Texcoco o Santa Lucía: Los cambios de ruta de AMLO, y los pros y contra de ambos proyectos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Texcoco o Santa Lucía: Los cambios de ruta de AMLO, y los pros y contra de ambos proyectos

Animal Político presenta los pros y contras de las dos opciones que la ciudadanía podría elegir en una consulta a partir del próximo 28 de octubre.
Cuartoscuro
Por Arturo Daen
12 de octubre, 2018
Comparte

Pase lo que pase en la consulta pública de finales de octubre, sobre si continúa o no la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tendrá que gastar al menos 5 mil millones de pesos en modernizar el actual aeropuerto Benito Juárez y en relanzar el de Toluca, en el Estado de México, para aliviar la saturación de pasajeros en la capital del país.

Este es, hasta ahora, el último giro de una larga historia entre AMLO y una obra que ha estado marcada por los virajes del tabasqueño en su postura: Primero, durante la campaña, tomó como una de sus banderas la cancelación total del NAIM, en Texcoco, por el elevado costo que implica y propuso en su lugar construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía.

Después, sugirió la opción de licitar la obra del NAIM a la iniciativa privada. Y luego, decidió que los dos proyectos se sometan a una consulta ciudadana.

Previo a la consulta, en Animal Político te exponemos la ‘cronología’ de las posturas del próximo gobierno federal sobre el nuevo aeropuerto, cuáles son las diferentes opiniones sobre la viabilidad de los proyectos, así como los principales pros y contras que se han expuesto sobre éstos.

NAIM, ¿sí o no? Los cambios de opinión

Desde que se anunció la construcción del NAIM, en 2014, López Obrador ha expresado públicamente su rechazo a esta obra, argumentando que es muy cara y que detrás de ella pueda haber corrupción en los contratos.

“Es un barril sin fondo, un desperdicio de dinero”, dijo el 9 de diciembre de 2017, meses antes de que arrancara la campaña a la Presidencia. En su lugar, ya desde abril de 2015, AMLO propuso construir un nuevo aeropuerto, pero en Tizayuca, Hidalgo. Sin embargo, en noviembre de ese mismo año ocurrió el primer viraje: dejó atrás Tizayuca, y comenzó a proponer que el actual aeropuerto capitalino Benito Juárez se complementara con la base militar de Santa Lucía, en Zumpango, construyendo dos pistas adicionales a la que ya existe.

Posteriormente, durante la campaña que lo llevó en julio a la Presidencia, tanto AMLO como sus asesores fueron variando de postura.

En enero, su posición era enérgica en contra del NAIM. Incluso, llegó a proponer que el espacio que dejaría libre la obra del aeropuerto tras su cancelación podría ser utilizado para oficinas. En marzo, el tabasqueño suavizó el mensaje y planteó una mesa de técnicos del gobierno federal, del sector empresarial, y de su equipo de trabajo, para debatir cuál de las dos opciones es mejor.
Para abril, ya como candidato de Morena, cambió tres veces su postura:

El 1 de abril, en el arranque de campaña, volvió a endurecer su discurso en contra del NAIM. En la semana posterior, dejó abierta la posibilidad de revisar los contratos del NAIM y volvió a plantear mesas de diálogo. Y el 16 de abril, tras la conferencia del empresario Carlos Slim en la que dijo que cancelar la obra de Texcoco sería un retroceso, AMLO sugirió, por primera vez, buscar a empresarios para que inviertan en la construcción.

En junio, López Obrador planteó ya tres alternativas y no solo la cancelación del NAIM, como era su discurso inicial: 1) continuar con el actual proyecto de obra del NAIM; 2) cancelarlo y construir dos pistas en Santa Lucía; y 3) continuar con el NAIM mediante una concesión al sector privado.

Y en agosto, ya como presidente electo, AMLO convocó a una consulta para que la ciudadanía elija qué opción desea, aunque la decisión final sobre la construcción del nuevo aeropuerto quedará en manos del próximo gobierno.

¿Qué costaría cada proyecto?

El tema del costo es, sin duda, uno de los puntos más controversiales de la actual construcción del NAIM en Texcoco. En 2014, año en que arrancó la obra, el costo inicial previsto era de 168 mil 880 millones de pesos. Sin embargo, cuatro años después, se prevé que la inversión final sea de 285 mil millones de pesos, hasta un 68% más.

El actual secretario de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, ha dicho en varias ocasiones que la inversión de la obra es de 13 mil 300 millones de dólares. Y que el aumento en el costo se debe, principalmente, a la depreciación del peso frente a la divisa americana y a la inflación.

Al sobrecosto hay que sumarle que la obra se demorará, al menos, dos años: en un inicio se anunció la primera fase para 2020, pero los gerentes de la construcción dijeron al equipo de AMLO que se alargará hasta finales de 2022. Incluso, Jiménez Espriú dijo ayer que el retraso puede ser hasta 2024.

A todo lo anterior, hay que añadir que la obra del NAIM ha recibido numerosas observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por irregularidades en las contrataciones, o por gastos de más de mil millones de pesos sin comprobar.

En cuanto a Santa Lucía, en el libro Sistema Aeropuertario del Valle de México. Aprovechamiento de instalaciones existentes. Propuesta Alterna, se menciona que el proyecto tendría un costo de 63 mil millones de pesos.

Sin embargo. AMLO también ha ido variando esta cifra. En diferentes discursos ha dicho que costaría 60 mil millones de pesos, aunque en un cómic que difundió en abril de 2018 se dio la cifra de 70 mil millones de pesos, y en un mitin el 20 de abril, en Xochimilco, el entonces candidato dijo que su plan alterno tendría un costo de 50 mil millones.

Al gasto de Santa Lucía, hay que tener en cuenta, además, los gastos de cancelación del NAIM. Según el Instituto Mexicano para la Competencia (IMCO), el costo aproximado de cancelación es de 120 mil millones de pesos que corresponden a 58 mil millones ya pagados, más las penas y el monto por gastos no recuperables que se generarían por la cancelación de contratos comprometidos por 102 mil millones y la liquidación de trabajadores.

¿Y qué pasará cuando gane una u otra opción?

Si gana el NAIM, este sería el único aeropuerto que se quedaría vigente cuando finalizara la obra. Por lo que la inversión millonaria anunciada para modernizar el actual aeropuerto Benito Juárez se perdería en su totalidad.

Si gana Santa Lucía, Jiménez Espriú dijo que, entonces, operarían este nuevo aeropuerto, más el actual Benito Juárez y el de Toluca, aunque sobre este último no entró en detalles de cómo convencerán a las aerolíneas de que abran vuelos en un aeropuerto que fue inaugurado con una capacidad de atender a 4 millones de pasajeros, y que, en la actualidad, solo atiende a 400 mil por la baja demanda.

¿Es viable el aeropuerto de Santa Lucía?

Sobre Santa Lucía, el punto más controversial y debatido es si, en efecto, es una opción viable, segura, y compatible, con el aeropuerto Benito Juárez.

Ayer jueves, el próximo titular de la SCT dijo que, un estudio de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) del año 2013, y que no conocían previamente a detalle, señala que sí existe viabilidad y factibilidad para que operen al mismo tiempo el actual aeropuerto y Santa Lucía.

No obstante, el gobierno del actual presidente Peña Nieto, así como especialistas que han colaborado en la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco, han señalado que es inviable que los dos aeropuertos operen de manera simultánea, puesto que ocuparían espacios aéreos muy similares.

“Es como tener un cruce de dos carreteras en el aire sin semáforo”, dijo Federico Patiño, director del Grupo Aeropuertario de la Ciudad de México (GACM), empresa de participación estatal encargada de la obra del NAIM.

El capitán Miguel Ángel Valero, quien fue presidente del Colegio de Pilotos y Aviadores de México, explicó en entrevista con Animal Político que, en otras ciudades del mundo como Nueva York, pueden operar hasta tres aeropuertos simultáneamente. Pero en el caso del Valle de México, dijo, las condiciones orográficas lo complican todo.

“Tenemos al este los volcanes, al oeste la sierra de Toluca, y al sur la sierra del Ajusco. Solamente nos podemos aproximar por el noroeste, y por el noreste. Si a este aeropuerto (el actual Benito Juárez) nada más nos podemos aproximar por el noroeste, y noreste, y a Santa Lucía también, pues hay un riesgo de colisión”, dijo el capitán.

Bernardo Lisker, director internacional de Mitre, centro estadounidense especializado en navegación aeronáutica, coincidió en señalar que no sería factible que operen al mismo tiempo el aeropuerto Benito Juárez y Santa Lucía con vuelos comerciales, al coincidir su ruta de aproximación.

Jiménez Espriú dijo, en caso de ser elegida Santa Lucía, la OACI haría un nuevo estudio complementario al de 2013, y que costará otros 600 mil dólares, para garantizar la seguridad y la compatibilidad del espacio aéreo.

Los opositores al NAIM

Otro punto polémico del NAIM es que tiene una férrea oposición de integrantes de los pueblos originarios y pueblos indígenas próximos a la zona donde se realizan las obras, quienes exigen detener la construcción alegando que ésta ya está generando un fuerte impacto ambiental en el lago de Texcoco.

Además, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) y representantes de pueblos originarios de Tezoyuca, Texcoco, y Atlazalpan, entre otros, acusan al actual gobierno federal de despojarlos de sus tierras, para favorecer un proyecto que consideran tendrá repercusiones irreversibles al medio ambiente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: qué es la 'COVID-19 crónica' y por qué a algunos les cuesta tanto recuperarse

Para la mayoría de las personas que enferman de COVID el proceso es breve y leve. Sin embargo algunos experimentan durante meses síntomas que incluyen fatiga duradera, dolor persistente y falta de aire.
7 de octubre, 2020
Comparte
Mujer cansada

Getty Images
Para alguno pacientes los síntomas del Covid persisten mucho después de superada la infección.

Para la mayoría de las personas que se infectan con el nuevo coronavirus, la covid-19 es una enfermedad breve y leve, pero algunas experimentan síntomas que incluyen fatiga duradera, dolor persistente y falta de aliento durante meses.

La condición, conocida como covid crónica, está afectando negativamente la vida de muchas personas y las historias de agotamiento, incluso después de una caminata corta, se han vuelto bastante comunes.

Aunque en medio de la pandemia la atención se ha centrado en salvar vidas, hay cada vez una mayor conciencia de las consecuencias de la enfermedad a largo plazo.

Sin embargo, incluso las preguntas básicas —como por qué algunos desarrollan la variante crónica o si se recuperarán del todo en algún momento— están plagadas de incertidumbre.

¿Qué es la “covid crónica”?

No existe una definición médica ni una lista de síntomas comunes a todos los pacientes: dos personas con covid-19 crónica pueden tener experiencias muy diferentes.

Sin embargo, la característica más común es la fatiga paralizante.

Mujer cansada

Getty Images
La fatiga es un cansancio que no desaparece con el descanso ni el sueño.

Otros síntomas incluyen la dificultad para respirar, una tos que no desaparece, dolor en las articulaciones y musculares, problemas de audición y vista, dolores de cabeza, pérdida del olfato y del gusto, así como daños en el corazón, los pulmones, los riñones y el intestino.

También se han reportado problemas de salud mental como depresión, ansiedad y dificultad para pensar con claridad entre los que la padecen.

La afección puede llegar a destruir por completo la calidad de vida de las personas.

“Mi fatiga no se parecía a nada que hubiera experimentado antes”, contó una persona afectada por la misma, Jade Gray.

La covid-19 crónica no implica solo una larga recuperación para alguien que haya pasado un periodo en cuidados intensivos por el coronavirus.

Incluso personas con infecciones relativamente leves de covid-19 pueden sufrir problemas de salud graves y duraderos.

“No tenemos ninguna duda de que existe la covid-19 crónica”, le dijo a la BBC el profesor David Strain, quien ya lleva tiempo atendiendo a pacientes con ese perfil en la clínica de Síndrome de Fatiga Crónica de la Universidad de Exeter.

¿Cuánta gente lo padece?

Un estudio publicado en la revista especializada Journal of the American Medical Association siguió los casos de 143 pacientes con covid-19 atendidos en el hospital más grande de Roma después de que fueran dados de alta.

Y concluyó que el 87% sufría al menos un síntoma casi dos meses después y más de la mitad todavía tenía fatiga.

Paciente con covid

Getty Images
Para algunos pacientes que han estado internados, la recuperación puede ser muy lenta.

Sin embargo, estos estudios se centran solo en una minoría de los que contraen covid-19: en aquellos que acaban necesitando tratamiento hospitalario.

Mientras, con la información recabada con la aplicación Covid Symptom Tracker, utilizada por alrededor de cuatro millones de personas en Reino Unido, se descubrió que el 12% de las personas aún presentaban síntomas después de 30 días.

Y sus datos más recientes, aún no publicados, sugieren que un 2% de todas las personas infectadas (dos de cada 50) tienen síntomas de covid-19 crónica después de 90 días.

¿Tienes que haber estado grave para desarrollar covid-19 crónico?

Aparentemente no.

Un estudio realizado en Dublín encontró que la mitad de las personas a las que se les dio seguimiento todavía experimentaban fatiga 10 semanas después de haber sido infectadas con coronavirus. Un tercio no pudo regresar al trabajo.

Y los médicos no encontraron ningún vínculo entre la fatiga y la gravedad de la infección.

Sin embargo, el agotamiento extremo es solo un síntoma de la covid-19 crónica.

Pulmón con coronavirus

SPL
El coronavirus puede provocar neumonía.

El profesor Chris Brightling, de la Universidad de Leicester e investigador principal del proyecto PHOSP-Covid, que realiza un seguimiento de la recuperación de las personas, cree que las personas que desarrollaron neumonía pueden tener más problemas debido al daño en los pulmones.

¿Cómo es el virus que causa la covid-19 crónica?

Hay muchas ideas, pero no hay respuestas definitivas.

Una posibilidad es que el virus se haya eliminado de la mayor parte del cuerpo pero se mantenga en pequeños focos.

Coronavirus MERS

Getty Images
Una posibilidad es que permanezcan pequeños focos con el virus.

“Si hay diarrea prolongada, el virus se encuentra en el intestino, si hay pérdida del olfato, es en los nervios, y eso es lo que podría estar causando el problema”, dice el profesor Tim Spector, del King’s College de Londres.

El coronavirus también puede infectar directamente una amplia variedad de células en el cuerpo y desencadenar una respuesta inmune hiperactiva que cause daño en todo el cuerpo.

Otra posibilidad es que el sistema inmunológico no vuelva a la normalidad después de la covid-19 y esto sea la causa de los problemas de salud.

Síntomas covid-19 crónica

BBC

La infección también puede alterar el funcionamiento de los órganos. Esto se hace obvio en el caso de los pumones, cuando cicatrizan. Se han observado problemas a largo plazo después de la infección con SARS o MERS, que también son producidos por coronavirus.

Asimismo, la covid-19 puede modificar el metabolismo: ha habido casos de personas que luchan por controlar sus niveles de azúcar en sangre después de desarrollar diabetes como resultado de la covid-19, y el SARS provocó cambios en la forma en que el cuerpo procesa las grasas durante al menos 12 años.

También hay indicios de cambios en la estructura del cerebro, pero aún se están investigando.

Y la covid-19 también hace cosas extrañas en la sangre, incluyendo una coagulación anormal, y daña la red de venas y arterias.

“La teoría en la que estoy trabajando es un envejecimiento prematuro de los pequeños vasos sanguíneos que transportan oxígeno y nutrientes a los tejidos”, le dijo el profesor Strain a la BBC.

Y, como destaca Strain, hasta que no averigüemos qué está causando la covid-19 crónica “será difícil encontrar los tratamientos“.

¿Es algo inusual?

La fatiga y la tos posviral están bien documentadas y son comunes; probablemente todos hemos tenido una infección de la que nos ha tomado años recuperarnos por completo.

Aproximadamente una de cada 10 personas con fiebre glandular tiene fatiga que dura meses.

E incluso ha habido sugerencias de que la gripe, particularmente después de la pandemia de 1918, puede estar relacionada con síntomas similares al Parkinson.

“Con la covid-19 parece haber síntomas de mayor alcance y el número de personas parece ser mucho mayor”, dice sin embargo el profesor Brightling.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Sin embargo, el énfasis está en la palabra “parece”, ya que hasta que tengamos una imagen real de cuántas personas han sido infectadas no sabremos exactamente qué tan comunes son estos síntomas, destaca.

“La forma singular en la que el virus ataca al huésped y las diferentes formas en las que luego altera la forma en que se comportan las células parecen estar dando a las personas una infección más grave que otros virus y síntomas más persistentes”, le dijo a la BBC.

¿Se recuperará la gente completamente?

El número de personas con Covid crónico parece estar disminuyendo con el tiempo.

Sin embargo, el virus surgió solo a fines de 2019 antes de globalizarse a principios de este año, por lo que faltan datos a largo plazo.

Una enfermera verifica los síntomas de una mujer en México

Getty Images
Según los datos recopilados por los investigadores, las personas pueden experimentar una amplia gama de síntomas diferentes.

“Hemos pedido, deliberadamente, seguir a las personas durante 25 años. Ciertamente espero que sólo un número muy pequeño tenga problemas más allá de un año, pero podría estar equivocado”, dijo el profesor Brightling.

También existe la preocupación de que incluso si las personas parecen recuperarse ahora, podrían enfrentar riesgos de por vida.

Las personas que han tenido el síndrome de fatiga crónica tienen más probabilidades de volver a tenerlo y la preocupación es que futuras infecciones puedan causar más brotes.

“Si el Covid sigue el mismo patrón durante mucho tiempo, esperaría algo de recuperación, pero si solo se necesita otra infección de coronavirus para reaccionar, esto podría pasar cada invierno“, dijo el profesor Strain.

Y todavía es posible que surjan más problemas en el futuro: la Organización Mundial de la Salud advirtió que la inflamación generalizada causada por el coronavirus podría provocar que las personas tengan problemas cardíacos a una edad mucho más temprana.

¿Qué debo hacer si creo tener Covid crónico?

El sistema de salud pública de Reino Unido, NHS, ofrece una serie de consejos para las personas afectadas por Covid-19, especialmente las que requirieron atención hospitalaria.

Concretamente recomienda“tres P” para conservar energía:

  • Pausa: controla el ritmo para no esforzarte demasiado y asegúrate de descansar lo suficiente
  • Planificación: planifica los días para que las actividades más agotadoras se distribuyan a lo largo de la semana.
  • Priorización: piensa en lo que se debe hacer y en lo que se puede posponer.

También aconseja hablar con el hospital o con el médico de cabecera si uno no se está recuperando tan rápidamente como cabría esperar.

Pero tanto en Reino Unido como en otras partes del mundo algunos han expresado su preocupación de que no hay suficiente apoyo para las personas con Covid crónico.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.