parques públicos o con lo que se pueda.

“Lo que escuchamos mucho de ellos es que preguntan: ¿cuánto falta para llegar? Porque ya están fatigados después de tantos días de camino, pero aún se les ve de buen ánimo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué tan fuerte es tu apretón de manos y qué dice sobre tu estado de salud

La mano humana tiene muchas funciones, pero también puede ser un indicador de varias enfermedades comunes.
Getty Images
15 de noviembre, 2020
Comparte

La mano humana es extraordinaria.

No solo nos permite arrojar, agarrar o recoger cosas, sino que también es un indicativo de salud.

Evaluando la cantidad de fuerza que una persona puede generar con su agarre de manos, los investigadores pueden comprender la fuerza de una persona, conocer la velocidad a la que envejece e incluso diagnosticar ciertas afecciones de salud, como enfermedades cardíacas y cáncer.

La fuerza del agarre se puede medir usando un dinamómetro, con el cual la persona lo agarra de la misma forma que sostendrían un vaso, con el codo echado hacia un lado y colocado en ángulo recto.

Entonces se exprime el instrumento durante unos cinco segundos. La prueba se realiza en ambas manos, normalmente con tres apretones por mano, y entonces se mide la fuerza media.

Los hombres de entre 20 y 30 años poseen la mayor fuerza, mientras que las mujeres mayores de 75 tienen la menor.

Grupo de hombres y mujeres juntando sus manos.

Getty Images
Los hombre y mujeres de entre 20 y 29 años de edad son el grupo que mayor fuerza media posee en sus manos.

En las personas entre 20 y 29 años, el apretón medio es de 46 kilogramos de fuerza en hombres y 29 kilogramos en mujeres. Esta medida decrece hasta 39 y 23,5 kilogramos respectivamente cuando la persona alcanza entre 60 y 69 años de edad.

¿Qué significa tener menos fuerza en las manos?

Algunas investigaciones han mostrado que tener una fuerza de agarre menor que la media si se compara con el mismo género y rango de edad se asocia a un mayor riesgo de fallo cardiovascular. Una fuerza menor indica cambios perjudiciales en la estructura y funciones del corazón.

De forma similar, un apretón más débil puede predecir una muerte cardíaca, muerte por cualquier otra causa e ingresos en hospitales por un fallo en el corazón.

La fuerza de un apretón de manos también puede ser útil para predecir la supervivencia al cáncer. Aunque la supervivencia se base en otros factores como el tipo de cáncer y el tiempo de diagnóstico, un estudio afirma que sus pacientes tuvieron más posibilidades de superar cáncer de pulmón mientras más fuerte era su apretón.

Doctor revisando una placa de tórax.

Getty Images
Un estudio afirma que una mayor fuerza en la mano está asociada con mayor supervivencia al cáncer de pulmón.

Ser diagnosticado con cáncer colorrectal, de próstata o pulmón en hombres y mama o pulmón en mujeres está asociado con una reducción de cinco kilogramos de fuerza en la mano en las personas que tienen entre 60 y 69 años.

Este deterioro también se vinculó a un aumento en las posibilidades de morir con cáncer colorrectal en hombres y de mama en mujeres.

La obesidad también está asociada a un apretón más frágil en una etapa más adulta. La presencia de grasa alrededor de un músculo reduce su eficacia.

Un trabajo reciente mostró que las personas que desarrollan diabetes tipo 2 tienen un apretón de manos más débil. Probablemente, esto está causado por la presencia de grasa en los músculos, haciéndolos menos eficientes y consecuentemente provocando inactividad y empeoramiento muscular.

Persona pesándose en una báscula.

Getty Images
La obesidad también está asociada a una pérdida de fuerza en las manos.

La fuerza de la mano disminuye con la edad. Mientras el cuerpo pierde masa muscular cuando envejece, también pierde fuerza en su mano.

El envejecimiento provoca una disminución de la masa (y función) muscular, a un ritmo de 1% anual a partir de la mediana edad. Esto puede resultar en una pérdida de hasta el 50% de la masa muscular entre los 80 y los 90 años de edad.

Pero el envejecimiento progresa a diferentes ritmos en las personas.

Esto significa que la fuerza de agarre podría disminuir por los cambios relacionados con la edad en el sistema nervioso, donde las señales no viajan tan rápido, o por la pérdida de masa muscular en los brazos.

Otro estudio ha demostrado que la fuerza de agarre reducida en los adultos mayores se asocia con una función cognitiva más baja.

Pérdida muscular

La pérdida muscular ocurre en todo el cuerpo cuando desarrollamos ciertas dolencias de salud y envejecemos.

Sin embargo, la fuerza puede ser difícil de medir en varias zonas, de ahí que las manos sean tan importantes. Su habilidad para producir tanto movimientos refinados como potentes les hace ser un buen indicador general de salud.

Mujer haciendo ejercicio.

Getty Images
Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio.

Cuando enfermamos, incluyendo diabetes, corazón o cáncer, se reduce la habilidad de nuestros músculos de generar fuerza. También se deteriora la funcionalidad y movilidad de los mismos.

Esto resulta de una combinación de factores, como la reducción de la función del corazón de permitir movimientos prolongados, la pérdida de eficiencia y masa muscular y la fatiga.

Ciertas condiciones de salud también pueden causar fatiga, lo que nos hace menos propensos a movernos y hacer ejercicio, provocando un ciclo de mayor pérdida muscular y disminución de la fuerza.

El cáncer, en particular, puede limitar el funcionamiento de nuestro sistema digestivo, dificultando el consumo de alimentos y reduciendo el apetito.

Puño apretado.

Getty Images
¿Qué tan fuerte es tu apretón de manos?

Los alimentos que comemos, especialmente las proteínas, son importantes para mantener la masa muscular y la fuerza. Sin alimentos adecuados que nos den energía, el cuerpo debe aprovechar sus reservas internas para generarla.

Una de las principales formas en que lo hace es quemando el tejido que no se está utilizando, y el músculo es el combustible favorito para esta situación. La pérdida de masa corporal reduce las reservas naturales del cuerpo y, potencialmente, su capacidad para soportar enfermedades crónicas prolongadas.

Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio. Los músculos se descomponen si no se usan.

Por ejemplo, es bien sabido que hacer que los pacientes caminen después de una cirugía previene la pérdida de músculos y huesos y reduce la duración de la estadía en el hospital.

De cualquier manera, un fuerte apretón de manos puede ofrecer más información sobre ti de lo que piensas.

Adam Taylor es profesor de anatomía en la Universidad de Lancaster en Reino Unido.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Haga clic en este enlace para leer la nota original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OPBtbIkRIUc&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.