Comuneros desplazados de Chiapas viven con el miedo de ser asesinados o detenidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Comuneros desplazados de Chiapas viven con el miedo de ser asesinados o detenidos

Las 780 personas que permanecen desplazadas de sus comunidades en el municipio de Aldama salen a trabajar con el riesgo de ser baleados por los paramilitares o detenidos por la autoridad que les impuso órdenes de aprehensión por homicidio y asociación delictuosa, denuncia el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas.
Cuartoscuro
13 de noviembre, 2018
Comparte

Los campesinos desplazados del municipio de Aldama, Chiapas permanecen aislados en el campamento al que fueron obligados a huir a principios de este año. Al salir a trabajar en los cafetales o a comprar alimentos corren el riesgo de ser baleados por grupos paramilitares, que permanecen a lo largo del camino para atacarlos a su paso.

Desde hace tres semanas temen salir también ante la posibilidad de ser detenidos, pues les fueron giradas siete órdenes de aprehensión por homicidio y asociación delictuosa, según su representante, Cristóbal Santiz.

En esa zona los ataques armados son frecuentes desde 2016, cuando revivió un conflicto territorial que data de la década de 1970 entre las comunidades de Santa Martha y Aldama, que disputan 60 hectáreas de terreno cafetalero.

Sin embargo, Santiz asegura que la violencia arreció el miércoles pasado y no ha cedido hasta la fecha. Producto de ese reciente ataque, dos comuneros resultaron heridos en un brazo y el torso, respectivamente. La noche del domingo, incluso, los comuneros advirtieron un intento de entrar a sus campamentos.

Ante estas amenazas, las 780 personas desplazadas evitan salir más que para lo indispensable, aunque dentro de sus campamentos varios niños y ancianos ya presentan diarrea y enfermedades respiratorias. Al mismo tiempo, se les acaban los recursos para adquirir alimentos y medicinas, ante la dificultad de cosechar el café y las pérdidas que han tenido cuando salen huyendo de las balas sin poder llevarse la cosecha.

LEE: Ya que me maten, estoy cansado: violencia sigue asfixiando a desplazados que retornaron en Chiapas

El gobierno municipal les ha enviado algunas tandas de alimentos y medicinas durante los ocho meses del conflicto agrario que los mantiene fuera de sus comunidades, pero estas se acaban y desde hace un mes no han llegado más, según Santiz.

“El pasado miércoles comenzaron disparos fuertes cuando fueron unas 25 o 30 personas a levantar la cosecha de Xuxchén. Como a las 11 de la mañana, cuando fueron vistos por los grupos agresores de la comunidad de Santa Martha, nos empezaron a disparar en los cafetales, cuando estábamos trabajando. Tuvimos que salir como se pudiera, dispersos, abandonamos lo que hemos recolectado en los cafetales. Llevábamos un carro y camionetas y regresamos caminando porque en el trayecto recibimos los disparos”, cuenta Cristóbal Santiz vía telefónica.

Los comuneros denuncian que el gobierno no ha actuado en ningún nivel, municipal ni estatal para protegerlos de estos ataques. Santiz asegura que el secretario de gobierno de Chiapas, Carlos Mario Culebro les dio la razón en el conflicto agrario, les dijo que las tierras son suyas y los pobladores de Santa Martha se las deben devolver, pero hasta el momento ninguna acción oficial ha procurado que esto se cumpla. Animal Político solicitó la versión del secretario de Gobierno pero hasta el momento no ha recibido respuesta.

Azalia Hernández, coordinadora de Comunicación del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas -organización que está apoyando a las personas desplazadas- confirmó que en el municipio de Aldama los disparos continúan y la violencia se intensifica porque empezó la temporada de cosecha de café, y los agresores están impidiendo a los campesinos cosecharlo, lo que está limitando cada día sus recursos económicos.  Por ello, el Centro publicó un llamado urgente al gobierno estatal de Manuel Velasco para que proteja la vida, integridad y seguridad de los campesinos.

Un acuerdo olvidado

El conflicto entre los pobladores de Aldama y los de Santa Martha, Chenalhó se debe a un terreno compartido entre ambos poblados. En 2009, ambas partes firmaron un acuerdo ante el Tribunal Unitario Agrario para ceder a Aldama 60 hectáreas de ese territorio, 40 de las cuales se usan para sembrar café y las otras 20 para maíz y otros productos, señala el representante de los comuneros. El acuerdo otorgaba a Santa Martha una indemnización de un millón 300 mil pesos por los terrenos entregados a Aldama, sin embargo, en 2016 volvieron las agresiones armadas con el fin de recuperar ese territorio, según el relato de Santiz y las publicaciones del Centro Fray Bartolomé. Debido a la violencia, los pobladores de Aldama se vieron obligados a dejar sus casas y permanecen resguardados en otros cafetales, en cuevas, en campamentos cubiertos sólo por lonas o con familiares de municipios cercanos. 

El conflicto ha dejado hasta el momento tres muertos, un adulto y sus dos hijos menores de edad que fueron baleados en abril pasado, y cinco heridos. Los más recientes son Emiliano Santiz Hernández, de 26 años, poblador de la comunidad de Coeztzinam que fue alcanzado el pasado miércoles por una bala en el brazo izquierdo, mientras trabajaba en sus cafetales.

El sábado fue herido en el torso Héctor de Jesús Sánchez Pérez, de 21 años, cuando regresaba del trabajo en el campo. Los hospitales más cercanos para trasladar a los heridos en esa zona, según Cristóbal, están en San Andrés Larráinzar, a media hora de Aldama, en San Juan Chamula, a 40 minutos y en San Cristóbal de las Casas, a una hora.

Sánchez Pérez fue trasladado al más lejano porque en San Juan Chamula le dijeron que no había doctores ni material de curación.

El representante asegura que dentro de las 60 hectáreas invadidas hay 115 comuneros que desplazaron a siete familias con agresiones y amenazas. “Cuando terminó la cosecha talaron todos los cafetales, le echaron machete hasta a los árboles grandes, que son la sombra del café; empezaron a agredir a las familias que vivían ahí, los amenazaron con matarlos, quemar sus casas y lo cumplieron”, cuenta Santiz.

LEE: Tenemos hambre y sed: desplazados de Chiapas perdieron su patrimonio tras conflicto territorial

Aunque siguen desplazados, los comuneros se ven obligados a salir y transitar por un camino permanentemente vigilado por los agresores, ya que es el sendero hacia sus cafetales. Es ahí cuando les disparan. Los pobladores huyen pero regresan intermitentemente a intentar recuperar la cosecha, o por alimentos y medicinas. Han intentado protegerse con brigadas de vigilancia en los caminos, pero las únicas armas con que cuentan para defenderse son machetes, palos y piedras.

“Si detectamos luces o algún ruido en los caminos, nos movemos todos para que la gente se prepare para salir si es necesario. También en las comunidades aledañas pusieron una señal de que estamos vigilando la comunidad. Tocamos silbatos o campanitas. Así nos comunicamos”, cuenta el vocero.

Cuando las amenazas de ataque son inminentes lo han reportado al destacamento de policía en Santa Martha pero no han conseguido hasta el momento que la policía vigile de manera permanente, aunque se escuchan disparos casi todos los días.

La otra amenaza: el hambre

En Aldama han empezado a escasear los alimentos, ya que los trabajadores no pueden levantar sus cosechas de café ante el peligro de los disparos, y por lo tanto no pueden vender su producto a los compradores que solían llegar a sus comunidades. “Van a sufrir mucha hambre ya este año”, lamenta Cristóbal.

Agrega que en los campamentos los niños y adultos mayores se enferman de diarrea y de gripe, y los apoyos médicos han sido intermitentes, igual que las clases, que se suspenden por semanas porque los maestros tampoco quieren acudir a las escuelas por el temor de ser atacados. En la comunidad de Xuxchen, cita Cristóbal como ejemplo, no hay clases desde hace un mes.

El gobierno municipal les ha llevado alimentos pero no de manera permanente, situación que empeoró con el cambio de gobierno. El pasado 1 de octubre tomó posesión el nuevo presidente municipal de Aldama, Ignacio Pérez Girón, y su administración no ha entregado nada argumentando que aún no han sido liberados los recursos.

Santi dijo que en mayo pasado hubo un encuentro entre las partes en conflicto para intentar resolverlo, cuyo único resultado fue la firma de una minuta en la que las autoridades de Santa Martha se comprometieron a impedir que sus pobladores sigan disparando, pero no han cesado las agresiones. “No ha habido avance porque son muy violentos, tiene que intervenir el gobierno o que ponga el estado de derecho”, señala Santiz.

En lugar de eso, asegura el representante, la autoridad judicial emitió órdenes de aprehensión contra siete de los comuneros desplazados, cuatro de los cuales son o han sido en el pasado representantes comunitarios. Los delitos señalados son homicidio calificado y asociación delictuosa, y aunque hasta el momento ninguno ha sido detenido, los abogados de los Comités de Acompañamiento de Desplazados Forzados están tramitando amparos para evitar su encarcelamiento.

“El gobierno no nos quiere resolver porque nos quiere mandar a otro lugar, mandarnos a otro terreno pero nosotros no aceptamos. También nos quiere pagar las 60 hectáreas pero nosotros no queremos porque hay familias que es lo único que tienen”, puntualizó Cristóbal Santiz.

La directora de Comunicación del Centro Fray Bartolomé informó que el próximo miércoles presentarán un informe a un año del desplazamiento de los comuneros de Chalchihuitán, uno de los tres municipios afectados por el conflicto agrario, junto con Aldama y Chenalhó.

Con información de Rodrigo Soberanes.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Delta plus: la nueva variante de COVID que está causando un número creciente de infecciones en Reino Unido

Los científicos están tratando de entender mejor qué grado de amenaza puede representar esta nueva variante.
21 de octubre, 2021
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido están vigilando detalladamente una nueva mutación de la variante delta del coronavirus que está causando un incremento en los casos de covid.

Delta es la variante dominante en este país, pero los últimos datos oficiales sugieren que el 6% de los casos de covid que se han secuenciado genéticamente son de un nuevo tipo, el llamado AY.4.2 o delta plus.

La variante delta plus, que se confirmó por primera vez en Reino Unido en julio de 2021, ya se ha identificado en al menos 44 países, según datos del portal outbreak.info, que recoge datos globales de covid.

Y, según los expertos, contiene mutaciones que podrían dar al virus ventajas de supervivencia.

Actualmente se están llevando a cabo análisis para comprender qué grado de amenaza puede representar.

Pero se cree que es poco probable que provoque un repunte acelerado o que escape a la protección de las vacunas actuales.

Todavía no se considera una variante de preocupación o una variante bajo investigación, las categorías asignadas a las variantes y a su nivel de riesgo.

¿Qué es AY.4.2?

Hay miles de tipos o variantes diferentes de covid que circulan por todo el mundo.

Los virus mutan todo el tiempo, por lo que no es sorprendente que surjan nuevas versiones.

La variante delta original se clasificó como una variante preocupante en Reino Unido en mayo de 2021 después de que superara a la variante alfa y se convirtiera el tipo dominante de covid en circulación.

Pero en julio de 2021, los expertos identificaron AY.4.2.

Desde entonces, los casos de este descendiente -o sublinaje- de la variante delta han ido incrementándose lentamente.

La delta plus incluye algunas mutaciones nuevas que afectan a la proteína espiga, que el virus usa para penetrar en nuestras células.

Hasta ahora, no hay indicios de que sea considerablemente más transmisible como resultado de estos cambios, pero es algo que los expertos están estudiando.

Desde el comienzo de la pandemia las mutaciones de la delta plus -Y145H y A222V- se han encontrado en varios otros linajes de coronavirus.

coronavirus

Getty Images

Análisis de Michelle Roberts,

Editora de salud de la BBC

Los científicos están constantemente buscando los nuevos cambios genéticos que está experimentando el coronavirus.

Algunas variantes emergentes son preocupantes, pero muchas son intrascendentes.

El trabajo difícil es detectar, rastrear y manejar aquéllas que podrían ser importantes.

Reino Unido es pionero en la realización de estos análisis vitales de laboratorio, y hasta ahora ha llevado a cabo más de un millón de pruebas.

El primer paso es elegir las nuevas mutaciones que merezcan vigilancia, como este nuevo sublinaje AY.4.2.

Después, si hay un fuerte indicio de que los cambios genéticos podrían hacer que el virus sea más contagioso, se clasifica como una variante bajo investigación y se realizan más análisis.

Si se hace más claro que la mutación podría ser más transmisible y podría escapar de la inmunidad acumulada por infecciones pasadas o las vacunas, o que podría causar una enfermedad más grave, se coloca en la categoría de variante de preocupación. La delta está actualmente en esta categoría.

Hasta ahora los expertos no creen que sea probable que la AY.4.2 logre establecerse, por lo que con el tiempo podría extinguirse y desaparecer de la lista de vigilancia.


El profesor Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College de Londres, señala que “es potencialmente una cepa ligeramente más infecciosa”.

“No se compara para nada con lo que vimos con alfa y delta, que eran entre un 50 y 60% más transmisibles. Por lo tanto, aquí estamos hablando de algo bastante sutil y que actualmente está bajo investigación”.

“Es probable que sea hasta un 10% más transmisible”.

“Es bueno que estemos al tanto. Es excelente que tengamos las instalaciones y la infraestructura para ver cualquier cosa que pueda ser un poco sospechosa”.

“En esta etapa, yo diría que esperemos y observemos, que no haya pánico. Puede ser un poco más transmisible, pero no es algo absolutamente desastroso como vimos anteriormente”, asegura el experto.

prueba de coronavirus

Getty Images

El gobierno británico afirma que la nueva variante “está siendo vigilada muy de cerca” y que “no se dudará tomar medidas si es necesario”.

Pero los expertos no creen que este sublinaje sea responsable del drástico incremento reciente en los casos de infecciones de covid en Reino Unido.

“Como la AY.4.2 todavía se encuentra en una frecuencia bastante baja, un aumento del 10% en su transmisibilidad podría haber causado solo una pequeña cantidad de casos adicionales”, explica el profesor Balloux.

“Por ello, no ha impulsado el reciente aumento en el número de casos en Reino Unido”, agrega.

Reino Unido ya está ofreciendo dosis de refuerzo de la vacuna a las personas en mayor riesgo antes del invierno para asegurarse de que tengan la máxima protección contra el coronavirus.

No hay ninguna sugerencia de que se necesite una nueva actualización de la vacuna para proteger contra cualquiera de las variantes que circulan actualmente del virus pandémico.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.