Juez niega al Chapo la posibilidad de abrazar a su esposa, Emma Coronel, por seguridad

Un juez de Nueva York señaló que la decisión se ajusta a los objetivos legítimos del gobierno de impedir que el acusado coordine un escape de la prisión u ordene ataques a individuos que puedan estar cooperando con el gobierno.

Chapo Guzmán
AFP

El juez de Nueva York que preside el proceso contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, considerado el mayor capo del mundo, negó este jueves su solicitud para saludar y abrazar a esposa, el martes próximo, cuando comience su juicio.

El juez Brian Cogan señaló que aunque él personalmente simpatiza con la petición de Guzmán, los alguaciles de la corte argumentaron que acceder a la solicitud contradeciría “todos los procedimientos de seguridad que se han implementado” en torno al acusado.

Tales restricciones, explicó Cogan, “se ajustan a los objetivos legítimos del gobierno de impedir que el acusado coordine un escape de la prisión u ordene ataques a individuos que puedan estar cooperando con el gobierno”.

El juez manifestó que estas preocupaciones son especialmente válidas al inicio del juicio, cuando la posibilidad de una condena aumenta las motivaciones para planear una fuga o para amenazar a testigos.

La decisión de Cogan sucede luego de que el martes pasado, los abogados de Guzmán ingresaran una moción a la corte para permitir al Chapo abrazar a su mujer, Emma Coronel, al inicio de las declaraciones iniciales del juicio, programadas para el martes 13 de noviembre.

Los abogados habían argumentado que el juez debería considerar la petición dado que Guzmán ha mantenido una conducta “ejemplar” pese a las duras condiciones de aislamiento de su detención.

Cogan precisó que los alguaciles señalaron que acceder a la petición supondría un trato diferenciado respecto de otros reos detenidos bajo el régimen de alta seguridad. En específico, además, los alguaciles habían prohibido que Guzmán se comunique o tenga cualquier contacto físico con su esposa.

El Chapo”, acusado de traficar a Estados Unidos 155 toneladas de cocaína a lo largo de un cuarto de siglo y protagonista de dos espectaculares fugas de prisiones mexicanas, fue extraditado hace casi dos años y podría ser condenado a cadena perpetua.

Desde 2016 la justicia no le permite recibir visitas de su esposa Emma Coronel, de 29 años, que ha asistido a casi todas sus audiencias en la corte. Tampoco le dejan hablar con ella por teléfono.

El exjefe del cartel de Sinaloa, de 61 años, y quien fue el hombre más buscado por Estados Unidos durante años, solo es visitado por sus abogados en la cárcel de Manhattan donde está aislado 23 horas al día, así como por sus hijas mellizas de siete años, pero todo a través de una mampara de vidrio.

Mariel Colón Miró, abogada del capo mexicano, escribió la petición al juez Brian Cogan:”El Chapo” desea dar a su esposa “un saludo breve y momentáneo que incluya quizás un abrazo el martes 13 de noviembre, antes del inicio de los argumentos de apertura” de la fiscalía y la defensa.

Con información de Notimex 

Close
Comentarios