close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Fuerzas Armadas, principales responsables de violaciones a derechos en guerra contra las drogas: estudio

En el periodo de 2007 a 2017, se registraron 148 recomendaciones de la CNDH por casos de violaciones a derechos cometidas por las Fuerzas Armadas, indicó un estudio de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
29 de noviembre, 2018
Comparte

De enero de 2007 a junio de 2017, periodo en el que se aplicó la llamada guerra contra las drogas, las Fuerzas Armadas (FAM), el Ejército y la Marina fueron las instituciones de seguridad que incurrieron en más violaciones graves a los derechos humanos como torturas, desapariciones y ejecuciones, indicó un estudio de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

En el documento Huellas imborrables: desapariciones, torturas y asesinatos por instituciones de seguridad en México (2006 – 2017), se muestran datos a partir del análisis de 204 recomendaciones por violaciones graves a derechos, emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en el lapso de tiempo referido.

De esa cifra de recomendaciones, 148 tuvieron como responsables a las Fuerzas Armadas: en 113 casos el Ejército, y en 38 la Marina. Para la Policía Federal fueron 46 las recomendaciones, para policías estatales 21, y para policías municipales 14.

En el caso de desapariciones forzadas, la Comisión contabilizó 60 recomendaciones, 32 de las cuales involucraron al Ejército, 11 a la Marina, y 17 a policías federales, estatales y municipales.

Del análisis, se apuntó en el estudio, se desprende que las Fuerzas Armadas Mexicana son quienes acumulan el 50% de víctimas de desaparición y el 70% de los casos, de los cuales más del 50 % es atribuido a la Sedena.

En cuanto a tortura, fueron contabilizadas 148 recomendaciones.

“Suman 527 víctimas, de las cuales, 389 fueron torturadas por elementos de las FAM. Es importante señalar que 252 víctimas, es decir el 47.8%, fueron torturadas en el interior de instalaciones militares (cuarteles, bases o campamentos)”, refiere el análisis de la Comisión Mexicana.

“75 recomendaciones documentan asesinatos cometidos por agentes de seguridad del Estado. En total, se contabilizaron 270 víctimas de ejecución. Las FAM fueron identificadas como el principal perpetrador de estos asesinatos en el 61% de las recomendaciones en cuestión”, agregan los autores.

En las conclusiones de la Comisión, se menciona que de 2006 a la fecha la tortura, detenciones arbitrarias, desapariciones y asesinatos “se han cometido de manera reiterada en México”, tanto por fuerzas militares, por autoridades federales y estatales.

Los autores reconocen que el análisis tiene una limitante, ya que “se ha hecho sólo respecto a una fuente y por lo tanto presenta un universo de casos reducido”; dicha fuente es la CNDH y sus documentos.

“Además, en algunas recomendaciones no se tiene una narración detallada de los hechos, lo que impide esclarecer posibles patrones de conducta de la autoridad. Pese a ello, es un primer ejercicio de resultados que cuenta con datos fidedignos y ampliamente analizados, que deberán ser posteriormente ampliados y complementados con análisis específicos”, refiere la Comisión.

Los miembros de las Fuerzas Armadas, insistieron los autores de la CMDPDH, fueron las instituciones con más alto índice de comisión de violaciones graves, en proporción con el resto de responsables.

“De las 1,069 víctimas de diversas violaciones a derechos humanos individualizadas en las recomendaciones, 91 fueron víctimas de asesinato, 94 lo fueron de desaparición y 389 de tortura debido al actuar de miembros del ejército y la marina”, concluyó la Comisión.

Este estudio fue presentado a unos días que inicie el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien propone la creación de una Guardia Nacional, integrada por elementos de la policía militar y la policía naval; su propuesta ha sido rechazada por ONG nacionales y organismos internacionales, que están en contra de la militarización.

Leer: La Guardia Nacional no es un tema resuelto, dice Encinas ante la crítica de la ONU

López Obrador, ante esas críticas, dijo que con la Guardía Nacional se pediría a los militares que hagan énfasis en el cuidado de los derechos humanos y en los protocolos para el uso de la fuerza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué es tan difícil detectar el cáncer de ovario como el que padecía Edith González

Las pruebas que existen para detectar el cáncer de ovario en sus fase temprana no son del todo fiables y los síntomas son fácilmente confundibles con otras enfermedades de menor importancia.
15 de junio, 2019
Comparte

Es uno de los cánceres más comunes entre mujeres, pero continúa siendo difícilmente detectable en una etapa temprana y esto incide enormemente en su mortalidad.

El cáncer de ovario -causante de la reciente muerte de la popular actriz mexicana Edith González- suele permanecer oculto “hasta que está en una fase tres o incluso cuatro“, asegura a BBC Mundo la profesora Sudha Sundar, especialista en cáncer ginecológico de la Universidad de Birmingham (Reino Unido).

En este punto, las posibilidades de sobrevivir la enfermedad se reducen drásticamente.

“El 90% de las mujeres que son diagnosticadas en una fase temprana consigue sobrevivir pasados los cinco años del diagnóstico, pero ese porcentaje se reduce al 40 o incluso al 30% si el cáncer se detecta en una etapa más avanzada”, explica la doctora Sundar.

Doctora y paciente en consulta médica con una imagen del aparato reproductor femenino.

Getty Images
La detección temprana de la enfermedad tiene un impacto significativo en sus índices de supervivencia.

La solución pasa pues por conseguir una mejor detección, pero no es fácil, advierte la también presidenta electa de la British Gynecological Cancer Society (Asociación británica de cáncer ginecológico).

Síntomas confusos

Una de las razones son los síntomas.

“Solo en los últimos cinco o seis años hemos podido relacionar el cáncer de ovario con síntomas específicos. Antes se creía que era una enfermedad mortal silenciosa”, asegura la especialista.

Mujer tumbada en la cama con dolor abdominal

Getty Images
Algunos dolores relacionados con el cáncer de ovario son comunes a otras dolencias, como el síndrome premenstrual.

El servicio público de salud británico (NHS, por sus siglas en inglés) y la Clínica Mayo de Estados Unidos, señalan que estos son los indicios más comunes de la enfermedad:

  • Hinchazón abdominal
  • Rápida sensación de saciedad cuando comes
  • Pérdida o ganancia de peso significativa
  • Malestar en el área pélvica
  • Cambios en los hábitos intestinales, como comenzar a sufrir estreñimiento o padecer diarreas
  • Necesidad frecuente de orinar

El problema es que estos síntomas son comunes con los de otras dolencias menos graves, como el síndrome de colon irritable, el dolor premenstrual o el menopáusico.

La consecuencia, dice la profesora Sundar, es que las mujeres no le dan importancia, los médicos de atención primaria no asocian a la primera estos síntomas con el cáncer y la enfermedad sigue avanzando hasta una fase tardía.

Exámenes médicos para detectarlo

Pero curiosamente, al contrario de lo que ocurre por ejemplo con otros cánceres ginecológicos como el del cuello de útero, en el que existen pruebas de detección e incluso vacunas, en el caso del cáncer de ovario no hemos avanzado tanto.

Lazo verde representando el cáncer ovárico.

Getty Images
El cáncer de ovarios es uno de los más comunes entre mujeres y de los más mortales, según el NHS.

En caso de sospecha, el médico puede palpar los ovarios para ver si hay alguna anomalía en cuanto a tamaño, forma y consistencia, pero difícilmente un examen pélvico puede detectar los tumores ováricos en una fase temprana, asegura la American Cancer Society en su página web.

También existen pruebas específicas, principalmente dos, pero ninguna se realiza de forma rutinaria ni tampoco han demostrado ser lo suficientemente fiables.

Una es la prueba de sangre CA-125, que mide la presencia en sangre de la proteína del mismo nombre.

Muchas mujeres con cáncer de ovario tienen altos niveles de CA-125, pero no todas. Además, ni todas las mujeres que han resultado tener una cantidad grande de esta proteína han sido después diagnosticadas con cáncer de ovario.

Ejemplo de prueba de sangre CA-125

Getty Images
Altos niveles de proteína CA-125 no siempre es sinónimo de padecer cáncer de ovarios.

“Desafortunadamente, (esta prueba) solo detecta la mitad de los casos de cáncer de ovario en su etapa temprana”, asegura la profesora Sundar sobre este test que data de la década de los 90.

Otra es la prueba de ultrasonido (o ecografía transvaginal).

Mediante ondas sonoras, este test examina el útero, las trompas de Falopio y los ovarios con la intención de encontrar masa (tumor) en el ovario, pero no puede detectar si ese tumor es benigno o maligno.

“La prueba de ultrasonido puede ayudar en algunos casos, pero una vez más no de forma tan precisa como nos gustaría”, se lamenta la académica, que admite que es un reto para la comunidad científica poder encontrar pruebas más fiables que ayuden a una detección temprana.

Imagen de un ovario con exceso de masa.

Getty Images
La prueba de ultrasonido puede detectar un exceso de masa en el ovario, pero no si es maligna o benigna.

Hasta entonces, ella insiste en que en caso de padecer de forma persistente alguno de los síntomas nombrados anteriormente, las mujeres acudan al doctor y sean tenaces para que se le realicen todas las pruebas posibles.

Sundar también dice que hay que estar atentas a factores de riesgo como un historial familiar donde haya habido casos de cáncer de ovario o de pecho.

Este tipo de cáncer afecta principalmente a las mujeres a partir de los 70 años, pero también se da en algunas mujeres antes de la menopausia, asegura la experta.

El tratamiento suele ser una combinación de cirugía y quimioterapia.


Fuentes: NHS, Clínica Mayo y American Cancer Society.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xmaH4fFjj2M

https://www.youtube.com/watch?v=ZEX-s3z3Vp8

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=7&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.