close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Diputados aprueban el PEF 2019 con recortes a órganos autónomos y Poder Judicial

El presupuesto aprobado contempla recortes al Poder Judicial por mil 500 millones de pesos y a órganos autónomos –como el INE y la CNDH- por casi tres mil 500 millones de pesos.
Cuartoscuro
23 de diciembre, 2018
Comparte

Después de cinco horas de discusión en el Pleno, la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular el Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2019 (PEF) con 5 billones 838 mil millones de pesos, monto que ejercerá el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para su primer año de gestión.

A las 00:35 horas de este lunes 24 de diciembre el dictamen se aprobó en lo general con 312 votos a favor, 154 en contra y cero abstenciones y; a las 03:40 horas se aprobó en lo particular con 303 votos a favor, 7 en contra y cero abstenciones.

La Mesa Directiva turnó el documento al Ejecutivo federal para su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Los votos en contra fueron de los grupos parlamentarios del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, mientras que las fracciones de Morena, PT y PVEM votaron a favor.

Alrededor de la 1 de la mañana y luego de la aprobación en lo general, los grupos parlamentarios del PRI y del PAN, anunciaron “que se retiraban del Pleno por falta de debate”.

Algunos integrantes del PRD y de Movimiento Ciudadano permanecieron en el salón del Pleno hasta la aprobación en lo particular, para exponer sus reserva.

Dolores Padierna Luna, presidenta en funciones de la Mesa Directiva, informó que se registraron 285 reservas para su discusión en lo particular, dichas reservas se hicieron a 22 artículos del PEF, a seis preceptos transitorios y a 28 anexos. También se registraron para adicionar dos artículos.

Al final, solo se aceptaron nueve reservas presentadas, de las cuales cinco fueron de diputados del Morena, una del PES, una del PT y dos del PRD.

Entre las voces que se manifestaron en contra, la bancada priista acusó que no tuvieron tiempo suficiente para revisar el dictamen previo a la discusión en el Pleno, dijeron que por eso no hubo consenso suficiente para debatirlo.

Antes de abandonar la sesión, el grupo parlamentario del PAN calificó la aprobación del PEF 2019 como una “burla”, asegurando que el dictamen no fue revisado con calma y manifestaron su descontento por los recortes presupuestales en estancias infantiles, cultura, medio ambiente, deporte y campo.

De la misma forma, los diputados del PRD votaron en contra del Presupuesto por los recortes a grupos vulnerables, el descuido a la educación y las reducciones a los municipios.

Mientras que los grupos parlamentarios de Morena, PT y PVEM celebraron la aprobación del presupuesto, asegurando que con esto se pone punto final a los gastos excesivos en burocracia y se logra un reparto equitativo del gasto público.

La mañana del lunes 24 de diciembre, horas después de la aprobación del PEF 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que solo el 60% de los diputados hayan votado a favor del dictamen. “Estoy contento de que 303 diputados hayan aprobado el Presupuesto. Tengo información de que algunos se salieron, no votaron y estoy contento con esto porque demuestra que es un presupuesto distinto”, dijo el mandatario. 

Según López Obrador, el haber tenido un Presupuesto votado por unanimidad en la Cámara de Diputados demuestra que “ahora ya no hay moches, por eso la inconformidad (…) Si hubiésemos tenido la unanimidad el dinero no le llegaría al pueblo, la clase política se quedaría con el dinero”.

Recortes a órganos autónomos y Poder Judicial

El Presupuesto de Egresos 2019 aprobado contempla reasignaciones por 40 mil millones de pesos a lo originalmente solicitado por el gobierno federal, con recortes a órganos autónomos —como el INE y la CNDH— por casi tres mil 500 millones de pesos.

En contraste, instituciones de educación superior como la UNAM y el IPN reciben casi 7 mil millones de pesos extra y se presupuestan 500 millones de pesos más para cultura.

Desde la presentación del dictamen en la Comisión de Presupuesto, legisladores del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano rechazaron el recorte a los órganos autónomos que, por ley, son contrapeso del poder Ejecutivo.

El recorte de 950 millones de pesos en el Instituto Nacional Electoral fue criticado por los consejeros de este órgano electoral, quienes emitieron un comunicado en el que afirman que los recursos asignados impiden la realización de elecciones locales el próximo año.

Según el INE, se ponen en riesgo también los servicios de credencialización y el monitoreo a radio y televisión.

Otros órganos autónomos con recortes son: la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por casi 162 millones de pesos, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) con 300 millones de pesos, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) con 280 millones de pesos y el Instituto Nacional de Transparencia (INAI) con 37 millones de pesos.

También el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) pierde 500 millones de pesos de presupuesto. 

Sobre el recorte a estos órganos, López Obrador dijo la mañana del lunes que “aún con los ahorros se puede cumplir con todas las funciones”. Y agregó que además de que todas las instituciones deben “hacer un esfuerzo en austeridad”, el ajuste presupuestal es una decisión exclusiva de la Cámara de Diputados.   

El Poder Judicial también tendrá un recorte de mil 700 millones de pesos en el presupuesto del siguiente año. A ello se suma un ajuste de mil 500 millones de pesos para el Consejo de la Judicatura Federal, 124 millones de la Suprema Corte de Justicia, casi 68 millones de pesos para el Tribunal Electoral y otros 277 millones para el Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los reajustes al Proyecto de Presupuesto de Egresos se harían recortando gasto administrativo de las secretarías, en el dictamen se aprobaron 27 mil millones de pesos más a las dependencias de gobierno federal.

Por ejemplo, hay 2 mil 500 millones de pesos más para la Secretaría de Marina, 7 mil millones para la Secretaría de Educación Pública, lo que permitirá reajustar el recorte propuesto para las universidades públicas. Los recursos destinados a Marina están etiquetados bajo el rubro: Emplear el Poder Naval de la Federación para salvaguardar la soberanía y seguridad nacionales.

También se aprobaron 8 mil millones más para la Secretaría de Agricultura, 4 mil 500 millones más para Medio Ambiente y mil 57 millones para la Secretaría de Salud. Además de 2 mil millones más para la Secretaría de Bienestar.

La reasignación de 4 mil 500 millones de pesos para Medio Ambiente serán para la Comisión Nacional del Agua, para el Programa de apoyo a la infraestructura hidroagrícola y el Programa de agua potable, alcantarillado y saneamiento, entre otros.

De lo destinado para la Secretaría de Bienestar, mil 500 millones de pesos se asignarían para la Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, aunque otros programas para este grupo tienen recortes importantes. 

La discusión del PEF 2019 se retrasó durante el fin de semana debido a distintas protestas de alcaldes y grupos de Antorcha Campesina que exigían más recursos. El dictamen aprobado en el Pleno aumenta los recursos reclamados.

Para estados y alcaldías se aumentaron 5 mil millones de pesos en el Ramo 28 de Participaciones a entidades federativas y municipios y otros mil 736 en el Ramo 33  de Aportaciones a también para ellos.

Sin más recursos para personas con discapacidad o Estancias Infantiles

Lo que no cambió en el dictamen aprobado en comparación con la Propuesta que entregó la Secretaría de Hacienda son los recortes proyectados para atender a personas con discapacidad.

El Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa se mantiene con un recorte de 29.4 millones de pesos; mientras que el Programa para Atención a Personas con Discapacidad se aprobó con 18.7 millones menos. El Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público también se quedó con un ajuste de 100 millones de pesos.

Organizaciones de la sociedad civil unidas con el colectivo la DisCapacidad Nos Une protestaron el 20 de diciembre en Palacio Nacional para exigir que no hubiera recortes para las personas con discapacidad y asignar recursos para garantizar los derechos de este grupo.

En el caso de Estancias Infantiles para apoyar a Madres Trabajadoras también se quedará con el recorte de hasta 45% señalado en el Proyecto de Presupuesto, pues el dictamen no incluye recursos adicionales.

Lo que sí se modificó fueron los recursos asignados a las acciones para promover la Igualdad entre Hombres y Mujeres. En promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres se asignaron 76 millones de pesos y en el Fortalecimiento de la Transversalidad de la Perspectiva de Género se sumaron otros 147 millones de pesos; así como 57. 4 millones más para el Programa Salud materna, sexual y reproductiva.

Además, reciben el Instituto de Cancerología (200 millones de pesos), el de Pediatría (25 millones) y el Hospital Infantil (25 millones), que habían sido eliminados en la propuesta original enviada por el Poder Ejecutivo.

También hay 500 millones de pesos para “Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes” y 200 millones para rehabilitación, ampliación y equipamiento de los Institutos Nacionales y Hospitales Federales.

Otros programas sociales que reciben recursos no asignados originalmente son el Programa 3 x 1 para Migrantes, el Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas, además del Instituto Nacional de las Mujeres, que recibe 214 millones de pesos adicionales.

Los 500 millones de pesos extra para la Secretaría de Cultura están etiquetados para “Subsidios a las vertientes: Apoyo a Instituciones Estatales de Cultura, Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados, Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias, Apoyo a las Ciudades Mexicanas Patrimonio Mundial, Apoyo a Comunidades para Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos de Propiedad Federal y Apoyo a Festivales Culturales y Artísticos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Llegada del Apolo 11 a la Luna: los 13 minutos en los que toda la misión estuvo a punto de fracasar

Los 13 minutos previos a que el Apolo 11 se posara sobre la Luna hace 50 años, las comunicaciones fallaron, la computadora disparó una alerta con un código extraño y la nave estuvo a 18 segundos de quedarse sin combustible.
20 de julio, 2019
Comparte

Se dice que Neil Armstrong es una de las pocas personas del siglo XX que todavía será recordada en el siglo XXX.

Pero antes de que el astronauta estadounidense pisara la Luna y diera “un gran paso para la humanidad” el 20 de julio de 1969, la misión Apolo 11 estuvo a punto de fracasar.

“Un mes antes del despegue del Apolo 11 decidimos que teníamos la confianza suficiente para intentar descender en la superficie”, contó Armstrong en mayo de 2012, tres meses antes de morir.

“Creía que teníamos 90% de posibilidades de volver sanos a la Tierra, pero solo 50% de aterrizar en un primer intento. Había muchas cosas desconocidas en ese descenso de la órbita a la superficie lunar que no se habían demostrado todavía”, recordó entonces.

Pero a medida que Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin comenzaron a recorrer los 15 kilómetros para el descenso a la Luna, las posibilidades de no lograrlo empezaron a crecer.

Los audios del centro de control de la misión de la NASA son una prueba de cómo la tensión atravesaba cada palabra y, sobre todo, cada silencio.

Como dijo Armstrong en otra entrevista, los 13 minutos previos a tocar la superficie lunar fueron un “desenfreno de incógnitas.

Sin miedo

Si bien unas 400.000 personas estuvieron involucradas en el Proyecto Apolo de la NASA, solo un reducido equipo de entre 20 y 30 personas estaban en el centro de control en el momento histórico.

Uno de los datos más sorprendentes de ese selecto equipo es que la edad promedio de los controladores de vuelo era 27 años.

“Si bien puede parecer extraño que una responsabilidad tan grande fuese volcada sobre un grupo de empleados nuevos que aún no habían salido de la universidad, su juventud fue mayormente considerada como un activo importante”, explica Kevin Fong, presentador del podcast “13 minutos a la Luna” de la BBC.

“No es que no entendieran los riesgos”, explicó el director de vuelo de Apolo, Gerry Griffin, a Fong. “Simplemente no tenían miedo“.

Esa audacia y compromiso con la misión terminarían siendo cruciales para el éxito del Apolo 11.

Como dijo ese día Gene Kranz, director de vuelo de la misión, a su equipo en el centro de control en Houston, Texas: “Estaremos aquí hasta que hayamos o bien alunizado, o bien abortado la misión, o la nave se haya estrellado“.

Incomunicados

Mientras la adrenalina crecía en la Tierra, a unos 400.000 kilómetros de distancia, el clima era relajado.

El módulo lunar o “Águila” con Armstrong y Aldrin a bordo ya se había desacoplado del módulo de comando o “Columbia”, piloteado por Michael Collins y que se mantuvo girando alrededor de la Luna.

Durante la preparación para el descenso final, Armstrong incluso bromeó con que había un cierto ruido en sus auriculares que parecía “viento soplando entre los árboles”.

Centro de control del Apolo 11.

NASA
Los audios del centro de control son una prueba de cómo la tensión atravesó cada palabra y cada silencio.

Pero en cuanto Aldrin dio la orden de activar P-63, el programa que controlaría los momentos exactos en los cuales los motores se encenderían y por cuánto tiempo, los problemas empezaron.

Kranz contó sobre ese momento: “Las comunicaciones con la nave espacial son absolutamente horribles: nosotros no nos podemos comunicar con ellos, ellos no se pueden comunicar con nosotros”.

El problema estaba en la llamada antena de alta ganancia, el enlace de radio que permitía al centro de control hablar con Armstrong y Aldrin, así como recibir datos de los sistemas del módulo lunar.

Y sin esa telemetría no podían aterrizar en la Luna.

El equipo de telecomunicaciones entonces decidió cambiar la orientación de Águila para así mejorar la señal de la antena con la Tierra.

Mientras tanto, los controladores debían transmitirle toda la información a Collins, quien a su vez se lo comunicaba a Armstrong y Aldrin.

A pesar del caos y la información fragmentada, los astronautas recibieron la orden de encender el motor y comenzar el estrepitoso descenso hacia la superficie lunar.

Steve Bales en el centro de control de la misión Apolo.

NASA
El guía de vuelo Steve Bales era uno de los jóvenes sentados en el centro de control de la misión Apolo 11 durante el momento histórico.

Demasiado rápido

Los problemas de comunicación se resolvieron, pero para el guía de vuelo, Steve Bales, los contratiempos recién empezaban.

“Estoy viendo mi monitor y estoy en grandes problemas, porque el vehículo está viajando hacia la Luna 20 pies por segundo (6 metros por segundo) más rápido de lo que debería”, contó Bales recordando ese momento.

“Oh, por dios”, pensó, “si crece otros 15 pies por segundo (4,5 m/s) tengo que abortar” la misión.

Es que llegar a los 35 pies por segundo (10,5 m/s) era indicador de que algo muy grave estaba pasando, probablemente con la computadora del módulo lunar.

Además, corrían riesgo de pasarse del área de aterrizaje establecida.

Armstrong también se dio cuenta de que estaban yendo demasiado rápido.

Como explica Fong en el podcast, desde que la superficie lunar apareció en su ventana, el comandante había estado cronometrando “la aparición de puntos de referencia, cráteres y montañas”, y comparando “con una lista de verificación que había preparado antes del lanzamiento”.

Foto de la Tierra y la Luna tomada por los astronautas del Apolo 11.

SSPL/Getty Images
Un retrato de la superficie lunar y, de fondo, la Tierra, tomada hace medio siglo.

Bales finalmente dijo: “Lo vamos a lograr creo“.

La frase no suena muy reconfortante, pero no hubo tiempo para pensar más al respecto porque, en cuanto la velocidad se mantuvo dentro del límite de seguridad, otro problema apareció.

Código 1202

Para aterrizar en la Luna, la tripulación dependía casi por completo de la computadora a bordo.

Lo que entonces era el dispositivo más complejo y sofisticado a bordo de la nave espacial, tenía la capacidad de procesamiento y memoria de una calculadora de bolsillo.

De hecho, la pantalla y teclado de la computadora se asemejaban a una calculadora gigante.

No obstante, “si se consideran las interconexiones, confiabilidad, resistencia y documentación, la computadora de guía Apolo es al menos tan impresionante como la PC en tu escritorio“, escribió el profesor en aeronáutica y astronáutica del MIT David A. Mindell en el libro “Apolo digital”.

“El software Apolo -agregó- es también un intrincado ballet producto del trabajo e ideas de muchas personas”.

El módulo lunar Águila.

Getty Images
Tras el dramático descenso, Armstrong y Aldrin pasaron 21 horas y 36 minutes en la superficie lunar.

En los hechos, esa rudimentaria pantalla solo podía mostrar una serie de números para arrojar información y ayudar a identificar problemas.

Cuando faltaban apenas 5 minutos para el alunizaje, un código apareció en la pantalla: “1202”, o como lo leyó entonces Armstrong, “doce-cero-dos”.

Fong, quien entrevistó a decenas de personas para el podcast, dice que todos coincidieron en que fue la primera y única vez en que el astronauta mostró estar urgido.

“En el control de la misión, nadie entendió lo que estaba sucediendo. ¿Estaba la computadora a punto de fallar? ¿Tendrían que abortar el aterrizaje? ¿Estaban en peligro las vidas de Armstrong y Aldrin?”, narra Fong.

Bales consulta al equipo de apoyo sobre la extraña alarma que no sonó una sino cinco veces durante el descenso del Águila.

Tras unos eternos 15 segundos, finalmente la respuesta llegó: el código 1202 quería decir que la computadora estaba sobrecargada de tareas.

Pero, como no era una computadora cualquiera, tampoco se colgó como lo haría una PC cualquiera.

La máquina había sido programada de tal forma que, en caso de estar sobrecargada, pasaba a priorizar las tareas críticas para la misión, como mantener al módulo volando a la velocidad y en la dirección correctas.

“Esta fue una característica de seguridad brillante diseñada por programadores del MIT”, dice Fong, quien explica que parte del equipo en la Tierra pasó a ocuparse de las tareas que la computadora ya no podía procesar.

“Esta capacidad de compartir una tarea compleja entre personas y máquinas”, afirma, “es emblemática de cómo la NASA operó durante el Proyecto Apolo y una razón clave de su éxito“.

Rocas y combustible

Pero antes de aterrizar, todavía faltarían otros dos grandes problemas. El primero fue el lugar.

La computadora estaba guiando automáticamente al Águila a la zona de alunizaje, cuando Armstrong logró verla por la ventana: “Área bastante rocosa”, dijo.

La nave se estaba dirigiendo al Mar de la Tranquilidad, el punto elegido, pero sobre el cráter oeste, un agujero gigante de unos 30 metros de diámetro con rocas del tamaño de autos.

“No era para nada un buen lugar”, recordó Armstrong en 2012. “Tomé el control manual y lo volé como un helicóptero en dirección oeste”.

Su decisión tuvo una consecuencia inesperada: la nave comenzó a quemar combustible mucho más rápido de lo esperado.

“Saber cuánto combustible quedaba en los tanques del Águila estaba lejos de ser sencillo”, cuenta Fong. “La cantidad de combustible consumido cambiaba segundo a segundo a medida que Armstrong aumentaba y disminuía el empuje del motor”.

Entonces desde control de misión, el controlador de vuelo Bob Carlton informó que restaban “120 segundos” de combustible. Luego, “60 segundos”.

“Y aún no estamos ni cerca de la superficie”, recordó Kranz.

Apolo 11 en la Luna

NASA
El módulo lunar aterrizó en el Mar de Tranquilidad el 20 de julio de 1969 a las 20:17:39 UT.

“Durante todo el tiempo, Aldrin está haciendo su trabajo, que es estar calmado, ser claro, leer los números, ayudar a su comandante a saber que están en buena forma”, dijo Paul Fjeld, historiador del Programa Apolo, a Fong.

“Sé, por haber hablado con él después, que lo que está pensando es: ‘¡Vamos, aterriza! ¡Aterriza! ¡Aterriza!'”, agregó.

Entonces, entre medio de los números que va leyendo, Aldrin afirmó: “Estamos levantando un poco de polvo“.

Armstrong se había quedado ya sin visibilidad por el polvo, cuando desde el control se escuchó un nuevo ultimátum por el combustible: “30 segundos”.

Pasaron otros 12 segundos. “Luz de contacto”, dijo Aldrin, refiriéndose a la luz azul en el tablero que indicaba que estaban a un metro de la superficie lunar y debían apagar el motor.

“Fueron 10 eternidades”, contó luego Carlton. “Estuvimos a 18 segundos de abortar. Tuvimos suerte de lograrlo”.

El módulo lunar aterrizó en el Mar de la Tranquilidad el 20 de julio de 1969 a las 20:17:39 UT.

Armstrong entonces dijo: “Houston, aquí base Tranquilidad: el Águila ha aterrizado“.

El resto es historia.


Esta nota está basada en el programa “13 minutos a la Luna”, conducido por Kevin Fong y producido por Andrew Luck-Baker. Puedes escucharlo (en inglés) en la página del Servicio Mundial de la BBC, en la BBC Sounds o en las principales plataformas de podcasts.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8

https://www.youtube.com/watch?v=J-7hKPwfNM0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.