Equipo de AMLO presume que programas obtuvieron más del 90% de aceptación; Tren Maya, el menos votado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Equipo de AMLO presume que programas obtuvieron más del 90% de aceptación; Tren Maya, el menos votado

Además del tema del Tren Maya, el equipo de AMLO pidió a la gente que opinara sobre otros nueve proyectos. Según los resultados, todos, excepto el Tren Maya obtuvieron más de 90% de aceptación.
Cuartoscuro
26 de noviembre, 2018
Comparte

El equipo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, presumió la alta participación de ciudadanos en la consulta de este fin de semana y que 9 de los 10 proyectos obtuvieron más del 90% de aceptación, excepto el Tren Maya que tuvo 89.9% y un 6.6 de rechazo.

El programa con más votos a favor, según los resultados presentados por la Fundación Rosenblueth, fue el programa de atención médica y medicinas para toda la población que no cuenta con ellos fue el más votado a favor, con un 95.1% por el sí; solo un 1.6 se pronunció en contra.

“La participación fue muy alta, vimos filas de ciudadanos en muchas plazas, y creo que eso es una buena señal, hay una consolidación de este ejercicio democrático”, dijo próximo vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez.

Aseguró que la consulta ha tenido una buena recepción en todo el país, a pesar del poco tiempo con el que se convocó.

“La gente acudió voluntariamente a las mesas y así se expreso, familias enteras así lo hicieron”, dijo Ramírez.

Otros proyectos que obtuvieron más del 90% de aprobación fueron: la Refinería en Dos Bocas, Tabasco: 91.63 % (Sí) y 4.57 % (No); plantar árboles en un millón de hectáreas: 94.73 % (Sí) 1.67 % (No); aumentar la pensión para adultos mayores: 93.31 % (Sí) 3.15 % (No).

Becas y capacitación laboral a 2.6 millones de jóvenes: 91.09 % (Sí) y 5.16 % (No); becar a estudiantes de escuelas públicas: 90.11 % (Sí) 5.98 % (No); pensiones a personas con discapacidad: 92.91 % (Sí) 3.38 % (No).

Garantizar atención médica y medicinas a toda la población tuvo 95.07 % de votos a favor, 1.65 % en contra. Proveer cobertura gratuita de internet en carreteras, plazas públicas: 91.62 % (Sí) 4.45 % (No).

Aquí puedes consultar todos los resultados desagregados de la consulta nacional.

El equipo de transición dijo este domingo que, tras dos días de votación, se registró la participación de 925 mil 168 personas en la consulta sobre el Tren Maya y otros nueve proyectos del que será el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La consulta tuvo un costo de 2 millones 400 mil pesos y fue financiada por senadores de Morena.

En la consulta sobre el aeropuerto, para definir si la gente prefería Santa Lucía o el aeropuerto en Texcoco, votaron 1 millón 67 mil 859 personas, según los datos del gobierno de transición, aunque fueron cuatro días de consulta.

Según los organizadores, se utilizó el mismo esquema en ambas consultas, en cuanto a instalación de mesas, procedimiento y tecnología, aunque en la consulta de este fin de semana hubo más preguntas.

En esta ocasión, de nueva cuenta fueron reportadas fallas en la aplicación que no permite duplicar votos.

De acuerdo con el equipo de transición, el sábado participaron 394 mil 677 personas, y el domingo la cifra se elevó hasta 925 mil 168.

Encargados de casillas en diversos puntos de la Ciudad de México dijeron a Animal Político que la asistencia de votantes había sido menor el sábado, en comparación con la jornada de votación sobre el NAIM. Sin embargo, al día siguiente, algunos mencionaron que esperaban más afluencia, ya que en sitios como parques o estaciones de transporte hay más personas transitando los domingos.

En la central de autobuses de San Lázaro, conocida como Tapo, por ejemplo, el encargado dijo que durante el sábado tuvieron un promedio de 80 votos por hora y el domingo se elevó a 95, por lo que pudo estimar que en los dos días votaron cerca de dos mil personas.

Foto: Claudia Altamirano

En los recorridos por las calles, se registraron opiniones contrastantes, de algunos ciudadanos que pensaron que la consulta es una buena idea, pero puede mejorarse, y otros que criticaron sus fallas y descartaron que fuera representativa.

Cuando se pidió a la gente votar por el aeropuerto que preferían, se registraron fallas como que algunos pudieron votar más de una vez, y políticos de oposición criticaron que este ejercicio convocado por López Obrador no tenía sustento legal y era un engaño, porque las mesas de votación habían sido ubicadas donde el presidente electo cuenta con más apoyo político, entre otros puntos.

Sobre el Tren Maya, acusaron que en realidad López Obrador ya tenía una decisión, más allá de lo que respondiera la gente.

Además, respecto a este proyecto, especialistas, académicos, ambientalistas, científicos y organizaciones solicitaron a López Obrador no llevar a cabo la consulta, principalmente por el daño ecológico que podría ocasionar el proyecto.

Leer: Les falta baño de pueblo, dice López Obrador a críticos del Tren Maya

La boleta de la consulta para este fin de semana se componía de 10 preguntas referentes a la construcción de dicho Tren; pero también sobre el desarrollo del Tren del Istmo de Tehuantepec; la refinería en Dos Bocas, Tabasco; la reforestación de selvas, bosques y plantación de árboles frutales, y el aumento de la pensión a adultos mayores de 68 años.

También se consultó la entrega de becas a todos los estudiantes de escuelas públicas de nivel medio superior del país; la entrega de pensiones a personas discapacitadas; garantizar atención médica y la cobertura gratuita de internet.

Con información de Claudia Altamirano y Arturo Angel

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 razones por las que el "capitalismo responsable" es todavía una ilusión

Multimillonarios y grandes corporaciones están utilizando en su discurso la idea de que las empresas deben ser más responsables con el medioambiente y las personas. Pero al confrontar las palabras con la realidad... la historia no es tan simple.
23 de febrero, 2020
Comparte

Con una nueva oleada de consumidores en países desarrollados que prefieren productos menos contaminantes y cuyo proceso de producción respete los derechos humanos y laborales, las grandes corporaciones han comenzado a reaccionar.

La organización Business Roundatable, que reúne a unas 200 de las mayores compañías estadounidenses, lanzó en agosto del año pasado una declaración en la que insta a las empresas a dejar atrás la “primacía de los accionistas” y reemplazarla por el llamado “stake holder capitalism”, o capitalismo que considera a todos los afectados por el negocio.

El concepto, que básicamente se refiere a un “capitalismo responsable” con el medioambiente, los accionistas, los trabajadores, las comunidades donde opera y los proveedores, ha ganado fuerza en el discurso de las corporaciones.

Incluidos los directores ejecutivos de Amazon, Apple, Walmart o General Motors, los firmantes de la declaración aseguran que las empresas no deberían servir exclusivamente a los intereses de sus dueños.

“El sueño americano está vivo pero se está deshilachando. Los grandes empleadores están invirtiendo en sus trabajadores y en sus comunidades porque saben que esa es la única vía para ser exitoso en el largo plazo”, dijo Jamie Dimon, presidente ejecutivo del banco JP Morgan Chase y jefe de la organización Business Roundatable.

Jamie Dimon, JP Morgan

Getty Images
“El sueño americano está vivo pero se está deshilachando”, dijo Jamie Dimon, presidente del banco JPMorgan y jefe de Business Roundtable.

El tema fue discutido en el Foro de Davos, que reúne cada año a la élite empresarial y política del mundo. Existe incluso un “Manifiesto de Davos 2020”, que llama a las empresas a trabajar en favor de la sociedad y no solo en favor de los accionistas.

Las protestas de los activistas climáticos

Todas estas declaraciones han generado críticas de los escépticos, particularmente los activistas contra el cambio climático.

Hace unos días, por ejemplo, un grupo de manifestantes en París entró a las oficinas de BlackRock -el administrador de fondos más grande del mundo- para protestar contra sus inversiones en empresas que destruyen el medioambiente.

Y no es la primera vez que la firma es señalada por manifestantes.

Manifestante arrestado en Davos

Getty Images
Manifestantes protestaron en las oficinas de BlackRock en París.

Lo que llama la atención es que justamente el director ejecutivo de BlackRock, Larry Fink, anunció a mediados de enero que solo haría negocios con empresas que beneficiaran a la sociedad de alguna manera.

“Sin un sentido de propósito, ninguna compañía, ya sea pública o privada, puede alcanzar su máximo potencial”, escribió Fink en su carta anual dirigida a los accionistas.

Pero los activistas no le creen.

“Es fácil de decir pero muy difícil de hacer”

En medio de las protestas y “declaraciones de buenas intenciones”, los académicos Vijay Govindarajan y Anup Srivastava publicaron un artículo en la revista Harvard Business Review en el que analizan qué está ocurriendo en la práctica con esta idea del “capitalismo responsable”.

“Se habla mucho sobre el capitalismo responsable, pero no estamos viendo tanto progreso”, le dice a BBC Mundo Vijay Govindarajan, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Dartmouth, New Hampshire, Estados Unidos.

Vijay Govindarajan

Getty Images
Vijay Govindarajan explica que el capitalismo responsable “es fácil de decir pero muy difícil de hacer”.

La razón, explica, es que no existen muchos ejemplos documentados de empresas que busquen maximizar su rentabilidad y que al mismo tengan prácticas de capitalismo responsable.

“Optimizar las ganancias y hacer el bien al mismo tiempo… es fácil de decir pero muy difícil de hacer”, apunta el experto.

Sin embargo, Govindarajan dice que de acuerdo a sus estudios no todo el panorama es sombrío.

Cita como ejemplo a la empresa Pepsi, que “transformó su filosofía operativa para servir a todas las partes interesadas” (y no solo a los accionistas), y que al mismo tiempo tuvo un desempeño financiero sobresaliente entre 2006 y 2018.

Pero más allá de lo que han hecho determinadas empresas, ¿por qué el capitalismo responsable es todavía una ilusión?

Según el análisis de Govindarajan y Srivastava, hay varios obstáculos que impiden llevar el discurso a la práctica.

1. La medida del éxito

Una de las razones que muestran por qué el capitalismo responsable es todavía una ilusión tiene que ver con la manera en que se mide el éxito de una empresa.

El objetivo principal en la mayor parte de las grandes firmas sigue siendo crear riqueza para los accionistas.

Gráfico

Getty Images
El éxito de una empresa se sigue midiendo en función de las ganancias para sus accionistas.

Por lo pronto, no hay un marco consensuado que defina el éxito combinando medidas financieras y no financieras.

Casi cada movimiento se evalúa en función de su impacto en los ingresos, utilizando métricas como la eficiencia, el retorno del capital y las ganancias.

Mientras no existan otros parámetros que incluyan una evaluación del desempeño ambiental y social de una empresa, dicen los autores, será muy difícil que se produzca un cambio.

2. Directivos despedidos

Vinculado a lo anterior, los directivos de las grandes corporaciones siguen siendo contratados, despedidos o recompensados según las metas financieras.

Así, factores como las ganancias y el precio de las acciones definen la carrera de una persona.

Ejecutivo sendado en una banca.

Getty Images
Los directivos de las grandes corporaciones siguen siendo contratados, despedidos o recompensados según las metas financieras.

Para avanzar hacia un capitalismo responsable, los directivos deberían ser evaluados por sus logros financieros en un marco de respeto a los valores que la compañía dice respetar.

Por otro lado, el directorio de una empresa sigue siendo elegido por los accionistas, quienes están preocupados de maximizar sus ganancias y no por promover la responsabilidad empresarial.

Y los grandes inversionistas que administran fondos para entregar dividendos a muchos clientes dispersos siguen siendo evaluados por el rendimiento de su inversión y no precisamente por el tipo de empresa donde esa inversión generó riqueza.

3. El financiamiento y la presión social

Otra razón que impide que el capitalismo responsable se lleve a la práctica es la manera en que se financian las empresas.

Los emprendedores requieren inversionistas para echar a andar su proyecto. Cuando la firma comienza a desarrollarse, aparecen los inversores de segunda etapa, que quieren ver sus retornos financieros lo antes posible y, sin duda, los bancos están a la espera de recibir el pago de su capital y los intereses de los préstamos.

El engranaje de financiamiento se puede tornar complejo y suele ocurrir que las firmas privilegien el rendimiento para satisfacer a quienes aportaron capital -a través de distintos mecanismos- antes que apegarse a los valores de una empresa responsable social y ambientalmente.

Por último, hay una fuerte presión social que le asigna valor a la gente según su riqueza acumulada.

Entonces, destacan aquellas personas que crean grandes fortunas, pero muchas veces la gente no se pregunta cómo lograron esa riqueza y qué valores pudieron haber sido sacrificados en el camino.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=wxpZtVbV-6Q

https://www.youtube.com/watch?v=nKSZ-QzamhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts