close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sagarpa deberá informar sobre el caso de presunta piratería de maíz mixe en Oaxaca

El Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública resolvió que es socialmente relevante que se conozcan los documentos del caso para saber si la investigación realizada en la Sierra Mixe de Oaxaca cumplió con los requisitos previstos en la ley y si se protegieron los derechos de los pueblos indígenas.
Cuartoscuro
8 de noviembre, 2018
Comparte

Luego de darse a conocer que la trasnacional Mars Inc. presuntamente extrajo de México una especie de maíz nativo de Oaxaca, para explotar su potencial comercial, todo esto sin autorización gubernamental, el Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública (INAI) ordenó a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagarpa) que “asuma competencia” y presente públicamente toda documentación vinculada a este presunto caso de piratería de recursos genéticos.

En agosto pasado, un equipo científico conformado por las universidades estadounideses Davis de California y Winsconsin-Madison, así como por la trasnacional Mars Inc., reportó que hace doce años (en 2006) extrajo de México muestras de un tipo de maíz desarrollado por los pueblos indígenas de la Sierra Mixe, para aislar sus características genéticas y explotarlas comercialmente.

Dos universidades públicas de EU y una trasnacional piratean maíz oaxaqueño

Sin embargo, la autorización para obtener estas muestras no fue solicitado por Mars Inc. sino hasta 2015, es decir, nueve años después de que el maíz mixe fue extraídas de México y sólo hasta que fue reproducido con éxito en Estados Unidos, tal como informaron las autoridades federales al ser consultadas por Animal Político.

Cabe destacar que las leyes mexicanas imponen diversos requisitos a los equipos científicos que se proponen obtener muestras de recursos biológicos o genéticos nacionales, y el primero de ellos es obtener un permiso de forma previa al levantamiento de muestras.

El reporte del equipo científico patrocinado por Mars Inc., mediante el cual quedó en evidencia este presunto caso de piratería genética, destaca que este tipo de maíz (desarrollado por los pueblos indígenas de Oaxaca mediante procesos ancestrales de selección de semilla) no requiere agroquímicos para su producción, por lo que puede considerarse como el “santo grial” de la industria agroalimentaria mundial.

En septiembre pasado, cuando Animal Político solicitó a la Sagarpa copia de toda la documentación mediante la cual Mars Inc. y las universidades estadounidenses comprobaron haber cumplido con los requisitos impuestos por la ley para obtener las muestras del maíz de la Sierra Mixe, dicha dependencia se declaró incompetente para atender el tema.

No obstante, luego de analizar esa negativa, el Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública no sólo determinó que la Sagarpa sí es sujeto obligado en esta materia, sino que “omitió realizar una búsqueda exhaustiva” de los documentos que sustenten la legal extracción del país de las muestras de maíz mixe.

“Este asunto –señaló la ponencia aprobada el pasado 7 de noviembre por el INAI–, sin duda es socialmente relevante, porque permitirá conocer públicamente si la investigación realizada en la Sierra Mixe de Oaxaca cumplió con los requisitos previstos en la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental, sobre todo en lo que se refiere a la protección de los derechos de los pueblos originarios que residen en esa localidad.”

El INAI destacó que entre los requisitos que debieron haberse cumplido, de forma previa al levantamiento de muestras, está el contar con “consentimiento previo expreso e informado” de los pueblos indígenas de la Sierra Mixe, obtenido mediante “consulta” a las comunidades indígenas involucradas, que en este caso son los 17 municipios indígenas que conforman la Sierra Mixe.

Asimismo, los ordenamientos legales internacionales suscritos por México obligan a que en estos procedimientos se garantice a los pueblos indígenas un reparto justo y equitativo de las ganancias que se obtienen por la explotación de los recursos genéticos de sus territorios ancestrales.

Aunque Mars Inc. y el gobierno mexicano afirman que estas disposiciones sí se cumplieron, no accedieron a presentar pruebas de la supuesta consulta realizada entre los pueblos indígenas de la Sierra Mixe, ni de que esta supuesta consulta haya sido realizada antes de la toma de muestras, en 2006.

Mars Inc. informó a Animal Político que no podía revelar qué comunidad indígena había otorgado su consentimiento para la extracción del maíz mixe, ni qué había recibido a cambio, en respeto a su “privacidad”, y las autoridades federales informaron que no conocen esa información, por tratarse de un “acuerdo entre particulares”.

Ante esta negativa a proporcionar la información sobre este presunto caso de piratería de recursos genéticos, en la ponencia aprobada por el INAI (elaborada por la comisionada Blanca Lilia Ibarra) se concluye que “resulta evidente que existe un interés público de que se transparenten las condiciones legales en las que se llevó a cabo esta investigación de los recursos genéticos, no sólo por la seguridad y la responsabilidad que debe existir en cuanto a conservación y explotación sostenible, sino que implica que se garantice el respeto a los derechos de la población indígena”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Fascitis necrosante, la enfermedad transmitida por un insecto que dejó sin piernas a una mujer

Una mujer en Reino Unido sufrió una grave enfermedad que la tuvo ocho meses hospitalizada y tres semanas en coma inducido. Lo que comenzó como una simple picadura le cambió radicalmente la vida.
BBC
30 de septiembre, 2019
Comparte

Susan Buttery, una entusiasta jardinera de Reino Unido, pensó que había sufrido una simple picadura, pero el desenlace fue mucho más grave.

Los hechos ocurrieron en 2013, pero ahora, por primera vez, contó su casopúblicamente.

Un día, mientras estaba en sus labores de jardinería, a Buttery, de 68 años, le picó un insecto en la cabeza.

“Sentí un bulto en la parte posterior de mi cabeza, pero realmente no le presté atención“, recuerda Buttery.

“Pensé, ‘oh, me picó un insecto y ya se me pasará‘”.

Llegó a pensar que se trataba de una alergia, pero su salud comenzó a deteriorarse y tuvo que ser internada en el hospital.

Susan Buttery and her husband Richard

BBC
Al principio Buttery pensó que había sufrido una simple picadura.

Cuestión de vida o muerte

La picadura del insecto le causó fascitis necrosante, una infección que carcome los tejidos de la piel.

Buttery recuerda que mientras estuvo en el hospital le practicaron cerca de 60 operaciones, para retirarle la piel muerta infectada por la bacteria.

Luego comenzó a padecer gangrena.

Tras ocho meses internada y tres semanas en un coma inducido, los médicos le dijeron que necesitaban amputar las zonas afectadas.

Susan Buttery

BBC
Buttery perdió sus piernas a la altura de las rodillas.

Primero le dijeron que tenían que amputarle los dedos de los pies, luego le dijeron que había que amputarle los pies.

Finalmente, los médicos le dijeron que tratarían de salvar “la mayor parte de la pierna”.

“Tenía que convencerme a mí misma, repitiéndome: ‘Bueno, si no lo hacen, moriré‘”.

Una lucha cuesta arriba

A Buttery finalmente le amputaron las dos piernas desde las rodillas. También le amputaron la punta de sus dedos de ambas manos.

“Me dijeron que no sabían si podría volver a caminar“, recuerda.

“Fue abrumador pensar que no volvería a ser la misma persona de antes”.

Susan Buttery

BBC
Pese a lo que le ocurrió, Buttery asegura que sigue amando la jardinería.

Hoy Buttery ha logrado una buena recuperación.

Utiliza piernas prostéticas y va al gimnasio dos veces a la semana.

Dice que ha sido una “lucha cuesta arriba”, pero aún ama su jardín y la jardinería.

Qué es la fascitis necrosante

La fascitis necrosante es una infección bacterial, rara pero grave, que afecta al tejido bajo la piel y los músculos y órganos a su alrededor.

A veces se le llama “la enfermedad come carne”, aunque en realidad la bacteria que la causa no “come” carne, sino que libera toxinas que dañan los tejidos, según explica el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés).

Esta bacteria puede ingresar al cuerpo humano a través de cortes, picaduras de insectos, heridas causadas por drogas inyectables y heridas de cirugía. En algunos casos, de manera muy poco frecuente, se puede transmitir de persona a persona.

una persona secando su brazo.

Getty
Los médicos recomiendan mantener las heridas limpias para evitar infecciones.

Los síntomas de la enfermedad pueden desarrollarse muy rápido, en cuestión de horas o días.

Al principio puede causar dolor o comezón en la zona afectada, y puede aumentar hasta causar fiebre, hinchazón, vómito y diarrea, manchas y ampollas llenas de líquido, mareos, debilidad y confusión.

El NHS advierte que la fascitis necrosante se debe tratar como una emergencia y acudir cuanto antes al médico.

Los tratamientos pueden incluir cirugías para retirar los tejidos afectados, antibióticos y tratamientos complementarios para controlar la función de los órganos.

No existe una vacuna contra la fascitis necrosante, pero el NHS recomienda mantener las heridas limpias y secas, y lavarse las manos regularmente con agua y jabón.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

https://www.youtube.com/watch?v=vFY6U5zH1-4

https://www.youtube.com/watch?v=vmn_Arwoev4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.