close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Fuerzas Armadas, principales responsables de violaciones a derechos en guerra contra las drogas: estudio
En el periodo de 2007 a 2017, se registraron 148 recomendaciones de la CNDH por casos de violaciones a derechos cometidas por las Fuerzas Armadas, indicó un estudio de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
29 de noviembre, 2018
Comparte

De enero de 2007 a junio de 2017, periodo en el que se aplicó la llamada guerra contra las drogas, las Fuerzas Armadas (FAM), el Ejército y la Marina fueron las instituciones de seguridad que incurrieron en más violaciones graves a los derechos humanos como torturas, desapariciones y ejecuciones, indicó un estudio de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

En el documento Huellas imborrables: desapariciones, torturas y asesinatos por instituciones de seguridad en México (2006 – 2017), se muestran datos a partir del análisis de 204 recomendaciones por violaciones graves a derechos, emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en el lapso de tiempo referido.

De esa cifra de recomendaciones, 148 tuvieron como responsables a las Fuerzas Armadas: en 113 casos el Ejército, y en 38 la Marina. Para la Policía Federal fueron 46 las recomendaciones, para policías estatales 21, y para policías municipales 14.

En el caso de desapariciones forzadas, la Comisión contabilizó 60 recomendaciones, 32 de las cuales involucraron al Ejército, 11 a la Marina, y 17 a policías federales, estatales y municipales.

Del análisis, se apuntó en el estudio, se desprende que las Fuerzas Armadas Mexicana son quienes acumulan el 50% de víctimas de desaparición y el 70% de los casos, de los cuales más del 50 % es atribuido a la Sedena.

En cuanto a tortura, fueron contabilizadas 148 recomendaciones.

“Suman 527 víctimas, de las cuales, 389 fueron torturadas por elementos de las FAM. Es importante señalar que 252 víctimas, es decir el 47.8%, fueron torturadas en el interior de instalaciones militares (cuarteles, bases o campamentos)”, refiere el análisis de la Comisión Mexicana.

“75 recomendaciones documentan asesinatos cometidos por agentes de seguridad del Estado. En total, se contabilizaron 270 víctimas de ejecución. Las FAM fueron identificadas como el principal perpetrador de estos asesinatos en el 61% de las recomendaciones en cuestión”, agregan los autores.

En las conclusiones de la Comisión, se menciona que de 2006 a la fecha la tortura, detenciones arbitrarias, desapariciones y asesinatos “se han cometido de manera reiterada en México”, tanto por fuerzas militares, por autoridades federales y estatales.

Los autores reconocen que el análisis tiene una limitante, ya que “se ha hecho sólo respecto a una fuente y por lo tanto presenta un universo de casos reducido”; dicha fuente es la CNDH y sus documentos.

“Además, en algunas recomendaciones no se tiene una narración detallada de los hechos, lo que impide esclarecer posibles patrones de conducta de la autoridad. Pese a ello, es un primer ejercicio de resultados que cuenta con datos fidedignos y ampliamente analizados, que deberán ser posteriormente ampliados y complementados con análisis específicos”, refiere la Comisión.

Los miembros de las Fuerzas Armadas, insistieron los autores de la CMDPDH, fueron las instituciones con más alto índice de comisión de violaciones graves, en proporción con el resto de responsables.

“De las 1,069 víctimas de diversas violaciones a derechos humanos individualizadas en las recomendaciones, 91 fueron víctimas de asesinato, 94 lo fueron de desaparición y 389 de tortura debido al actuar de miembros del ejército y la marina”, concluyó la Comisión.

Este estudio fue presentado a unos días que inicie el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien propone la creación de una Guardia Nacional, integrada por elementos de la policía militar y la policía naval; su propuesta ha sido rechazada por ONG nacionales y organismos internacionales, que están en contra de la militarización.

Leer: La Guardia Nacional no es un tema resuelto, dice Encinas ante la crítica de la ONU

López Obrador, ante esas críticas, dijo que con la Guardía Nacional se pediría a los militares que hagan énfasis en el cuidado de los derechos humanos y en los protocolos para el uso de la fuerza.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Refinería Dos Bocas: el polémico cambio de AMLO a favor del petróleo como motor económico
La idea es aumentar su producción de gasolina y reducir la importación del combustible que representa, en promedio, el 70% del consumo nacional.
12 de mayo, 2019
Comparte

Es uno de sus proyectos más polémicos. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su gobierno construirá una refinería en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, en el sureste del país.

La decisión se toma después que se declaró desierta la licitación a consorcios internacionales para llevar a cabo el proyecto.

Las propuestas que se presentaron, dijo López Obrador, superaban las condiciones de construir la planta de refinación en tres años y con un costo promedio de US$8.000 millones.

Así, en adelante la construcción queda a cargo de la empresa del estado Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía.

El anuncio de López Obrador revivió una controversia iniciada en la contienda electoral de 2018, cuando el ahora mandatario anunció sus planes para Pemex.

Pero más allá de la polémica, algunos ven en la construcción de Dos Bocas el primer paso en un viraje de la política energética del país.

A diferencia de los últimos gobiernos que incluyeron en su agenda el apoyo a proyectos de energías renovables, AMLO, como se conoce en México al presidente, tiene como prioridad la extracción de petróleo.

El gobierno de México construirá una nueva refinería en Tabasco, en el sureste del país.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa última refinería que se construyó en México fue en Salina Cruz, Oaxaca, inaugurada en 1979.

Una estrategia contraria a la de muchos países del mundo explica José Alberto Lara Pulido, director del Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad (Centrus) de la Universidad Iberoamericana.

“Teníamos una trayectoria en los últimos años de cumplir las metas sobre cambio climático. México se distinguía por eso”, asegura el académico a BBC Mundo.

“Pero creo que las prioridades de este gobierno son distintas, nos alejamos de esa trayectoria”.

“Energías fósiles”

Aunque oficialmente se mantiene el respaldo al uso de energías renovables, la política energética del gobierno de AMLO parece privilegiar la extracción de hidrocarburos, coinciden especialistas.

El objetivo es, insiste el director de Petróleos Mexicanos Octavio Romero Oropeza, asegurar la autosuficiencia energética como principio de seguridad nacional.

Así, además de construir la planta en Dos Bocas, el plan contempla modernizar las seis refinerías que actualmente existen en el país.

La idea es aumentar su producción de gasolina y reducir la importación del combustible que representa, en promedio, el 70% del consumo nacional.

La política energética de AMLO contempla reducir la importación de gasolina.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa política energética de AMLO contempla reducir la importación de gasolina.

En marzo pasado, la compra de gasolina en mercados internacionales fue de 440.000 barriles al día, según datos de la Secretaría de Energía.

“Es una contradicción, un absurdo que tengamos petróleo crudo y estemos comprando gasolinas”, insiste López Obrador.

Otra parte de la estrategia es aumentar la inversión pública en Pemex, especialmente en el área de exploración de nuevos yacimientos.

En abril pasado se extrajo un promedio de 1,7 millones de barriles de petróleo al día. La meta es que dentro de tres años la producción sea de 2,4 millones diariamente.

En el caso del sector eléctrico, la propuesta es aumentar el presupuesto en la gubernamental Comisión Federal de Electricidad (CFE).

También se pretende poner en funcionamiento la controvertida central termoeléctrica en Huexca, Morelos, que es rechazada por las comunidades vecinas.

Y adicionalmente el plan contempla aumentar las compras de carbón mineral para generar electricidad.

“Le pone énfasis a las fuentes fósiles de energía, por ahí va su apuesta”, dice el director del Centrus.

Pemex, el motor de México

Manuel López Obrador.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image caption“Vamos a transformar a Pemex y vamos a transformar a México”, dijo AMLO en marzo.

En el fondo, dicen especialistas, con la nueva estrategia López Obrador pretende que la extracción de hidrocarburos y la generación de electricidad se conviertan en el motor de la economía mexicana.

El presidente lo reconoció en marzo pasado durante la celebración por los 81 años de la expropiación petrolera.

“Estamos ante un nuevo paradigma, vamos a transformar a Pemex y vamos a transformar a México”, dijo.

“Vamos a rescatar esta industria tan importante para el desarrollo del país, va a ser palanca para el desarrollo de México”.

Sin embargo, algunas de las decisiones de AMLO preocupan a especialistas. Una de ellas es la determinación de que el gobierno se encargue de construir la refinería en Dos Bocas.

Y antes también cuestionaron que la Secretaría de la Defensa Nacional se responsabilice de la obra del nuevo aeropuerto internacional, en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

En los últimos cinco gobiernos esta clase de proyectos solían encargarse a corporaciones privadas.

Académicos como Carlos Elizondo Mayer-Serra, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), encuentran rasgos de una política estatista en las decisiones.

AMLO saluda al equipo de bomberos que trabaja en la refinería de Pemex en Veracruz.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionPara analistas, AMLO quiere aplicar un modelo económico similar al de los años 60.

En un artículo publicado en la revista Letras Libres, el especialista asegura que López Obrador parece aplicar un modelo económico similar al de los años 60.

En esa época la economía del país creció a un promedio de 6% anual. A ese período se le conoce como Desarrollo Estabilizador donde la inversión pública permitía el desarrollo de grandes proyectos donde participaba el sector privado.

López Obrador coincide. El Desarrollo Estabilizador “ya se está poniendo en práctica, es que la inversión pública sea básicamente capital semilla y se complemente con la inversión privada”, dijo a finales de febrero ante el Consejo Coordinador Empresarial.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.