México, el país que más basura genera en América Latina ¿cuáles son las naciones que le siguen?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

México, el país que más basura genera en América Latina ¿cuáles son las naciones que le siguen?

El planeta genera más de 2.000 millones de toneladas de basura al año, pero expertos calculan que produciremos hasta 3.400 millones en el año 2050. ¿Cómo contribuye América Latina a estas preocupantes cifras?
AFP
9 de octubre, 2018
Comparte

En el mundo se produce cada vez más basura.

Según un informe del Banco Mundial (BM) publicado el pasado septiembre, los desechos generados en el planeta en 2016 alcanzaron los 2.010 millones de toneladas.

Según las previsiones del BM, esta cifra se disparará hasta llegar a los 3.400 millones de toneladas en el año 2050. Es decir, que en poco más de tres décadas generaremos casi un 70% más de basura.

Los expertos del organismo, que llaman a poner en marcha “medidas urgentes” para frenar esta tendencia, apuntan a la rápida urbanización y el crecimiento de la población como algunas de las causas de este problema.

En regiones como el África Subsahariana o Asia Meridional, la cantidad de desechos en 2050 se triplicará y duplicará, respectivamente.

Botellas de plastico.

AFP
El uso de plástico es uno de los factores más problemáticos.

Pero en el informe también se señala a factores “especialmente problemáticos” como el plástico, del que en 2016 se generaron 242 millones de toneladas de desechos, cuya adecuada gestión, reutilización y reciclaje son fundamentales para reducir su gran impacto en el medio ambiente.

¿Y en América Latina? ¿Cuánta basura generan los países de la región y cuál será su tendencia en las próximas décadas?

La influencia del turismo

La tasa media de generación de basuras per cápita en América Latina (en los países cuyo idioma oficial es español o portugués) es de 0.87 kg. al día, lo que supera el promedio mundial fijado en 0.74 kg.

Mapa de desechos por país.

BBC

Pero la diferencia es aún mayor si en el mapa de la región se incluyen los países anglófonos del Caribe, la mayoría de los cuales se colocan a la cabeza de generación de residuos y que aumentan la media regional hasta 0.99 kg.

Y según la proyección del Banco Mundial, en el año 2050 esa cifra pasará a ser de 1.30 kg. diarios per cápita.

De hecho, algunos de estos territorios ya muestran cifras hasta tres y cuatro veces superiores como las Islas Vírgenes de Estados Unidos (4.46 kg.) y las Británicas (3.75 kg.).

Turistas en Islas Vírgenes de EE.UU.

Getty Images
La gran afluencia de turistas en las Islas Vírgenes de EE.UU. es uno de los motivos de su alta producción de desechos.

John Morton, especialista en Ambiente Urbano del Banco Mundial y responsable del estudio, califica el caso de las islas como “la peculiaridad de América Latina y el Caribe”.

En la generación de residuos influye “que tanta población viva en un área tan pequeña y la existencia de actividades comerciales y el turismo”, le dice a BBC Mundo.

Este último elemento, por ejemplo, es una de las causas que explica la presencia de República Dominicana entre los cinco países que más basura producen en América Latina.

5 países de América Latina que más basura generan

BBC

Nivel de ingresos

El factor más importante para comprender qué países son los que más y menos basura generan en América Latina, sin embargo, es otro: el nivel de ingresos de sus habitantes.

“Si la población tiene más dinero, su consumo será mayor y producirán más desechos”, resume Morton.

No es, en absoluto, un hecho exclusivo de esta región. En todo el mundo, los países de ingreso alto generan más del 34% de los desechos, pese a que en ellos solo vive el 16% de la población del planeta.

Cubo de basura con vasos de plástico de sitios de comida rápida.

Getty Images
El nivel de ingresos de la población de un país es determinante para que se generen más o menos residuos.

“En América Latina hay muchos países de ingreso medio-alto, por lo que su generación de basura es mucho mayor que en otros lugares del mundo como África, por ejemplo”, subraya el experto.

Y esta desigualdad económica dentro de la región, dice Morton, es la que explica que países como México, Chile o Argentina sean los que más desechos generan frente a la tasa de otros como Guatemala o Bolivia.

5 países de América Latina que menos basura generan

BBC

La región que menos recicla

El informe señala cómo tener sistemas adecuados de gestión de desechos es la base de una economía circular, en la que los productos pueden ser optimizados de modo que sean reutilizados y reciclados.

Pero el reciclaje es, precisamente, una de las grandes asignaturas pendientes en América Latina y el Caribe.

Mujer reciclando vidrio en Guatemala.

AFP
El reciclaje es un hábito aún poco extendido en América Latina y el Caribe.

Según los datos del Banco Mundial, esta es la región que menos recicla del mundo: solo un 4.5% de su basura (el promedio del planeta es del 13.5%).

Sin embargo, es importante destacar que de nuevo son las islas anglófonas del Caribe —donde el mercado del reciclaje es aún incipiente— las que hacen descender la media en la región.

“El reciclaje en América Latina recae sobre todo en el sector informal como las personas que ves recogiendo por la calle”, señala Morton.

Hombre sacando cartones de la basura

Getty Images
El mercado de la reutilización o reciclaje informal es habitual en América Latina.

“Esto añade cierto valor, pero no tiene nada que ver con el gran compromiso público hecho en países de Europa o Japón, donde se puede reciclar hasta el 50 o 60% de la basura”.

La clave de los desechos de alimentos

El experto destaca buenas prácticas como la de Argentina, donde “la demanda pública hizo presión para fomentar el reciclaje como política pública”, o Colombia, donde existen programas de pago o recompensa para las personas que reciclan.

Algunas de sus recomendaciones para detener esta imparable tendencia al alza en la generación de basura pasan por fomentar el reciclaje, reducir el consumo de plásticos y el de los desechos alimenticios gracias a la educación de la población.

Mujer separando restos de alimentos.

Getty Images
Es recomendable gestionar de manera eficiente los restos de alimentos, que en América Latina y el Caribe suponen más de la mitad de la basura que se genera.

“Los desechos que más puedes reducir como ser humano son los de comida, que en el caso de América Latina y el Caribe son más del 52% del total y de los que un gran porcentaje acaba en vertederos”, le asegura a BBC Mundo el especialista del Banco Mundial.

Para hacerlo, recomienda gestionar de manera eficiente los restos de alimentos aprovechando las sobras, llevándolas a un banco de comida o incluso transformándolos en composta.

“Lo que es necesario es un compromiso real, tanto de la población como de los Estados a través de políticas proactivas para gestionar adecuadamente los desechos”, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Aumentan casos de COVID en el INM: van 186 agentes migratorios contagiados

En lo que va de la pandemia ya suman 238 casos de COVID entre personas extranjeras y elementos del INM, pero ninguno se ha informado oficialmente.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Aberto Pradilla
21 de diciembre, 2020
Comparte

Hasta el momento, 186 elementos federales del Instituto Nacional de Migración (INM) se han contagiado de COVID-19.

La mayor cantidad de contagios entre agentes migratorios se registró en la delegación del INM en Baja California, con 23 casos. Le siguen las delegaciones de Tamaulipas y Ciudad de México, con 22 casos en cada una; y la Dirección General de Administración, con otros 20. 

Las delegaciones del INM en Coahuila, con 12 contagios, y la de Sinaloa, con 11, son otras de las que más contagios registraron, según documentos a los que Animal Político tuvo acceso por transparencia. 

Todos estos casos nuevos se añaden a los dados a conocer por este medio en una nota el pasado 30 de noviembre, en la que se documentó que, a pesar de que públicamente el Instituto ha negado que tuviera contagios en sus centros de detención, al corte del mes de octubre iban al menos 52 migrantes detenidos que dieron positivo a COVID-19.

En total, entre personas extranjeras y elementos del INM, suman de manera oficial 238 positivos de COVID que el Instituto no ha reportado a la ciudadanía ni en comunicados, ni a través de sus redes sociales, ni en respuesta a las múltiples peticiones que organizaciones defensoras de derechos humanos le han hecho desde que arrancó la pandemia. 

La última petición pública fue el pasado 9 de diciembre por medio del escrito ‘México: Urge transparencia y protección de la población migrante durante COVID-19’, en el que organizaciones como Amnistía Internacional, el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), y Sin Fronteras, instaron al INM una vez más a que transparente los datos de contagios, pruebas realizadas y medidas tomadas para la detección de población migrante con COVID-19 dentro de las estaciones migratorias. 

Pero, hasta ahora, el INM sigue sin darles respuesta. 

Además de cuestionar al Instituto por el número de migrantes y de elementos contagiados, este medio también preguntó por transparencia el número de personas fallecidas como consecuencia de la COVID-19 y que estaban bajo la custodia del INM. 

Es decir, se cuestionó sobre migrantes que fallecieron estando bajo responsabilidad del INM, independientemente de si murieron en el centro de detención, o en un hospital o centro clínico, tras recibir atención sanitaria.

Sin embargo, la instancia federal, a través de su Dirección de Estaciones Migratorias, hizo caso omiso a esta precisión, y se limitó a responder que en sus estaciones no tienen constancia de muerte alguna por el virus. Obviando, por ejemplo, casos como el de un migrante salvadoreño de 22 años que falleció el pasado 22 de abril en un hospital de la Ciudad de México, tras entregarse a la autoridad migratoria en Tijuana y ser trasladado a Iztapalapa para su posterior expulsión.

Precisamente, por este caso la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al INM. En el escrito, la Comisión responsabilizó al personal de la estación migratoria de Iztapalapa de no brindar una atención médica adecuada a esta persona migrante, y de no identificar de manera oportuna un cuadro sospechoso de COVID. Además, acusó al INM de no haber canalizado a tiempo al agraviado a un hospital, donde murió. 

También se preguntó vía transparencia a la Secretaría de Salud Federal sobre casos COVID de personas extranjeras detenidas en centros del INM. La dependencia federal respondió con la base de datos de la Dirección General de Epidemiología que está actualizada al 16 de diciembre, y en la que consta que suman 1 mil 819 extranjeros contagiados, según pruebas de laboratorio. 

Sin embargo, en su respuesta, la Secretaría de Salud especificó que los datos fueron tomados en unidades médicas, por lo que tampoco precisó cuántos de los migrantes contagiados pasaron por una estación migratoria, y cuántos son migrantes con permiso de residencia en México.

Hasta ahora, lo único que se sabe con certeza es que el INM tan solo ha aplicado 78 pruebas PCR a migrantes detenidos en sus estaciones, de los cuales 52 dieron positivo, casi el 72%, tal y como reveló este medio el 30 de noviembre.

Entre abril y septiembre, según la Unidad de Política Migratoria, fueron detenidos 40 mil 362 migrantes y, de ellos, 16 mil 365 fueron deportados. Todos ellos pasaron por un arresto y una reclusión al interior de la estación migratoria. Sin embargo, Salud solo realizó 78 pruebas, de las que la mayoría resultaron positivas. Es decir, que miles de foráneos, en su mayoría centroamericanos, fueron devueltos a sus países tras permanecer encerrados en espacios cerrados y sin condiciones higiénicas y sin comprobar si podían haberse contagiado. 

A un cubrebocas y medio por migrante detenido

El pasado 15 de octubre diversas organizaciones defensoras de derechos humanos publicaron un informe en el que denunciaron que los migrantes detenidos en centros del INM enfrentan hacinamiento y malas condiciones de higiene. Por ejemplo, se señaló que el suministro de jabón y agua es “muy limitado” y que en las estaciones el reparto de cubrebocas a las personas detenidas es escaso. 

Sobre el reparto de insumos sanitarios en la pandemia, Animal Político preguntó al Instituto cuántos cubrebocas ha entregado a la población migrante bajo su custodia. A lo que la institución respondió por transparencia que entre marzo y octubre, el dato más actualizado que tienen relativo a la pandemia, entregaron un total de 73 mil 736 cubrebocas.

Ahora bien, si se tiene en cuenta que, de acuerdo con datos oficiales de la Unidad de Política Migratoria en ese mismo periodo de tiempo fueron ingresados en centros de detención un total de 48 mil 790 migrantes, esto supone que el INM, en lo que va de pandemia, ha repartido una media de 1.5 cubrebocas por persona detenida bajo su custodia.

Por ejemplo, entre los diez centros de detención que tiene el INM en Chiapas, la principal puerta de entrada de personas indocumentadas procedentes de Centroamérica y también de deportación de México, el Instituto reportó que lleva entregados 15 mil 568 cubrebocas en pandemia; es decir, entre marzo y octubre. Y en ese mismo periodo de tiempo ha detenido a 13 mil 566 migrantes en la entidad. Es decir, repartió un cubrebocas por persona detenida.

En Oaxaca, el INM detuvo en el mismo periodo de pandemia a 1 mil 458 personas, a los que le repartió 1 mil 574 cubrebocas. También a uno por migrante. 

En Tabasco, también en la frontera sur, detuvo a 3 mil 810 migrantes, a los que le entregó 3 mil 060 cubrebocas. También, a uno por detenido. 

En la frontera norte, en Tamaulipas, el INM detuvo a 12 mil 099 migrantes, a los que le dio 15 mil 724 cubrebocas. A 1.3 por persona. 

Mientras que en la Ciudad de México, 403 migrantes fueron detenidos y puestos en centros migratorios. En este punto, el INM reporta que repartió 5 mil 392 cubrebocas en la estación de Las Agujas de Iztapalapa. Aquí sí el promedio aumenta notablemente: a 13.3 por persona. 

Por otra parte, también llama la atención que en estaciones migratorias como la de Chihuahua, el INM no ha repartido ni un solo cubrebocas. Tampoco en la estación de Tenosique, en Tabasco. Ni en centros provisionales de detención como El Ceibo, también en Tabasco, o en el de Nogales, Sonora, o en el de Tuxpan, en Veracruz. 

Animal Político mandó un cuestionario al INM preguntándole el porqué no repartió cubrebocas en algunas estaciones y estancias provisionales de detención. Pero al momento del cierre de esta nota no había ofrecido ninguna explicación. 

Protestas

La política de México hacia los migrantes durante la pandemia ha sido criticada por organizaciones de derechos humanos y la CNDH. Desde el cierre de fronteras decretado a finales de marzo el gobierno tuvo que lidiar con dos tipos de problemática al norte y al sur. En la frontera con EU comenzó a aplicarse el Título 42, que permite a las autoridades norteamericanas devolver a México a cualquier persona que esté cruzando irregularmente sin darle opción a pedir asilo. En el sur, la clausura de las fronteras centroamericanas dificultó la expulsión de los detenidos.

De este modo, el INM se hizo cargo tanto de las personas a las que arrestaba como a los que eran devueltos desde EU. Al mismo tiempo, las protestas en los centros de detención se incrementaron, hasta el punto en el que un motín registrado en Tenosique, Tabasco, el 30 de marzo, se saldó con un solicitante de asilo guatemalteco muerto. Recientemente la CNDH emitió una recomendación en la que señala a la institución que dirige Francisco Garduño como responsable. 

A partir de aquel momento cambió la política y el INM decidió vaciar sus centros de detención. Para finales de abril apenas quedaban 106 extranjeros encerrados. Para ello, otorgó permisos temporales e incluso llegó a dejar abandonados en la frontera con Guatemala a migrantes a los que se instó a cruzar por su propio pie.

Sin embargo, a pesar de que la pandemia nunca bajó en México, progresivamente el INM volvió a llenar sus estaciones migratorias. Como ocurrió desde el inicio, los centros de detención fueron focos de contagio en los que no se respetaron las medidas de higiene y tampoco se realizaron pruebas para conocer el alcance de los contagios. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.