close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Peritos argentinos rechazan conclusiones de CNDH sobre restos hallados en el basurero de Cocula
Los especialistas comparan sus conclusiones con las presentadas por la CNDH e invita a los autores de la recomendación a iniciar una mesa de trabajo en donde se discutan y analicen las discrepancias.
Cuartoscuro Archivo
29 de noviembre, 2018
Comparte

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) rechazó el informe sobre el caso Ayotzinapa presentado este miércoles por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), pues dijo, “incurre en graves omisiones, especulaciones, sesgos y errores” sobre lo ocurrido con los 43 normalistas.

En un comunicado, el EAAF –que realizó un dictamen pericial sobre los indicios encontrados en el Basurero de Cocula- dijo que “discrepa” con una parte importante de las formulaciones forenses contenidas en la recomendación de la CNDH.

El equipo de expertos argentinos lamenta que en la sección “Escenario del Vertedero de Cocula”, la CNDH cite el trabajo del EAAF planteando algunos puntos que ellos no respaldan.  

“El EAAF discrepa con una parte importante de las conclusiones de la CNDH en relación con el Basurero de Cocula y los hallazgos supuestamente recuperados de una bolsa del Río San Juan, Cocula, según la PGR”, señala el equipo argentino.

Los especialistas dicen que sus diferencias con la CNDH parten justamente de las conclusiones a las que ellos llegaron en su dictamen, el cual fue elaborado por un equipo internacional interdisciplinario proveniente de siete países. Estos son los puntos que aclara el equipo argentino.

Sobre los restos encontrados en el basurero

Si bien se estableció la presencia de restos humanos de al menos 19 personas en el basurero de Cocula, “no se pudo establecer con certeza que alguno de los miles de restos encontrados correspondiera a los estudiantes normalistas”, al contrario, resaltan, entre estos restos sí se encuentran algunos pertenecientes a personas distintas a los normalistas.

Agregan que el número mínimo de personas se estableció por los fragmentos de hueso recuperados, y que estaban menos afectados, fueron enviados al laboratorio de genética de la Universidad de Innsbruck con la posibilidad de recuperar material genético de las mismas.

Lo mismo se realizó con las piezas provenientes de una bolsa de plástico que contenía restos óseos supuestamente proveniente del Río San Juan, según la PGR. Los resultados de estos análisis pueden ser encontrados en el expediente correspondiente.

Con relación a esto, resalta el EAAF “es particularmente grave” la reinterpretación de la CNDH de los resultados genéticos del laboratorio de la Universidad de Innsbruck sobre el caso del estudiante desaparecido Jhosivani Guerrero de la Cruz.

“El informe de la CNDH omite incluir que la coincidencia genética por vía de ADN mitocondrial encontrada en los restos del Río San Juan y posteriormente entre un fragmento del Basurero de Cocula, con un familiar materno del joven Jhosivani Guerrero de la Cruz por el laboratorio de Innsbruck es extremadamente baja desde el punto de vista de probabilidad de parentesco”.

En otras palabras, explican, el resultado no alcanza un umbral aceptable científicamente para ser considerado como una identificación.

“El informe de Innsbruck habla de “una coincidencia moderada”, dato que el informe de CNDH omite, expresan.

Por el momento no hay ninguna identificación de restos de los 43 estudiantes desaparecidos confirmada sobre restos que se hayan recuperado en el Basurero de Cocula, argumentan.  

Sobre los eventos de fuego en el Basurero de Cocula:

Aunque existe evidencia de la acción del fuego en el basurero de Cocula, las imágenes satelitales de la zona presentadas el informe del EAAF, y los análisis del subsuelo en el que se encontraron restos humanos y de animales, revelan que ha habido múltiples eventos de fuego a lo largo de varios años y no únicamente durante esos días.

Aunado a esto, el análisis de fragmentos de tronco así como a vegetación circundante no presentaron los daños esperables que habría causado un incendio como el que supondría la incineración de los 43 estudiantes. Mientras que el informe de CNDH “solo toma dos de estas plantas cuya temporalidad es menor, pero no menciona el resultado de otras 19 plantas con temporalidad mayor”, para hablar de un posible incendio en la zona.

Ante estas diferencias, el EAAF hace una invitación a los autores de la recomendación de la CNDH para iniciar una mesa técnica en la que se discutan “a profundidad cada una de las graves discrepancias” entre los resultados de los especialistas y los presentados por el organismo.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
Chernóbil: cómo es el "bosque rojo", uno de los lugares más radiactivos del mundo
Una exploración con aviones no tripulados permitió obtener una imagen detallada de los niveles de contaminación en los alrededores de la central ucraniana donde en 1986 se produjo el peor accidente nuclear de la historia. La radiación fue tal que algunos árboles de la zona se volvieron rojos.
BBC
8 de mayo, 2019
Comparte

El conocido como “bosque rojo” de Chernóbil, uno de los lugares más radiactivos de la Tierra, está a apenas a 500 metros del reactor 4 de la vieja central ucraniana en la que en 1986 tuvo lugar el peor accidente nuclear de la historia.

Tras la catástrofe, muchos de los seres vivos que lo habitaban murieron, entre ellos sus árboles.

Las agujas de los pinos, un árbol abundante y común en la zona, adquirieron un color rojizo, lo que dio origen al nombre al bosque, y todavía hoy muchos de los árboles mantienen un color anaranjado.

También se registraron daños en la fauna y flora en una zona de hasta 120 kilómetros cuadrados alrededor de la central.

Muchas de las áreas de ese bosque todavía hoy son absolutamente intransitables para los humanos por sus altísimos niveles de contaminación.

Ahora, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Robótica Nuclear (NCNR) del Reino Unido ha desarrollado un sistema de mapeo de aviones no tripulados que permite a los científicos investigar lugares peligrosos como este desde una distancia segura.

El rastreo de la zona ha permitido evaluar el nivel de contaminación actual y obtener información nueva.

La técnica

Por primera vez se han utilizado naves de ala fija para a elaborar un mapa de radiación. Los aparatos volaron realizando un patrón cuadriculado a una velocidad de 65 kilómetros por hora y a una altura no superior a las copas de los árboles.

Cuando los aparatos detectaron un área de interés, se incorporaron a los trabajos los aviones no tripulados. Gracias a su ala rotatoria pudieron flotar sobre la zona de interés y después usar sus sensores para adquirir información 3D de alta resolución.

El rastreo hecho el pasado mes de abril obtuvo una imagen clara de la distribución radiactiva que persiste hoy en el bosque, pero de una manera mucho más precisa y detallada que la que se tenía hasta ahora.

Además, los drones consiguieron identificar algunos puntos con inesperados niveles de contaminación.

Los descubrimientos

Uno de los puntos de interés registrado por los aparatos voladores fue una antigua unidad de separación del suelo, situada unos pocos kilómetros al sur del bosque. Se utilizó en las primeras tareas de limpieza de contaminación tras el desastre.

“Intentaban separar la contaminación y así reducir el volumen de los desechos”, le dijo a la BBC el profesor Tom Scott, de la Universidad de Bristol y codirector del NCNR.

“Lo que queda en esa instalación es básicamente combustible nuclear desperdigado por el piso, que tenía una dosis de radiación muy alta”.

El equipo de NCNR planea regresar a Ucrania en los próximos meses para estudiar áreas adicionales en la zona de exclusión de 2.600 kilómetros cuadrados de Chernóbil y donde, con el tiempo, se ha permitido que entren cada vez más personas.

Unos 70.000 turistas visitaron la zona el año pasado y hay proyectos que planean la utilización del suelo en esa zona para generar energía mediante paneles solares.

Se espera que el mapeo llevado a cabo por la institución británica ayude a mejorar en el futuro los protocolos de seguridad para la gente que entre en la zona de exclusión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tAKlCWeOUe8

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=nyDDFsPojPQ

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.