Inicia el nuevo protocolo de la Policía Federal: así debe ser su trato con la comunidad LGBTTTI
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Inicia el nuevo protocolo de la Policía Federal: así debe ser su trato con la comunidad LGBTTTI

Desde este 23 de noviembre, todo funcionario de la Policía Federal queda obligado a aplicar los principios de libre desarrollo de la personalidad, igualdad y no discriminación, siempre bajo principios de respeto a la identidad y expresión de género.
Cuartoscuro
23 de noviembre, 2018
Comparte

A partir de este viernes 23 de noviembre, todos los elementos de la Policía Federal (PF) apostados en cualquier parte del territorio mexicano quedan obligados y obligadas a acatar una serie de medidas orientadas a mostrar respeto y garantizar el derecho a la identidad y a un trato digno, en favor de las personas que integran la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTTI), nacionales o extranjeras.

Tal como establece el nuevo “Protocolo de actuación de la Policía Federal para los casos que involucren a personas LGBTTTI”, todo funcionario de la PF queda obligado a aplicar los principios de libre desarrollo de la personalidad, igualdad y no discriminación, siempre bajo principios de respeto a la identidad y expresión de género, así como a las características u orientación sexual de las personas.

Por eso, el nuevo protocolo prohíbe a los elementos de la Policía Federal “realizar conductas que menoscaben la dignidad de las personas LGBTTTI”, o “emitir gestos, ademanes, comentarios, burlas o cualquier expresión denigrante” con relación a las y los integrantes de este sector de la sociedad.

Igualmente, ahora queda expresamente prohibido a los agentes federales realizar interrogatorios, vigilancias o detenciones de personas, a raíz de su identidad de género u orientación sexual, mientras que por otro lado también se les ordena no descalificar testimonios, a partir de la identidad sexo-genérica de las personas que los proporcionan.

El nuevo protocolo también incluye un apartado en el que se describe el tipo de comportamiento que deben mostrar los funcionarios de este órgano federal en su trato con personas de la comunidad LGBTTTI.

De ahora en adelante, las y los funcionarios y agentes de la Policía Federal que tengan la necesidad de entrevistarse con un integrante de este sector de la sociedad, deberá dirigirse a esta persona “conforme a la identidad de género con la que ésta se conduzca”, y específicamente se les ordena utilizar “el pronombre correspondiente y el nombre social que indique”.

Así, independientemente del sexo de la persona, el personal de la Policía Federal deberá referirse a dicha persona en masculino o femenino, a partir de “la identidad de género con la que esta persona se conduzca”.

Cabe destacar que las y los policías federales bajo ninguna circunstancia podrán hacer preguntas en torno a la identidad de género u orientación sexual de las personas, así que para poder referirse a ellas con el pronombre adecuado (como “el” o como “ella”), deberán identificar por cuenta propia su identidad de género.

Para ello, el protocolo incluye conceptos que de ahora en adelante deberán ser conocidos y comprendidos por el personal de la PF, como la bifobia (rechazo hacia personas bisexuales), la discriminación en el lenguaje, familias homoparentales o lesbomaternales, nombre legal y nombre social, entre muchos otros.

El protocolo, de hecho, subraya que el personal de la Policía Federal deberá en todo momento llamar a las y los integrantes de la comunidad LGBTTTI según el “nombre social” que éstos aporten, que es el nombre que se asignan a sí mismos, con el cual se identifican y desean ser conocidos en sociedad, y que no necesariamente es el nombre estampado en sus actas de nacimiento e identificaciones oficiales.

En los casos en los que el personal de la Policía Federal realice detenciones de personas LGBTTTI en el marco de sus atribuciones como cuerpo de seguridad pública preventiva, el protocolo establece que, además de leerles sus derechos, aclararles los actos por los cuales son detenidas y ponerlas inmediatamente después a disposición del Ministerio Público, deberán además comunicarle a la autoridad judicial o ministerial tanto el nombre legal de la persona detenida, como su nombre social, acompañado del pronombre adecuado respectivo (“el” ciudadano, “la” ciudadana), con el objetivo de “promover, respetar, proteger y garantizar sus derechos humanos”.

El protocolo destaca que el personal de la Policía Federal tiene la atribución de realizar inspecciones físicas a integrantes de la comunidad LGBTTTI que hayan sido detenidas, cuando el arresto se haya dado en caso de delito flagrante, o cuando se cuente con indicios de que la persona detenida oculta objetos relacionados con un hecho delictivo ya sea entre sus ropas, pertenencias o adheridos a su cuerpo.

No obstante, el protocolo señala que en los casos en que sea necesaria la inspección física, ésta debe limitarse a una “exploración (corporal) externa”, realizada con “la parte dorsal de la mano, para evitar que las inspecciones constituyan tocamientos lascivos”.

Para determinar si las personas detenidas ocultan o no objetos dentro de sus ropas, los elementos no podrán despojarlas de dichas prendas, sino que sólo podrán pedir a la persona detenida que ciña sus prendas a su cuerpo.

El protocolo , además, establece que los elementos de la Policía Federal no podrán realizar inspecciones que impliquen la “exposición de partes íntimas del cuerpo” de personas integrantes de la comunidad LGBTTTI, a menos que cuenten con una autorización de un juzgado.

Si deseas conocer en forma íntegra el nuevo protocolo de actuación de la Policía Federal, da clic aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Irán lanza ataque: así son las dos bases estadounidenses impactadas por misiles

El gobierno iraní disparó cohetes contra dos bases estadounidenses, incluida una que parecía una "ciudad suburbana de Estados Unidos" después de la invasión en 2003.
8 de enero, 2020
Comparte

La base aérea estadounidense de Al Asad era tan grande que, luego de la invasión estadounidense en 2003, contaba con cines, piscinas, restaurantes y, no una, sino dos rutas internas de autobuses.

Fue construida en la década de 1980 para el ejército iraquí a unos 160 kilómetros al oeste de Bagdad, la capital del país.

Pero después de la invasión de Irak, comandada por el expresidente estadounidense George W. Bush, se convirtió en una de las bases más grandes de Washington, y sufrió una rápida transformación.

“Está justo en medio del desierto, y está rodeada por matorrales, desierto y rocas”, según reportó Oliver Poole para la BBC en 2006.

“Al entrar en la sección estadounidense, te encuentras con calles mucho mejores… en muchos sentidos, han tratado de recrear la configuración de una ciudad suburbana moderna de los Estados Unidos”.

Las instalaciones eran tan impresionantes que algunas tropas estadounidenses incluso la apodaron “Camp Cupcake”.

Un soldado estadounidense en Al Asad en 2004.

Getty Images
Un soldado estadounidense en Al Asad en 2004.

Una base con historia

Estados Unidos decidió retirarse de la base entre 2009 y 2010 y se la devolvieron a los iraquíes.

Cuando el autodenominado Estado Islámico (EI) invadió la provincia limítrofe de Anbar, la base fue atacada.

En 2014, el periodista de la BBC Quentin Somerville obtuvo acceso a Al Asad con la ayuda de un avión militar iraquí.

Los recuerdos de la ocupación estadounidense están en todas partes: proyectiles de artillería utilizados y dormitorios llenos de polvo, con paquetes de comida, sin comer, esparcidos por el suelo”, informó.

Pero ese mismo año, Estados Unidos regresó a Irak para combatir al EI y la base fue reconstruida.

Sin embargo, con muchas menos tropas, un aviador aseguró en 2017 que ahora el sitio “solo ofrece una fracción de la comodidad que solía ofrecer”.

mapa

BBC

1.500 soldados estadounidenses y aliados en Al Asad

El 26 de diciembre de 2018, el presidente Donald Trump realizó una visita a las tropas estadounidenses que hacían vida en la base.

“Los hombres y mujeres estacionados en Al Asad han desempeñado un papel vital en la derrota militar del EI en Irak y Siria”, afirmó.

Pero poco después admitió que temía por la seguridad de su esposa durante la visita. “Si hubieran visto por lo que tuvimos que pasar“, dijo a los periodistas.

En noviembre del año pasado, el vicepresidente de EE.UU. Mike Pence también visitó la base en el Día de Acción de Gracias.

Melania Trump en Al Asad en 2018.

AFP
Trump admitió que temía por la seguridad de Melania durante su visita a Irak.

Se estima que hay alrededor de 1.500 soldados estadounidenses y de coalición en Al Asad, y cerca de 5.000 en el país. Esta semana, en una votación no vinculante, el parlamento iraquí votó a favor de expulsarlos.

Como respuesta, el presidente Trump subió el costo de la base aérea de Al Asad.

“Tenemos una base aérea extraordinariamente cara”, dijo. “Su construcción costó miles de millones de dólares (…) No nos iremos a menos que nos paguen por ello”.

Quentin Sommerville en. Al Asad.

BBC
El periodista de la BBC Quentin Sommerville tuvo acceso exclusivo a la base aérea de Al Asad en 2014.

“3.600 militares y civiles de 13 naciones”

La otra base que fue atacada estaba en Irbil, la capital de la región del Kurdistán y una provincia relativamente estable en Irak.

En septiembre, el ejército de Estados Unidos dijo que Irbil albergaba a “más de 3.600 militares y civiles de 13 naciones diferentes“.

Esta base se usa para entrenar a las fuerzas locales. El mes pasado, el Comando Central de los Estados Unidos informó que las primeras instructoras militares en la región se habían graduado en Irbil.

El tiempo que permanecerán las tropas estadounidenses en Irak es incierto. Esta semana, el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Mark Esper, se vio obligado a negar que Estados Unidos retirará sus tropas del país.

Mapa de las fuerzas estadounidenses en Medio Oriente.

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=tuYURBKMZzc&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.