¿Cómo queda la Guardia Nacional tras su aprobación en comisiones? Aquí todos los cambios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo queda la Guardia Nacional tras su aprobación en comisiones? Aquí todos los cambios

Con el voto solo de los diputados de Morena y sus aliados, en medio de gritos y jaloneos, se aprobó un dictamen que modifica 11 artículos del dictamen original y agrega dos nuevos.
Cuartoscuro
21 de diciembre, 2018
Comparte

Luego de una sesión que se extendió durante siete horas, y en la que hubo desde reclamos hasta gritos y jaloneos, la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó —solo con el voto de Morena y sus partidos aliados— el dictamen que busca dar luz verde a la Guardia Nacional para intervenir en seguridad pública.

El dictamen aprobado este 20 de diciembre recibió modificaciones en 11 artículos normales y transitorios propuestos en el dictamen original, y agregó dos más. El diputado Mario Delgado, aún con la discusión en marcha, adelantó varias de estas modificaciones , como que la guardia tendrá un mando civil, que estará adscrita a Seguridad Pública y que el Senado podrá disolverla.

Pero la revisión de las modificaciones aprobadas arroja varios cambios más, entre ellos, que la dirección de la Guardia en realidad será militar durante los siguientes cinco años, que la misma ya no solo podrá actuar contra delitos federales sino también del fuero común, y que podría haber retiro de fondos de seguridad para estados y municipios que pese a la presencia de la Guardia no desarrollen sus corporaciones policiales a nivel local.

A continuación Animal Político detalla, artículo por artículo, todos los cambios aprobados por la referida comisión que todavía deberán ser votados por el pleno de la Cámara de Diputados y posteriormente por el Senado. Además se presenta la crónica de los incidentes registrados durante la jornada:

Artículo 21 constitucional

Originalmente la propuesta de reforma a este artículo establecía que en la investigación de los delitos federales, el Ministerio Público podía emplear a la Guardia Nacional, pero los diputados de Morena decidieron cambiar la redacción para que esta nueva fuerza de seguridad pueda intervenir en la investigación de cualquier delito, no solo federal.

La nueva redacción aprobada dice: “La investigación de los delitos corresponde al Ministerio Público, las policías y la Guardia Nacional, las cuales actuarán bajo conducción jurídica del primero en el ejercicio de esta función”.

El diputado Sergio Gutiérrez Luna, que propuso este cambio, lo justificó diciendo que el restringir a la Guardia a delitos federales iba a provocar, por ejemplo, que en las localidades donde no hay policía municipal la nueva fuerza tampoco pudiera actuar. Con el cambio, la Guardia queda con el mismo estatus de cualquier fuerza policial civil.

Otra modificación a este artículo es un nuevo párrafo que indica que “la Guardia Nacional forma parte de la administración federal, a través de la secretaría del ramo de seguridad en lo que respecta a la planeación, programación y ejecución de sus funciones”.

Pero al mismo tiempo formará parte del ramo Defensa Nacional en lo que respecta a su  estructura jerárquica, servicios, prestaciones y capacitación”. Con ello, señalaron los legisladores de Morena, queda claro que se trata de una “fuerza híbrida” aunque constitucionalmente civil.

No obstante, y como se advierte en un nuevo artículo transitorio que se detalla más adelante,  lo anterior no se aplicará en los primeros cinco años de operación de la guardia bajo el argumento de que el país atraviesa una “emergencia”, por lo que su programación y ejecución estará a cargo de la Defensa Nacional. Es decir el mando será militar.

Si Congreso no aprueba la Guardia, militares regresarían a los cuarteles, advierte Durazo; colectivo acusa chantaje

Artículo 13 Constitucional

El dictamen original contemplaba que las faltas y delitos que cometiera la Guardia Nacional fueran conocidos por las autoridades civiles correspondientes.

Pero la modificación aprobada aclara que la competencia de autoridades civiles solo será cuando elementos de la Guardia cometan hechos que puedan considerarse delitos. En cambio, si se trata de hechos que la disciplina militar considera faltas, entonces corresponda a las autoridades militares atender el caso.

Artículo 16 constitucional

En el dictamen original se planteaba una redacción larga en este artículo para dar a entender que los detenidos por la Guardia Civil deberían ser puestos a disposición del Ministerio Público. Pero con el cambio propuesto y aceptado del artículo 21, que ubica a la Guardia Civil con las mismas facultades de una corporación policial, se decidió recortarlo.

Lo que se mantuvo fue un registro obligatorio inmediato de cada detención, lo que será regulado por una nueva ley que se ordena crear en los artículos transitorios.

Artículo 71 constitucional

Se hicieron cambios mínimos a la redacción propuesta en el dictamen original, pero además se agregó un párrafo que da facultades al Poder Legislativo para terminar con la Guardia Nacional. La redacción quedó así:

“El Congreso de la Unión podrá disolver, por la mayoría de las dos terceras partes de los miembros presentes, a la Guardia Nacional, con pleno respeto a los derechos laborales y profesionales de sus integrantes”.

Los legisladores de Morena argumentaron que con este cambio se le da facultades de contrapeso al Legislativo, algo que estaba ausente en la iniciativa original donde el presidente tenía libre uso de la Guardia nacional.

Artículo 76 constitucional

Se añadió un párrafo al dictamen que establece que es facultad del Senado “analizar el informe anual que el Ejecutivo le presente sobre el funcionamiento y actividades de la Guardia Nacional”.

Artículo 89 constitucional

El dictamen original avalaba el uso de fuerzas de seguridad privadas en materia de seguridad pública. Dicha redacción se modificó para que en vez de ello se faculte al Presidente a reglamentar y usar el uso de estos cuerpos a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Artículos transitorios

Originalmente el dictamen contemplaba cinco artículos transitorios. Con los cambios aprobados la lista creció a siete artículos transitorios, manteniéndose los cinco originales pero con modificaciones.

Entre lo más importante que contemplan estos nuevos artículos transitorios se encuentra lo siguiente:

  • El Congreso tendrá 60 días para expedir la Ley Orgánica de la Guardia Nacional, la Ley de Uso Legítimo de la Fuerza y la Ley General de Registro de Detenciones. Solo después de ese plazo la Guardia Nacional entrará en operación.
  • Se ordena que haya controles de confianza y certificación para todos los elementos de la Guardia Nacional. Eso se regulará en la ley que se cree para la misma.
  • Régimen de excepción: bajo el argumento de que el país se encuentra en una situación de “emergencia”, se estableció en los transitorios que durante los próximos cinco años no operará lo estipulado en el 21 constitucional sobre la adscripción al ramo de seguridad de la Guardia Nacional. La programación y ejecución de sus acciones estará a cargo, en este lapso, de la Secretaría de la Defensa Nacional. “La dirección de la Guardia será de la Defensa en este lapso”, dijo ayer el diputado Pablo Gómez al explicar este cambio.
  • Castigo a estados: Se contempla en los transitorios que dentro de dos años y medios, el gobierno estatal o municipal que haya contado con presencia de la Guardia Nacional pero aun así no haya desarrollado su fuerza policial, de acuerdo con los parámetros del Sistema Nacional de Seguridad Pública, recibirá un castigo económico, pues la Secretaría de Hacienda le descontará las participaciones federales en materia de Seguridad Pública.

Entre gritos, jaloneos y ausencias

La aprobación en la Comisión de Puntos Constitucionales de la reforma en materia de Guardia Nacional se dio luego de una jornada en la que hubo no solo posiciones verbales encontradas  sino también gritos y jaloneos. Ello provocó que al final, los cambios al dictamen fueran votados solo por 20 de los 33 diputados que confirman la comisión, todos ellos de Morena, el Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo (PT).

Los cuestionamientos comenzaron desde la mañana, luego de que la reunión de la comisión programada a las 8 de la mañana en el lobby de Edificio E de San Lázaro fuera pospuesta para las 9:30am, debido a un encuentro cerrado que de última hora sostuvieron los legisladores de Morena con el secretario. Diputados de oposición señalaron que se le intentaba “dar línea” a la comisión.

Después, cuando habían transcurrido unos 15 minutos de la sesión, el activista Alfredo Lecona del colectivo #SeguridadSinGuerra comenzó a pintar leyendas contra  la militarización en el panel detrás del presídium. Ello provocó que personal de seguridad de la Cámara intentara sacarlo, al tiempo que Lecona acusaba a los diputados de Morena de “actuar igual que lo hacía el PRI” y de ignorar las críticas de especialistas y organismos internacionales en contra de la Guardia Nacional.

El incidente provocó que la sesión se suspendiera por unos 10 minutos para luego continuar con discursos a favor y en contra del dictamen.

Poco después del mediodía, se decretó una nueva suspensión a petición de diputados del PAN y PRI que reclamaban que no conocía las modificaciones que se harían al dictamen, y que ya había comenzado a difundir en redes sociales el legislador Mario Delgado, quien no pertenecía a la comisión.

Este receso fue aprovechado por los activistas quienes se sentaron en los lugares frontales de la mesa para impedir que la sesión se reanudara ahí. Entonces la presidenta de la Comisión, la diputada de Morena, Miroslava Carrillo, ordenó que se continuara en otro punto del complejo.

Esto dio inicio a una serie de incidentes. Primero se tomó la decisión de que se continuara en un salón de protocolos del Edificio A, sin embargo, el espacio era muchos más reducido y el personal de seguridad intentó limitar el acceso de la prensa. Ello provocó que el diputado del PAN José Elías Lixa señalara que no participarían en una sesión sino se permitía el libre ingreso de cualquier persona, bajo las reglas de “parlamento abierto”.

Se decidió entonces un nuevo cambio al denominado “Salón Verde” en el mismo edificio. Pero el problema se repitió cuando el personal de seguridad intentó controlar el acceso en la puerta y permitir solo el paso de legisladores. Incluso el diputado de Morena, Pablo Gómez, insistió en que se abrieran las puertas.

Durante la aglomeración la diputada de Movimiento Ciudadano, Martha Tagle, intentó introducir una cartulina de uno de los activistas del colectivo #SeguridadSinGuerra a los que se les intentaba impedir el acceso, pero un elemento de seguridad la jaloneó. Eso dio paso a un episodio de gritos y empujones en los que la legisladora condenó la agresión.

Finalmente y aún entre reclamos la sesión se reanudó pero los legisladores del PAN, Movimiento Ciudadano y PRD se retiraron acusando que no había condiciones y que la discusión en lo particular preferían llevarla al pleno. Legisladores de Morena, Partido Encuentro Social y Partido del Trabajo terminaron aprobando las modificaciones solo entre ellos, pero con la mayoría simple que se requería para que fueran efectivos.

Cabe señalar que en la segunda parte de la sesión ya no estuvieron presentes diputados del PRI y tampoco se presentó el diputado del Partido Verde, Arturo Escobar, quien en la mañana se había manifestado a favor de la Guardia Nacional.

Se prevé que el debate y eventual aprobación de esta reforma constitucional continúe el próximo sábado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué el objetivo debe ser aprender a vivir con la COVID, no luchar contra él

Eliminar al coronavirus de la faz de la Tierra sería extraordinario. La erradicación total de un virus solo se ha logrado una vez en la historia.
Getty Images
18 de febrero, 2021
Comparte

El gobierno británico dijo recientemente que espera transformar la COVID-19 en una enfermedad manejable, como la gripe.

Las vacunas y los nuevos tratamientos, argumentan ministros y sus asesores científicos, reducirán la tasa de mortalidad y nos permitirán vivir con el virus, en vez de estar luchando constantemente contra él.

¿Pero es esto posible?

Objetivo inalcanzable

Eliminar la COVID de la faz de la Tierra sería grandioso, por supuesto, dadas las muertes y la destrucción que causa.

Pero el único problema es que la erradicación solo ha sido lograda con un virus: la viruela, en 1980.

Tomó décadas llegar a este punto, y científicos y gobiernos solo pudieron lograrlo gracias un serie de circunstancias únicas.

Primero, la vacuna era tan estable que no necesitaba ser refrigerada y, cuando era suministrada, era obvio de forma inmediata si había funcionado o no.

También era evidente cuando una persona se había infectado. No era necesario para ello hacer un test de laboratorio, lo cual era una gran ventaja a la hora de contener brotes.

La COVID, como todos sabemos, es completamente diferente.

La estrategia “COVID cero”

En cambio, el movimiento llamado “cero COVID” tiende a hablar de eliminación. Esto significa básicamente reducir el número de casos a cerca de cero en un territorio y mantenerlo así.

Viruela

Getty Images
Una serie de circunstancias únicas hicieron que la viruela pudiese erradicarse en 1980.

Uno de los defensores de más alto perfil de esta teoría es la profesora Devi Sridhar, experta en salud pública de la Universidad de Edimburgo, en Escocia.

Sridhar cree que deberíamos tratar a la COVID-19 como al sarampión, que ha sido mayormente eliminado en los países ricos.

La profesora argumenta que las continuas restricciones para reducir el número de casos junto con un sistema más efectivo de rastreo y testeo, más vacunación, permitiría contener al virus y regresar a una “suerte de vida doméstica normal”, donde la apertura de restaurantes, bares y la realización de eventos deportivos y musicales fuera posible.

Pero el precio a pagar, dice, sería restringir los viajes internacionales e imponer restricciones en las fronteras, así como “cuarentenas breves y severas” cuando los casos suban de forma inevitable.

Deepti Gurdasani, epidemióloga clínica de la Universidad de Londres, es otra defensora de esta estrategia. Ella es una de más de 4.000 signatarios de la petición “COVID cero”, que hace un llamado para que se debata esta propuesta en el parlamento británico.

“La vida podría retornar a algo parecido a la normalidad. Podríamos incluso abrir corredores de viaje con otros países que han seguido ese camino”, dice.

El problema del enfoque del sarampión

Quizás sea una perspectiva tentadora, pero una que muchos creen que está fuera del alcance o que requeriría restricciones tan sostenidas que los costos económicos y sociales serían enormes.

“COVID cero no es compatible con los derechos individuales y las libertades que caracterizan a las democracias de posguerra”, señala el profesor Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College de Londres.

Países como Nueva Zelanda, Taiwán y Australia han logrado esto porque pudieron evitar que el virus se afianzara, y todo parece indicar que una vez que las poblaciones de estos países estén vacunadas, comenzarán a levantar las restricciones en las fronteras.

Aeropuerto

Getty Images
Una condición de la estrategia COVID cero es el cierre de fronteras.

Pero ningún país que haya visto la propagación del virus como ocurrió en Reino Unido ha logrado suprimirlo hasta el punto de eliminarlo.

Las vacunas en teoría son una nueva herramienta para alcanzar esto, como ha pasado con el caso del sarampión.

Pero hay una falla significativa en este argumento, explica la profesora Jackie Cassell, experta en salud pública de la Universidad de Brighton.

El sarampión, dice, es un virus “inusualmente estable”. Esto significa que no cambia de una manera que le permita evadir el efecto de la vacuna. De hecho, la misma vacuna se ha utilizado esencialmente desde la década de 1960, y también proporciona inmunidad de por vida.

Ya está claro que, “lamentablemente”, este no es el caso de este coronavirus, dice Cassell.

El desafío es mantenerse por delante del virus

Las variantes que han surgido en Sudáfrica y Brasil le permiten al virus cambiar para evadir parte de la inmunidad creada por las vacunas.

El virus que circula en Reino Unido también ha mutado y ha conseguido un cambio clave -conocido como E484- que permite que esto suceda.

A medida que se vacunen más personas, es probable que esto aumente. Esto se debe a que las mutaciones que pueden sortear la respuesta inmune de alguna manera tendrán una ventaja selectiva, señala Adam Kucharski, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, quien ha llevado a cabo una investigación sobre brotes globales desde Zika hasta Ébola.

“No podemos salvarnos de esto. Puede que necesitemos actualizar las vacunas”.

Vacuna

PA Media
Las vacunas en teoría son una nueva herramienta para detener la propagación del virus.

El desafío es, entonces, “estar por delante del virus”, explica. Pero esto no es, según cree, tan difícil como parece.

Los coronavirus cambian menos que la gripe, dice, lo que significa que las vacunas deberían seguir siendo efectivas en una gran medida.

Es más, el hecho de que las mutaciones que se están viendo compartan algunas características clave nos da una buena idea de la ruta que están siguiendo. “Es de esperar que sea más fácil de actualizar que la vacuna de la gripe, donde hay muchas cepas diferentes”.

Aunque advierte que se debe tener sumo cuidado en este momento, ya que una población que está construyendo inmunidad en un momento en que hay mucha infección alrededor proporciona un caldo de cultivo ideal para que las variantes escapen de esas vacunas.

Kucharski dice que es demasiado pronto para saber si llegaremos al punto en que el coronavirus pueda tratarse como una gripe, ya que aún no hemos visto por completo el impacto que tendrán las vacunas.

Eliminar el riesgo

Esta precaución es comprensible, ya que los científicos quieren ver primero la evidencia del despliegue del programa de vacunación en el mundo real. Salud Pública de Inglaterra está llevado a cabo un estudio en que analiza esto, y se espera que se publique antes de que se levanten las restricciones.

Pero todas las indicaciones de los ensayos clínicos y la experiencia de Israel, que lidera el tema de la vacunación de la población en el mundo, es que tendrán un impacto significativo en las infecciones, y donde no, al menos contribuirán a evitar casos serios de COVID-19, complicaciones cuando los síntomas se prolongan, así como muertes.

Coronavirus

Getty Images
Todo indica que podemos llegar a un punto en que, como dijo el principal asesor médico de Inglaterra, Chris Whitty, la COVID no sea un riesgo.

Para aquellos que todavía son susceptibles porque se niegan a vacunarse o porque la vacuna no ha funcionado en ellos, el avance en los tratamientos será vital.

Todo indica que podemos llegar a un punto en que, como dijo el principal asesor médico de Inglaterra, Chris Whitty, la COVID no sea un riesgo.

Esto no significa que nadie morirá. Whitty ha hablado de llegar a un tasa de muertes “tolerable”. Y ciertamente muchos esperan que el próximo invierno sea un desafío, con especial preocupación de que las comunidades más desfavorecidas sean las más afectada, por el temor de que la aceptación de la vacunación haya sido más baja en estas áreas.

Pero es fácil olvidar que la gripe también puede matar a gran escala. En 2017-18, por ejemplo, más de 20.000 personas murieron en Reino Unido a causa de la gripe.

Fue un invierno duro y frío y las muertes por otras causas, como enfermedades cardíacas y demencia, también aumentaron, lo que llevó el exceso de muertes invernales a cerca de 50.000. La sociedad apenas parpadeó.

“Hemos convivido con los virus durante milenios”, dice el profesor Robert Dingwall, miembro del Grupo de Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes del gobierno. “Haremos lo mismo con la COVID”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5BNNcz1-soc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.