close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Comuneros desplazados de Chiapas viven con el miedo de ser asesinados o detenidos

Las 780 personas que permanecen desplazadas de sus comunidades en el municipio de Aldama salen a trabajar con el riesgo de ser baleados por los paramilitares o detenidos por la autoridad que les impuso órdenes de aprehensión por homicidio y asociación delictuosa, denuncia el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas.
Cuartoscuro
13 de noviembre, 2018
Comparte

Los campesinos desplazados del municipio de Aldama, Chiapas permanecen aislados en el campamento al que fueron obligados a huir a principios de este año. Al salir a trabajar en los cafetales o a comprar alimentos corren el riesgo de ser baleados por grupos paramilitares, que permanecen a lo largo del camino para atacarlos a su paso.

Desde hace tres semanas temen salir también ante la posibilidad de ser detenidos, pues les fueron giradas siete órdenes de aprehensión por homicidio y asociación delictuosa, según su representante, Cristóbal Santiz.

En esa zona los ataques armados son frecuentes desde 2016, cuando revivió un conflicto territorial que data de la década de 1970 entre las comunidades de Santa Martha y Aldama, que disputan 60 hectáreas de terreno cafetalero.

Sin embargo, Santiz asegura que la violencia arreció el miércoles pasado y no ha cedido hasta la fecha. Producto de ese reciente ataque, dos comuneros resultaron heridos en un brazo y el torso, respectivamente. La noche del domingo, incluso, los comuneros advirtieron un intento de entrar a sus campamentos.

Ante estas amenazas, las 780 personas desplazadas evitan salir más que para lo indispensable, aunque dentro de sus campamentos varios niños y ancianos ya presentan diarrea y enfermedades respiratorias. Al mismo tiempo, se les acaban los recursos para adquirir alimentos y medicinas, ante la dificultad de cosechar el café y las pérdidas que han tenido cuando salen huyendo de las balas sin poder llevarse la cosecha.

LEE: Ya que me maten, estoy cansado: violencia sigue asfixiando a desplazados que retornaron en Chiapas

El gobierno municipal les ha enviado algunas tandas de alimentos y medicinas durante los ocho meses del conflicto agrario que los mantiene fuera de sus comunidades, pero estas se acaban y desde hace un mes no han llegado más, según Santiz.

“El pasado miércoles comenzaron disparos fuertes cuando fueron unas 25 o 30 personas a levantar la cosecha de Xuxchén. Como a las 11 de la mañana, cuando fueron vistos por los grupos agresores de la comunidad de Santa Martha, nos empezaron a disparar en los cafetales, cuando estábamos trabajando. Tuvimos que salir como se pudiera, dispersos, abandonamos lo que hemos recolectado en los cafetales. Llevábamos un carro y camionetas y regresamos caminando porque en el trayecto recibimos los disparos”, cuenta Cristóbal Santiz vía telefónica.

Los comuneros denuncian que el gobierno no ha actuado en ningún nivel, municipal ni estatal para protegerlos de estos ataques. Santiz asegura que el secretario de gobierno de Chiapas, Carlos Mario Culebro les dio la razón en el conflicto agrario, les dijo que las tierras son suyas y los pobladores de Santa Martha se las deben devolver, pero hasta el momento ninguna acción oficial ha procurado que esto se cumpla. Animal Político solicitó la versión del secretario de Gobierno pero hasta el momento no ha recibido respuesta.

Azalia Hernández, coordinadora de Comunicación del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas -organización que está apoyando a las personas desplazadas- confirmó que en el municipio de Aldama los disparos continúan y la violencia se intensifica porque empezó la temporada de cosecha de café, y los agresores están impidiendo a los campesinos cosecharlo, lo que está limitando cada día sus recursos económicos.  Por ello, el Centro publicó un llamado urgente al gobierno estatal de Manuel Velasco para que proteja la vida, integridad y seguridad de los campesinos.

Un acuerdo olvidado

El conflicto entre los pobladores de Aldama y los de Santa Martha, Chenalhó se debe a un terreno compartido entre ambos poblados. En 2009, ambas partes firmaron un acuerdo ante el Tribunal Unitario Agrario para ceder a Aldama 60 hectáreas de ese territorio, 40 de las cuales se usan para sembrar café y las otras 20 para maíz y otros productos, señala el representante de los comuneros. El acuerdo otorgaba a Santa Martha una indemnización de un millón 300 mil pesos por los terrenos entregados a Aldama, sin embargo, en 2016 volvieron las agresiones armadas con el fin de recuperar ese territorio, según el relato de Santiz y las publicaciones del Centro Fray Bartolomé. Debido a la violencia, los pobladores de Aldama se vieron obligados a dejar sus casas y permanecen resguardados en otros cafetales, en cuevas, en campamentos cubiertos sólo por lonas o con familiares de municipios cercanos. 

El conflicto ha dejado hasta el momento tres muertos, un adulto y sus dos hijos menores de edad que fueron baleados en abril pasado, y cinco heridos. Los más recientes son Emiliano Santiz Hernández, de 26 años, poblador de la comunidad de Coeztzinam que fue alcanzado el pasado miércoles por una bala en el brazo izquierdo, mientras trabajaba en sus cafetales.

El sábado fue herido en el torso Héctor de Jesús Sánchez Pérez, de 21 años, cuando regresaba del trabajo en el campo. Los hospitales más cercanos para trasladar a los heridos en esa zona, según Cristóbal, están en San Andrés Larráinzar, a media hora de Aldama, en San Juan Chamula, a 40 minutos y en San Cristóbal de las Casas, a una hora.

Sánchez Pérez fue trasladado al más lejano porque en San Juan Chamula le dijeron que no había doctores ni material de curación.

El representante asegura que dentro de las 60 hectáreas invadidas hay 115 comuneros que desplazaron a siete familias con agresiones y amenazas. “Cuando terminó la cosecha talaron todos los cafetales, le echaron machete hasta a los árboles grandes, que son la sombra del café; empezaron a agredir a las familias que vivían ahí, los amenazaron con matarlos, quemar sus casas y lo cumplieron”, cuenta Santiz.

LEE: Tenemos hambre y sed: desplazados de Chiapas perdieron su patrimonio tras conflicto territorial

Aunque siguen desplazados, los comuneros se ven obligados a salir y transitar por un camino permanentemente vigilado por los agresores, ya que es el sendero hacia sus cafetales. Es ahí cuando les disparan. Los pobladores huyen pero regresan intermitentemente a intentar recuperar la cosecha, o por alimentos y medicinas. Han intentado protegerse con brigadas de vigilancia en los caminos, pero las únicas armas con que cuentan para defenderse son machetes, palos y piedras.

“Si detectamos luces o algún ruido en los caminos, nos movemos todos para que la gente se prepare para salir si es necesario. También en las comunidades aledañas pusieron una señal de que estamos vigilando la comunidad. Tocamos silbatos o campanitas. Así nos comunicamos”, cuenta el vocero.

Cuando las amenazas de ataque son inminentes lo han reportado al destacamento de policía en Santa Martha pero no han conseguido hasta el momento que la policía vigile de manera permanente, aunque se escuchan disparos casi todos los días.

La otra amenaza: el hambre

En Aldama han empezado a escasear los alimentos, ya que los trabajadores no pueden levantar sus cosechas de café ante el peligro de los disparos, y por lo tanto no pueden vender su producto a los compradores que solían llegar a sus comunidades. “Van a sufrir mucha hambre ya este año”, lamenta Cristóbal.

Agrega que en los campamentos los niños y adultos mayores se enferman de diarrea y de gripe, y los apoyos médicos han sido intermitentes, igual que las clases, que se suspenden por semanas porque los maestros tampoco quieren acudir a las escuelas por el temor de ser atacados. En la comunidad de Xuxchen, cita Cristóbal como ejemplo, no hay clases desde hace un mes.

El gobierno municipal les ha llevado alimentos pero no de manera permanente, situación que empeoró con el cambio de gobierno. El pasado 1 de octubre tomó posesión el nuevo presidente municipal de Aldama, Ignacio Pérez Girón, y su administración no ha entregado nada argumentando que aún no han sido liberados los recursos.

Santi dijo que en mayo pasado hubo un encuentro entre las partes en conflicto para intentar resolverlo, cuyo único resultado fue la firma de una minuta en la que las autoridades de Santa Martha se comprometieron a impedir que sus pobladores sigan disparando, pero no han cesado las agresiones. “No ha habido avance porque son muy violentos, tiene que intervenir el gobierno o que ponga el estado de derecho”, señala Santiz.

En lugar de eso, asegura el representante, la autoridad judicial emitió órdenes de aprehensión contra siete de los comuneros desplazados, cuatro de los cuales son o han sido en el pasado representantes comunitarios. Los delitos señalados son homicidio calificado y asociación delictuosa, y aunque hasta el momento ninguno ha sido detenido, los abogados de los Comités de Acompañamiento de Desplazados Forzados están tramitando amparos para evitar su encarcelamiento.

“El gobierno no nos quiere resolver porque nos quiere mandar a otro lugar, mandarnos a otro terreno pero nosotros no aceptamos. También nos quiere pagar las 60 hectáreas pero nosotros no queremos porque hay familias que es lo único que tienen”, puntualizó Cristóbal Santiz.

La directora de Comunicación del Centro Fray Bartolomé informó que el próximo miércoles presentarán un informe a un año del desplazamiento de los comuneros de Chalchihuitán, uno de los tres municipios afectados por el conflicto agrario, junto con Aldama y Chenalhó.

Con información de Rodrigo Soberanes.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo los manifestantes de Hong Kong están usando Pokémon Go para evadir a la policía

Los manifestantes de Hong Kong echan mano de la tecnología (y de la creatividad) para organizar sus concentraciones y escapar de las persecuciones policiales.
14 de agosto, 2019
Comparte

A finales de julio, un grupo de hombres que vestían camisas blancas atacaron a manifestantes de Hong Kong que regresaban de una protesta. Poco después, aparecieron anuncios anónimos en la red que convocaban una reunión masiva de Pokémon Go en una localidad donde los presuntos atacantes se habían congregado una semana antes.

“Si dijéramos que íbamos a una protesta no autorizada, habría sido una buena prueba para que la policía nos acusara”, dijo KK, un empleado de oficina y manifestante de poco más de 20 años, que pidió que se protegiera su identidad.

Miles de manifestantes se reunieron en el lugar, reconociendo que el videojuego, que permite a los jugadores cazar monstruos virtuales en lugares del mundo real, se había utilizado como una forma de convocar a gente para una batalla muy diferente.

Al final, la policía dispersó a la multitud con gases lacrimógenos, después de que hubiera enfrentamientos a altas horas de la noche.

“Muchos piensan en formas creativas de juntar a la gente“, agregó KK.

“Ocasionalmente ‘jugamos’ Pokémon Go, o participamos en ‘grupos de lectura de la Biblia’ o ‘recorridos de historia”.

Difundir la protesta con AirDrop

Las manifestaciones masivas contra un proyecto de ley de extradición ahora suspendido comenzaron en Hong Kong durante el segundo trimestre del año.

Entre sus demandas se encuentran la amnistía para cualquier persona arrestada durante las protestas y una mayor participación en las elecciones que se celebren en la ciudad semiautónoma.

Pokémon Go

BBC
Los mapas que promocionan los eventos de Pokémon Go sirven como una forma de indicar dónde habrá protestas.

Y cada vez encuentran formas más creativas de organizarse y realizar sus concentraciones.

Desde los chats en la aplicación de mensajería privada Telegram hasta el servicio de transporte Uber, las apps se han convertido en una parte integral de la forma en que se organiza el movimiento dirigido por jóvenes de Hong Kong.

En los subterráneos llenos de gente, los manifestantes difunden las horas y lugares de las protestas enviando anónimamente carteles recién diseñados a través de AirDrop, una herramienta que permite la transferencia de archivos entre dispositivos de Apple.

“En la etapa inicial del movimiento, Telegram se usaba principalmente para difundir información a los manifestantes”, dijo Rob, un graduado universitario de 20 años activo en las protestas.

“La información típicamente incluía ubicaciones en tiempo real de la fuerza policial, situaciones en frentes montados en diferentes calles y ubicaciones de estaciones de primeros auxilios, máscaras de gas, gafas, botellas de agua”.

Ahora, según explicó, se usa con frecuencia para pedir vehículos de Uber. Los conductores deshabilitan su GPS para evitar ser rastreados, ya que ofrecen viajes a casa a los manifestantes que necesitan abandonar el sitio de la protesta.

Imagen de Uber

BBC
Esta imagen compartida en internet pide que los voluntarios de Uber recojan a los manifestantes atrapados en una demostración.

“Ahora, los conductores voluntarios envían su ubicación, destino y número de placa al administrador del canal (del grupo de Telegram)”, dijo Rob.

“Los manifestantes pueden ver el mapa en tiempo real. Si hay varios conductores de Uber en un mismo lugar generalmente esto significa que es un punto de recogida… para escapar“.

Otro manifestante, que pidió ser identificado como NA7PNQ, agregó que recientemente utilizó Uber para viajar a través de varios sitios de protesta diferentes recogiendo a manifestantes que necesitaban ser “evacuados”.

El portal de noticias Abacus también publicó que la aplicación de citas Tinder ha sido utilizada para ayudar a organizar eventos.

Alex, un manifestante a tiempo completo, pues dejó su trabajo para concentrarse en el movimiento, afirmó que no salía de casa sin un celular y un cargador portátil.

Manifestante viendo su teléfono en el aeropuerto

Getty Images
Los manifestantes le están dando nuevos usos a aplicaciones como Telegram y hasta Tinder.

“La información que dan otros usuarios sobre la ubicación de la policía es clave para llegar al lugar de la protesta o para escapar sin ser atrapado“, explicó.

“En el día de la protesta, hago lo que mejor hago, en primera línea, y otros días ayudo a revisar nuestras acciones, elaborando material de difusión”.

“Tenemos amigos que viven en países extranjeros que lo comparten en Facebook y WhatsApp. Pero no lo haremos nosotros mismos, ya que es demasiado arriesgado”.

Una vez en el terreno, los manifestantes también hacen uso de un foro anónimo de Hong Kong llamado Lihkg.

Este les ayuda a organizarse para compartir tareas específicas. Rob se especializa en apagar las latas de gas lacrimógeno que disparada la policía.

KK cree que el uso de aplicaciones es clave para la “naturaleza sin líder” del movimiento.

https://twitter.com/GavinHuang/status/1156988179678785536

Desde principios de junio, la policía ha arrestado a más de 500 manifestantes. Estos últimos dicen que el uso de herramientas digitales, que les ayudan a proteger su anonimato, ha ayudado a evitar que se ataque a individuos.

“Todos los que participaron en la Revolución de los Paraguas fueron encarcelados por incitar a la gente a protestar. Ahora, se tiende a no ser tan abierto a la hora de alentar a otros a manifestarse”, dijo KK, refiriéndose a las protestas prodemocráticas de 2014 y al posterior encarcelamiento de sus líderes.

Otro residente compara las batallas callejeras con un videojuego popular en Hong Kong.

“No hay nadie a cargo. Parece que estuvieran jugando en su teléfono al videojuego PUGB (Player Unknown Battlegrounds)”.

Y si bien los manifestantes están recurriendo a juegos como Pokémon Go para promover su causa, también están dándole la vuelta al eslogan de este videojuego: “¡Atrápalos ya!”

Este mismo residente de Hong Kong lo señaló sin parecer darse cuenta: “Para la policía, no es fácil atraparlos a todos porque no son un grupo organizado”.

“Cuando la policía atrapa a uno, solo puede atrapar a un equipo”.

“No pueden atraparlos a todos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=o8u_cuNTP8E

https://www.youtube.com/watch?v=8d_Bfnkb4tw

https://www.youtube.com/watch?v=T8R690L4c0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.