En 12 años la PGR perdió la mitad de los policías que tenía para indagar delitos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Google Maps

En 12 años la PGR perdió la mitad de los policías que tenía para indagar delitos

En promedio cada fiscal tiene un solo policía para ayudarlo a investigar 35 casos nuevos al año; y solo hay 21 peritos para indagar ADN en restos humanos.
Google Maps
2 de octubre, 2018
Comparte

En los últimos dos sexenios la Procuraduría General de la República (PGR) ha perdido a la mitad de los policías que tenía para investigar delitos federales y detener a los probables responsables de cometerlos. Pasó de registrar a más de 8 mil elementos en sus filas en el 2006, a tener hoy 4 mil 79 elementos.

Lo anterior provoca que actualmente cada agente del Ministerio Público Federal (MPF) tenga, en promedio, a un solo policía ministerial para que lo apoye en los casi 35 casos nuevos que se le suman al año. Y ello sin tomar en cuenta que, en realidad, no todos los policías de la PGR investigan delitos, pues hay algunos comisionados como escoltas o vigilantes.

Datos oficiales de la Procuraduría proporcionados vía solicitudes de transparencia, revelan que fue en el gobierno de Felipe Calderón donde comenzó la caída significativa en el número de policías ministeriales PGR (conocidos antes como agentes federales de investigación AFI) la cual continuó hasta mediados del actual sexenio.

En 2006 la PGR contaba con 8 mil 127 agentes federales. Para 2008 la cifra de elementos ya había caído a poco menos de 6 mil elementos. Y en 2012, último año del sexenio de Calderón, la cifra era de 3 mil 670 elementos.

La cifra continuó en descenso en la primera parte del actual sexenio con  3 mil 621 agentes en 2013 y 3 mil 492 en 2014. Así, en ocho años, la PGR perdió el 57 por ciento de su estado de fuerza policial para investigar delitos federales.

A partir de 2015 el número de elementos de la Policía Federal Ministerial se ha incrementado ligeramente y ha pasado a 3 mil 620 elementos en 2016, a 3 mil 922 en 2017 y 4 mil 79 en 2018. Pero aun con ello el estado de fuerza sigue siendo de apenas la mitad en comparación a lo que se tenía en el actual sexenio.

¿Por qué la caída drástica en el número de policías? De acuerdo con autoridades federales esto tuvo como detonante la decisión del gobierno de Calderón de privilegiar el fortalecimiento de la Policía Federal con unidades de investigación, inteligencia, y antidrogas. Ello provocó que parte de la estructura material y humana de la entonces AFI se trasladara a la otra dependencia.

A ello se suma que los programas de reclutamiento no han logrado compensar la baja de elementos de la institución. De acuerdo con datos que también fueron entregados vía transparencia, de 2012 a 2018 un total 1 mil 59 elementos de la Policía Federal Ministerial fueron dados de baja por distintos motivos, entre ellos 332 que no superaron los exámenes de control de confianza, y 55 que incurrieron en delitos y hoy están sometidos a un proceso penal.

Pocas manos, mucho trabajo

De acuerdo con información de la propia PGR, no todos sus policías ministeriales están abocados activamente a la investigación de delitos. Hay algunos comisionados a protección de víctimas y testigos, otros asignados a funcionarios, y otros con labora de vigilancia. No se proporcionó una cifra exacta.

Pero aun cuando el 100 por ciento de los 4 mil 79 policías ministeriales estuviera asignado en tareas de investigación, en promedio se trata de poco más de un policía por cada fiscal (agente del MP) con el que cuenta la institución: 3 mil 660 en total.

De acuerdo con el Código Nacional de Procedimientos Penales, los policías ministeriales son un eslabón clave en la investigación de los delitos. Son una suerte de “detectives” que realizan en el terreno los trabajos de investigación, bajo la coordinación de los fiscales. Además ellos son los responsables de detener a los probables responsables de cometer los delitos.

Si se toma como referencia el número de carpeta de investigación que la PGR tenía abiertas en 2017 (contando las iniciadas y las pendientes) respecto al total de fiscales, esto significa que a cada uno de ellos le tocaría indagar 35 casos nuevos en total. Y en consecuencia, para atender todos ellos cada fiscal tiene un solo policía ministerial en promedio.

Fiscales y peritos, tampoco sobran

Los agentes de Ministerio Público Federal (MPF) o fiscales son los responsables de coordinar las investigaciones. A diferencia de lo que ocurre con el número de policías ministeriales, la PGR registra hoy el doble de agentes del MPF de los que se tenían hace dos años aunque su crecimiento se ha estancado en el actual sexenio.

De acuerdo con los datos recibidos vía transparencia en 2012 la dependencia reportaba 3 mil 234 agentes del MPF en sus fialas, mientras que para 2018 el registro es de 3 mil 660 agentes, un crecimiento de apenas 13 por ciento.

Los otros actores claves en la investigación de los delitos son los peritos, responsables de recabar y analizar científicamente distintos tipos de evidencias. En el actual sexenio la PGR pasó de contar con 1 mil 509 peritos en 2013 a 1 mil 756 peritos en 2018, que equivale a un crecimiento del 16 por ciento.

Un desglose entregado por dependencia arroja que los peritos con los que cuenta, los especializados en química representan la mayor cantidad con 174 en total. Le siguen los peritos en medicina forense – responsables de determinar las causas de muerte de una persona – con 131 en total. Y a su vez cuenta con 121 peritos en criminalística, especializados en indagar la escena de un crimen.

Por otro lado, llama la atención que la PGR solo reporta contar con 21 peritos en genética forense, que son los responsables de buscar y extraer ADN en restos humanos. Además reporta solo 13 peritos especializado en odontología forense y apenas 3 en antropología forense. Este tipo de peritos son los responsables de indagar, por ejemplo, restos humanos hallados en fosas clandestinas.

Malos resultados

El estancamiento en cuanto al crecimiento de recursos humanos en la PGR (y franco decremento en cuanto a policías ministeriales), es un fenómeno que ha acompañado a la caída de eficiencia de la dependencia en varios indicadores clave.

Por ejemplo, Animal Político publicó el pasado 5 de septiembre como de 2012 a 2017 creció significativamente el número de casos que los jueces le rechazan a PGR, de 13 a 80 por ciento. Además la Procuraduría se ha hecho significativamente más lenta para terminar de investigar cada caso, con un promedio que hoy supera los tres años por expediente.

Incluso, en el cumplimiento de las órdenes de aprehensión pendientes – tarea que exclusivamente le atañe a los policías ministeriales – la PGR también reporta un decremento de casi el 50 por ciento en los últimos tres años.

Más allá de la estadística denuncias acumuladas que la PGR no ha podido resolver. Entre ellas se encuentran, por ejemplo, las más de 480 carpetas de investigación iniciadas por denuncias de la Auditoría Superior de la Federación sobre el mal uso de recursos públicos,  de los que no hay hasta ahora una sola persona detenida ni procesada.

Y hay hechos significativos como la desaparición de los 43 normalistas de la Normal Rural de Ayotzinapa en donde la investigación, a la que la PGR dice haber dedicado el mayor número de recursos en la historia, no ha derivado hasta ahora en una explicación solida a lo sucedida. Y en las últimas semanas, incluso, han quedado en libertad varios de los supuestos implicados.

A ello se suman fracasos en casos de alto impacto como el del exlíder minero Napoleón Gómez Urrutia o el de la exlideresa del sindicato de maestros Elba Esther Gordillo, donde las investigaciones de la PGR terminaron, a la postre, cayéndose en los juzgados por falta de pruebas para sostener las acusaciones por mal uso de recursos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué el aire que respiras y que se consideraba seguro ya no lo es, segun la OMS

La OMS ha limitado aun más los niveles de calidad de aire en vista de la evidencia científica encontrada sobre los contaminantes que afectan la salud humana.
Getty Images
24 de septiembre, 2021
Comparte

La contaminación del aire es más peligrosa de lo que se pensaba.

Esa es la conclusión a la que ha llegado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha actualizado los umbrales de contaminación del aire por primera vez en 16 años.

¿La razón? Más del 90% de la población mundial respira niveles de contaminación mucho mayores a los considerados seguros.

Esto deja muy por detrás a los últimos indicadores de la OMS, los cuales estaban vigentes desde 2005.

¿Por qué ocurre esto? Los científicos están encontrando cada vez más evidencia de los efectos adversos de seis tipos de contaminantes en la salud humana: las partículas en suspensión PM2.5 y PM10; el ozono (O3); el monóxido de carbono (CO); el dióxido de azufre (SO2) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

Los contaminantes vienen de la quema de combustibles.

Getty Images
Los contaminantes vienen de la quema de combustibles.

Con esta medida, la OMS pone en evidencia que incluso el aire considerado seguro hasta ahora ya no lo es debido a que los contaminantes son peligrosos para la salud incluso en niveles bajos y tolerados hasta ahora.

Se estima que más de 7 millones de personas mueren prematuramente cada año como consecuencia de la contaminación del aire.

Esto equipara a la contaminación del aire con el tabaquismo y la alimentación poco saludable.

“La evidencia acumulada es suficiente para justificar acciones para reducir la exposición de la población a contaminantes atmosféricos clave, no solo en países o regiones particulares, sino a escala global”, dijo la organización a través de un comunicado.

¿Por qué ahora?

A los científicos les resulta difícil entender cómo afectan los contaminantes a la salud humana.

No solo porque la exposición a altos niveles ya es de por sí dañina. Sino porque también estamos expuestos a una combinación de varios de ellos.

Algunos, como las partículas en suspensión menores a 10 micras (PM10) y 2.5 micras (PM2.5) tienen un origen muy variado.

Se sabe que pueden venir de la quema de combustibles, incluido el transporte, la energía, los hogares, la industria y la agricultura.

Son además partículas tan pequeñas que pueden penetrar en los pulmones y entrar al torrente sanguíneo.

Varios estudios epidemiológicos han indicado que la exposición a PM2.5 puede afectar la salud incluso en niveles bajos.

Se les asocia principalmente a enfermedades cardíacas y pulmonares. Incluso la exposición a corto plazo, durante horas o días, puede aumentar el riesgo de ingreso hospitalario.

La OMS tuvo que revisar más de 500 estudios (incluyendo varias rondas de revisión hechas por pares) para determinar que se necesitan niveles mucho más estrictos a la contaminación del aire para proteger la salud humana.

Diferentes estudios han vinculado la contaminación del aire a problemas respiratorios y cardíacos.

Getty Images
Diferentes estudios han vinculado la contaminación del aire con problemas respiratorios y cardíacos.

Casi el 80% de las muertes relacionadas con PM2.5 podría evitarse en el mundo si los niveles actuales de contaminación del aire se redujesen a los propuestos en la directriz actualizada, según un análisis rápido de escenarios realizado por la OMS.

Las disparidades en la exposición a la contaminación del aire están aumentando en todo el mundo, particularmente porque los países de ingresos bajos y medianos están experimentando niveles crecientes de contaminación del aire debido a la urbanización a gran escala y el desarrollo económico que se ha basado en gran medida en la quema de combustibles fósiles.

Nuevas medidas

En el caso de las PM10, la OMS redujo el límite de exposición anual de 20 microgramos por metro cúbico a 15.

Para las PM2.5, la reducción es de la mitad: de 10 microgramos por metro cúbico pasa a 5.

También se han introducido nuevos límites para el dióxido de nitrógeno NO2, un contaminante que genera problemas en el aparato respiratorio y que está muy vinculado en las ciudades a los vehículos de diésel y gasolina.

Las nuevas directrices hacen hincapié en otros contaminantes, como el monóxido de carbono, el ozono y el dióxido de azufre, como medida preventiva a la espera de mayor evidencia científica.

Una panoramica de Santiago de Chile cubierta por el smog.

Getty Images
Una panorámica de Santiago de Chile cubierta por la contaminación.

Sin embargo, las nuevas directrices de la OMS no son de carácter vinculante. Es decir, que le corresponderá a los gobiernos tomar las medidas necesarias para mejorar la calidad del aire.

Aunque la OMS asegura que una reducción en los niveles de contaminación en el aire traería sustentables beneficios, tambien aclara que no hay niveles completamente seguros.

La OMS dijo que si bien la calidad del aire había mejorado notablemente desde la década de 1990 en los países de ingresos altos, el número mundial de muertes y años de vida saludable perdidos apenas había disminuido, ya que la calidad del aire en general se había deteriorado en la mayoría de los demás países.

“La contaminación del aire es una amenaza para la salud en todos los países, pero afecta más a las personas de los países de ingresos bajos y medianos”, dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las nuevas pautas llegan pocas semanas antes de que comience la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en la ciudad escocesa de Glasgow el 31 de octubre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PR5cECLVsBs&t=2s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.