Implantes dentales y otros dispositivos entraron a México de contrabando durante 5 años

Los productos fueron introducidos ilegalmente por representantes de una filial de la empresa trasnacional Zimmer Biomet, que opera en más de 100 países, y que habrían pagado12.6 millones de pesos en sobornos, indicó Mexicanos contra la Corrupción.

Implantes dentales y otros dispositivos entraron a México de contrabando durante 5 años
Cuartoscuro Archivo

Durante 5 años ingresaron como contrabando a México implantes dentales y otros dispositivos de uso odontológico que carecían de registro sanitario o que incumplían normas de etiquetado.

Los productos fueron introducidos ilegalmente de 2009 a 2013 por representantes de una filial de la empresa trasnacional Zimmer Biomet, que opera en más de 100 países, la cual pagó 980 mil 774 dólares (equivalentes a 12.6 millones de pesos al tipo de cambio de entonces) en presuntos sobornos a funcionarios mexicanos de aduanas asignados en la frontera con Texas, de acuerdo con una investigación del caso realizada por autoridades de Estados Unidos.

A pesar de haber incumplido la normatividad de salud y de haber violado la ley al incurrir en contrabando, el Gobierno federal nunca sancionó a Zimmer Biomet. Al contrario, lo ha mantenido como proveedor constante de todo tipo de implantes –no sólo dentales-, en contratos asignados directamente en hospitales públicos, principalmente del IMSS e ISSSTE, con montos que superan los 50 millones de pesos entre 2007 y 2017, que corresponde a las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

El 66 por ciento de los contratos se otorgaron entre 2009 y 2013, que coincide con el periodo en el que la empresa incurrió en contrabando y sobornos.

Entre los productos que Zimmer Biomet introdujo de contrabando –y que por lo tanto fueron comercializados en México sin control sanitario- está un tipo de cemento para adherir prótesis o implantes dentales de cerámica, así como membranas utilizadas para la regeneración o cicatrización de tejido, se menciona en el expediente, del cual

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) obtuvo copias, como parte de la investigación global The Implant Files, del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

La división odontológica de la compañía tiene en su catálogo cientos de productos, pero en las bases de datos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de México (Cofepris) sólo aparecen 10 registros otorgados en el periodo en que se introdujo mercancía de contrabando, constató MCCI en la revisión documental.

En enero de 2017 la compañía reconoció ante un tribunal federal de Estados Unidos que incurrió en actos de corrupción y contrabando para comercializar ilegalmente sus productos dentales, por lo que se le condenó a pagar multas de 30 millones de dólares.

Doble acusación de corrupción

Esta no era la primera vez que la empresa se veía involucrada en actos de corrupción. Cuatro subsidiarias ya habían sido acusadas de haber pagado sobornos entre los años 2000 y 2008 a médicos de hospitales públicos en Argentina, Brasil y China, de acuerdo con una primera demanda judicial presentada en marzo de 2012 por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

A través de un distribuidor, se pagaban a los doctores comisiones de entre el 10 y el 20% del valor de los dispositivos. Cuando se descubrió este esquema ilegal, Biomet tuvo que pagar 5.5 millones de dólares en indemnización por los daños causados al vender los equipos con sobrecosto, además de que el Departamento de Justicia le fijó una multa de 17 millones 280 mil dólares y la imposición de un auditor.

A raíz de aquel caso, la compañía se comprometió a establecer un programa de integridad y vigilancia de cumplimiento de buenas prácticas empresariales. Sin embargo, volvió a incurrir en actos de corrupción, esta vez en la filial de México.

En 2013 la SEC recibió un reporte de posibles sobornos en nuestro país, que derivó en una segunda investigación contra la compañía, la cual reconoció su responsabilidad en 2017 ante un tribunal federal.

La compañía nació en 1927 en el pueblo de Varsovia, Indiana, con el nombre de Biomet. En junio de 2015 fue adquirida por Zimmer Holdings Inc. y desde entonces tiene el nombre combinado de Zimmer Biomet.

En México, tiene tres subsidiarias: Biomet México SA de CV, Representaciones Zimmer Inc., S de RL de CV y Biomet 3i México, SA de CV; ésta última es la división que se dedica a comercializar implantes dentales y piezas para la odontología…

Aquí puedes leer la investigación completa de Mexicanos contra la Corrupción 

Close
Comentarios