Sin importar su ubicación, nuevo aeropuerto debe ser operado por privados: Carlos Slim
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sin importar su ubicación, nuevo aeropuerto debe ser operado por privados: Carlos Slim

El empresario Carlos Slim propuso que el nuevo aeropuerto se concesione a privados, y que el dinero que el gobierno reciba sea empleado para la operación de programas de desarrollo social.
Cuartoscuro
22 de octubre, 2018
Comparte

Para el empresario Carlos Slim, sea cual sea la decisión sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), lo conveniente es que este sea operado por privados, y que el dinero que el gobierno reciba por la concesión se use en programas de desarrollo social.

“Creo que está en el corazón de cuatro millones de habitantes, y puede ser un detonador económico de esos cuatro millones de habitantes para llevarlos a todos a clase media”, aseveró Slim durante su participación en la edición 16 de la Cumbre de Negocios “Diseñando el Futuro”.

De acuerdo con el presidente de Grupo Carso, si la decisión de la consulta popular resulta a favor de Texcoco, “el aeropuerto actual tendrá un gran valor para ser un desarrollo con sentido social y de beneficio económico para la gente que vive ahí”.

El empresario indicó que, “se haga o no se haga” el Nuevo Aeropuerto en las 13 mil hectáreas de terreno en Texcoco, “es muy importante que no se siga llenando de asentamientos irregulares como ha pasado con Nezahualcóyotl”.

Actualmente hay dos opciones para desarrollar un nuevo aeropuerto para el centro del país: la construcción de una nueva terminal en Texcoco o habilitar la base militar de Santa Lucía junto a la actual terminal Benito Juárez.

Ambas opciones requieren por lo menos 4 años para entrar en operación, por lo que se necesitan soluciones a corto plazo.

Decisión sobre NAIM, “eminentemente técnica”

Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) consideró que la ubicación de la terminal aérea no debe ser sometida a consulta ciudadana, toda vez que se trata de una decisión “eminentemente técnica”.

A cinco días de iniciar la consulta propuesta por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, el sector privado señaló que la participación ciudadana “es fundamental para un desarrollo democrático”; sin embargo, acentuó que las decisiones como esta, con un alto grado de complejidad “deben ser asumidas por los funcionarios e instituciones públicas facultadas”.

Ellos son “quienes tienen la responsabilidad de procesar la información técnica, las consecuencias económicas y las preocupaciones ciudadanas para concluir con la mejor opción”, indicó el CCE en un comunicado.

Además, calificó el ejercicio de la consulta como un mecanismo “inadecuado” para la toma de decisiones, y jurídicamente inválido, porque no se circunscribe a las condiciones establecidas en la fracción VIII del artículo 35 de la Constitución mexicana, ni en la Ley Federal de consulta Popular.

El Consejo Coordinador explicó que tampoco se tienen garantías claras de imparcialidad, objetividad y seguridad, además de que los criterios técnicos de su diseño no se han detallado ni sometido a revisión de especialistas.

Asimismo, subrayó que los actores a cargo de la consulta e integrantes del Comité Técnico, e incluso los materiales informativos elaborados por ellos “han demostrado un sesgo favorable hacia la opción de la base aérea de Santa Lucía”, lo que “daña gravemente las posibilidades de equidad en el ejercicio” de la consulta.

De acuerdo con el CCE, no existen las condiciones mínimas necesarias para que la consulta pueda considerarse un ejercicio imparcial y objetivo, y las consecuencias “podrían generar altos costos para el patrimonio nacional”.

“Si bien es positivo buscar una mayor participación ciudadana para la toma de decisiones de gobierno, esta no puede reemplazar las responsabilidades de las instituciones del estado”, insistió.

Con información de Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es un "bear market" como el que vive ahora la bolsa y por qué es un indicio de una crisis económica

Los mercados están a punto de entrar en "bear market", según analistas, lo que podría suponer el inicio de una nueva crisis económica.
14 de junio, 2022
Comparte

Los índices estadounidenses Dow Jones y S&P500, referentes de las tendencias en los mercados globales, han caído un 15% y casi un 20% respectivamente desde sus máximos históricos en diciembre.

A veces ocurre que las bolsas tienden a la baja por períodos limitados de tiempo: es lo que llamamos “correcciones” del mercado.

Pero ahora muchos analistas pronostican la llegada de un “bear market”, literalmente “mercado oso”, aunque en español se conoce como mercado bajista.

Se considera que hay “bear market” cuando las acciones en conjunto pierden más del 20% de valor en bolsa respecto a su cota más alta más reciente.

Es decir, en ese período de tiempo los inversores han vendido muchos más títulos de los que han comprado, reduciendo la capitalización de las compañías que conforman el mercado.

¿Qué nos dice de la economía?

Para interpretar la señal que nos da un “bear market” es importante saber que la bolsa es un indicador adelantado: anticipa situaciones futuras según la -acertada o equivocada- perspectiva de los inversores.

Estos observan al detalle los datos que revelan la salud de la economía (desde empleo y salarios hasta inflación y tipos de interés) para decidir qué hacen con su dinero.

Si creen que nos aproximamos a una fase de contracción económica, en la que caen los beneficios de las empresas, tenderán a desprenderse de las acciones de estas compañías antes de que pierdan aún más valor.

Así, un “bear market” suele advertir la llegada de tiempos difíciles con reducciones de la demanda de productos, de la actividad empresarial, del comercio y, en último término, del empleo.

Hombre e índices bursátiles

Getty Images

También es más fácil que se produzca un mercado bajista después de un período de crecimiento fuerte en el que se han tocado máximos muy altos.

Es el caso actual: tras los primeros meses de la pandemia, los precios de la mayoría de las acciones se dispararon, especialmente las de las tecnológicas, alcanzando niveles muy superiores a las anteriores alzas de finales de 2019.

De hecho, pese a haber perdido parte de su valor en los últimos meses y estar al borde de un “bear market”, tanto el Dow Jones como el S&P500 superan con creces sus niveles máximos anteriores a la pandemia.

¿Cuánto suele durar?

El S&P500 ha caído en “bear market” un total de 26 veces desde 1929, si bien 14 de ellas sucedieron antes de 1950, principalmente por la volatilidad propiciada por el crash del 29.

En tiempos más recientes los mercados bajistas han sido menos frecuentes y por lo general han sucedido inmediatamente antes o al inicio de épocas de crisis económica o recesión.

Fueron especialmente duros los registrados durante la crisis del petróleo, cuando el índice se desplomó un 48,2% en solo tres meses (noviembre de 1973 a marzo de 1974), y el de la crisis financiera de finales de los 2000, con una caída del 51,93% entre octubre de 2007 y noviembre de 2008.

Entre febrero y marzo de 2020 hubo un “bear market” poco habitual, muy corto y pronunciado (-33% en poco más de un mes) por el miedo de muchos inversores que retiraron en masa sus acciones al creer que la pandemia iba a provocar una debacle económica.

La duración media de los “bear markets” en el S&P500 ha sido de 289 días, con un nivel de descenso promedio del 36%, según datos de la consultora Ned Davis Research.

¿Y un “bull market”?

El término opuesto es “bull market”, literalmente “mercado toro” y en español mercado alcista.

La duración de los mercados alcistas en el S&P500 ha sido de 991 días y los beneficios del 114%, en promedio.

Bull and bear markets

Getty Images

Es habitual que los “bull markets” sean más frecuentes, prolongados y con mayores porcentajes de ganancias, en comparación con las pérdidas en los mercados bajistas.

Esto sucede porque a largo plazo la economía tiende a expandirse mientras el dinero pierde valor, lo que resulta en una trayectoria ascendente con etapas de crecimiento especialmente fuertes (“bull markets”), contracciones temporales y fases de fuertes descensos (“bear markets”) que a la larga se corrigen.

El “bull market” más largo de la historia se prolongó desde 2009 hasta 2020, con ganancias acumuladas de más del 300%.

Comprar acciones en el momento más bajo de un “bear market” y venderlas en el más alto de un “bull market” es el negocio perfecto.

El problema es que es imposible saber cuándo nos encontramos en uno de esos dos extremos.

¿Por qué un toro y un oso?

Existen varias teorías sobre por qué el toro (bull) y el oso (bear) representan los mercados alcista y bajista, respectivamente.

Una de ellas atribuye su origen a los espectáculos de peleas de animales populares en Inglaterra entre los siglos XVI y XIX.

Dos de las variantes de esa tradición (abolida por el Parlamento en 1835) consistían en enfrentar a un toro o a un oso contra jaurías de perros en un recinto cerrado.

Pelea de osos y perros o "bear baiting" en Londres en 1820

Getty Images
Pelea de osos y perros o “bear baiting” en Londres en 1820.

Los toros embestían a los perros con movimientos de cabeza de abajo hacia arriba, mientras los osos lanzaban sus zarpazos de arriba hacia abajo, por lo que los pioneros de la Bolsa de Londres (fundada en 1801) habrían incorporado estos términos a su jerga.

Otra teoría alude a la -hoy todavía usada- expresión “vender la piel del oso”, referida a intermediarios que adjudicaban pieles a clientes sin tenerlas aún en su poder.

A los “vendedores de piel de oso” se les comenzó a llamar simplemente “osos” y el término pasó a denominar un negocio con pérdidas o una tendencia bajista, mientras su opuesto sería el toro, la antítesis del oso en el ya citado espectáculo de peleas.

Otros se decantan por una explicación más sencilla: el toro es un animal que representa el vigor, la agresividad y la fuerza.

El oso, por el contrario, es tímido, parsimonioso y, sobre todo, conocido por sus largos periodos de hibernación.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xzJmRZ2Sw4Y&t=92s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.