Qué requisitos requiere una obra de infraestructura (el Tren Maya aún no cumple ninguno)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Martín Zetina / Cuartoscuro.com

Qué requisitos requiere una obra de infraestructura (el Tren Maya aún no cumple ninguno)

La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece una serie de estudios que debe cumplir toda obra de infraestructura, con los cuales aún no cuenta el proyecto del Tren Maya que empezará a construirse el próximo 17 de diciembre, según se anunció.
Foto: Martín Zetina / Cuartoscuro.com
Por Claudia Ramos
14 de noviembre, 2018
Comparte

La obra del Tren Maya propuesto por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ya tiene fecha de inicio pero aún no cumple con ninguno de los requisitos técnicos, legales, ambientales y de costo-beneficio social que todo proyecto de infraestructura requiere para ser aprobado, de acuerdo con el propio equipo de transición y especialistas.

Rogelio Jiménez Pons, propuesto como titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y coordinador del proyecto, informó este martes en entrevista con WRadio que lo único con que se cuenta hasta el momento es “el proyecto donde se tiene ya la vía (parte oeste)”, y que la documentación completa estará lista “hasta dentro de un año”.

“La parte que va de Escárcega hacia el oriente, Chetumal, y luego hacia el norte, Tulum, que ahí sí no hay nada (…) ése se convocaría a una licitación para el proyecto ejecutivo que llevaría prácticamente casi un año para realizarse (…) Se está integrando todo eso (…), con consultores muy buenos en el aspecto ambiental, para presentar toda la documentación una vez oficializado todo”.

Informó que a partir del próximo lunes irán “subiendo” lo que tienen de información a una plataforma digital, porque quieren demostrar “la viabilidad social, económica y política” del proyecto.

Los estudios y evaluaciones que requiere cumplir una obra de ese tamaño están especificados en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y deben ser aprobados por una comisión intersecretarial antes de que la Secretaría de Hacienda dé luz verde al proyecto, explicaron en entrevista el director del Centro de Evaluación de Proyectos del ITAM, Efraín Gala, y la coordinadora del Programa de Presupuesto y Rendición de Cuentas de México Evalúa, Mariana Campos.

Ambos especialistas coincidieron en que todos los requerimientos que se necesitan difícilmente podrán estar listos para el 17 de diciembre, fecha anunciada para iniciar la obra, e incluso para el 31 de diciembre, fecha límite para aprobar el Presupuesto de Egresos del próximo año. Esto también implica no contar con la información para someter éste y otros proyectos a consulta los días 24 y 25 de noviembre, como se ha anunciado.

Incluso el secretario de Medio Ambiente del actual gobierno, Rafael Pacchiano, confirmó que aún no ha ingresado ningún proyecto de infraestructura relacionado con el aspecto ambiental del propuesto Tren Maya.

Entrevistado al término de un evento en el Museo Universum, indicó que los plazos de ley para evaluar las manifestaciones de impacto ambiental de una obra de infraestructura son 60 días, prorrogables hasta 120, dependiendo de si la información está completa o no. “Cualquier obra que sea sujeta por ley a la presentación de una manifestación de impacto ambiental o de cambio de uso de suelo forestal, si no la tiene, tiene que entrar la autoridad competente, en este caso la Profepa, para sancionar”.

Indicó que la manifestación de impacto ambiental que requiere el Tren Maya debe ser regional, ya que involucra a cinco entidades de la República, lo cual implica más detalle en su elaboración. Si se presentara hoy el estudio de impacto ambiental, su aprobación no estaría a tiempo para iniciar la obra en la fecha prevista.

¿Qué tipo de estudios requiere una obra de infraestructura?

De acuerdo con Efraín Gala, toda obra de infraestructura necesita contar con un estudio técnico o de ingeniería, que detalle la parte técnica del proyecto; un estudio de mercado, que explique la demanda, en este caso cuántas personas usarían el tren y cuánta carga llevaría; un estudio legal y administrativo, que verifique que el proyecto no viole ninguna ley, que cumple con el derecho de vía y que se hayan pagado los derechos correspondientes a los afectados por la obra; un estudio de impacto ambiental, que detalle cómo se va a mitigar la afectación al ecosistema donde va a operar el proyecto, y un estudio financiero que explique de dónde va a salir el dinero para construir la obra.

Estos estudios determinan si el proyecto es rentable y si aporta un beneficio social al país, “y es imposible que desde que ganó la elección a cuando lo anunció haya tenido ya estos estudios y con ellos saber si el proyecto le conviene al país o no”, consideró el especialista. De acuerdo con lo anunciado, el proyecto del Tren Maya tendrá un presupuesto de 150 mil millones de pesos y una longitud de 1,500 kilómetros que atravesarán los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

Leer: El Tren Maya, peor que el proyecto de Peña Nieto

Mariana Campos indicó por su parte que hasta el momento el Tren Maya es apenas un concepto, pues un proyecto ejecutivo implica contar con toda la evaluación de factibilidad que permita saber si el proyecto es viable, desde la ingeniería a detalle de lo que se va a construir, el control y mitigación de los riesgos ambientales en el transcurso de construcción de la obra, la certidumbre de la tenencia de la tierra por parte del gobierno, el derecho de vía que determina el tamaño, largo y ancho del terreno que se tiene que reservar para toda la obra, hasta los estudios de sociorentabilidad.

“Esto es así porque se requiere que la obra sea legal, que cumpla con lo ambiental y que sirva a la sociedad. Es una manera de calcular que el costo va a redituar en un beneficio económico y además será rentable socialmente, es decir, que los beneficios sociales valdrán la pena como para endeudar cuánto al país y por cuántas generaciones”.

Especificó que las evaluaciones de factibilidad a partir de los estudios que pide la normatividad lo que buscan es evitar que casos como el del Paso Exprés de Cuernavaca se repitan, con obras que superen el presupuesto aprobado, se hagan mal y tengan consecuencias sociales negativas como pasó en este caso con la muerte de dos personas.

“No es lo mismo una idea a un proyecto, porque lo segundo implica tener a los especialistas con los análisis listos respecto a qué costo la obra es viable. Por eso los proyectos cuando se construyen requieren todos estos estudios, porque tenemos que estar muy seguros de que valen la pena”.

“Como lo están haciendo se está exponiendo a muchos riesgos inesperados, que te van agarrando en el camino y que hacen que los proyectos se atrasen. Si tienes una planeación sólida y oportuna, se pueden controlar los imprevistos. No hay política de austeridad que funcione con proyectos sin planeación”, advirtió.

Gala llamó al equipo del presidente electo a someter el proyecto ejecutivo del Tren Maya y cualquier otra propuesta de obra a una instancia adicional, que podría ser una auditoría ciudadana donde académicos, ingenieros y especialistas revisen los estudios antes de que los proyectos estén registrado en la cartera de inversión de Hacienda y cuenten con recursos presupuestales.

“El Tren Maya sí puede tener un beneficio económico y social”, especificó Campos, “pero la pregunta siempre va a ser si a ese costo el beneficio valió la pena. Puede ser una idea atractiva, pero todavía no tenemos esa información”.

En ese sentido consideró que las consultas en obras de infraestructura tienen un costo de oportunidad, siempre y cuando se usen para entender las necesidades de la población y el impacto del proyecto en la gente. “No se trata de preguntar si lo quieren o no, sin información, sino más bien si lo van a utilizar, si les beneficia o les afecta. Esto es una buena práctica porque permite entender cómo se están repartiendo los costos y beneficios de la obra, hacer un primer catálogo de los impactos, y controlar riesgos y conflictos sociales”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Brexit: 3 aspectos que cambiarán en la vida de europeos y británicos tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea

Este 1 de enero acaba el llamado "periodo de transición" en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación. ¿Qué pasa ahora?
BBC
1 de enero, 2021
Comparte

Reino Unido abandonó la Unión Europea (UE) el pasado 31 de enero de 2020, pero los cambios más visibles para ciudadanos europeos y británicos de a pie se notarán en 2021.

Este 1 de enero acaba el llamado “periodo de transición” en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación.

Y el pasado 24 de diciembre, tras varios meses de intensas negociaciones y cuatro años de terremoto político originado por el referendo del Brexit, ambas partes sellaron el acuerdo que definirá su relación futura por décadas.

Aunque esto evita el llamado “Brexit duro” -una salida del bloque sin acuerdo- europeos y británicos ya no contarán con las mismas libertades que antes.

El Brexit supone, entre otros cambios, el fin del libre movimiento de personas, la imposición de controles aduaneros y la limitación de servicios que antes fluían de un lado a otro sin mayores restricciones.

Las nuevas regulaciones están contenidas en un documento de más de mil páginas donde se abordan, además, otros puntos como la cooperación climática, de seguridad y transporte.

No se descarta que en el futuro se restablezcan algunas facilidades que se perderán al efectuarse el Brexit, pero en BBC Mundo resumimos algunos de los aspectos principales que cambiarán para el ciudadano de a pie a partir de este 1 de enero.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Travel

BBC

1. Estancias limitadas

Durante años, británicos y europeos viajaban de un lado a otro del canal de la Mancha y podían elegir libremente donde vivir y trabajar.

Dichas facilidades llegaron a su fin y ahora se necesitará un visado para estancias largas y motivos de trabajo.

Para viajes de turismo, sin embargo, británicos y europeos seguirán sin necesitar visas y podrán usar sus permisos de conducción para manejar en cada país.

En el caso de los británicos, ahora solo pueden permanecer en territorio de la UE un máximo total de 90 días en un período de 180 días consecutivos. Para visitas a Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía se aplican otras reglas. Si se viaja a estos países, las visitas a otros países de la UE no contarán para el total de 90 días.

Los británicos también deberán garantizar que sus pasaportes tienen al menos seis meses de validez (y no más de 10 años de haber sido expedidos) y pueden verse obligados a declarar ante las autoridades europeas cuestiones como el motivo de su visita y el pasaje de vuelta desde la UE.

Boris Johnson al anunciar el acuerdo.

Getty Images
Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un costoso acuerdo para definir su relación futura el pasado 24 de diciembre, a solo una semana del plazo final.

Es muy probable que más adelante los británicos deban utilizar y pagar el ETIAS (el sistema de registro electrónico de la UE para viajeros exentos de visado).

Además, al pasar por los controles migratorios, en principio ya no podrán utilizar la fila rápida reservada a los ciudadanos de la UE, el Área Económica Europea (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y Suiza, lo que podría dilatar esperas en fronteras y aeropuertos.

Los europeos, por otra parte, pueden permanecer hasta seis meses en Reino Unido.

Si se viaja para recibir un tratamiento médico privado el permiso podría extenderse. Lo mismo si eres académico y cumples ciertos requisitos. En esos casos, la estancia puede ampliarse hasta 11 y 12 meses respectivamente.

Británicos en una cola en el aeropuerto.

Getty Images
Los británicos tendrán que tomar filas rápidas distintas cuando a partir de ahora aterricen en territorio europeo.

Además, ya no podrán entrar en Reino Unido con su tarjeta de identificación a partir de octubre de 2021, a menos que hayan oficializado su estatus como residente, en cuyo caso no habrá cambios hasta 2025. Los demás tendrán que presentar su pasaporte.

Por otra parte, europeos y británicos seguirán contando con asistencia médica de emergencia durante los viajes de turismo tanto en Reino Unido como la UE.

Actualmente, esta asistencia médica es facilitada por una tarjeta sanitaria común con la que cuentan tanto europeos y británicos. Reino Unido planea expedir una nueva tarjeta para sus ciudadanos, pero en principio tendrá una cobertura muy similar a su homóloga europea.

Sin embargo, el gobierno británico aconseja comprar un seguro de viaje con cobertura médica antes de irse de vacaciones, incluso a la UE.

Además de estas consideraciones, también se impondrán límites a los artículos que cada ciudadano lleve consigo de un lado a otro y los pasaportes de mascotas europeos dejarán de ser válidos en Reino Unido.

2. Visados especiales para trabajar

Los europeos que quieran trabajar en Reino Unido tendrán que aplicar en línea para una visa y se les pedirá una oferta de trabajo, suficiente nivel de inglés y un salario de al menos 25.600 libras al año (US$34.189), entre otros requerimientos que juntos conforman un sistema basado en puntos.

Y los ciudadanos británicos que quieran vivir y trabajar en algún país del bloque deberán cumplir los requisitos del sistema migratorio de donde quieran establecerse.

Vista de la zona financiera de Londres este diciembre.

Getty Images
Trabajar en Reino Unido no será tan sencillo como antes para los europeos, quienes deberán solicitar una visa con varios requerimientos.

Así también, algunas profesiones ya no serán homologadas de forma automática como antes, por ejemplo la arquitectura, la medicina o la enfermería.

Sin embargo, aquellos ciudadanos que ya vivían en Reino Unido y la UE antes del final de 2020 tienen sus derechos garantizados y solo necesitan formalizar su estatus como residentes.

Las nuevas regulaciones no aplican en el caso de Irlanda, que en materia de viajes y migración tiene una serie de arreglos con Reino Unido que son anteriores a la entrada de ambos en la Unión Europea, la llamada Área de Viaje Común (Common Travel Area o CTA).

Principales consecuencias tras el Brexit, en cuatro puntos

  • Fin de la libertad de movimiento: Se puede seguir viajando sin visa, pero solo para estancias cortas.
  • Visados para trabajar: Reino Unido implantará un nuevo sistema basado en puntos y la UE aplicará las reglas para terceros países.
  • Salida del mercado único: No habrá tarifas adicionales entre exportaciones e importaciones, pero se impondrán controles de seguridad en aduanas que podrían dilatar el intercambio fluido de bienes.
  • Excepciones: Las consideraciones anteriores no aplican para Irlanda del Norte ni europeos ni británicos con residencia oficial y regularizada en Reino Unido y la UE.
Short presentational grey line

BBC

Fin del programa Erasmus

El nuevo acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas no impidió la ruptura del programa Erasmus para los estudiantes universitarios.

Reino Unido no participará más en este esquema en que se facilitaba que los universitarios europeos estudiaran durante un semestre o año fuera de sus países de origen en otro Estado miembro.

Boris Johnson anunció en su lugar otra alternativa para los estudiantes británicos, aunque aún no se han revelado suficientes detalles.

Los estudiantes en Irlanda del Norte sí continuarán en dicho programa como parte de un pacto con el gobierno de la República de Irlanda.

Trade

BBC

3. Bienes y servicios

En este aspecto, el haber conseguido un acuerdo ha salvado a muchos de un aumento considerable de precios en muchos productos que Reino Unido importa desde la UE y viceversa.

Y es que ambas partes acordaron no imponer tarifas ni costos adicionales al flujo de bienes, lo que en principio beneficia tanto a exportadores como importadores a ambos lados del canal.

Camionero en Dover, Reino Unido.

Getty Images
A pesar del acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas, se introducirán controles migratorios y aduaneros que obstaculizarán el fácil flujo de antes.

Sin embargo, serán necesarios nuevos controles fronterizos y trámites burocráticos antes no existentes, lo que podría provocar demoras y disrupciones en las cadenas de suministro.

Esos controles, sin embargo, no se impondrán en Irlanda del Norte. Esto es porque comparte frontera terrestre con la República de Irlanda, miembro de la UE, y permanecerá de forma efectiva dentro del mercado único europeo.

Por otra parte, los proveedores de servicios británicos tendrán que adecuarse a las reglas de cada Estado miembro o relocalizarse en la UE si desean continuar operando como hoy.

Otro aspecto en que se insiste que tanto europeos como británicos deben estar alertas es el posible cambio en las tarifas de roaming para celulares.

Mujer hablando por teléfono en Roma.

Getty Images
Los ciudadanos tendrán que estar atentos a lo que dicten los proveedores de internet en materia de roaming.

Antes, un británico o europeo podía disfrutar de la misma tarifa contratada en su país de origen en cualquier Estado miembro de la UE.

Reino Unido y la UE han dicho que cooperarán en “justas y transparentes tarifas para el roaming internacional”, pero nada detiene que viajeros británicos y europeos no sean cobrados por usar su teléfono en uno u otro territorio.

De cualquier forma, las compañías proveedoras serán las encargadas de mantener las mismas condiciones o de lo contrario fijar nuevas tarifas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TX16kTOyqzo&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.