7 estadios en los que da más miedo jugar en el mundo (y dos son latinoamericanos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

7 estadios en los que da más miedo jugar en el mundo (y dos son latinoamericanos)

Sea con tribunas verticales, túneles terroríficos y cánticos que hacen temblar la tierra hay pocos ambientes tan intimidantes como los que se viven en estos campos donde el futbol es mucho más que un deporte.
Getty Images
16 de noviembre, 2018
Comparte

Se jugó en La Bombonera y la semana que viene le toca el turno al Monumental.

Nunca antes una final de la Copa Libertadores había generado tanto interés internacional como la que están protagonizando River Plate y Boca Juniors, hasta el punto que aficionados de todo el mundo tienen la atención puesta en el superclásico argentino.

Y fue a raíz de esta épica final que el periodista de la BBC, Ciaran Varley, se inspiró para compilar una lista sobre los estadios de fútbol más intimidantes del planeta, aquellos campos en los que da miedo de jugar o simplemente estar en una grada siendo del equipo visitante.

Este fue el resultado:

7. Mestalla / Valencia CF

Es posible que no tenga un número de trofeos en sus vitrinas al nivel del Barcelona o el Real Madrid, pero sus aficionados hacen sentir su presencia en el campo como pocos en la Liga.

El estadio en sí, con una tribuna norte bastante pronunciada, crea la sensación de estar continuamente juzgando a los jugadores en la cancha, además de vértigo para los hinchas.

Los aficionados visitantes son colocados en el sección noreste de la grada y no es recomendable para personas que tienen fobia a las alturas.

6. De Kuip / Feyenoord

Oficialmente conocido como el estadio Feijenoord, “el tubo” es el campo más estridente de Holanda gracias a su imponente y claustrofóbico diseño, similar al de una bañera.

Estadio en Rotterdam.

Getty Images
Rotterdam es una ciudad que se vuelca para seguir al Feyenoord.

Cada vez que el Ajax visita Rotterdam se produce un choque que trasciende el fútbol, entre la clase obrera de esta ciudad portuaria y la afición más aburguesada que se relaciona con el club de Amsterdam.

5. San Paolo / Napoli

Acompañar a tu equipo en Italia en sus partidos de visita suele ser una verdadera demostración de fidelidad para los tifosi, pero ninguna experiencia le llega al nivel de lo se vive en el estadio San Paolo y los apasionados seguidores del Napoli.

Diego Armando Maradona

Getty Images
Los aficionados napolitanos jamás olvidarán las figura de Diego Armando Maradona.

Construido sobre una roca volcánica, este legendario campo se transformó gracias una nueva legión de seguidores animados por la llegada del argentino Diego Armando Maradona.

Pese a que el tiempo ha dejado su huella en sus gradas, hasta el punto que el presidente del Napoli, Aurelio De Laurentis, dijo que “francamente es un retrete”, el San Paolo es uno de esos campos que no se pueden olvidar.

4. Tûrk Telekom Arena – Galatasaray

Para entender lo que significa un derbi entre el Galatasaray y el Fenerbahce en Turquía solo basta ver la pasión de los aficionados presenciando un entrenamiento antes del partido entre estos dos eternos rivales.

Aficionados del Galatasaray.

Getty Images
Lo que es un infierno para los equipos rivales, es un cielo amarillo y rojo para los aficionados del Galatasaray.

Es tal la devoción por sus colores que en ocasiones se cruzan los límites de lo deportivo, tanto en el campo, como fuera de él (tres jugadores fueron expulsados en el más reciente derbi en Estambul).

Una enorme pancarta suele recibir a los aficionados y jugadores visitantes con el mensaje de “Bienvenidos al infierno”, con antorchas y bengalas encendidas de rojo y amarillas que generan una atmosfera especial.

Nunca experimenté algo similar al Galatasaray“, reconoció en su momento Ryan Giggs recordando una visita del Manchester United al viejo estadio Ali Sami Yen a mediados de los años 90 .

Pese a que ese campo fue demolido en 2011, su espíritu se mantiene vigente en el nuevo hogar del Galatasaray.

3. Hernando Siles / Bolivia

Más que por el aliento de su afición, lo que intimida de este histórico campo en La Paz es su ubicación a 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Hernando Siles en La Paz.

Getty Images
Las víctima que han caído en el Hernando Siles aseguran que el “balón no gira” en La Paz.

La falta de oxígeno afecta tanto a los futbolistas como a los aficionados visitantes, hasta el punto de que hay selecciones que quedan completamente a merced de sus anfitriones, como le pasó a Argentina en 2009 cuando fue goleada 6-1.

La FIFA, presionada por la Albiceleste y Brasil, prohibió los partidos internacionales en campos situados a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar en 2007, lo que produjo airadas protestas de la afición boliviana lideradas por el propio presidente del país, Evo Morales.

“No solo es una prohibición contra Bolivia, también lo es contra la universalidad del deporte”.

El organismo rectificó su decisión.

2. Rajko Mitic – Estrella Roja

El “Maracaná” europeo hace temblar a más de un jugador cuando se dirigen por el túnel de los vestuarios al campo, intimidados por el ensordecedor ruido que se genera desde las gradas.

Hogar del Estrella Roja desde 1963, el estadio cuenta con una pista de atletismo que separa los aficionados del campo, pero eso no impide que los futbolistas visitantes sientan una presencia constante a sus espaldas.

1. La Bombonera / Boca Juniors

El estadio Alberto J. Armando es único en su diseño y concepción. Con una tribuna vertical y tres plateas que rodean el campo, los aficionados están literalmente encima de los jugadores.

Aficionados de Boca en La Bombonera.

Getty Images
En la Bombonera los hinchas parecen estar encima del campo.

Cuando los hinchas alientan a su amado Boca no solo tiemblan las gradas, también lo hace el suelo, generando un ambiente casi imposible de repetir en otro lugar del mundo.

Ni en el Monumental, escenario en el que River y Boca definirán al campeón de la Libertadores el próximo sábado 24.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Contenido patrocinado
FOTOS: Especial

Bienes raíces comerciales en el sector industrial: una historia de evolución

En las últimas décadas, nuestro país ha podido aprovechar su ubicación geográfica para promover el desarrollo de parques industriales y el crecimiento económico ligado a ellos.
FOTOS: Especial
Por Francisco Muñoz *
1 de septiembre, 2022
Comparte

A mediados de los 90, México vivió un parteaguas en lo que se refiere a crecimiento, expansión y desarrollo de los parques industriales. El motivo: la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que, junto con el decreto maquilador, significaron el primer auge de este tipo de industria.

Antes, en 1990, el mercado industrial en Monterrey, por ejemplo, era doméstico de manufactura y textil. En los mercados de frontera como Tijuana, Ciudad Juárez y Matamoros había una línea de 30 kilómetros, donde se permitía hacer maquila.

Para 1996, en Monterrey había solo dos parques industriales, STIVA Aeropuerto y Parque Industrial Monterrey. En el resto de la frontera se desarrollaron conjuntos de naves industriales, pero en su mayoría eran instalaciones solas. Eran lugares hechos para el negocio de maquila con techos bajos y no se requería un patio de maniobras.

El gran detonador de las empresas de manufactura que llegaron con el NAFTA fue la mano de obra barata. En México se pagaba cuatro a cinco veces menos salario mínimo que en EU.

Como resultado, comenzó el desarrollo de parques industriales y vimos el crecimiento de FINSA en Monterrey, así como American Industries, Prologis y Amistad.

En la primera década de este siglo, continuó el crecimiento acelerado de los parques industriales. Surgieron los proyectos Built to Suit para las grandes empresas de manufactura y ensamble automotriz y de electrodomésticos.

Para 2010, los centros de distribución en esa región comenzaron a desarrollar sus cadenas de distribución directamente desde la frontera mexicana. Esto impulsó el desarrollo de naves industriales para almacenaje y distribución. Con ello, no solo hubo para manufactura, sino que la logística impactó en el diseño de naves con especificaciones y tamaño de clase mundial.

En 2008, se dio la apertura mundial de China, lo que tuvo repercusiones en el mercado mexicano. Muchas empresas transnacionales dejaron nuestro país pues vieron en China mano de obra más barata.

Ahora el panorama cambió y la frontera mexicana vive sus mejores momentos, con ocupaciones arriba del 95%. También hay un mercado logístico en franco crecimiento a raíz de la pandemia y una ola de empresas haciendo nearshoring hacia EU.

Otro parteaguas para el auge de los bienes raíces industriales a nivel nacional fue la llegada de GE Capital, por ahí de 1995. Este fondo estadounidense fue la primera fondeadora de deuda y capital institucional, otorgando los primeros créditos a FINSA.

El desarrollo en la capital

En la Ciudad de México, a mediados de los 90 estaban perfectamente delimitadas las zonas industriales como Vallejo, Naucalpan e Iztapalapa. En esos lugares se alojaba la industria de transformación que operaba dentro de la ciudad para abastecer al mercado interno.

Hacia el corredor norte que va de Tlalnepantla hasta la caseta de cobro de Querétaro, comenzaba el desarrollo de naves independientes y E-Group. Ahí comenzó la construcción de conjuntos de bodega a lo largo de la autopista México-Querétaro.

Entre 1998 y el 2000 nació, a unos pasos de la caseta, el primer parque logístico de Grupo Metta: el parque ecológico Cedros. Eran nueve naves enfocadas en empresas dedicadas exclusivamente a la logística y su primer inquilino fue Exel Logistics. 

A partir de ese momento llegaron los grandes jugadores del desarrollo de bienes raíces industriales en el mundo, como AMB, Prologis y CPA, quienes, en conjunto con E-Group y otros desarrolladores locales, comenzaron a construir los pilares de este mercado que permanece hasta hoy. 

Desde sus inicios, el sector nunca ha dejado de crecer hasta convertirse en lo que es. Ni más ni menos que el principal hub logístico del país, con naves industriales de clase mundial arriba de los 100 mil metros cuadrados.

A futuro se vislumbran tiempos positivos con tasas de disponibilidad inferiores al 5% y un mercado logístico que continuará con mayores demandas de espacios. 

La historia en el Bajío y Guadalajara

En el Bajío, la historia no fue distinta a la del resto del país. De un mercado que levantaba bodegas industriales para satisfacer el consumo local y regional, con el TLC las armadoras automotrices encontraron un lugar seguro, con buena logística y mano de obra económica. Se trató del lugar correcto para comenzar a migrar la producción de las plantas de Estados Unidos a México. 

En los 10 años siguientes, llegó también toda la proveeduría de partes. En gran medida, esto generó el crecimiento en Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí y Querétaro. Hoy, continúa esta tendencia automotriz de exportación en el Bajío más la proveeduría para la industria aeroespacial y médica. 

Ahora, Guadalajara es conocida como el Silicon Valley de México y vio la llegada de empresas como IBM e Intel acompañadas de fondos y desarrolladores institucionales. Así comenzó la construcción de naves industriales y edificios de soporte para call centers y back office.

El corredor del aeropuerto es donde se centró el crecimiento del mercado inmobiliario industrial. Desde 2010, hemos visto a jugadores institucionales como Hines, Prologis y Parks desarrollando parques con enfoque logístico y de manufactura.

Tres décadas después

A lo largo de estos 30 años, debemos mencionar a los principales disruptores del mercado inmobiliario industrial. Sin duda, la localización de nuestro país, al sur vecino del principal consumidor del mundo, nos ha dado una ventaja adicional.

El TLCAN ha sido el máximo detonador de las inversiones y el crecimiento de parques industriales en México. 

La llegada de los principales fondos y desarrolladores mundiales a nuestro país también ha sido parte fundamental del desarrollo y la consolidación del mercado de bienes raíces. 

Las Fibras desde aquel 2011 con la creación de FUNO son y serán los vehículos de constante crecimiento.

 

* El autor es vicepresidente Sr. de CBRE México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.