Pemex se niega a limpiar 4,500 lugares contaminados por fugas de sus ductos; dice que no le toca

Sin dar pruebas, Pemex atribuye la contaminación a derrames por tomas clandestinas que no son su responsabilidad. Hay riesgo de salud pública y daño al medio ambiente, advierte la ASF.

Pemex se niega a limpiar 4,500 lugares contaminados por fugas de sus ductos; dice que no le toca
Cuartoscuro Archivo

En México hay más de 4 mil 500 sitios contaminados por fugas de gasolina o hidrocarburos en ductos de Petróleos Mexicanos. Son lugares que representan un daño al medio ambiente y un riesgo a la salud pública, por lo que deben ser limpiados, sin embargo Pemex se niega a hacerlo. ¿La razón? Dice que no es su responsabilidad. Argumenta, sin probarlo, que las fugas son producto de robos y actos vandálicos.

Así lo revela una investigación realizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al manejo que hace Pemex de los recursos que destina a los rubros de protección ambiental y remediación ecológica, y en donde la atención de sitios contaminados es una de las tareas fundamentales.

La realidad es que más del 80 por ciento de los puntos identificados siguen contaminados, y algunos de ellos tienen hasta 40 años de estarlo.

Incluso, desde 2016, Petróleos Mexicanos suspendió cualquier trabajo relacionado con limpieza de puntos contaminados por hidrocarburo. A ello se suma, además, el retraso o la falta de retiro de residuos peligrosos en casi 50 centros destinados para su almacenamiento. Las repercusiones sociales de esto, advierte la ASF, pueden ser graves.

“A partir de mayo de 2016, Pemex Logística no realizó acciones de remediación de suelos y subsuelos que fueron contaminados por el derrame de hidrocarburos, tampoco realizó el retiro de residuos peligrosos en los centros de trabajo, por lo que existe el riesgo de efectos adversos en la salud humana, la flora, la fauna y el medio ambiente”, advierten los auditores.

Negligencia y pretextos

De acuerdo con el informe de resultados de la auditoría de cumplimiento financiero 2017-6- 90T9K-15-0494-2018 494-DE, Petróleos Mexicanos tiene un registro total de 5 mil 270 sitios contaminados por fugas o derrames de hidrocarburos, que acumulan un total de mil 37 hectáreas.

La ASF subraya que Pemex tiene la obligación de atender dichos sitios de manera inmediata, primero para minimizar o limitar la dispersión de hidrocarburos, y después para realizar la limpieza de los suelos y subsuelos contaminados. Además debe dar aviso a la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente (ASEA), para el seguimiento e inspección de la limpieza de los sitios.

Pero al efectuar la verificación de la atención a dichas zonas, los auditores encontraron que Pemex no realiza ningún trabajo en 4 mil 509 sitios, que equivalen al 85.5 por ciento del total. De ellos 2 mil 238 sitios son lugares que fueron contaminados entre diciembre de 1978 y abril de 2016, mientras que en 2 mil 271 lugares la contaminación ocurrió entre mayo de 2016 y diciembre de 2017.

Al cuestionarle el motivo, la empresa estatal dijo que se debe a que son lugares contaminados por tomas clandestinas en sus ductos, y a que cuenta con un resolutivo de la Suprema Corte que la “excluye de la responsabilidad” de atender estos lugares contaminados.

La Auditoría considera que lo argumentado por Pemex no se sostiene. Primero porque el resolutivo de la Corte que usa de justificación atañe a un solo caso (en Tamaulipas), sin que sea vinculante con los más de 4 mil restantes .Y segundo porque la empresa no presentó ninguna evidencia para sostener que, efectivamente, todos esos sitios fueron contaminados a causa de actos vandálicos o tomas clandestinas.

En ese contexto la ASF emitió una recomendación dirigida a la filial Pemex Logística para que, a la brevedad, se atienda la contaminación registrada en dichos lugares y notifique para su seguimiento a la ASEA, o de insistir en no hacerlo, proporcione la documentación que acredite, caso por caso, que el percance se debe a una toma clandestina y que cuenta con una resolución judicial que la exime de trabajar en dicho punto.

De no atenderse dicha recomendación la Auditoría cuenta con facultades para iniciar los procedimientos administrativos e incluso penales que correspondan.

En este mismo rubro, Petróleos Mexicanos indicó que tiene un registro de 722 puntos contaminados por fugas de hidrocarburos los cuales están en el estatus de “concluido” o “remediado” tras haber sido limpiados. Sin embargo los auditores no encontraron la documentación comprobatoria, ni el visto bueno de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente, que ampare que esto es real.

En respuesta a esta observación Pemex reconoció que “no cuenta con todos los expedientes de dichos sitios” por lo que prometió que su área jurídica ambiental revisará nuevamente cada uno de los casos.

En ese contexto la ASF emitió otra recomendación a la empresa estatal para que revise los procedimientos con los cuales clasifica un sitio contaminado como atendido, y que exista certeza de ello.

Bodegas peligrosas

Por otro lado los auditores verificaron los almacenes y centros en los cuales Pemex tiene la obligación de almacenar, tratar y eliminar los residuos peligrosos que se generan como resultado de sus actividades industriales. Y aquí también se encontraron irregularidades.

De entrada la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos establece la obligación de que los centros que manejan residuos de riesgo estén debidamente registrados ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para su correcto seguimiento
e inspección.

Pero los auditores encontraron que en 2017 hubo 114 centros en los que Pemex almacenó residuos que no fueron debidamente registrados ante esa secretaría.

Lo anterior puede traer consigo multas y sanciones para Petróleos Mexicanos, así como la clausura definitiva de dichos centros.

Peor aún. La norma establece que los residuos que se almacenan en los centros de trabajo deben ser procesados y eliminados en un plazo no mayor a seis meses, sin embargo, en 14 de estos almacenes se detectaron retrasos de hasta 23 meses en la eliminación de estos residuos.

Además hay otros cuatro centros de trabajo donde no se habían retirado los residuos peligrosos los cuales, al cierre de 2017, ya habían cumplido hasta 16 meses de permanencia en dichos sitios.

Y finalmente los auditores descubrieron que en otros 28 centros de manejo de residuos no había información ni siquiera para determinar la antigüedad que tenían los mismos, sin que al cierre del año pasado estos hubieran sido retirados.

En respuesta a estas irregularidades, Pemex envió un oficio a la ASF fechado el pasado 31 de julio, en el que indicó que en el caso de los 14 centros donde se retiraron con retraso los residuos, se tuvieron que pedir prórrogas a la autoridad ambiental debido a recortes presupuestales que dificultaron su manejo. No obstante, la empresa no proporcionó evidencia de que estos permisos se hubieran concedido.

Y en el caso de los centros restantes en donde los residuos no han sido retirados, la empresa no proporcionó razón alguna sobre esta situación.

Por ese motivo la Auditoría emitió una recomendación formal a Petróleos Mexicanos, para que se fortalezca el control de los centros de residuos, ya que su mal manejo es una potencial amenaza tanto al medio ambiente, así como para la población en general.

Gastos dudosos

En su informe de resultados los auditores también advirtieron dudas respecto a pagos por poco más de mil 200 millones de pesos, que Pemex reportó como parte del presupuesto ejercido en materia de limpieza y atención de sitios contaminados.

Y es que al revisar las cuentas de donde fueron erogados dichos recursos, se detectaron que estas están relacionadas con rubros distintos, como por ejemplo mantenimiento de edificios, servicios de consultoría, instalación de maquinaria, servicios legales, agua, entre otros.

En respuesta a ello, Pemex sostuvo que el dinero sí se ha invertido en temas relacionados con limpieza de sitios contaminados, y sostuvo que revisaría los tabuladores y clasificación para que esto quedara más claro. La Auditoría dijo que hasta la presentación de este reporte lo anterior no se había corregido.

Close
Comentarios