Experimento de Harvard plantea una polémica forma de reducir la temperatura de la Tierra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Experimento de Harvard plantea una polémica forma de reducir la temperatura de la Tierra

Expertos planean lanzar un globo que se eleve a unos 20 km de altura con una carga de carbonato de calcio, un polvo mineral muy común que se utiliza en productos como cemento, o pastas dentales.
5 de diciembre, 2018
Comparte

En la carrera por detener el cambio climático, los científicos exploran toda clase de ideas, incluso las que parecen ciencia ficción.

Una de ellas es la que proponen un grupo de Harvard, que en 2019 planean lanzar un experimento que aspiran pueda servir para desarrollar una técnica que les permita disminuir la cantidad de luz solar que entra a la Tierra.

El concepto es bastante simple: crear un escudo de partículas protectoras en la atmósfera que hagan rebotar la radiación solar de nuevo hacia el espacio.

Sería como polarizar el vidrio de un carro o untarse bloqueador para ir a la playa, pero en la atmósfera.

Llevar el experimento a la práctica tiene muchos retos y, para algunos, riesgos que podrían hacer que esta técnica empeorara el problema del calentamiento global.

De hecho, tiene un nombre, al menos, inquietante: “Experimento de perturbación estratosférica controlada” o SCoPEx, como lo llaman en inglés.

Cemento y crema de dientes

La Tierra

Getty
Los expertos quieren crear un escudo que proteja a la Tierra de los rayos del sol

El SCoPEx se basa en una rama de estudio conocida como geoingeniería solar, que se especializa en buscar la manera de bloquear o desviar la luz del sol que llega a nuestro planeta.

Hasta ahora, los expertos han basado sus investigaciones de geoingeniería solar en simulaciones computacionales, pero SCoPEx quiere obtener datos en el mundo real.

Para ello, planean lanzar un globo que se eleve a unos 20 km de altura con una carga de carbonato de calcio, un polvo mineral muy común que se utiliza en productos como cemento, cremas de dientes, mezclas para tortas o pastillas para calmar indigestión.

Una vez el globo esté en su lugar, esparcirá el polvo en la atmósfera para crear una “masa de aire perturbada”, que alcanzaría alrededor de un kilómetro de largo, según explican los científicos de Harvard.

Tierra y Sol

Getty
La geoingeniería solar es un área que apenas está en desarrollo.

Este experimento les permitirá observar los cambios en la composición química de la atmósfera y cómo afecta a la dispersión de la dispersión de la luz.

Los investigadores de SCoPEx advierten que los alcances de su experimento son bastante modestos. Es decir, que aún no están en la etapa de desarrollo de una técnica de geoingeniería solar, simplemente están en una fase exploratoria para conocer mejor cómo se comportan las partículas en el aire.

En todo caso, el concepto de SCoPEx podría servir para que en el futuro se utilicen aviones que esparzan pequeñas partículas en la estratósfera que sirvan reflejar los rayos solares.

Según un artículo publicado por la revista Nature, algunas estimaciones indican que con esta técnica se podrían reducir cerca de 1,5ºC.

avioneta

Getty
En el futuro podrían haber aviones que esparzan partículas que creen una película protectora para l Tierra.

Escepticismo

Dentro de la comunidad también hay prevención sobre la efectividad y la conveniencia de la geoingeniería solar.

“Ensombrecer el planeta lo mantiene más fresco, lo cual ayuda a que las cosechas crezcan mejor. Pero las plantas también necesitan la luz del sol para crecer, así que bloquearles la luz solar puede afectar su crecimiento”, explicó en un reciente estudio Jonathan Proctor, investigador del Departamento de Agricultura de la Universidad de California en Berkeley.

“Para la agricultura, los impactos no deseados de la geoingeniería solar son iguales en magnitud a los beneficios”.

Otro de los riesgos es que se puedan alterar los patrones de lluvia, lo cual causaría más sequías en algunas regiones.

contaminación

Getty
Para algunos expertos, la verdadera solución está en reducir los gases de efecto invernadero.

Pero para algunos expertos, el mayor riesgo es que la geoingeniería solar pueda desviar la atención del verdadero problema.

“La geoingeniería en general aún se encuentra en una fase muy temprana de desarrollo y nunca debe considerarse como una alternativa razonable para descarbonizar nuestros sistemas energéticos y nuestra economía”, le dice a BBC Mundo Harry McCaughey, profesor de climatología en la Queen’s University en Canadá.

“El verdadero desafío es seguir adelante con el Acuerdo de París y llevar al mundo a un lugar más sostenible con respecto a la inminente necesidad de disminuir los niveles de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero”.

medio ambiente

Getty
“La manera de combatir el cambio climático es la mitigación”, dice Robock.

De manera similar piensa Alan Robock, profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Rutgers.

“La manera de combatir el cambio climático es la mitigación”, le dice Robock a BBC Mundo. “Dejar de usar la atmósfera como una alcantarilla para nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.”

“Si la geoingeniería se logra en el futuro, será, como mucho, un torniquete, y solo será útil si se usa por un corto período de tiempo para reducir los grandes impactos del cambio climático, mientras nos esforzamos por detener las emisiones y eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=udCuin9c4Xs&list=PLLhUyPZ7578cWA9zrsfRpAZ1j2muQkh_-

https://www.youtube.com/watch?v=DKprRs-mZpw&index=3&list=PLLhUyPZ7578cWA9zrsfRpAZ1j2muQkh_-

https://www.youtube.com/watch?v=FuLgHFBHpr8&list=PLLhUyPZ7578cWA9zrsfRpAZ1j2muQkh_-&index=2

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto ilustrativa Cuartoscuro

“Estamos desbordados, pacientes con COVID esperan horas por una cama”: personal de salud del Valle de México

Los hospitales de esta área del país están haciendo lo posible por recibir al mayor número de pacientes, pero eso implica saturar los espacios y dividir la atención del personal.
Foto ilustrativa Cuartoscuro
15 de enero, 2021
Comparte

“En el hospital se han reconvertido áreas para atender COVID y aún así siguen siendo insuficientes. Ayer en un área donde caben 48 personas recibimos a 74. Tenemos la indicación de rechazar a los menos posibles, pero entonces los pacientes se quedan sentados en sillas, en lapsos que pueden ir de dos hasta 12 horas, porque no hay lugares disponibles, necesitamos esperar que alguno se desocupe”, cuenta un enfermero del Hospital General Regional (HGR) 1 Carlos Mac Gregor del IMSS, en la Ciudad de México. 

El enfermero resume la situación con la frase: “estamos desbordados”. Es lo mismo que dicen otros tres integrantes del personal de salud, de diferentes hospitales, a quienes Animal Político consultó. La misma palabra, desbordados, aparece en todas las entrevistas. 

Este 12 de enero, la Zona Metropolitana del Valle de México rebasó el peor escenario en número de hospitalizaciones, al sumar 9 mil 565 personas ingresadas por COVID. El 28 de diciembre pasado, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que se habían modelado diversos escenarios, el peor era de 9 mil 512 personas hospitalizadas. 

Lee: El Valle de México supera su peor escenario de hospitalizaciones por COVID con 9 mil 565 pacientes

Solo la CDMX reportó 7 mil 013 pacientes hospitalizados: 5 mil 231 en camas de hospitalización general, para una disponibilidad de solo 11.4% y mil 782 en terapia intensiva, con un porcentaje de camas libres de solo 10.8%. 

En su conferencia de prensa de este jueves 14 de enero, Sheinbaum aseguró que entre el 15 de diciembre y el 12 de enero, la capacidad hospitalaria creció en 38% en la CDMX, pasó de 5 mil 492 camas a 7 mil 570, “y va a seguir creciendo”. 

El IMSS, se informó, va a incorporar 211 camas más; el ISSSTE, 150 camas en el Hospital General de Tláhuac; Sedena, 20 camas; Pemex, 20 camas y se espera que el Hospital de Topilejo ya esté funcionando a finales de este mes. 

“El problema al incrementar el número de camas es la logística, es el número de personal médico, de enfermería, de camilleria disponible para atender a los pacientes. Somos casi los mismos con más camas”, dice un médico del Hospital Regional de Zona 72 del IMSS, en Tlalnepantla, Estado de México. 

En general, describe, los equipos de atención COVID están integrados por dos líderes (especialistas en urgencias o medicina interna) que tienen a cargo 25 pacientes cada uno, entre cuatro a seis de ellos intubados, más cinco médicos (de otras especialidades o generales) de soporte que se encargan de tomar muestras de sangre, y revisar a los menos graves.

Hay además, dice el médico de la 72 del IMSS, unas ocho enfermeras por piso, para unos 50 pacientes. Los seis pisos de este hospital están trabajando en esas condiciones. 

Antes, dice el médico, se tenían tres o cuatro camas disponibles, por piso, para recibir pacientes, así no se rezagaba la atención, ahora son pisos llenos con pacientes muy graves. “Y el problema con COVID –señala– es que las personas pueden llegar caminando, con poca dificultad respiratoria y al día siguiente empeoran tanto que requieren intubación”. 

Un médico del Hospital de Especialidades Dr. Belisario Domínguez de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, dice que, al menos en este hospital, el problema es que no hay suficientes urgenciólogos o internistas para estar a la cabeza de los equipos COVID, sobre todo en el turno de la noche o los fines de semana, y el resto de los médicos de especialidades diferentes no quieren entrar a estas áreas, así que en los pisos de hospitalización muchas veces quienes se quedan atendiendo a los pacientes graves son médicos generales. 

Lee: Hospitalizaciones por COVID-19 no dejan de crecer en CDMX, suben 62% en el último mes

“En promedio debe haber unos 30 pacientes por piso, de ellos entre seis y 12 están intubados. Por turno, una enfermera atiende de siete a 10 pacientes, dos o tres con soporte ventilatorio, y hay dos médicos, a veces uno, para 40 o 50 enfermos”. 

Frente a estas declaraciones, fuentes de Sedesa aseguraron a Animal Político que hay suficiente personal en los hospitales, no en niveles óptimos, pero sí en niveles que permiten dar una buena atención. También afirmaron que en efecto, en el país, hay escases de especialistas, pero a todos los médicos que trabajan en el Hospital Belisario Domínguez se les capacitó y con los meses que llevan trabajando en COVID han adquirido la suficiente pericia para atender de manera correcta a los enfermos. 

Antes partos ahora COVID

En el Hospital General de Zona 47, del IMSS, en Iztapalapa, en la Ciudad de México, una de las enfermeras cuenta que hay dos áreas de urgencias COVID. En una que es para seis o siete camas hay 10 pacientes, todos con ventilador o mascarilla. En la otra, con capacidad para solo 15, hay hasta 25 personas internadas. 

Una enfermera en área COVID atiende hasta siete pacientes en un turno, varios de ellos graves. En condiciones normales cada una atiende a cuatro o cinco, pero mucho más estables que con esta enfermedad.

Para hospitalización, dice la enfermera de la 47, apenas abrieron un área nueva destinada a COVID con 26 camas, antes ahí era alojamiento conjunto (post parto o cesárea). “Eso se abrió la semana pasada, así es como están ampliando la capacidad de los hospitales, casi con el mismo personal”, señala la enfermera. 

Sobre la Operación Chapultepec, con la que se trajo personal de salud de entidades del país que están en verde o amarillo, asegura que los médicos y enfermeras que vienen en estos grupos tienen horarios y actividades limitadas. “Se supone que están de 8:30 de la mañana a 6:30 de la tarde, pero vienen llegando al hospital a las 9 o 9:30 y hay actividades que no quieren hacer, que porque son de apoyo, voluntarios en apoyo, así que si no quieren hacer algo, no lo hacen”.

De nuevas contrataciones, asegura que apenas el lunes 4 de enero llegaron unas 30 personas nuevas, “pero hay que capacitarlos. En el pico pasado contrataron también, pero después los movieron de unidad, y ahorita trajeron nuevos otra vez. Así es; los contratan, los dejan tres meses, los mueven de unidad y vuelven a contratar, les dan contratos eventuales, y hay que volver a capacitarlos cuando estamos en medio de una emergencia”. 

Animal Político consultó al IMSS para saber si es verdad que sus hospitales están sobre saturando áreas con pacientes graves por COVID, hasta el cierre de esta edición la respuesta fue que en la Zona Metropolitana del Valle de México, el instituto tiene, en 36 unidades, 4 mil 321 camas destinadas a atención de las personas afectadas por esta enfermedad. De estas, 890 con para intubación y 3, 431 generales. 

Hay, informó el IMSS, 4 mil 131 camas ocupadas, 775 con pacientes intubados y 3 mil 356 con no intubados. Quedan disponibles 115 camas para soporte ventilatorio y 75 generales. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.