Cómo el avistamiento de vaquitas marinas bebé da una esperanza a la especie

En una expedición realizada del 24 de septiembre al 4 de octubre, científicos realizaron tres avistamientos de vaquitas marinas y pudieron comprobar que la especie se continúa reproduciendo.

vaquita
Ilustración: Jesús Santamaría

La vaquita marina no está extinta. Científicos confirmaron la presencia de hembras y crías de esta especie durante una expedición realizada en septiembre pasado en el Alto Golfo de California.

En conferencia de prensa, especialistas y científicos involucrados en la conservación de la vaquita marina anunciaron que, en la expedición realizada del 24 de septiembre al 4 de octubre, realizaron tres avistamientos y pudieron comprobar que la especie se continúa reproduciendo.

El 25 de septiembre, los especialistas observaron dos ejemplares, una madre con su cría; el 27, avistaron a dos vaquitas marinas adultas, y el 28 observaron a un grupo de entre cuatro y seis animales, de los cuales uno era una cría. Todos mostraron buen estado de salud.

El coordinador de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos del Instituto Nacional de Ecología, Armando Jaramillo Legorreta, explicó que este monitoreo de la especie se dio utilizando hidrófonos en el polígono de la vaquita marina, y fue así que, a través de la percepción de sonidos emitidos por los animales pudieron determinar su ubicación.

Por su parte, Diego Ruíz, director del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, detalló que la expedición se realizó a bordo de un buque y cuatro embarcaciones, y los científicos ocuparon cuatro binoculares “Big Eyes”, con un alcance de 2 millas y 16 binoculares portátiles de alto alcance.

Los avistamientos pudieron ser filmados gracias a que utilizaron una cámara de cine para objetivos de larga distancia y 10 cámaras con lentes telefoto.

Ante este hallazgo, los especialistas señalaron que es necesario continuar con el programa de conservación de la especie y reforzar las acciones para impedir su desaparición.

Lorenzo Rojas Bracho, investigador del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) precisó que todos los ejemplares que han sido recuperados sin vida, y analizados por los científicos murieron atrapados accidentalmente en redes de pesca, por lo que exhortó a las autoridades a fortalecer las acciones de regulación y prohibición de esta actividad en territorio donde habita la especie.

Asimismo, hizo un llamado al gobierno federal para detener el tráfico ilegal de especies, principalmente de la totoaba, especie que se exporta a países asiáticos por grupos criminales, y cuya captura está afectando la conservación de vaquitas marinas.

Enrique Sanjurjo, subdirector de Océanos de WWF México, reiteró que la organización continuará trabajando con las comunidades pesqueras de la zona en el retiro de redes fantasma, el diseño de artes de pesca alternativas y el monitoreo de la especie.

El director del Museo de la Ballena, por su parte, informó que permanecerán en labores de búsqueda y extracción de redes que puedan afectar a la vaquita marina, que implementarán recorridos de vigilancia y probarán la factibilidad para la instalación de un cerco de seguridad en las áreas más críticas.

El Museo de la Ballena también se comprometió a continuar capacitando al sector pesquero y cooperativistas de la zona en el maricultivo de totoaba y algunas especies de moluscos, con el fin de salvaguardar a la vaquita marina.

Close
Comentarios