close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
¿La marcha 11-11-11 es a favor del NAIM o en contra de la consulta? Esto dicen sus organizadores
Las organizaciones que participarán explican que el movimiento es contra la consulta hecha por el presidente electo para cancelar las obras de Texcoco, la califican de antidemocrática.
Cuartoscuro
Por César Reveles
7 de noviembre, 2018
Comparte

El próximo domingo se llevará a cabo la marcha “11-11-11 No más consultas a modo” convocada por al menos 11 organizaciones civiles que se dicen en contra de la consulta mediante la cual el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, decidió cancelar las obras del Nuevo Aeropuerto de Texcoco en cuanto asuma el cargo.

La marcha se llevará a cabo el próximo domingo 11 de noviembre a las 11 de la mañana. Partirá del Ángel de la Independencia y culminará en el Zócalo capitalino.

Las organizaciones que apoyan o participarán en la marcha son:

Alto al Secuestro, de Isabel Miranda de Wallace; Cadena Ciudadana A.C; Ciudadanos por México; Coordinadora Ciudadana, agrupación política nacional registrada ante el INE; Fundación Tomás Moro; In-Justicia; Movimiento Pro Vecino; la red de Abogados por la Justicia; Salvemos las dos vidas; Asume A.C, y Táctica Social A.C.

Los organizadores esperan la asistencia de al menos 10 mil personas en la marcha toda vez que la invitación se difundió hace unos días y ha sido ampliamente compartido en redes sociales.

Hasta el momento la invitación en Facebook tiene la confirmación de 11 mil personas que asistirán y otras 32 mil interesadas.

¿Cuál es el objetivo de la marcha?

Esta movilización fue llamada inicialmente “Marcha a favor del NAIM” y se ganó el calificativo en redes sociales de “marcha fifí” que consideraban que el movimiento surgía de intereses personales para favorecer a los empresarios e inversionistas del proyecto de Texcoco.

Sus organizadores aseguran que su intención es manifestarse en contra de la forma “antidemocrática” utilizada por el presidente electo para tomar la decisión de cancelar la obra.

En entrevista para Animal Político, Laura Herrejón, presidenta de la organización Movimiento Pro Vecino e iniciadora del movimiento 11-11-11, explica que cierto sector de la población ha desvirtuado la verdadera intención de la marcha.

“Nuestra manifestación no va para nada a favor del NAIM, ese tiene que ser defendido por especialistas y técnicos, nuestro asunto va más de fondo y es porque la consulta que realizaron López Obrador y Morena fue una burla para los mexicanos y para la democracia. Ellos hicieron las preguntas, las boletas y su personal contó los resultados. Llevaron los resultados a donde les convenía”, comenta Laura.

Aunque se considera inexperta en el tema aeronáutico para comparar ambos proyectos (Texcoco y Santa Lucía), desde su punto de vista, la construcción del NAIM era la mejor opción económica a futuro para los mexicanos y el país, a diferencia de Santa Lucía, cuyo proyecto aún no esta claro “y por ello creemos que no va a funcionar”.

Laura califica de preocupante la manera en la que se tomó la decisión de cancelar el NAIM siendo esa la razón principal para convocar a la marcha.

“El quedarnos callados ante una encuesta hecha a modo y mandar al diablo a las instituciones es inaceptable y peligroso. Queremos demostrar que estamos en desacuerdo con esta forma de gobernar y tomar decisiones pues se trata de una violación a la democracia”, añade.

Sobre las declaraciones de López Obrador de modificar la ley para hacer uso de las consultas en un futuro, Laura considera que sería un gran error pues “lo que intentan hacer no es democracia sino cambiar las leyes a su modo para favorecer su acciones”.

La presidenta de movimiento Pro Vecino argumenta que el presidente electo, con los 30 millones de votos que consiguió, tenía el respaldo suficiente para tomar la decisión de cancelar el NAIM sin necesidad de hacer una consulta ciudadana en la que pudieron participar todas las personas aunque no fueran especialistas en el tema.

“En lugar de decir fue promesa de campaña, lo cancelo y asumo los riesgos, involucró al pueblo para blindarse de posibles denuncias. La forma de manipulación que enfrentamos  es preocupante; queremos avances y no retrocesos, y este cambio no precisamente está siendo para mejorar”, agrega Laura.

Por su parte, Raúl Vázquez, presidente de Coordinación Ciudadana, otra de las organizaciones que participarán en la marcha, coincide en que la consulta, lejos de ser un proceso transparente, fue algo “totalmente antidemocrático” cuyo resultado no es creíble.

“Nunca supimos como fue el manejo de las boletas ni el proceso de conteo. Nos merecemos cosas hechas con respeto a la ley y transparentes, estamos a favor de la participación ciudadana, pero no así, porque ahora resulta que la única verdad es la que ellos dicen y no se puede cuestionar”.

“No es una marcha fifí”

Ambos organizadores lamentan que usuarios de redes sociales etiqueten el movimiento con un  calificativo frecuentemente utilizado por el presidente electo.

“Nosotros no peleamos por los empresarios o por intereses personales, sino por la democracia hecha a modo de una persona, y ahora resulta que somos “fifís”, por ir en contra de ciertos modos. No lo somos, aquí cabemos todos, es una marcha para todos ciudadanos e incluso políticos. La marcha es por México y no solo por un grupo”, comenta Laura.

Consideran lamentable que López Obrador utilice el término “fifí” para el sector que lo critica porque “propicia la polarización, el enojo y el encono entre la población”.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Apple: cómo dos estudiantes chinos usaron iPhones falsos para estafar 900 mil dólares
Un esquema fraudulento llevó a Apple a reemplazar 1,438 teléfonos iPhone con un costo para la empresa de casi un millón de dólares.
Getty Images
8 de abril, 2019
Comparte

Una debilidad en los procedimientos para hacer válidas las garantías casi costó a Apple un millón de dólares.

Dos estudiantes originarios de China están acusados de participar en un esquema de fraude contra la compañía de California a través de la solicitud masiva de cumplimiento de la garantía.

Enviaron miles de teléfonos iPhone falsificados y obtuvieron de la empresa dispositivos genuinos. Lo hicieron durante meses.

Una estimación del monto de las pérdidas para Apple alcanzan los US$895,400 luego de conseguir que, del total que enviaron, casi 1,500 aparatos fueran reemplazados sin que fuera detectado el fraude.

La investigación del caso inició en 2017, pero hasta este mes se supo de la denuncia judicial -reportada primero por el diario The Oregonian– en contra de los dos jóvenes chinos en el estado de Oregón.

¿Cómo lo hacían?

Tanto Yangyang Zhou como Quan Jiang, quienes se declaran no culpables, estaban en Estados Unidos con visa de estudiante cuando se desarrolló el fraude.

Un socio en Hong Kong les enviaba paquetes con entre 20 y 30 teléfonos con las características físicas de los iPhone de Apple, dijo Jiang en su declaración.

Luego los estudiantes solicitaban a Apple personalmente o a través de nombres y direcciones de contactos en Estados Unidos, la revisión de los teléfonos bajo los términos de garantía.

En casi todos los casos la falla reportada era que los teléfonos no encendían.

La compañía determinaba si el smartphone era elegible para una reposición por otro nuevo, un beneficio que generalmente Apple aplica para ese tipo de problemas.

Cuando los remitentes recibían el teléfono genuino, lo enviaban de nuevo a China para ser revendido y después obtenían una parte de las ganancias, según la denuncia.

¿Cómo se descubrió?

Agentes federales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) confiscaron en abril de 2017 cinco paquetes enviados desde Hong Kong, pues sospechaban que contenían teléfonos falsificados.

Los importadores eran tanto Yangyang Zhou como Quan Jiang.

El agente Thomas Duffy entrevistó a finales de 2017 a Jiang en la ciudad de Portland para saber del origen y destino de los móviles.

El joven describió su participación en las peticiones de revisión a Apple, pero rechazó que supiera que los móviles que enviaba eran falsificados.

“Jiang estimó que durante 2017 envió 2.000 teléfonos a Apple para reparaciones en garantía“, dice la denuncia judicial.

Sin embargo, su nombre está relacionado con 3,069 solicitudes de reparación en las que la causa en el 100% de los casos era “no enciende/problemas de carga por cable”.

Una inspección el año pasado al domicilio de Jiang encontró unos 300 iPhone falsos, así como documentos de las solicitudes de garantía enviadas a Apple.

Ahí también se hallaron cajas con el nombre Zhou, quien estaba relacionado con tres envíos con origen en China en los que había 95 teléfonos similares a los iPhone.

Unas 200 peticiones de garantía fueron realizadas a su nombre o con “derivaciones similares” de correos electrónicos con el nombre de Zhou, además de que fue el destinatario de teléfonos enviados por Apple.

¿Apple no pudo detectarlos?

El representante de Apple Adrian Punderson, entrevistado por el agente Duffy, explicó que un técnico de la compañía se encarga de revisar si un teléfono enviado a revisión es genuino o no.

Si se determina que es falsificado, se rechaza la solicitud de garantía y se informa al remitente a través del medio de contacto que proporcionó.

En el caso de Jiang, un total de 1,576 solicitudes fueron “rechazadas por manipulación”.

Sin embargo, el hecho de que casi el 100% de los casos la falla reportada era que el teléfono “no enciende” jugó a favor de este esquema fraudulento, pues en esos casos Apple procede con un reemplazo de la unidad.

“La presentación de un iPhone que no se enciende es fundamental para perpetuar el fraude en la garantía del iPhone, ya que el teléfono no podrá ser examinado o reparado inmediatamente por los técnicos de Apple, lo que provocará el proceso de reemplazo de teléfonos de Apple como parte de su política de garantía del producto”, dijo Punderson.

Apple reemplazó 1,493 teléfonos, que a un costo de US$600 por unidad representan una pérdida de US$895,800 para el gigante tecnológico dirigido por Tim Cook.

BBC Mundo solicitó una entrevista a Apple sobre este caso pero no hubo una respuesta inmediata.

La denuncia judicial presenta cargos contra Jiang por tráfico de productos falsificados y fraude electrónico, mientras que Zhou enfrenta cargos por presentar usar documentos falsos de exportación.

Ambos, sin embargo, aseguran que no tenían conocimiento de que los teléfonos eran falsos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA&t=76s

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE

https://www.youtube.com/watch?v=cyKX3E21fLA

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.