El Chapo pide permiso al juez para abrazar a su esposa, Emma Coronel, antes de su juicio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
ICE

El Chapo pide permiso al juez para abrazar a su esposa, Emma Coronel, antes de su juicio

El exlíder del Cártel de Sinaloa pidió al juez Brian Cogan que tenga un "gesto humanitario" y le permita abrazar por unos segundos a su esposa, Emma Coronel, con quien no ha hablado desde hace dos años.
ICE
Por AFP
7 de noviembre, 2018
Comparte

El mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, considerado el mayor capo narco del mundo, pidió el miércoles al juez que preside su proceso en Estados Unidos que tenga un “gesto humanitario” y le permita abrazar a su esposa, Emma Coronel, el martes próximo, cuando inicie el juicio.

“El Chapo”, acusado de traficar a Estados Unidos 155 toneladas de cocaína a lo largo de un cuarto de siglo y protagonista de dos espectaculares fugas de prisiones mexicanas, fue extraditado hace casi dos años y podría ser condenado a cadena perpetua.

Desde 2016 la justicia no le permite recibir visitas de su esposa Emma Coronel, de 29 años, que ha asistido a casi todas sus audiencias en la corte. Tampoco le dejan hablar con ella por teléfono.

El exjefe del cartel de Sinaloa, de 61 años, y quien fue el hombre más buscado por Estados Unidos durante años, solo es visitado por sus abogados en la cárcel de Manhattan donde está aislado 23 horas al día, así como por sus hijas mellizas de siete años, pero todo a través de una mampara de vidrio.

Mariel Colón Miró, abogada del capo mexicano, escribió la petición al juez Brian Cogan:”El Chapo” desea dar a su esposa “un saludo breve y momentáneo que incluya quizás un abrazo el martes 13 de noviembre, antes del inicio de los argumentos de apertura” de la fiscalía y la defensa.

“Puede ser un breve abrazo en la corte delante de todo el mundo, separados por la barrera. El proceso total no llevaría más que un par de segundos”, precisó.

La abogada asegura que un abrazo “no plantearía una amenaza a la seguridad”. “No es razonable inferir que un saludo momentáneo, hecho bajo la mirada de los alguaciles estadounidenses, pueda presentar un riesgo de que Guzmán se escape de la corte o incluso de que pase mensajes a su esposa”, afirmó.

La defensa de “El Chapo” subraya que su salud se ha deteriorado debido a su casi total aislamiento y al hecho de que casi no es tocado por nadie, salvo por los guardias que le ponen y sacan las esposas y por un rápido apretón de manos cuando se ve con sus abogados en las audiencias.

Ese deterioro puede “conducir potencialmente a un problema en su habilidad de asistir efectivamente en su defensa”, estimó la abogada.

Se estima que el proceso durará más de cuatro meses.

Un jurado integrado por personas que conocen su historia

Los 12 jurados titulares y seis suplentes, elegidos este miércoles, que decidirán la suerte de Joaquín Guzmán Loera se integra por al menos tres inmigrantes, otras tres personas que hablan español y casi todos saben quién es.

Los jurados titulares del proceso al exjefe del cartel de Sinaloa son siete mujeres y cinco hombres.

Varios tienen familiares que son oficiales de la ley o guardias carcelarios -un jurado es incluso un guardia carcelario retirado- y tres hablan español, uno como lengua materna.

La mayoría han visto la serie “Narcos” en Netflix sobre el fallecido capo colombiano Pablo Escobar o la serie sobre El Chapo producida por Netflix y Univisión.

Los seleccionados serán juramentados el próximo martes, en el primer día de los argumentos de apertura de la fiscalía y la defensa de este proceso que durará más de cuatro meses.

El juez Brian Cogan no quiso tomarles juramento este miércoles porque teme que algunos den marcha atrás en su decisión de asumir como jurados.

Desde el lunes pasado varios candidatos a ser jurado fueron descartados luego de que expresaran temor por su vida, así como un fan de El Chapo que pidió su autógrafo y un imitador de Michael Jackson por miedo a que sea reconocido.

“Estamos satisfechos con el jurado que ha sido seleccionado”, dijo Eduardo Balarezo, otro de los abogados de El Chapo. “Confiamos en que harán su tarea”.

Los nombres de los jurados permanecerán en el anonimato para preservar su seguridad. Estarán aislados parcialmente durante el juicio, y serán escoltados cada día a la corte federal de Brooklyn por alguaciles armados.

Los jurados titulares son:

* Una mujer hispana de mediana edad que trabaja en una compañía de medios. El juez Cogan dijo que la mujer le habló en privado, llorando, pidiendo para ser descartada. “Tuvimos una sola rebelión”, dijo el juez, que no aceptó su pedido.

* Un inmigrante del sudeste asiático de mediana edad cuyo hijo trabaja en la policía de Nueva York. Estima que escuchar a los testigos que colaboran con la fiscalía le provocará cierto escepticismo pero que puede ser imparcial.

* Una joven de 20 y pocos años que miró la serie de El Chapo en Netflix, pero la halló aburrida.

* Una mujer afroestadounidense de 40 y tantos años cuyo padre integró las fuerzas armadas. Dijo que no sabía lo que significaba la palabra “cartel”.

* Un joven afroestadounidense cuyo primo, con quien vive, acaba de empezar a trabajar en la policía neoyorquina. Le gustan las series televisivas policiales.

* Un joven que habla español de manera fluida. Fue atacado por un grupo de adolescentes muchos años atrás pero dice que no quedó traumatizado y que quedó satisfecho con la manera en que el tema fue resuelto por las fuerzas del orden.

* Una mujer afroestadounidense de mediana edad que habla español fluido y cuya tía es una guardia carcelaria jubilada. Está enterada de la reciente y lujosa fiesta de cumpleaños, inspirada en Barbie, de las mellizas de siete años de El Chapo, cuyas fotos fueron publicadas en una cuenta Instagram atribuida a Emma Coronel, la joven esposa del acusado.

* Una mujer blanca de 40 y pico de años cuya lengua materna es el polaco y que se mudó a Estados Unidos hace más de tres décadas. Su hijo ha tenido problemas con las drogas.

* Un guardia carcelario afroestadounidense jubilado, que ha escuchado hablar de los famosos túneles de El Chapo para transportar drogas (y uno por el cual se escapó de una prisión mexicana en 2016) y es fanático del equipo de básquetbol New York Giants.

* Una joven que miró “Narcos” y dijo que halló al agente antidroga de la DEA de la serie “buen mozo”.

* Una mujer etíope de unos 50 años, que llegó de su país hace décadas. Es la única que dijo que no sabía nada de El Chapo. “No tengo ni idea” quién es, afirmó.

* Un joven no blanco de 20 y pocos años, de padres divorciados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

WhatsApp, Signal y Telegram: en qué se diferencian y cuál ofrece más privacidad

A simple vista pueden parecer muy similares, pero tienen algunas diferencias importantes. Las aplicaciones recopilan diferentes cantidades de datos de sus usuarios y tienen distintos métodos para proteger los mensajes.
14 de enero, 2021
Comparte

Mientras Signal y Telegram registran cifras récord de usuarios nuevos, WhatsApp se encuentra en el centro de la crítica por el cambio de sus términos de uso y privacidad.

La aplicación de mensajería anunció la semana pasada que compartirá diferentes datos de sus usuarios con su empresa matriz Facebook, y que esta podrá hacer lo propio con sus plataformas Instagram y Messenger.

En medio de los cuestionamientos, WhatsApp sostiene que sus nuevas condiciones, que deberán ser aceptadas por los que la usan hasta el 8 de febrero, fueron malinterpretadas.

“Queremos aclarar que la actualización de la política no afecta de ninguna manera la privacidad de los mensajes que los usuarios comparten con sus amigos y familiares”, señaló la plataforma en un comunicado emitido el lunes.

Añade que algunos de los cuestionamientos realizados son “rumores”.

Pese a esos argumentos, el largo debate respecto a qué servicio de mensajería instantánea es más seguro, se reavivó desde el cambio en WhatsApp.

Y aunque pueden parecer similares a simple vista, las tres aplicaciones tienen algunas diferencias importantes que analizamos acá.

Los datos recopilados

Lo primero que hay que saber es que, entre las tres plataformas de mensajería de las que más se habla en los últimos días, existen niveles distintos de datos que son recopilados.

Y es un asunto central porque esa es la información que WhatsApp puede compartir con Facebook y las otras aplicaciones que esa compañía posee.

WhatsApp y Facebook

Getty Images
La controversia comenzó cuando WhatsApp anunció que compartiría sus datos con Facebook.

“WhatsApp posee muchos metadatos, que es la información que se obtiene de cualquier mensaje que enviamos, como la marca del teléfono, la hora del mensaje, tu ubicación y otros. Con ello puede saber mucho de sus usuarios”, explica Cristian León, responsable del programa de innovación de la organización civil Asuntos del Sur, con sede en Argentina.

El experto en derechos digitales le indica a BBC Mundo que esta aplicación de mensajería, que es la más popular en el mundo, tiene un código de programación cerrado y por ello tiene poca transparencia sobre lo que recopila.

En la página web de WhatsApp están detallados los datos que obtiene y la información que una persona le brinda al aceptar sus términos de uso. Además del nombre, número de teléfono y contactos, están detalles del uso de la plataforma (tiempo o rendimiento, por ejemplo), transacciones desde la aplicación, marca y modelo del dispositivo o tipo de conexión, entre otros.

Telegram y Signal, explican León, recopilan mucho menos datos.

La primera requiere de sus usuarios el número de teléfono, el nombre y la lista de contactos.

Por su parte Signal se limita a pedir el número de teléfono y añadir el nombre es opcional.

Las dos tienen códigos de programación abiertos, por lo que es posible escudriñar cuáles datos son obtenidos y qué se hace con ellos.

La gran preocupación: los mensajes

Desde que comenzó la expansión de las aplicaciones de mensajería móvil en todo el mundo, la gran pregunta fue y es por la seguridad de los mensajes que son intercambiados.

Candado

Getty Images
El cifrado de extremo a extremo es una especie de candado por el que solo el emisor y receptor del mensaje pueden acceder a él.

Las plataformas fueron evolucionando al respecto y desde hace unos años que Signal y WhatsApp establecieron el cifrado de extremo a extremo como función predeterminada para todas las conversaciones de sus usuarios.

Se trata de una especie de candado que solo el emisor y el receptor del mensaje pueden abrir.

En teoría, ni siquiera las aplicaciones en las que se realizó el intercambio pueden acceder a los contenidos de las charlas.

Ni WhatsApp ni Facebook pueden leer tus mensajes ni escuchar las llamadas que haces con tus amigos, familiares o compañeros en WhatsApp. Todo lo que compartan quedará entre ustedes”, aseguró la plataforma en su comunicado del lunes.

Telegram parece tener una desventaja en este aspecto dado que el cifrado de extremo a extremo solo se activa cuando se usa el modo “chat secreto”, pero las conversaciones regulares no cuentan con esa función.

Las tres ofrecen también una modalidad cada vez más utilizada conocida como “mensajes temporales” en la que texto, fotografías, ubicaciones o documentos compartidos en una conversación se autodestruyen después de un cierto tiempo.

La diferencia es que en WhatsApp los mensajes desaparecen en los siguientes siete días, mientras que en Signal y Telegram se puede configurar el tiempo para que no quede rastro de las interacciones a los pocos segundos.

Otra diferencia es que la aplicación que es propiedad de Facebook no posee la opción de bloqueo de capturas de pantalla para las conversaciones, mientras que sus competidoras sí la incluyen.

Los usos

Si bien es lógico que la mayoría se limita a usar estas aplicaciones para mantener contacto con sus conocidos, diferentes polémicas se han producido en los últimos años.

Por ejemplo, se descubrió que Telegram era utilizado como medio de difusión de propaganda de Estado Islámico.

Telegram con propaganda

Getty Images
Se descubrió que Telegram es usado por grupos de derecha en diferentes partes del mundo para difundir su propaganda.

El grupo extremista captaba reclutas desde allí y aprovechaba los chats grupales encriptados para mantener comunicaciones y difundir videos de sus acciones.

Y desde el año pasado se conoce que es una de las plataformas que los grupos de derecha estadounidenses utilizan para divulgar sus mensajes, aunque la mayoría de ellas usan otras aplicaciones que permiten interacciones anónimas para convocar a sus actividades o divulgar teorías de conspiración.

WhatsApp también tuvo problemas y en 2019 decidió eliminar cientos de miles de cuentas sospechosas de usar su servicio para difundir pornografía infantil.

La compañía mantiene una política de tolerancia cero a la explotación sexual de menores.

La aplicación, según diferentes análisis, fue señalada de ser, junto a Facebook, uno de los mayores canales de difusión de noticias falsas en tiempos electorales en países como Bolivia, Colombia o Estados Unidos.

Signal, que tiene menos usuarios que las dos anteriores, por ahora no fue señalada de ser usado como un canal para captar reclutas o difundir información mentirosa.

Sin embargo, sí se vio en medio de algunas controversias políticas como cuando se denunció que era la aplicación que el expresidente del gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, usaba para comunicarse con uno de sus aliados durante su intento de declarar la independencia de esa región.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fsGHArk1hUc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.