¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Un grupo protesta contra migrantes en Tijuana; se enfrentan con policías al tratar de avanzar hacia un albergue
"Primero nuestros pobres", "basta de migración descontrolada", "migrantes sí, invasores no", son algunos de los gritos que lanzó el grupo de manifestantes.
Cuartoscuro
18 de noviembre, 2018
Comparte

Pese a los llamados de organismos como la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, para detener las expresiones de xenofobia y los prejuicios en contra de los migrantes centroamericanos, un grupo de personas se manifestó este domingo en Tijuana, Baja California, con gritos como “no a la invasión” y “primero México”.

En la zona de la glorieta del Monumento a Cuauhtémoc, las personas también lanzaron expresiones como “primero nuestros pobres”, “basta de migración descontrolada”, “migrantes sí, invasores no”, y “delinques una vez, te aplico el 33”.

Desde el Monumento a Cuauhtémoc, este grupo de protesta avanzó por calles de Tijuana, ondeando banderas de México, y se encaminó a la Zona Norte, donde hay un albergue temporal para los migrantes centroamericanos.

Ahí se encontraron con la policía municipal, que les impidió el paso, de acuerdo con imágenes mostradas por zetatijuana.com. Entonces algunos hombres comenzaron a insultar a policías, y en algunos momentos a empujarlos y golpearlos, para que los dejaran avanzar, hacia donde están los migrantes.

Hasta las 15:30 horas de este domingo, no habían logrado superar la valla policial.

“Violentaron nuestro país, violentaron la patria, por qué los protegen”, reclamó un hombre a los policías.

En sus redes sociales, por otro lado, la organización Pueblo Sin Fronteras convocó a una manifestación, también en Tijuana, en contra de la discriminación, en la Glorieta Las Tijeras.

De acuerdo con Zeta Tijuana, esta protesta se disolvió, ante la amenaza de confrontación con el grupo que está en contra de la caravana.

“El muro más grande es el rechazo”, “Violencia crea más violencia”, “No discrimines”, son algunas de las leyendas rodeadas de corazones que mostró este contingente, más reducido en tamaño que sus antagonistas, de acuerdo con el reporte de AFP.

“No todos los tijuanenses tenemos el mismo punto de vista (de rechazo a los migrantes). Todos somos hermanos”, dijo Karen Domínguez, una estudiante de 26 años, quien dice vivir cerca de un albergue para migrantes.

“Llevan tres días cerca de nosotros y no hemos tenido ningún inconveniente, se portan bien, son familias con niños”, aseguró.

Esta manifestación pacífica se retiró rápidamente al observar que la manifestación aniinmigrante se acercaba rápidamente hacia ellos, en su camino al albergue de los centroamericanos, detalló la agencia.

En este contexto, de lo que pasa en Tijuana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó este domingo un mensaje en Twitter: El alcalde de Tijuana, México, acaba de afirmar que la ciudad está mal preparada para manejar a muchos migrantes (…) De la misma manera, Estados Unidos está mal preparado para esta invasión, y no lo tolerará. Están causando crimen y grandes problemas en México. ¡Vayan a casa!

AFP reportó el sábado que unos 3,200 migrantes centroamericanos –en su mayoría hondureños- habían llegado a Tijuana, su última escala antes de intentar cruzar a Estados Unidos.

Otro grupo, un estimado de 1,500, se encontraban aún en el camino, a la altura de Mexicali, bloqueado por las autoridades.

De los que lograron llegar a Tijuana, más de 2,100 se alojaban en un hacinado albergue, que improvisó el gobierno local en un deportivo. El resto estaba disperso en los numerosos albergues de migrantes que normalmente operan activistas en esta zona fronteriza.

Ante la saturación de los albergues, las autoridades bloquearon el paso de los autobuses en que viajaban los migrantes en la cercana Mexicali, capital de Baja California.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastelum Buenrostro, propuso una consulta para determinar si la población quiere seguir recibiendo migrantes.

Antes Gastélum había declarado que entre los migrantes hay “mariguanos y personas violentas que ponen en riesgo la seguridad de los habitantes”, por lo que nos los quieren en la ciudad fronteriza.

Es “inaceptable que se reproduzcan prejuicios que estigmatizan y criminalizan a migrantes provenientes de Centroamérica”, señaló el Conapred, en un comunicado.

“Las personas migrantes que integran dicha Caravana no representan un peligro para la seguridad de México y se encuentran huyendo de situaciones de violencia”, agregó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Getty Images
Por qué en Los Ángeles hay gente que paga por caminar
El estadounidense Chuck McCarthy empezó a caminar con extraños a cambio de dinero hace tres años. Su iniciativa ha crecido hasta convertirse en una app, lanzada en marzo, con más de 200 "paseadores de personas". ¿Cómo se le ocurrió y por qué la usan?
Getty Images
6 de junio, 2019
Comparte

Pagarle a alguien por caminar contigo suena como un servicio que sería viable en Japón o China, países acostumbrados al alquiler de “amigos” o de “padres”.

Pero al otro lado del Pacífico, en el estado de California, hay un hombre al que un día se le ocurrió pasear gente. Y está probando ser exitoso.

Chuck McCarthy tuvo la idea en 2016. Mandó hacer una camiseta, creó una página de Facebook y pegó afiches por todo Los Ángeles promocionando sus servicios como The People Walker (“El paseador de personas”, en español).

Tres años después, McCarthy atrajo a inversionistas que el pasado marzo le ayudaron a lanzar una app móvil del servicio, que cuenta actualmente con más de 200 proveedores, es decir, personas que cobran por caminar con extraños.

BBC

Chuck McCarthy o, como le conocen en Los Ángeles, “The People Walker”.

La app funciona de forma parecida a Uber o Lyft: creas un perfil, permites que la herramienta utilice tu ubicación geográfica y solicitas la caminata a una hora y en un día específicos. A continuación, aparece un listado de personas que cobran entre US$7 y US$21 por cada media hora de trayecto.

Como es de esperar en la ciudad sede de la industria del entretenimiento y el cultivo a la imagen, muchos de los proveedores son también actores, entrenadores físicos o profesores de yoga.

Aunque también hay psicólogos, profesionales de otras áreas y personas que hablan diferentes idiomas.

Ni McCarthy ni su socio deciden cuánto va a cobrar cada proveedor, sino que establecieron un rango de precios y cada quien elige cuánto vale. Lo que sí es requerido para todos es un chequeo de antecedentes penales.

“Mis amigos están ocupados”

Bob Nankin lleva dos años y medio caminando con McCarthy, aunque aclara que no lo hace porque se sienta solo.

“Mis amigos están ocupados, tienen sus vidas y es difícil coordinar para vernos”, dice.

“Mi motivación es el ejercicio, aunque entiendo que alguien camine por un tema de salud mental o por soledad“, agrega.

No es extraño que este servicio se ofrezca en en una ciudad como Los Ángeles, en la que los centros urbanos están dispersos, el tráfico es infernal y mucha gente trabaja desde casa o con horarios irregulares.

De hecho, en el condado de Los Ángeles el 24% de las viviendas, casi 785.000, están habitadas por una sola persona, según datos del censo citados en la web Suburban Stats.

En el caso de Nankin, quien está retirado de su empleo en el sector de la salud, caminar es una prioridad a sus 71 años.

“Con Chuck intercambio historias, hablamos de nuestros planes y he conocido diferentes vecindarios gracias a él”, dice.

Los adultos mayores constituyen uno de los públicos más atraídos al servicio, pero no son los únicos.

“No es una broma”

McCarthy dice que ha caminado hasta con adolescentes de 18 años, curiosos de saber si su servicio “era real o una broma”.

Esa percepción ha sido una de sus luchas. “La gente comenta cosas como: ‘¿quién va a pagar por caminar?‘ Y yo les respondo que por qué no, si ya pagamos por estar sentados”.

Lo dice en referencia a servicios de streaming como Netflix, que popularizaron el llamado binge-watching, es decir, invertir horas en ver toda una serie de una sola sentada.

“Incluso las apps de entrenamiento físico quieren que te sientes lo más rápido posible. Promocionan rutinas de solo 15 minutos o menos”, añade.

Pasar muchas horas sentado fue justamente lo que motivó a McCarthy, quien vive en Los Ángeles desde hace 11 años, para crear The People Walker.

Había decidido abandonar el trabajo de producción de comerciales para convertirse en actor, un oficio que puede llegar a ser bastante solitario.

“Pasaba horas en internet postulándome a trabajos de actuación. Incluso a veces cuando iba a un café a trabajar, no hablaba con nadie“, recuerda.

Así que pensó que podía cobrar por caminar, como un ejercicio físico, para que fuese más seguro y para tener más experiencias humanas.

“Pensé en pasear perros, pero no me gusta recoger caca”, bromea.

Los pósters caseros que fue pegando en varios vecindarios llamaron la atención de más de un medio local. Uno incluso metió a McCarthy en la categoría de “gente con trabajos extraños”.

Pero, según él, “hay gente en esta ciudad que paga US$100 la hora por caminar con entrenadores físicos o con guías turísticos, así que no entiendo qué tiene de raro”.

McCarthy insiste también en que el servicio no es solo para gente solitaria. “Muchos de nuestros clientes tienen amigos y vida social”, aclara.

Sobre si la app ha sido un éxito, McCarthy se limita a decir que “no nos vamos a hacer multimillonarios con esto”.

“Veo a los extraños como amigos que no he conocido todavía”

Con un trabajo como editora en línea que la mantiene en casa todo el día, CJ Arabia decidió trabajar como “paseadora”.

La primera vez que lo hizo, recuerda, el cliente le pidió que acelerara el ritmo.

“Estaba muy nerviosa, pero terminó siendo una maravilla”, dice.

Arabia cuenta que el comentario que más recibe de los usuarios es que, de no haber reservado una caminata, se hubiesen quedado encerrados en casa.

“Es ese compromiso de tener una cita, de no fallar, que sirve mucho de motivación”, añade.

Tanto Arabia como McCarthy tienen claro que no son amigos de sus clientes, aunque las caminatas a veces los lleven a compartir información muy personal.

Es un rasgo que parece ser el denominador común de las apps de relaciones sociales: conocerse, pasar un buen rato y mas no profundizar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0&list=PLLhUyPZ7578d1gB2GloaeOB3KVudiPRus&index=26&t=24s

https://www.youtube.com/watch?v=xmaH4fFjj2M&list=PLLhUyPZ7578d1gB2GloaeOB3KVudiPRus&index=56&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal