Nuevo Aeropuerto, Tren México-Toluca y Paso Exprés, obras marcadas por sobrecostos millonarios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Nuevo Aeropuerto, Tren México-Toluca y Paso Exprés, obras marcadas por sobrecostos millonarios

La organización civil México Evalúa presenta un informe en el que analiza las principales deficiencias de tres de los grandes proyectos de infraestructura del sexenio de Peña Nieto.
Cuartoscuro Archivo
10 de octubre, 2018
Comparte

El Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el Tren Interurbano México-Toluca, y el Paso Exprés, tres de los grandes proyectos de infraestructura del presente sexenio de Enrique Peña Nieto, son obras que presentan sobrecostos millonarios por arriba del 70% de lo programado, retrasos en la ejecución, deficiencias en la planeación de los proyectos, contrataciones opacas y procesos de licitación con escasa competencia real entre las empresas participantes.

Estas son algunas de las principales irregularidades documentadas por la organización civil México Evalúa en el estudio Ojos a la obra: tres casos de contrataciones públicas, que presenta este miércoles 10 de octubre, y para el que analizó una muestra de 30 contratos de la obra del Nuevo Aeropuerto, 15 del Tren Toluca, y el contrato principal de la obra del Paso Exprés.

En el estudio, que fue elaborado por Mariana Campos, coordinadora del programa de presupuesto y rendición de cuentas de México Evalúa, y por Diana Nava, investigadora, destaca cómo una de las principales irregularidades es el sobrecosto que registran los tres megaproyectos.

Por ejemplo, la obra del Tren México-Toluca tenía originalmente previsto un costo total de 33 mil 741 millones de pesos. Pero, hasta agosto de 2018, el monto programado va por los 59 mil 217 millones de pesos; hasta un 77% más.

En el caso del Nuevo Aeropuerto, el costo inicial que se preveía al arranque de la obra en 2014 era de 168 mil 880 millones de pesos. Sin embargo, actualmente se prevé una inversión final de 285 mil millones, 68% más.

Mientras que para la obra del Paso Exprés, en Cuernavaca, Morelos, el monto inicial previsto era de mil 274 millones y acabó costando un 73% más: 2 mil 213 millones de pesos.

Sobre este punto, Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, ha alegado en entrevistas previas con medios de comunicación que los incrementos en los costos previstos se deben principalmente a factores como la depreciación del peso frente al dólar, la inflación, y en algunos casos, como el Tren a Toluca, por cambios en el trazo del proyecto original.

Además, la ejecución de estos tres proyectos de infraestructura registra retrasos. Especialmente, el Tren Interurbano México-Toluca, que, de acuerdo con el Programa Nacional de Infraestructura, tenía que haber terminado en diciembre del año pasado. Sin embargo, a tres meses para que termine este 2018, la obra aún no finaliza y tampoco hay fecha de inauguración, aunque la SCT prometió que la entregaría en diciembre para que el tren pueda empezar a operar entre mayo y junio de 2019; un año y medio después de lo previsto.

Proyectos mal preparados

Otro punto que señala el informe de México Evalúa es que las tres obras recibieron múltiples observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), por irregularidades y deficiencias en la planeación de los proyectos.

El caso del Tren México-Toluca, subraya la investigación, las licitaciones de los contratos de la obra se realizaron “sin planos, trazos definitivos y estudios de viabilidad e impacto”. También se realizaron licitaciones sin que la SCT tuviera derechos de vía, así como terrenos y usos de suelo liberados, y el trazo original del proyecto tuvo que ser modificado cuando el gobierno perdió en tribunales una demanda, lo cual originó sobrecostos y retrasos.

En el Paso Exprés, la Auditoría determinó en un informe que es una obra de mala calidad pese a su costo millonario, en donde hubo pagos por obras no realizadas, gastos inflados, y en la que, a tan solo tres meses de su inauguración, se abrió un socavón que provocó la muerte de dos personas al caer su vehículo.

En la obra del Nuevo Aeropuerto, el informe apunta que se realizaron licitaciones a pesar de que el proyecto ejecutivo estaba incompleto, lo que derivó en que se tuvieran que realizar adecuaciones “permanentes” durante la actual construcción.

En cuanto a la construcción de la Barda Perimetral del NAICM, que está a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), esta obra también presenta un sobrecosto del 89% -de mil 547 millones previstos se pasó a 2 mil 930 millones- y un retraso en la construcción de 300 días más de lo previsto, un 53% de tiempo adicional.

“Los convenios entre entes públicos (Grupo Aeropuertario y la Sedena) promueven la mala planeación. El caso de la Barda Perimetral evidencia los graves problemas de eficiencia y eficacia que se suscitan en proyectos mal preparados”, critica México Evalúa.

En materia de transparencia, la investigación apunta que, del análisis de los contratos de los tres proyectos, solo el Nuevo Aeropuerto “realizó un esfuerzo adicional” para publicar los documentos relativos a contratos, actas de juntas de aclaraciones, y convocatorias.

En el caso del Paso Exprés, por el contrario, se publicaron los contratos, pero los fallos de por qué se contrató a una empresa tenían información faltante. Es decir, no contenían, por ejemplo, la relación de todos los licitantes cuyas propuestas se desecharon, expresando todas las razones que sustentan la decisión e indicando los puntos de la convocatoria incumplidos en cada caso.

Sin competencia real

El informe de México Evalúa señala que la mayoría de los procesos de contratación de las tres obras fueron por licitaciones públicas, por lo que, “aparentemente, existió alta competencia por los contratos”.

No obstante, las licitaciones analizadas “no presentaron la rivalidad deseable”, contrapone la organización civil, puesto que solo se evaluaron completamente un tercio, o menos, de las ofertas presentadas por contratistas.

Es decir, se presentaron muchas propuestas a los concursos de licitaciones, pero la mayoría fueron descalificadas por diversos motivos: por ejemplo, de 292 propuestas en licitaciones del Nuevo Aeropuerto, el 73% (213) fueron descalificadas, y solo el 27% fueron solventes. En el caso del Tren, el 67% fueron descalificadas; y en el Paso Exprés, el 91% fueron descalificadas.

En los casos de las propuestas de licitación para el Nuevo Aeropuerto, el 45% fueron desechadas por causas administrativas; el 41% por aspectos técnicos; y el 12% porque su propuesta económica no se ajustaba al proyecto.

En la obra del Paso Exprés, México Evalúa destaca que ante el elevado nivel de descalificación de propuestas (92%) en el contrato principal de la obra, ésta se acabó convirtiendo en un procedimiento “no competido” por elegir al mejor contratista, puesto que solo participaron dos opciones de entre 23 iniciales.

La mayoría de las empresas participantes en la licitación fueron descalificadas por razones de precio, aunque finalmente la empresa que resultó ganadora acabó gastando más que lo ofertado por el resto de competidoras.

Ante este panorama, la organización civil señala entre sus recomendaciones la necesidad de fortalecer la competencia en las licitaciones y disminuir la entrega directa de contratos. Además, recalca que se debe sustituir el criterio del precio más bajo por el de mejor valor, controlar la descalificación mediante el desarrollo de instrumentos para la toma de decisión, y eliminar requisitos técnicos innecesarios.

Lee aquí las principales conclusiones del informe Ojos a la obra: tres casos de contrataciones públicas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Qué son los adyuvantes y por qué son tan importantes como la vacuna contra la COVID

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus no solo implica la obtención de una fórmula antígena efectiva, también se requieren elementos como los adyuvantes, sin los cuales sería reducida su efectividad.
Reuters
12 de agosto, 2020
Comparte

Así como no es lo mismo escuchar música en el celular que en los altavoces del auto, las vacunas sin adyuvantes no tienen el mismo efecto.

Se trata de substancias que, al unirse a la fórmula de las vacunas, tienen la capacidad de incrementar la respuesta del organismo humano al ser inoculado.

“Es un amplificador”, explica la doctora María Elena Bottazi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos.

“El adyuvante hace que (la vacuna) llegue a más lugares dentro del cuerpo y que obviamente atraiga a diferentes componentes del cuerpo humano y así eventualmente se activen las diferentes células inmunológicas”, añade.

De ahí que, como en otros casos, son un elemento importante para el desarrollo de las vacunas para tratar el covid-19, que ya ha dejado más de 700.000 muertos y 20 millones de contagios en el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

Vladimir Putin anunció este martes que Rusia ya tiene una aprobada y registrada contra el coronavirus, la Sputnick V, y otros países avanzan a contrarreloj para crear las suyas.

Más de 160 estudios preclínicos están en marcha, pero menos de 10 en una fase avanzada hasta inicios de agosto, según la Organización Mundial de la Salud.

Las investigaciones médicas y las farmacéuticas que participan se enfrentan a un problema: el desarrollo de adyuvantes no ha sido tan prolífico en la industria mundial en los últimos años.

Y la falta de estas sustancias dificultaría que la vacuna pueda ser producida de forma masiva.

“Así como hemos escuchado mucho que tenemos que generar miles de millones de dosis de la vacuna, también tenemos que producir miles de millones de dosis de cada uno de los componentes. No solo es producir las proteínas, sino también con qué se van a combinar”, explica Bottazi.

Una mujer en un laboratorio médico

Reuters
Además de los antígenos, las vacunas llevan otros componentes químicos que deben ser producidos.

La escasez de adyuvantes y otros elementos, desde las ampolletas hasta los birreactores, “puede retrasar las vacunas”, advirtieron desde mayo los especialistas Susan Athey, Michael Kremer, Christopher Snyder y Alex Tabarrok en una carta publicada en el diario The New York Times.

La vacuna en el cuerpo

Las vacunas están compuestas por tres elementos básicos: el antígeno, los adyuvantes y los preservantes.

Una vez que la dosis ingresa al cuerpo, causa una reacción del sistema inmunitario, que intenta proteger al resto del cuerpo enviando glóbulos blancos que producen anticuerpos para contener la infección.

Así, cuando un virus intenta de nuevo ingresar por cuenta propia al organismo, los anticuerpos saben cómo actuar en su contra y eliminarlo.

Cómo funcionan las vacunas

BBC

En este proceso los adyuvantes tienen dos propósitos, “amplificar la señal y al mismo tiempo guiar la para que atraiga la respuesta correcta, a las células correctas”, señala Bottazi.

“Si no se quiere que la vacuna se disemine muy rápido, sino que llegue a las células que la necesiten, entonces se necesita tiempo y eso es lo que llamamos el efecto depot, que se deposita en un lugar y da tiempo a que se disemine la información”, añade.

Los adyuvantes por sí mismos no tienen ningún efecto; es decir, son inertes.

“Es como si se tiene un parlante pero no se le pone música. Se acoplan a lo que se quiera diseminar, en este caso el componente específico de la vacuna”, explica la especialista.

Una vacuna contra el coronavirus es probable que tenga menos efecto en las personas mayores, porque sus sistemas inmunológicos no responden tan bien a la inmunización.

Así se en la vacuna contra la gripe.

Es posible superarlo administrando múltiples dosis, pero otra solución es usar adyuvantes que estimulan el sistema inmunológico.

Los problemas que se avecinan

Durante prácticamente todo el siglo XX hubo un adyuvante que se empleó prácticamente en todas las implementaciones de vacunas: las sales de aluminio, también conocidas como alumbre).

Sigue siendo el adyuvante más conocido y uno de los más fabricados hasta la fecha.

La vacuna Pandemrix y su adjuvante

Reuters
Las dosis de las vacunas para la pandemia del virus H1N1 (en la foto Pandemrix) estaban acompañadas con un adyuvante.

A finales de la década de 1990 fue que las farmacéuticas empezaron a desarrollar otras alternativas.

Como ocurrió con otros medicamentos patentados, esos adyuvantes fueron asegurados en registros de propiedad privada.

“Al ser de propiedad intelectual privada, no se sabe mucho sobre qué son exactamente, tienen una formulación que no es genérica y no conocemos su costo“, señala Botazzi como uno de los problemas de la actual carrera por la vacuna del covid-19.

“Si los adyuvantes son experimentales, de propiedad intelectual privada o de alto costo, va a ser difícil que sean accesibles para los países de bajos recursos“, añade.

Además, si se desarollan adyuvantes nuevos, estos deberán ser probados y certificados por las autoridades médicas, un inconveniente en una situación que exige urgencia, como la pandemia actual.

Eduardo Ortega-Barria, vicepresidente y director de investigación clínica para Latinoamérica de la firma británica GSK -uno de los mayores fabricantes de adyuvantes del mundo- explica el que el tiempo usualpara obtener una vacuna es de 10 años.

“En la historia la que más rápido se ha licenciado es la vacuna contra las paperas, que se demoró cerca de cinco años, pero con el coronavirus estamos intentando hacerlo entre 12 y 18 meses“, le dijo a la agencia EFE.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.