Universidades de La Estafa Maestra buscan rescate financiero; Legislativo pedirá transparencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook.com/UAEM.OFICIAL

Universidades de La Estafa Maestra buscan rescate financiero; Legislativo pedirá transparencia

Entre una decena de instituciones que tienen una severa crisis financiera están cuatro universidades que participaron en el esquema de empresas fantasma y presuntos desvíos, conocido como La Estafa Maestra.
Facebook.com/UAEM.OFICIAL
1 de octubre, 2018
Comparte

Diputados federales cabildearán con representantes de la Secretaría de Hacienda el rescate financiero de 10 universidades que atraviesan por una severa crisis financiera. Sin embargo, pedirán rendición de cuentas en la aplicación presupuestal debido a que cuatro de las instituciones participaron en el esquema de presunto desvío de recursos con dependencias federales.

Las universidades autónomas de Chiapas, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa, Tabasco, Veracruz y Zacatecas necesitan 19 mil millones de pesos para solventar los pasivos que arrastran sobre todo por pensiones, prestaciones y hasta salarios de sus trabajadores.

Cuatro de ellas participaron en el presunto desvío de recursos con dependencias federales a través de convenios para hacer supuestos servicios que no se cumplieron porque terminaron en empresas fantasma, como lo documentó la investigación periodística La Estafa Maestra.

Se trata de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, que hizo 5 convenios por mil 140 millones de pesos con la Sedesol y la Sagarpa; la del Estado de México, que sumó mil 440 millones de pesos en convenios con Sedesol; la Autónoma de Tabasco, que consiguió cinco convenios por 580 millones de pesos con Pemex, y la de Zacatecas, que ganó 220 millones de la Sagarpa. Dichos tratos ocurrieron entre 2013 y 2015.

Este mecanismo de desvío fue alertado desde 2013 por la Auditoría Superior de la Federación, que en sus revisiones anuales detectó que universidades públicas subcontrataban a empresas que no cumplían con los servicios previstos. Aún así, diferentes instituciones de educación superior continuaron con esa práctica, pese a que el exauditor superior, Juan Manuel Portal, advertía que se trataba de un esquema que propiciaba corrupción.

Entre los implicados en La Estafa Maestra, las universidades son las únicas que no han dicho nada públicamente y no han sido llamadas a rendir cuentas por nadie, pese a que han sido denunciadas penalmente en 2015 y 2017 por parte de la Auditoría Superior de la Federación.

Por eso es que ahora que buscan recursos extra para superar la crisis financiera, los diputados propondrán requisitos para que las instituciones sean rescatadas y se aseguren de que no vuelva a repetirse el desvío de recursos públicos.

Tonatiuh Bravo, vicecoordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano y exrector de la Universidad de Guadalajara, aseguró que una posibilidad es que las universidades reglamenten sus procedimientos para que hagan pública la justificación para recibir una adjudicación directa por parte de alguna institución de gobierno.

“Las universidades que pasaron por estos problemas deben dar un salto y aprovechar la autonomía, y generar normas que permita blindar la transparencia universitaria frente a actos ilícitos de esta naturaleza”, dijo el diputado en entrevista.

La crisis y la corrupción  

La Universidad Autónoma del Estado de Morelos llegó a límite. Se encuentra en huelga desde el 20 de septiembre debido a que los más de 6 mil trabajadores demandan el pago de 640 millones de pesos de adeudos salariales, prestaciones y aguinaldos para este año, dijo en entrevista Mario Cortés, secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores Académicos.

Cortés informó, además, que los pasivos están a tal grado que sólo el adeudo con el IMSS asciende a 160 millones de pesos; pero la crisis es tan severa que ya no se sostenía la operación de la institución, “ni siquiera había papel de baño o copias”.

La Universidad Autónoma de Morelos es una de las participantes en el presunto esquema de desvío de recursos públicos. Hizo cinco convenios en 2014 con la Sagarpa y la Sedesol para hacer servicios como distribuir medio millón de despensas en los 400 municipios más pobres del país o fortalecer la operación del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS).

Esto, gracias a que la Ley de Adquisiciones permite una excepción para evadir licitaciones públicas. Permite a entidades de gobierno contratarse entre sí sin necesidad de hacer concurso, para evitar burocracias. Pero en este caso, 11 dependencias federales, como la Sedesol, Pemex o Banobras, hicieron convenios con universidades por servicios que eran ajenos a la labor educativa.

Además, la Auditoría Superior de la Federación comprobó que los servicios no se hicieron, y Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción comprobaron que se utilizaron empresas fantasma y, por lo tanto, el dinero público desapareció.

En este mecanismo, cada actor ganaba un moche. Las universidades se quedaban con aproximadamente 10 y hasta 15% del dinero que recibían a través de los convenios, y el resto lo entregaban en subcontrataciones a las empresas, que iban pasando el dinero de una a otra, y cada una se quedaba con un porcentaje.

La Universidad de Morelos obtuvo 61 millones de pesos de moche gracias a estos convenios de 2014, pero aún así, para 2017 tenía un déficit de mil 320 millones de pesos. Cuando se entrevistó al entonces rector, Alejandro Vera, aseguró que aceptó los convenios precisamente debido a los problemas financieros de la institución.

“Es parte de lo que se tiene que hacer para poder sufragar una serie de cargas estructurales, particularmente prestaciones no reconocidas, pensiones y jubilaciones”, dijo en entrevista antes de concluir su periodo, en 2017.

Sin embargo, pese a que Gustavo Urquiza asumió la rectoría de la institución en noviembre de 2017, no se sabe si ha hecho una revisión exhaustiva de la administración financiera de Vera, misma que dejó a la institución en este punto de crisis.  

Animal Político buscó durante cinco días una entrevista con el rector Urquiza, para preguntarle al respecto, pero no hubo respuesta.  

Desde el año pasado, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) acompañó el llamado de auxilio de las universidades en crisis a través de un documento en el que los 191 rectores solicitan la ayuda gubernamental para el rescate, pero nunca han hecho un pronunciamiento respecto a los posibles actos de corrupción entre sus agremiados.

Por eso, también se solicitó una entrevista con Jaime Valls, secretario general de la ANUIES, respecto a las crisis financiera y la utilización de las universidades en un mecanismo de corrupción, pero tampoco hubo respuesta.

De acuerdo a la legislación, su autonomía les permite dirimir cualquier asunto al interior de la institución, pero en este caso ninguna comunidad universitaria ha hecho algo para pedir cuenta a los rectores de las ocho universidades implicadas en 2013 y 2014: las autónomas de Morelos, Estado de México, Tabasco y Del Carmen. El Fondo de Fomento y Desarrollo de la Investigación Científica y Tecnológica (FONDICT-UAEM), Universidad Popular de la Chontalpa, Universidad Politécnica del Golfo de México, Instituto Técnico Superior de Comalcalco y la Universidad Tecnológica de Tabasco.

En 2015 también estuvieron la Universidad Intercultural, Estado de México, Universidad Politécnica de Chiapas y la Universidad de Tecnológica Nezahualcóyotl, que incluso fueron denunciadas penalmente por la Auditoría Superior de la Federación, en 2017, igual que la de Morelos y Edomex, en 2015.

El legislativo

El pasado 20 de septiembre, rectores de las universidades en crisis acudieron a la Cámara de Diputados para solicitar su intervención ante la Secretaría de Hacienda, a fin de enfrentar las crisis financieras, y los legisladores respondieron con la aprobación de un punto de acuerdo para concretarlo.

Este lunes, en la reunión de la Junta de Coordinación Política, integrada por los coordinadores de todas las bancadas, abordarán el tema y probablemente establezcan la fecha del encuentro con Hacienda.

Sin embargo, en esta negociación también incluirán requisitos para que las universidades sean transparentes respecto a su presupuesto, aunque respetando su autonomía, confirmaron a Animal Político diputados de Morena, Movimiento Ciudadano y PRD.

Azael Santiago Chepi, diputado de Morena, aseguró que buscarán que la Secretaría de Hacienda libere recursos para las universidades, que incluso están en peligro de solventar sus gastos en los tres meses que restan del año, y además buscarán el aumento de recursos para 2019.

Pero también existe el “señalamiento” del presunto desvío de recursos públicos, por eso “seguramente se promovería una auditoría” para las universidades implicadas.

En tanto, Tonatiuh Bravo, de Movimiento Ciudadano, advirtió que una posibilidad sería pedir a las universidades, en respeto de su autonomía, que “reglamenten” el procedimiento cuando reciban adjudicaciones directas para que “quede perfectamente transparente al interior de las universidades de por qué se está aceptando”.

En el espíritu de la ley de Adquisiciones, “la excepción es correcta” porque en muchos lugares no hay otras alternativas, porque “se trata de estimular que puedan generar alternativas, pero eso es muy distinto a que se vea como un estímulo a que desde las universidades se hagan operaciones de carácter ilícito”, advirtió Bravo.

Ricardo Gallardo, coordinador de diputados del PRD, aseguró que “la autonomía no se va a vulnerar al momento de rendir cuentas y es una obligación que lo hagan porque están ocupando recursos públicos”.

En tanto, en la Cámara de Senadores está pendiente de discusión un punto de acuerdo del senador Armando Guadiana de Morena, para que la Auditoría Superior de la Federación revise a todas las universidades del país respecto al ejercicio de su presupuesto de 2018.

Porque si bien las universidades son sujetos obligados por la Ley de Transparencia, y como entes auditables por parte de la Auditoría Superior de la Federación, la rendición de cuentas ha sido limitada.

“Los recursos de las entidades educativas tienen una cualidad en común, la opacidad con la que se aplica el financiamiento y consecuentemente se tiene una ineficaz rendición de cuentas, en el peor de los casos existe una nula información sobre las erogaciones realizadas”, advierte el diputado Guadiana en su punto de acuerdo.

Por eso también exhorta a la ANUIES a que, en el ámbito de su competencia, establezca mecanismos eficientes, el acceso a la información sobre la aplicación y destino de los recursos públicos de las universidades e institutos de Educación Superior del país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

A un año del COVID: ¿cómo se determina cuándo finaliza una pandemia?

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de un nuevo tipo de coronavirus una "pandemia". Te contamos qué metas deben alcanzarse para salir de la emergencia sanitaria.
11 de marzo, 2021
Comparte

China reportó los primeros casos de un nuevo tipo de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el último día de 2019 -de ahí que se lo bautizara “covid-19”-, pero el organismo lo declaró oficialmente una “pandemia” el 11 de marzo, hace un año.

Esta enfermedad viral se sumó así al grupo de los grandes brotes que afectaron la salud global a lo largo de los tiempos, como la peste negra, la viruela, la gripe de 1918-9 y, más recientemente, el VIH/Sida y la influenza A (H1N1).

Ninguna de esas enfermedades representa hoy una amenaza a la humanidad. Incluso una -la viruela- llegó a erradicarse.

¿Qué debe ocurrir para que el covid-19 también deje de ser considerado una pandemia?

¿Cuáles son las metas que deben alcanzarse?

La respuesta más directa surge de analizar la definición de lo que constituye una pandemia.

Según la Real Academia Española, es una “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”.

Por lo tanto, se infiere que el covid dejará de ser pandémico cuando ya no tenga un alcance tan grande.

Pero ¿quién define el umbral y cómo se determina?

Incluso si la OMS decidiera que se terminó la pandemia, serán cada uno de los países -o incluso de los Estados o provincias- los que determinarán cuándo termina la emergencia sanitaria y pueden levantarse las cuarentenas y restricciones.

Aquí te explicamos qué criterios epidemiológicos podrían utilizarse para decidirlo.

No más contagios

La forma más clara de determinar el final de una pandemia sería que ya no haya circulación del SARS-Cov-2, el virus que causa el covid-19.

Click here to see the BBC interactive

En la actualidad (al 11 de marzo de 2021) solo 14 países o territorios de todo el mundo están libres de covid, según la OMS, y de ellos 12 son islas en el Pacífico o Atlántico (que debieron cerrar sus fronteras para poder mantener afuera al virus).

A nivel global hay unas 117 millones de personas infectadas y cerca de 2,6 millones de víctimas fatales, cifras que siguen aumentando día a día.

Por lo tanto, la meta de frenar completamente la transmisión del coronavirus parece muy lejana, si no imposible.

Esto, a pesar de que ya existen ocho vacunas que previenen la enfermedad y que al menos 125 países y territorios comenzaron a vacunar a su población.

Click here to see the BBC interactive

Incluso en Estados Unidos, el país qué más dosis ha administrado hasta el momento (más de 90 millones), los expertos advierten que será casi imposible alcanzar los niveles de vacunación necesarios -por encima del 75% de la población- para lograr la anhelada meta que algunos allí han bautizado #ZeroCovid.

Si consideramos, además, que fuera de EE.UU. y un puñado de países como Israel, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Chile, la vacunación viene a un ritmo muchísimo más lento, y que, encima, siguen surgiendo nuevas cepas del virus que podrían reducir la efectividad de las vacunas, puede prácticamente descartarse que el coronavirus sea vencido por knock-out gracias a la inoculación, como esperaban algunos.

Inmunidad de rebaño

No obstante, la vacunación sí puede contribuir a otra forma de poner fin a la pandemia, la llamada inmunidad de rebaño o colectiva.

Esta se logra cuando una porción amplia de la población se vuelve inmune al virus, por lo que se reduce fuertemente su circulación.

La teoría es que, si suficientes personas son resistentes a la enfermedad, los más vulnerables quedan protegidos de un posible contagio.

Científicos británicos estimaron que la inmunidad de rebaño en el caso del covid-19 se lograría cuando aproximadamente el 60% de la población haya estado expuesta al SARS-Cov-2.

Esta exposición puede ser natural, a través de una infección, o gracias a una vacuna.

Con cada vez más personas infectadas o inoculadas con el coronavirus, ¿será esta la salida de la pandemia?

Mujer recibiendo vacuna

iStock
Cada vez más personas recibirán la vacuna o contraerán el covid, ¿podremos alcanzar la inmunidad colectiva?

No en el corto plazo, según la OMS.

A finales de diciembre, el organismo advirtió que “las encuestas de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países, menos del 10% de la población ha sido infectada con covid-19”.

En tanto, aunque las estadísticas sobre vacunación muestran que hasta el momento se han administrado más de 300 millones de dosis antivirales, las personas inmunizadas serían muchas menos, ya que la mayoría de las vacunas requieren dos dosis.

Si bien se trata de un avance científico enorme, logrado en tiempo récord, su impacto sigue siendo limitado si consideramos que en el mundo viven más de 7.700 millones de personas.

Lo otro que complica alcanzar la inmunidad de rebaño es que las personas infectadas con covid no necesariamente están protegidas contra la enfermedad.

“Todavía no se sabe con certeza cuánto dura la inmunidad de este coronavirus, pero basados en los coronavirus que ya existen y que infectan a la población regularmente, como los coronavirus que causan resfriado, sabemos que la gente se contagia con estos virus una y otra vez”, advirtió a BBC Mundo Jeffrey Shaman, profesor de Ciencias de salud ambiental de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Todavía estamos aprendiendo sobre la inmunidad al covid-19”, coincidió, por su parte, la OMS en su reporte.

“La mayoría de las personas que están infectadas con covid-19 desarrollan una respuesta inmune en las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es esa respuesta inmune”.

“También ha habido informes de personas infectadas con covid-19 por segunda vez”, advirtió.

Un hombre en la cama soplándose la nariz

iStock
La esperanza es que el covid-19 se transforme en una especie de gripe.

Como la gripe

Por todo esto, muchos creen que la salida de la pandemia no se dará ni eliminando el covid, ni logrando una inmunidad colectiva superior al 60%.

Se dará cuando logremos tener la enfermedad suficientemente bajo control.

¿Qué significa esto? Que la cantidad de infecciones, hospitalizaciones y muertes ya no serán considerados una emergencia sanitaria.

Un reciente artículo en la revista The Atlantic estimó que en EE.UU. ese umbral se alcanzaría cuando haya menos de 100 muertes al día.

¿Por qué 100? Porque esa es la cantidad aproximada de personas que fallecen cada año a causa de la influenza (gripe).

Joseph Eisenberg, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, dijo a la revista que ese nivel de mortalidad es “ampliamente considerado aceptable por el público”.

Las comparaciones con la gripe no son antojadizas.

Son varios los expertos que creen que el coronavirus podría eventualmente convertirse en un problema endémico, con picos estacionales, como los distintos virus de influenza.

A medida que más personas se exponen al covid, lo esperable es que comiencen a bajar las tasas de transmisión e infección.

A la vez, el SARS-Cov-2 podría ir mutando para ser menos dañino, como ocurre con muchos virus que tienden a ser más agresivos cuando recién aparecen y luego se hacen menos letales para poder sobrevivir.

https://www.youtube.com/watch?v=kWa06mmJT4U&t=15s

Seguramente seguiría habiendo brotes, como ocurre con la influenza, pero la esperanza es que el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar la infección podrían hacerla menos mortal.

“Lo que esperamos es lograr niveles de la infección que sean controlables y que el virus se vuelva cada vez menos severo, para lograr un equilibrio en el que la endemicidad de este patógeno no sea tan mala para la mayoría de la gente”, señaló a BBC Mundo el profesor Shaman, quien en octubre publicó un estudio en la revista Science sobre el potencial del covid de volverse endémico.

“Ese sería el tipo de estabilidad que nos permitiría vivir con este virus y, a la vez, volver a algún tipo de normalidad”, afirmó.

¿Cuánto tiempo tardará?

Otro trabajo publicado en Science en enero por científicos de la Universidad de Emory y la Universidad Estatal de Pensilvania, estimó el plazo, utilizando un modelo matemático para reproducir la propagación del virus.

Su conclusión fue que “domar la pandemia” -es decir, que el covid-19 se haga endémico- tardará entre un año y una década.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue más preciso.

En agosto pasado, estimó que la pandemia terminará “en menos de dos años”, o sea, antes de mediados de 2022, un poco menos de lo que tardó en superarse la gripe de 1918-9, la mayor pandemia del siglo XX.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.