close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
SCT mintió sobre causas del socavón en Paso Exprés; hay irregularidades en contratos, dice CNDH
La Comisión de Derechos Humanos documentó “negligencia y posible corrupción” en las obras del Paso Exprés de Cuernavaca, que derivaron en la muerte de al menos cuatro personas y sobrecostos millonarios.
Cuartoscuro
11 de octubre, 2018
Comparte

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) acusó al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, de hacer declaraciones “faltas de verdad” ante el Senado de la República, cuando en agosto del año pasado explicó las causas que originaron un socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca, a tan solo cinco meses de inaugurarse con una inversión superior a los 2 mil millones de pesos.

En su comparecencia ante los senadores, Ruiz Esparza se deslindó de responsabilidades por el socavón donde murieron dos personas al caer su vehículo, y dijo que se investigaría a las empresas constructoras como posibles responsables de negligencias en la obra.

Sin embargo, en la recomendación 34/2018, presentada ayer miércoles, la CNDH culpó directamente a la SCT de todas las posibles irregularidades que ocasionaron el socavón, y denunció, además, un “posible esquema de corrupción” entre la propia SCT y Banobras que derivó en sobrecostos millonarios para el erario y retrasos de siete meses en la ejecución de la obra.

“El socavón no es un mero accidente, sino la consecuencia de una obra pública muy mal diseñada, construida, coordinada, y supervisada por la SCT, Banobras, y las cuatro empresas involucradas”, señaló Enrique Guadarrama, segundo visitador de la CNDH, quien también recordó que, a más de un año, el caso continúa en la impunidad puesto que aún no hay responsables penalmente.

La recomendación de la CNDH está dirigida a la dependencia federal, así como a Banobras, Conagua, al gobierno de Morelos y al ayuntamiento de Cuernavaca. Además, prevé aportar todas las pruebas halladas de “negligencia y posible corrupción” a la Procuraduría General de la República (PGR), para que las incluya en la carpeta de investigación del caso y así deslindar posibles responsabilidades penales entre los implicados, más allá de las sanciones administrativas que la Función Pública ya impuso a 9 funcionarios.

En total, la recomendación del organismo autónomo de derechos humanos incluye 15 evidencias “que revelan graves deficiencias de planeación y construcción” del Paso Exprés, a partir de peritajes del Colegio de Ingenieros de Morelos, el Instituto de Ingeniería de la UNAM, y la división científica de la Policía Federal.

¿Qué causó el socavón?

La primera evidencia es que la SCT sabía que un tubo que cruzaba la obra por debajo de la tierra tenía problemas de “socavaciones severas”, y problemas de “desbordamiento” de agua, en el kilómetro donde se formó el socavón donde cayó el vehículo de las dos personas que fallecieron.

Sin embargo, la dependencia no hizo lo suficiente para mitigar el riesgo que implicaba un tubo desbordado de agua debajo de la construcción que, literalmente, colapsó y se hundió por la acumulación de agua en la zona.

Según documentó la CNDH, la SCT tampoco tenía la información adecuada sobre posibles cauces de agua que cruzaban el trayecto del Paso Exprés, ni tramitó todos los permisos necesarios en materia de aguas nacionales con la Conagua antes de que iniciaran los trabajos.

Además, la dependencia tardó un mes luego de que arrancara la construcción para pedir al Sistema de Agua Potable de Cuernavaca los informes acerca de la posible existencia de líneas de agua potable y drenaje que pudieran interferir en las obras del Paso Exprés.

Otra causa del socavón que la CNDH le imputa a la SCT es que no verificó el estado de la alcantarilla de desagüe, ni realizó el “encamisado metálico” por el interior del tubo que acabó desbordado de agua, “aun cuando se le recomendó hacerlo”.

Al ayuntamiento de Cuernavaca le imputa que la alcantarilla se obstruyera “por acumulación de basura”, lo cual pudo deteriorar el tubo que acabó colapsando y generando el socavón.

A Banobras y Conagua, la CNDH les acusa la “falta de previsión y planeación en materia hidráulica de la obra” y que no tuvieron en cuenta las condiciones de antigüedad, ni de debilidad del tubo de drenaje que pasaba por debajo de la construcción (clave en el surgimiento del socavón que prometía ser “de larga duración”).

Mientras que a la Conagua le señala de no informar a la SCT de todos los puntos de afectación hidráulica por la obra del Paso Exprés, “en particular donde se abrió el socavón”, y de no realizar visitas de verificación y aplicar sanciones a los responsables de la ejecución de la obra sin los permisos necesarios.

Sobre estas posibles causas, la CNDH dijo que la SCT tuvo la oportunidad de explicar “de manera suficiente” los orígenes de las fallas y quiénes eran los responsables directos. “Pero no lo hizo”, criticó el visitador Guadarrama. “Por el contrario, su titular (Gerardo Ruiz Esparza) realizó declaraciones faltas de verdad ante el Senado de la República y de deslinde de responsabilidad en medios de comunicación”.

El segundo visitador de la comisión añadió que los servidores públicos de la SCT no proporcionaron a la CNDH la información que se les solicitó, “al grado de enviar información desordenada y confusa contenida en cajas”, lo cual obstaculizó y retrasó la investigación.

La CNDH también señaló que otras negligencias e irregularidades en la obra del Paso Exprés originaron el fallecimiento de otras dos personas, además de las dos que fallecieron en el socavón.

Una tercera víctima murió antes de que se produjera el socavón. La persona circulaba en motocicleta cuando, debido a “la falta de diligencia y mitigación de riesgos donde se realizaba la construcción del Paso Exprés”, fue golpeada por un cable de luz de alta tensión suelto, y falleció.

Y la cuarta víctima murió después del socavón, al caer de un paso peatonal que no tenía barandal ni algún tipo de señalamiento de peligro a un costado del Paso Exprés.

Si bien en el caso de Juan Mena López y Juan Mena Romero, las dos personas que murieron en el socavón, sus familiares llegaron a acuerdos resarcitorios con la SCT y las constructoras, cuyo pago por indemnización no se conoce, en estos otros dos casos aún “no han obtenido debida reparación, ni hay responsables”, dijo Laura Treviño, también integrante de la CNDH.

Un posible “esquema de corrupción”

Al margen de las irregularidades técnicas de la obra, la CNDH reveló en su informe la existencia de un posible “esquema de corrupción” en la SCT y Banobras, a partir de la “manipulación” y “fragmentación” de los contratos de obra.

La comisión detectó que todos los contratos fueron modificados por lo menos en una ocasión, y en un caso hasta cuatro veces, mediante nueve convenios modificatorios. Esto implicó retraso en las fechas de ejecución y un sobrecosto del 67 % -de mil 134 millones previstos a mil 669 millones de pesos-.

Sobre este punto, la CNDH apuntó que el aumento entre las cantidades iniciales y las pagadas finalmente a tres de las cuatro empresas que participaron en la obra superó el 25 %, por lo que debió haber solicitado una autorización a la Secretaría de la Función Pública, y no lo hizo.

Además, se produjo la ampliación del proyecto carretero de ocho a 10 carriles sin que hubiera un proyecto ejecutivo que lo justificara, lo cual implicó aumentos en el precio y en el plazo de entrega.

“La SCT no justificó con documentos, ni informó por qué era mejor o más viable económica, financiera, técnica y socialmente, realizar una ampliación de carriles”, dijo el segundo visitador de la CNDH, Enrique Guadarrama.

Animal Político buscó a la SCT para conocer su postura sobre la recomendación de la CNDH. Pero a través de su departamento de comunicación social, la dependencia dijo que, por ahora, no tiene previsto emitir postura alguna.

Paso Exprés, caso cerrado: Función Pública

Quien sí dio su postura sobre el caso fue Arely Gómez, titular de la Secretaría de la Función Pública, dependencia que se encarga de vigilar la correcta actuación de los funcionarios.

Entrevistada en el Senado, Gómez dijo que el caso del socavón del Paso Exprés ya está “cerrado”, puesto que la dependencia a su cargo ya sancionó administrativamente a ocho funcionarios de la SCT y a otro de la Conagua, por irregularidades en la obra.

Arely Gómez destacó que han aplicado inhabilitaciones a los funcionarios por 10 años y que entre los sancionados está el director del Centro SCT en Morelos, “que es de un nivel muy alto”.

Aquí puedes leer o descargar la recomendación completa de la CNDH.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Falla de WhatsApp: 4 cosas que puedes hacer para protegerte del software espía
El servicio de mensajería reveló que piratas informáticos consiguieron instalar un software espía en algunos celulares. Te contamos cómo puedes mejorar la seguridad de tu teléfono.
15 de mayo, 2019
Comparte
Logo de Whatsapp

Getty Images
Whatsapp reveló el lunes que piratas informáticos consiguieron instalar un software con un sistema de vigilancia remota en algunos teléfonos celulares.

La frase “un ataque dirigido contra WhatsApp” es una que ningún usuario de esta aplicación quiere leer en un titular.

Agrega: “Los piratas informáticos pudieron instalar un software espía de forma remota” y el departamento de relaciones públicas de la aplicación de mensajería tiene un día complicado por delante.

WhatsApp reveló el lunes que una pequeña cantidad de cuentas fueron atacadas por “un actor cibernético avanzado”.

Si esa frase te generó inquietud, aquí tienes algunos consejos para ayudarte a mantener tu información a salvo.

1. Actualizar, dormir, repetir

Imagen de un hacker

Getty Images
El ataque contra la aplicación de mensajería fue orquestado por “un actor cibernético avanzado”, según la empresa.

El ataque fue descubierto por primera vez a principios de este mes.

En ese momento, Facebook, dueño de WhatsApp, le dijo a los especialistas de seguridad que el problema era “una vulnerabilidad de desbordamiento del búfer en WhatsApp VOIP (protocolo de voz por internet) que permitió la ejecución remota de código a través de series especialmente diseñadas de paquetes SRTCP (protocolo de transporte en tiempo real seguro) enviados a un número de teléfono específico”.

Genial.

Permítenos hacer una traducción aproximada: los hackers utilizaron la función de llamada de voz de WhatsApp para llamar al dispositivo que querían atacar.

Incluso si la llamada no fue contestada, el software de vigilancia aún pudo ser instalado debido a que el “VOIP vulnerable” no es lo suficientemente seguro.

Es posible que la llamada incluso haya desaparecido del registro de llamadas del dispositivo porque los hackers tenían el control de la aplicación.

Imagen de apps en un teléfono celular

Getty Images
Las actualizaciones para la mayoría de las aplicaciones de redes sociales incluyen mejoras de seguridad.

Y no, en este caso la solución no es simplemente apagar y volver a encender el teléfono.

El lunes, WhatsApp sugirió que sus 1.500 millones de usuarios actualicen la aplicación después de implementar una solución para ayudar a proteger los dispositivos de los ataques cibernéticos.

Tendrás que hacer esto manualmente -en esta ocasión, el pequeño punto rojo que aparece sobre el ícono del App Store (o lo que sea que haga tu teléfono para notificarte que tienes una tarea pendiente) no se resolverá por sí solo-.

A pesar de que los mensajes en WhatsApp están cifrados de extremo a extremo, lo que significa que solo deben aparecer en el dispositivo del remitente o del destinatario, el software espía utilizado en este último ataque habría permitido a los piratas informáticos leer los mensajes del objetivo.

Es una buena idea mantenerse al día con todas las actualizaciones de la aplicación, ya que a menudo incluyen ajustes de seguridad.

2. Sal de la nube

Imagen de un hacker

Getty Images
En esta ocasión los “hackers” pudieron leer mensajes ajenos en Whatsapp, a pesar de que están cifrados.

Probablemente ya conocías el cifrado de extremo a extremo de tus mensajes en WhatsApp, uno de los mayores atractivos de este servicio de mensajería.

Pero si tu o tus amigos hacen una copia de seguridad de sus chats de WhatsApp en un servicio como Google Drive o iCloud, se crea una vulnerabilidad.

Esa copia de seguridad no está protegida por el cifrado de extremo a extremo, por lo que cualquier persona que tenga acceso a tu nube podría obtener tu historial de conversaciones en la aplicación.

Por lo que, si realmente te importa tu privacidad, eso es algo que deberías deshabilitar.

Es posible que de vez en cuando recibas un mensaje preguntándote con qué frecuencia deseas realizar copias de seguridad. Pero si quieres cambiarlo ahora, entra en la app y busca en Configuración>Chats> Respaldo de chat.

3. 2FA

Si tu aplicación lo admite (y WhatsApp lo hace), la verificación de dos pasos -conocido como 2FA- es una buena manera de ayudar a mantener tus datos seguros.

Se trata de una capa adicional de seguridad para garantizar que las personas que intentan obtener acceso a una cuenta en internet son realmente quienes dicen ser.

Se empieza con el acceso normal: nombre de usuario y contraseña. Pero, en lugar de obtener acceso de inmediato, se pide una segunda forma de verificación, que puede ser por ejemplo una huella digital, un comando de voz o un código que es enviado por texto.

También puede ser información extra. Ya conoces las típicas preguntas: primera mascota, apellido de soltera de la madre; ese tipo de preguntas.

De nuevo, puedes elegir la verificación de dos pasos (2FA) desde la propia app: Configuración>Cuenta>Verificación de dos pasos.

4. Añade capas protectoras

Una pantalla con un candado.

Getty Images
Hay muchas opciones de seguridad que puedes elegir dentro de la app.

WhatsApp (y un montón de otras aplicaciones) ofrecen una gama de opciones de control de seguridad y privacidad.

Debes entrar a la app e ir a Configuración> Cuenta> Privacidad, para ver todos los servicios a tu disposición.

Desde allí puedes controlar quién puede ver el horario de tu “última vista”, tu foto de perfil o tu ubicación en tiempo real, por ejemplo.

También puedes desactivar las marcas que te informan de que tus mensajes han sido leídos, por lo que se desactivarán los ticks azules de verificación.

Puedes elegir todas o ninguna de las opciones, dependiendo de a quién quieres darle permiso para ver tu información.

Y un consejo: no pierdas el sueño por el último ataque

El ataque más reciente contra WhatsApp no debería preocuparte demasiado a menos que seas un abogado, una activista, un experto en derechos humanos o periodista.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, estos fueron los blancos más probables del último ataque.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.