Lo torturaron para confesar un homicidio y así lo sentenciaron; 7 años después, la Corte revoca la condena
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo torturaron para confesar un homicidio y así lo sentenciaron; 7 años después, la Corte revoca la condena

El acusado denunció que fue torturado para que aceptara que mató a una mujer, pero los jueces del caso lo ignoraron y así lo sentenciaron a 32 años de cárcel.
22 de octubre, 2018
Comparte

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió revocar una sentencia de 32 años de prisión impuesta a una persona por el homicidio de una mujer en Veracruz, tras concluir que los jueces a cargo del juicio ignoraron que la confesión incriminatoria del procesado, en la que se sostenía todo el caso, pudo haberse obtenido bajo tortura física y psicológica.

Se trata del caso de Yarold Christian Leyte Quintanar, preso desde hace casi siete años en un penal de Veracruz. Su historia, incluyendo la narración y pruebas de la tortura que sufrió y las múltiples irregularidades en torno al procedimiento, fue abordada por Animal Político en esta nota y en el reportaje Matar en México: Impunidad Garantizada, publicado en mayo pasado.

La decisión de la Primera Sala de la Corte no significa la libertad en automático para Yarold, sin embargo, se trata de un amparo que por primera vez, y tras cuatro años de batalla legal, revoca la sentencia condenatoria y ordena a un juez que revise si las pruebas que ya existen (entre ellas peritajes que certifican las lesiones que sufrió Yarold tras ser detenido) acreditan la tortura. 

En caso de que no exista actualmente evidencia suficiente para acreditarla, la SCJN ordenó a los jueces que realicen una investigación exhaustiva, incluyendo la aplicación del Protocolo de Estambul.

La sentencia de la Corte, de la que este medio tiene copia, condena el hecho de que el juez de Veracruz que inicialmente dictó condena ni siquiera ordenó que se iniciara una investigación de la tortura denunciada por el proceso. Es decir ignoró por completo el hecho.

Y también considera que fue incorrecta la decisión de un Tribunal federal, que después de analizar por segunda vez el caso sí ordenó que se investigara la tortura pero, al mismo tiempo, ratificó la sentencia condenatoria en contra de Yarold, minimizando el hecho de que su cuestionada confesión incriminatoria era la pieza central de la acusación del Ministerio Público de Veracruz.

“Soslayar una denuncia de tortura, sin que se realice la investigación correspondiente, ubica necesariamente en estado de indefensión a quien la alega ya que al no verificar su dicho, se deja de analizar una eventual ilicitud de las pruebas con las que se dictará sentencia (…) únicamente será posible determinar el impacto de la tortura en el proceso penal, una vez que ésta se haya acreditado, como resultado de una investigación exhaustiva y diligente”, señala la sentencia de la Corte correspondiente al amparo en revisión 1389/2018.

El caso fabricado

Solo en 5 de cada 100 homicidios que se cometen en México autor del crimen termina procesado y sentenciado. Es una impunidad del 95 por ciento. Peor aún: existen casos en donde los acusados de cometer el crimen no son los verdaderos homicidas, sino personas a las que se fabrican pruebas para incriminarlos en el momento.

El reportaje “Matar en México: Impunidad Garantizada” abordó como parte de esta vertiente el caso de Yarold Christian Leyte Quintanar, sentenciado a 32 años de cárcel por el homicidio de la ejecutiva del banco “Compartamos” María Teresa González González, crimen ocurrido en 2012, en Tuxpan, Veracruz. Unos días después del asesinato, policías judiciales detuvieron a Yarold, quien fue exhibido en los medios como “el asesino de Valle Alto”.

La prueba central del Ministerio Público en contra de Yarold fue su supuesta confesión, en la que él dice que mató a González accidentalmente dentro de su casa, pues forcejeó con ella luego de que lo buscó para cobrar un adeudo que él tenía con el banco.

La investigación presentó múltiples irregularidades que quedaron documentadas en el expediente, y que Animal Político pudo verificar. Por ejemplo, está el testimonio del gerente del banco donde trabajaba la mujer asesinada, quien negó que Yarold fuera cliente suyo y tuviera un adeudo con ellos. También se encuentra el análisis del perito oficial que dictaminó que la víctima no murió en la casa de Yarold (como asegura en su supuesta confesión), sino en el lugar donde fue encontrada: una casa enfrente a la del domicilio del procesado.

Pero sobretodo está la denuncia detallada de Yarold, en la que señala que su confesión fue fabricada y que la firmó después de ser torturado por un tiempo prolongado. Hay constancias ministeriales y periciales que acreditan que Yarold fue retenido por varias horas antes de quedar a disposición del MP, y que presentaba varias lesiones físicas y daño sicológico.

La historia completa de su detención y de la narración de su tortura puede consultarse en este episodio de la miniserie que acompañó el reportaje Matar en México. Aquí se recupera un fragmento de los maltratos que Yarold sufrió a manos de los policías que lo detuvieron, narrados por su madre:

“Lo empiezan a ahogar, lo enderezan, le comienzan a dar descargas eléctricas… aun así el seguía sin confesar así que cortan un arma, se la ponen en la cabeza y le dicen que lo van a matar. Mi hijo pese a todo eso sigue diciendo que él no sabe de qué homicidio le hablan ni conoce a la víctima, y es cuando de repente le dicen que va a confesar porque va a confesar, entonces lo levantan del cabello, lo ponen en una reja y escucha a su esposa llorando, y le dicen que si no confiesa van a matar a su esposa y a uno de sus hijos… es cuando él acepta firmar la declaración que ya le habían preparado…”

Pese a lo anterior el juez de Tuxpan a cargo del proceso mantuvo como prueba válida la confesión de Yarold, y cuatro años después de la detención – y por presiones de la propia defensa para que ya dictara una sentencia – dicho juez condenó a 32 años de cárcel al joven. A partir de ahí inició la batalla legal con apelaciones y amparos en varios juzgados y tribunales, incuso federales, que terminó en la resolución de la Corte que revoca dicha condena.

¿Qué sigue para Yarold?

La resolución de la Primera Sala de la Corte dejó finalmente sin efecto la sentencia de 32 años de prisión que se había dictado a Yarold. No obstante, esto no significa todavía que el joven pueda recuperar su libertad.

Lo que los ministros ordenaron es que el caso regrese a los jueces pero con la orden de que se analice si la evidencia que ya existe es suficiente para acreditar la tortura que sufrió el procesado y, de ser así, se declare ilegal tanto su confesión como toda evidencia ligada a ella.

El abogado de Yarold, Guadalupe Salmones Gabriel, dijo que si esto ocurre el caso quedaría en automático sin elementos suficientes para sostenerse, lo que derivaría en la libertad del joven.

Pero en caso de que no exista evidencia suficiente de la tortura en este momento, la Corte ordenó que se abra una investigación a fondo y que se aplique el protocolo de Estambul, que permite certificar si una persona fue sometida o no a este tipo de maltratos. De ser este el escenario, la resolución podría conocerse en aproximadamente un año.

En este contexto el abogado Salmones Gabriel consideró que la resolución de la Corte “se quedó corta” y fue una decisión “salomónica”, pues si bien representa un avance clave en el caso, esta pudo ir más allá y ordenar de una vez el cierre del caso ante el cúmulo de irregularidades que se han documentado.

“Yarold ya lleva casi 7 años en prisión y todavía tendrá que esperar ya que, por ejemplo, el sistema judicial en Veracruz no tiene personal certificado que aplique el protocolo de Estambul, entonces se tendrá que esperar el apoyo de la Comisión estatal de Derechos Humanos que tampoco tiene ese personal, entonces habrá que pedirle a nivel nacional. Es decir, esto es un proceso engorroso debido a que el sistema de impartición de justicia en México no es expedito”, dijo el litigante.

Pese a esta situación el abogado está convencido de que la libertad de Yarold es cuestión de tiempo, no solo por el hecho de que la tortura que sufrió es plenamente verificable (con peritajes que ratifican las lesiones), sino porque este caso ha carecido de los mínimos elementos de prueba desde el inicio.

”Lamentablemente (Yarold) no tuvo una defensa real desde el inicio y eso afectó mucho. Los abogados de oficio estuvieron pero no hicieron ningún trabajo. Tuvimos que llegar hasta esta última instancia. Hoy tenemos claro que Yarold va a salir pero desafortunadamente no será de forma inmediata”, dijo el litigante.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
iStock

¿Cuál será la especie dominante si (o cuando) los humanos nos extingamos?

Les pasó a los dinosaurios y podría pasarnos a nosotros. ¿Qué especie dominaría la Tierra si los seres humanos dejamos de existir?
iStock
7 de mayo, 2020
Comparte

Debido a amenazas como el cambio climático o la actual pandemia de coronavirus, cada vez son más las personas que advierten que nuestra existencia está en peligro.

Pero ¿qué pasaría si algún día los seres humanos dejáramos de existir?

Es muy probable que el fin de la raza humana no signifique el fin del mundo… la Tierra existió miles de millones de años antes de que apareciéramos y seguramente siga existiendo mucho tiempo más sin nosotros.

Es más, los ecologistas sostienen que sin la presencia de los mayores depredadores (nosotros), es muy probable que la Tierra prospere como nunca.

Pero ¿cómo sería un mundo sin humanos?¿Qué otra especie se convertiría en la dominante?

Esto fue lo que se preguntó una oyente del programa de la BBC “Los casos curiosos de Rutherford y Fry”, que se dedica a responder inquietudes científicas enviadas por la audiencia.

Para hallar la respuesta a este hipotético escenario, los científicos Hannah Fry y Adam Rutherford, presentadores del programa, consultaron al zoólogo (o biólogo especializado en animales) Matthew Cobb.

Según Cobb, hay diferentes formas de definir lo que constituye una especie “dominante”.

Insectos

iStock
Hay muchísimos más insectos que humanos en el mundo y es muy probable que nos sobrevivan.

Una puede ser cuál es la más numerosa. En ese sentido, Cobb apunta a los insectos, que hoy en día son, por mucho, la forma de vida más cuantiosa.

Campeones microscópicos

Sin embargo, la experta Kate Jones sostiene que si vamos a medir el dominio en términos de números, entonces los verdaderos ganadores son organismos mucho, mucho más pequeños.

“Yo creo que la especie dominante ha sido, sigue siendo y probablemente siempre sea el microbio“, afirmó.

Según Jones, no solo se debe a su número y biomasa, sino a que viven en todo tipo de hábitat en la Tierra, desde la Antártida y el Ártico hasta respiraderos en el fondo del mar.

También existen desde mucho antes que nosotros: aparecieron hace unos 3.500 millones de años (nosotros hace apenas unos 6 millones)

E incluso podría decirse que ya nos dominan, ya que en nuestros cuerpos ¡hay más bacterias y otros microbios que células humanas!

Los conquistadores

Pero si hablamos de dominio en términos de qué especie ha conquistado o destruido a otras, o a sus hábitats, no hay dudas de que hasta ahora los humanos hemos ganado el dudoso título de “número uno”.

“Básicamente a cualquier lugar donde vamos nos deshacemos de los animales más grandes -empezando con el mamut y el rinoceronte lanudo- y a medida que nos movemos por el planeta, donde vamos nosotros ellos desaparecen“, dice Cobb.

Un hombre de las cavernas persiguiendo a un mamut con una lanza

iStock
Los humanos hemos logrado conquistar o aniquilar al resto de las especies, pero a un gran costo para el planeta.

“Con la desaparición de estos animales también se perdió su rol en el ecosistema, así que nuestra llegada transformó el ecosistema del todo el planeta“, explica.

La especie humana ha sido tan exitosa en esta conquista destructora que muchos científicos creen que estamos en camino a la Sexta Gran Extinción (hubo cinco antes, la última eliminó a los dinosaurios y a 3/4 de toda la vida en le Tierra hace 66 millones de años).

Si esto ocurriera, ¿qué especies podrían sobrevivir?

La respuesta podría encontrarse analizando lo que ocurrió en las extinciones previas.

“Si miras a través de la historia, la extinción sigue un patrón, no es aleatoria. Algunas especies son más propensas a la extinción que otras, y algunos rasgos te hacen más precario”, explica Rutherford, que es genetista.

El astrónomo Phil Plait, conocido como “El astrónomo malo” porque se dedica a destrozar mitos sobre el espacio, dice que una cosa que tuvieron en común las extinciones pasadas es que todas produjeron un cambio profundo en el medio ambiente del planeta.

“Hubo un repentino cambio climático, repentinos cambios medioambientales, cambios en la química del suelo, cambios en la temperatura del agua y el aire, y eso es probablemente lo que causó estas extinciones”.

Pero así como la última extinción aniquiló a los dinosaurios terrestres, dando pie eventualmente a la aparición y dominio del hombre, ¿qué otra forma de vida podría reemplazarnos a nosotros si somos aniquilados?

Portada del libro "Después del hombre: una zoología del futuro"

St. Martin’s Griffin
El libro “Después del hombre: una zoología del futuro” especula con las especies que dominarán cuando el ser humano deje de existir.

“Creo que será una especie que pueda adaptarse a las nuevas condiciones“, dice Kate Jones. “Por ejemplo, algo que pueda comer plástico”.

Sin embargo, más allá de las especulaciones, Rutherford señala que la evolución es algo muy difícil de predecir.

“Sabemos que habría cosas con ojos, cosas con alas. Habría carnívoros, herbívoros, tal vez plástico-voros. Pero más allá de eso, no quisiera hacer predicciones específicas”, afirma.

Quien sí se animó a hacerlas fue el geólogo escocés Dougal Dixon, quien en 1981 publicó el libro “Después del hombre: una zoología del futuro”, donde no solo cuenta cómo serían las especies dominantes del futuro, sino que también las muestra a través de varias ilustraciones.

Siguiendo los principios básicos de la selección natural, Dixon predijo que unos 50 millones de años después de que los seres humanos hayamos desaparecido el mundo estará dominado por murciélagos de un metro y medio y roedores gigantes.

¿Ciencia o ciencia ficción? Pues, lo cierto es que no estaremos aquí para averiguarlo.


Antes de que te vayas…

Dr Adam Rutherford and Dr Hannah Fry

BBC

Los científicos Adam Rutherford y Hannah Fry investigan misterios cotidianos partiendo de preguntas que envía el público… y les fascina que les lleguen preguntas de los lectores de BBC Mundo.

Así que si tienes alguna duda científica envíaselas por email a [email protected] o por Twitter, usando #curiouscases.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts