Diabetes: las respuestas a las 5 dudas más frecuentes sobre la enfermedad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Diabetes: las respuestas a las 5 dudas más frecuentes sobre la enfermedad

En el día Mundial de la Diabetes, que se conmemora este 14 de noviembre, en BBC Mundo buscamos lo que la gente le pregunta más a Google sobre la enfermedad y lo consultamos con tres especialistas.
Getty Images
14 de noviembre, 2018
Comparte

La diabetes es una enfermedad seria de por vida que cualquiera puede sufrir.

Se estima que 422 millones de personas viven con diabetes en todo el mundo, cuatro veces más que hace 40 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La diabetes se produce cuando el cuerpo no puede procesar todo el azúcar o glucosa en el torrente sanguíneo.

La glucosa no es mala, sino que es el combustible de todas las células del cuerpo.

Algunos tejidos, para poder utilizar esta glucosa, necesitan de la acción de la insulina, que es una hormona producida por el páncreas que facilita que la glucosa ingrese a la célula, y así ésta pueda transformar glucosa en energía.

Las complicaciones de la diabetes pueden llevar a un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, ceguera, insuficiencia renal y amputación de las extremidades inferiores.

A pesar de los riesgos, muchas personas que tienen diabetes no lo saben. Pero los cambios en el estilo de vida pueden prevenirlo en muchos casos.

En el día Mundial de la Diabetes, que se conmemora este 14 de noviembre, en BBC Mundo investigamos cuáles son las dudas más frecuentes que las personas preguntan a Google sobre la diabetes y se las preguntamos a tres especialistas.

Cubitos de azúcar y una cucharada de azúcar.

Getty Images
Los azúcares refinados aumentan los niveles de glucosa en nuestro torrente sanguíneo.

1) ¿Cuáles son los primeros síntomas de la diabetes? ¿Y en los niños?

“Por lo general, el medico advierte al paciente que tiene diabetes tipo 2 en base a los resultados de pruebas de laboratorio que miden el nivel de azúcar en la sangre. La mayor parte de pacientes con diabetes tipo 2 no tienen síntomas. Los síntomas son más comunes en pacientes con diabetes tipo 1, cuando los niveles se mantienen muy elevados por mucho tiempo.

Es posible que se desarrolle fatiga, sed, hambre, exceso de orina, visión borrosa y pérdida de peso”. – Victor Montori, doctor endocrinólogo especialista en diabetes de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

“En los niños, frecuentemente la forma de presentación de la diabetes es la del tipo 1. Los síntomas por lo general son más intensos y se presentan en un menor tiempo: sed intensa, pérdida de peso, orinas frecuentes, cansancio, no juegan como lo hacían de forma habitual, somnolencia”. – José Agustín Mesa Pérez, médico endocrinólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

“En las últimas décadas hemos tenido un aumento alarmante de casos de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes, vinculado a la mayor obesidad y hábitos de vida sedentarios”. – Dra. Fabiana Vazquez, vocal de la Sociedad Argentina de Diabetes.

Ilustración médica del páncreas.

Getty Images
La insulina es la hormona que produce el páncreas y que permite a nuestro cuerpo absorber la glucosa.

2) ¿Cuándo el nivel de azúcar en sangre es peligroso?

“En ayunas, el nivel normal de azúcar en sangre es de 70 a 110 miligramos por decilitros (mg/dl). Después de las comidas, estos valores suben, pero la insulina se encarga de que vuelvan al rango normal rápidamente (habitualmente 2 horas). Los valores mayores a 180 mg/dl sostenidos por más de 2 horas son tóxicos para las células, y si se repiten muchas veces pueden originar daño permanente en ellos, especialmente en riñones, ojos, corazón y nervios de las piernas”.

“A la larga, todo el organismo resulta afectado si los valores son altos. Por eso, las personas con diabetes deben tener las glucemias en un rango entre 70 y 180 mg/dl la mayor parte del día”. – Dra. Fabiana Vazquez, vocal de la Sociedad Argentina de Diabetes.

“El paciente con diabetes tipo 2 puede comenzar a deshidratarse cuando el nivel de azúcar excede 200 mg/dL pero personas sin ningún otro problema pueden mantener niveles altos de azúcar sin mayor peligro. Cuando el nivel es muy alto, por ejemplo encima de 300 mg/dL, el riesgo es mayor y requiere atención”. – Victor Montori, doctor endocrinólogo especialista en diabetes de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

“También hay que hablar de valores hacia abajo. Las personas que tienen diabetes incluso las que tienen algunas complicaciones deberían evitar tener valores de glucosa por debajo de 70 mg/dl tanto en ayuno como luego de ingerir alimentos”. – José Agustín Mesa Pérez, médico endocrinólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

Un médico cansado duerme en un sillón de hospital.

Getty Images
Sentirse muy cansado, tener sed constantemente y orinar más de lo normal son algunos de los síntomas de la diabetes

3) ¿Cuáles son las diferencias de la diabetes tipo 1 y 2?

“En la clasificación de diabetes hay 4 tipos, pero en la práctica se expresa como tipo 1 o 2. La tipo 1 se presenta generalmente en jóvenes menores de 30 años, delgados y que no tienen un antecedente hereditario de diabetes”.

“Generalmente lo hace con síntomas agudos. La diabetes tipo 2 suele presentarse en adultos con más de 40 años, muy relacionada al sobrepeso o a la obesidad, con un perímetro de la cintura abdominal medido en casa por encima de 80 cm en mujeres y 90 cm en hombres. También está asociada con otros factores de riesgo, como los triglicéridos altos e hipertensión arterial e hígado graso”. – José Agustín Mesa Pérez, médico endocrinólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

“En la diabetes tipo 1, el uso adecuado de la insulina (un trabajo laborioso y caro) les ofrece a estos pacientes la posibilidad de una vida sin limitaciones. Los pacientes con diabetes tipo 2, al ser más leve, las anormalidades se pueden controlar bien con dieta, ejercicio, manejo de estrés, y medicamentos (pastillas, inyecciones, insulina)”. – Victor Montori, doctor endocrinólogo especialista en diabetes de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

Una niña inyectándose insulina.

Getty Images
Se estima que 422 millones de personas viven con diabetes en todo el mundo.

4) ¿La diabetes tiene cura? ¿Se puede evitar?

“La diabetes no se cura, pero bien controlada, la persona puede hacer una vida normal. No hay forma de saber quién tendrá diabetes 1, ni forma de evitarla. En cambio la diabetes tipo 2 tiene factores desencadenantes muy claros, y mantener un peso adecuado, alimentación saludable y balanceada y hacer ejercicio físico regularmente puede evitar o retrasar la aparición en quienes tienen predisposición genética”. – Dra. Fabiana Vazquez, vocal de la Sociedad Argentina de Diabetes.

“El trasplante de páncreas es una alternativa agresiva que resuelve en muchos casos la falta de insulina en la diabetes tipo 1”. – Victor Montori, doctor endocrinólogo especialista en diabetes de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

“No hay cura y hay que tener mucho cuidado con los mentirosos y charlatanes que la prometen. Pero es una enfermedad crónica perfectamente controlable, que entre más temprano se diagnostique y se trabaje de manera intensa en la reducción de factores de riesgo se evitan otras complicaciones”. –José Agustín Mesa Pérez, médico endocrinólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

Frutas, granos y fideos.

Getty Images
Intercambiar azúcar refinadapor frutas y granos integrales es una manera de ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

5) ¿Qué comidas causan diabetes?

“Ninguna. No hay alimentos que puedan desarrollar por sí mismos la diabetes. La confusión viene porque el hombre prehistórico necesitaba ahorrar energía para poder vivir y lo lograba a través de mecanismos de ahorro de insulina”.

“Pero con el paso del tiempo y la alta disponibilidad de alimentos comenzamos a tener problemas: el consumo de exceso de energía que comenzó a llegar con el desarrollo industrial. Y ya no eran alimentos naturales, sino alimentos en conservas para lo cual la digestión no está preparada. Comenzó a subir un exceso en el depósito de calorías en el tejido graso, en el hígado, y en otras estructuras. La conclusión fue el desarrollo de las enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad, el cáncer, etc”. –José Agustín Mesa Pérez, médico endocrinólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

“El adecuado consumo de vegetales (tanto crudos como cocidos y de varios colores) y frutas puede ayudar a equilibrar la alimentación y a incorporar antioxidantes naturales que ayuden a prevenir la diabetes”.

“Las dietas ricas en grasas, especialmente si son de origen animal, así como los hidratos de carbono simples (azúcares) y comidas manufacturadas está demostrado que se asocian a mayor posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2. El exceso de comidas rápidas y snacks es una de las causas de la mayor frecuencia con que detectamos diabetes tipo 2 en los niños”. Dra. Fabiana Vazquez, vocal de la Sociedad Argentina de Diabetes.

Un actor simulando un ataque al corazón.

Getty Images
La diabetes es una de las principales causas de ceguera, insuficiencia renal, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y amputaciones de miembros inferiores, según la ONU.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Familias esperan hasta 5 días para incinerar a sus muertos por COVID; hay escasez de insumos

Ante el incremento de muertes por COVID, familiares de fallecidos esperan hasta 18 horas para hacer los trámites, y varios días para que las funerarias se ocupen del cuerpo.
Cuartoscuro
25 de enero, 2021
Comparte

Lo peor que te puede pasar no es que enfermes de la COVID. “El verdadero infierno es lo que pasa después”, dice Ernesto. Lo peor es no encontrar un servicio funerario para tu padre, cuyo cadáver aún está en su casa, y que te pidan esperar una semana porque, como tú, hay miles solicitando una incineración. 

En medio de una pandemia que mantiene a México rebasando cada día el máximo número de muertes registradas como nunca antes en los 11 meses de propagación –como el 23 de enero con 1,470 fallecidos en solo 24 horas– la sepultura o incineración dejó de ser el rito final de despedida para convertirse en otra crisis para las familias afectadas. 

Con 82 años, el padre de Ernesto, estuvo en confinamiento durante meses, pero sin saber cómo, enfermó de la COVID en diciembre pasado. Estuvo internado en un hospital, pero mejoró y se mantuvo con suministro de oxígeno en casa. Aunque con miles contagiados buscando el mismo tratamiento, su familia vivió en carne propia lo que significa el aumento en la demanda, costos, y la desesperación por conseguirlo. Esa fue la primera crisis. 

Lee: México se acerca a las 150 mil muertes por COVID: suman 149 mil 614 defunciones

Las siguientes semanas fueron mejores. “Tuvo días lúcido”, pero hace poco más de una semana falleció. A partir de entonces ocurrió lo que Ernesto llama “el infierno”. “Es como un doble sufrimiento. Tienes a un familiar que se murió y luego las complicaciones de tener un cuerpo contagiado”. Comenzó a llamar a funerarias para el proceso de incineración, pero el primer requisito que le pedían era el acta de defunción. 

Sin embargo, al haber fallecido en una casa particular, primero debía ir la autoridad a dar fe y expedir el certificado de defunción. Pero ese trámite tampoco pudo ser rápido. Esperaron casi 18 horas para que lo hicieran y sólo con el documento en mano comenzaron a buscar la funeraria. 

Las siguientes horas fueron terribles, “no hay tiempo ni de llorarle a tu muerto porque sabes que el tiempo se vuelve apremiante y sabes que tienes que solucionar. Esta situación se vuelve una locura”, dice Ernesto. Llamada tras llamada para solicitar el servicio la respuesta era la misma: esperar hasta 10 días para que la funeraria recogiera el cuerpo y le pudieran entregar las cenizas. 

“Cuando hablábamos a crematorios, públicos, privados, todos estaban colapsados. Nos dijeron que no podían ir por el cuerpo, pero estaban tardándose de 8 a 10 días porque la situación que estaban viviendo era muy complicada, porque no había refrigeradores, no había gavetas y aunque los hornos estuvieran trabajando 24/7 no había más capacidad”. 

En una de las llamadas a las funerarias del IMSS, la persona que lo atendió, notó su desesperación; sobre todo porque el cuerpo de su padre no podría esperar una semana en su casa, por la descomposición y por el riesgo de propagación del virus. 

Cuando Ernesto preguntó que si optaba por esperar los 10 días para ser cremado, mientras tanto qué hacía con el cuerpo, le respondieron que “me ayudarían a desmembrar el cuerpo porque aquí no hay capacidad en los refrigeradores. Les indicamos cómo debe ser el cuidado, hermetizamos la bolsa y te indicamos cuando pueden venir, un día antes y se creme”. 

Ernesto no podía creer lo que escuchaba y ahora que lo narra dice entender que esa persona le ofrecía una opción en medio de tantas muertes que ya no se pueden manejar, pero no deja de ser doloroso e increíble. 

Funerarias a tope 

La saturación en los servicios funerarios es real y ya rebasó los niveles de atención de mayo o junio, el punto máximo de fallecimientos en el Valle México. La Asociación Nacional de Directores de Funerarias de México calcula que en promedio, las personas deben esperar entre 4 y 5 días para el servicio de cremación, mientras que en mayo, la espera era de entre 2 y 4 días. 

En entrevista con Animal Político, Francisco Adrián Alvarado Madera, presidente de la Asociación, asegura que además en este punto de la pandemia también empiezan a escasearse los insumos para los ataúdes y las urnas para las cenizas. 

Lee: ¿Cómo evitar que el virus de la COVID-19 entre a casa?

“Los ataúdes pueden ser de metal o de madera y en el país el acero ya traía un déficit, pero ahora, a mayor demanda es difícil obtenerlo. Y los costos de la madera también han aumentado”, explica. 

Entre sus agremiados suman 6 mil funerarias y aún cuando los hornos están trabajando a su máxima capacidad, es decir, trabajan 24 horas sin parar, la espera sigue extendiéndose debido al aumento en el número de muerte. 

Otro elemento que evidencia la saturación es que las funerarias deben tramitar el permiso sanitario para el traslado, inhumación, cremación o internación de cadáveres o restos áridos en las unidades hospitalarias, que prácticamente se solventa de manera inmediata, pero ahora también esperan entre 6 y 8 horas debido a que los fallecimientos se van acumulando. 

También el gobierno capitalino habilitó 4 registros civiles que funcionan las 24 horas para poder expedir las actas de defunción, lo cual al menos agiliza este trámite, pero el problema son los hornos que a esta altura de la pandemia resultan insuficientes para atender la demanda. 

En tanto, los panteones aún no están rebasados, pero “sí trabajan a marchas forzadas también. Hasta ahorita no han cerrado, pero hay filas de carrozas y el tiempo de espera para la inhumación es de un día”, explica Alvarado Madera. 

En el caso de Alberto y su familia, tras horas de desesperación, pudieron encontrar una funeraria pequeña que hizo el servicio en el Estado de México y pudieron recoger el cuerpo en menos de 24 horas, aunque las cenizas las entregaron cuatro días después. 

Un caso similar pasó con Mónica. Recibió las cenizas de su familiar 6 días después “y ni siquiera estamos seguros que sea él. Entre tantas bolsas y cuerpos, ¿se van a asegurar que sea él?”. Pero por ahora, dice, queremos llorarle.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.