La historia de Denis Mukwege, el ginecólogo de mujeres violadas en el Congo que ganó el Nobel de la Paz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La historia de Denis Mukwege, el ginecólogo de mujeres violadas en el Congo que ganó el Nobel de la Paz

El ginecólogo congoleño Denis Mukwege es conocido como el Doctor Milagro por su capacidad para reparar, mediante la cirugía reconstructiva, el daño infligido a las mujeres que han sido violadas.
5 de octubre, 2018
Comparte

El ginecólogo congoleño Denis Mukwege es conocido como el “Doctor Milagro” por su capacidad para reparar, mediante la cirugía reconstructiva, el horrible daño infligido a las mujeres que han sido violadas.

Mukwege, de 63 años, estableció hace casi 20 años el hospital Panzi en la ciudad de Bukavu, en el este de la República Democrática del Congo. Fue poco después de su primera experiencia tratando a una mujer que había sido violada y mutilada por hombres armados.

En una entrevista con la BBC, el doctor Mukwege relató la horrible lesión que la paciente había sufrido y contó que no solo la habían violado sino que también habían disparado balas contra sus genitales y muslos.

Su hospital ahora atiende a más de 3.500 mujeres al año. A veces, el médico realiza hasta 10 operaciones por día.

“Inicié un hospital hecho con carpas. Construí una sala de maternidad con un quirófano. En 1998 todo fue destruido nuevamente. Así que comencé de nuevo en 1999”, le dijo a la BBC en 2013.

El doctor Mukwege habla con el personal y con estudiantes en el hospital que creó.

AFP
El doctor Mukwege habla con el personal y con estudiantes en el hospital que creó.

“El conflicto en la República Democrática del Congo no es entre grupos de fanáticos religiosos. Tampoco es un conflicto entre Estados. Es un conflicto causado por intereses económicos, y la forma en que se está librando es destruyendo a las mujeres congoleñas“, denunció Mukwege.

El este de RD Congo ha sufrido más de dos décadas de conflicto, con numerosos grupos armados luchando por el control de los ricos yacimientos de oro y otros minerales preciosos de la región.

Muchas milicias diferentes han sido acusadas de llevar a cabo la violación indiscriminada de mujeres de la región.

En 2010, un alto funcionario de la Organización de Naciones Unidas (ONU) calificó al país como “la capital mundial de la violación”.

Campaña femenina para que regrese

En septiembre de 2012, en un discurso ante la ONU, Mukwege criticó al gobierno del presidente Joseph Kabila y a otros países por no hacer lo suficiente para detener lo que llamó “una guerra injusta que ha utilizado la violencia contra las mujeres y la violación como estrategia de combate“.

El mes siguiente fue atacado por hombres armados que irrumpieron en su casa y retuvieron brevemente a sus hijas como rehenes.

Según el sitio web de su organización, un amigo de confianza que era guardia de seguridad fue asesinado durante el ataque.

Más tarde huyó con su familia a Suecia y luego a Bélgica.

Mapa de RD Congo

BBC

Regresó a su hogar en 2013 luego de que mujeres locales realizaran una campaña para recaudar fondos para pagar su boleto de regreso.

“Después de ese gesto realmente no pude decir que no. Además, estoy decidido a ayudar a combatir estas atrocidades, esta violencia”, le dijo al programa Outlook de la BBC en 2013.

“Mi vida ha tenido que cambiar desde que regresé. Ahora vivo en el hospital y tomo una serie de precauciones de seguridad, así que perdí algo de mi libertad”, relató.

El doctor Mukwege vive actualmente bajo la protección permanente de las fuerzas de paz de la ONU en su hospital.

‘Estaba operando cuando escuché la noticia’

En una breve entrevista con el Comité del Nobel contó que se encontraba en el quirófano cuando llegaron las noticias del premio.

“Fue cuando estaba operando y escuché que la gente comenzó a llorar y fue muy sorprendente”, dijo.

“Puedo ver en la cara de muchas mujeres cuán felices están de haber sido reconocidas y esto es realmente muy conmovedor”, agregó.

Una foto de Mukwege y el personal del hospital Panzi celebrando la adjudicación del Nobel de la Paz fue compartida a través Twitter:

Las multitudes reunidas en el hospital celebraron el premio, que Mukwege dedicó a las muchas mujeres que fueron víctimas de violencia sexual.

Aunque se ha peleado con el gobierno de RD Congo, el portavoz gubernamental Lambert Mende felicitó al doctor Mukwege.

“Hemos tenido diferencias con (él) cada vez que trató de politizar su trabajo, a pesar de que su labor es importante desde un punto de vista humanitario”.

“Pero ahora estamos satisfechos con el reconocimiento de la Academia del Nobel por el trabajo de un compatriota“, dijo Mende a la agencia de noticias AFP.

Denis Mukwege nació en 1955 en Bukavu. Asistió a la escuela de medicina al otro lado de la frontera, en Burundi, y luego estudió ginecología y obstetricia en la Universidad de Angers, en Francia.

Se inspiró para convertirse en médico después de acompañar a su padre, un pastor, a numerosas visitas para ver a los enfermos.

Ha recibido muchos otros premios internacionales, incluido el Premio de Derechos Humanos 2008 de la ONU. Y en 2009 fue nombrado Africano del Año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Un baile no planeado: así surgió la activación de adultos mayores en la vacunación COVID

Promotores deportivos tomaron el control de la logística y las jornadas de inmunización fluyeron con menos caos.
Cuartoscuro
28 de febrero, 2021
Comparte

Minutos antes de las 2 de la tarde del viernes 26 de febrero, tres integrantes de la brigada Ponte Pila levantan de sus asientos al centenar de adultos mayores que esperan para pasar a recibir la vacuna de COVID-19 en la Prepa 1 en la alcaldía de Xochimilco.

Suena la canción Dónde estás, Yolanda, de la Sonora Santanera. Los activadores, vestidos con pants verde, piden seguir el ritmo con palmas y aquello se vuelve un coro de aplausos y una coreografía de pies que van un paso a la derecha y otro a la izquierda, mientras muchas de las bocas siguen el coro: te busqué, te busqué, Yolanda.

Lee: Diferentes métodos, aunque también filas: Cómo ha sido la vacunación en otros países

El baile se para por la hilera de adultos mayores a los que ya les piden avanzar a las mesas de vacunación, con ese ánimo reciben las dosis de la vacuna rusa Sputnik V.

Vanesa Tirado, promotora deportiva e integrante de Ponte Pila cuenta que fue hace más o menos un mes cuando les dijeron que iban a participar en las jornadas de inmunización. El baile y los ejercicios con las personas de 60 años y más no eran parte de la agenda.

Pero en el día uno de la aplicación, el 15 de febrero, en la alcaldía Magdalena Contreras, Vanesa vio que los adultos mayores tenían frío y empezaban a impacientarse durante la espera para pasar a que les aplicaran el biológico; otros estaban nerviosos.

Así que a la joven de 27 años se le ocurrió ponerlos en movimiento. Solicitó permiso para hacer una activación y pidió música. “La primera canción que pusimos fue Como La Flor. En cuanto empezó la cumbia y se oyó la voz de Selena, los señores se animaron, hubo hasta gritos”, cuenta Vanesa.

Ella es licenciada en acondicionamiento físico y recreación y lleva tres años, desde que empezó el programa, en Ponte Pila.

El programa Ponte Pila, del Instituto del Deporte de la CDMX, surgió hace tres años. Antes de que empezara la pandemia de COVID, los instructores iban a espacios públicos e instalaciones deportivas de las colonias, barrios, pueblos y unidades habitacionales de las 16 alcaldías de la Ciudad de México, para llevar actividades físicas y recreativas a la población.

El primer día de la jornada de vacunación en Magdalena Contreras, Vanesa y sus compañeros activaron a unas 700 personas, cuenta.

“Queremos que los adultos mayores se sientan apapachados. Los recibimos bien, les damos la bienvenida, les damos agua, una manzana, una alegría para que coman algo y si hay oportunidad, porque ya están pasando muy rápido a la vacuna, mientras esperan los activamos, y además aprovechamos para decirles que deben hacer actividad física, que es bueno para ellos”, dice Martha Silvia Yáñez, promotora deportiva.

Tanto gustó aquel baile que la actividad ya se implementó para animar y mover a los adultos mayores mientras esperan por su vacuna. El miércoles, en la primera jornada de vacunación en Xochimilco, Tláhuac e Iztacalco, las redes sociales y los medios de comunicación reprodujeron los momentos en que las personas de la tercera edad seguían a los activadores de Ponte Pila, lo mismo en pasos de baile que en ejercicios regulares.

Silvia, quien fue de las primeras que se lanzó a apoyar la idea de Pamela, cuenta que las jornadas han resultado cansadas para ellos. “Estamos cansados, sí, pero muy contentos. En este tiempo de pandemia siento que estamos ayudando a terminar con esto. Además, mis papás viven en Magdalena Contreras. Ya se vacunaron. Se vacunaron mis vecinos. Ya están a salvo y para mí es una gran tranquilidad. Tengo muchas ganas y energía para seguir apoyando acá y que la gente se sienta querida, apapachada”, dice la promotora deportiva.

Su compañero Héctor Rodríguez, que también lleva en Ponte Pila desde que inició el programa y es un experto bailador de Break Dance, confirma que las jornadas han sido cansadas. “Pero el cansancio es lo de menos. Aquí lo importante es darle un buen trato a la gente, porque se lo merecen, a la gente hay que tratarla bien. Y no nada más es siéntate y ahí espérate. No, es siéntate, por favor, y ahorita te vas a divertir para que pases con buena actitud por tu vacuna y salgas con buen ánimo”.

Verde mata café 

Los integrantes de Ponte Pila han estado apoyando desde el arranque de la vacunación en la capital, a mediados de febrero, en las alcaldías de Magdalena Contreras, Milpa Alta y Cuajimalpa, pero entonces su presencia fue menos visible.

Todavía en esos días quienes dominaban la escena y la logística eran los Servidores de la Nación. Con ellos, que se distinguen por usar chaleco café, el trato y el ambiente era otro. Los rostros adustos daban instrucciones secas y las preguntas de los adultos mayores se topaban con respuesta cortas. Incluso hubo fricciones entre la población y los servidores o Siervos de la Nación, como les dice el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las jornadas de vacunación no fluyeron bien. Hubo caos y confusión. 

En la segunda fase de la inmunización, en Xochimilco, Iztacalco y Tláhuac los pants verdes desplazaron a los chalecos cafés y todo cambió. El trato se volvió afectuoso, las preguntas encontraron respuestas amables, las filas y el baile fluyeron.

Y no es que los servidores ya no estén, están, pero se intercalan con los integrantes de Ponte Pila y los de Participación Ciudadana del gobierno de la Ciudad de México, que también apoyan en la coordinación, enfundados igual en un pants verde.  La administración de la capital dispuso un total de 600 personas para ayudar en la logística. 

“La verdad es que sí se notaron problemas en las primeras jornadas y por eso el gobierno de la CDMX decidió tomar el control, porque con los Servidores de la Nación sí se estaba dificultando el proceso”, dice un integrante de la administración capitalina que prefiere que no aparezca su nombre.

“Buenos días, bienvenidos, bienvenidas, gracias por venir”, les dice, con tono amable y una sonrisa que se adivina bajo el cubrebocas, una integrante del personal del gobierno capitalino a los adultos mayores que llegan por su vacuna al módulo de la Prepa 1 de la UNAM.

En el área de salida, los familiares reciben a las personas de 60 y más que en su mayoría salen con buen ánimo. “Estuvo bien, hasta bailé un rato”, le dice un adulto mayor a su hijo mientras caminan. “Deberías bailar también tú, deberían bailar, eh”, les dice el señor a quienes están en la zona y se va con la sonrisa que se nota en sus ojos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.