close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
#ConTRATOdigno, la movilización de trabajadores de cultura que exige mejores condiciones de trabajo
Trabajadores del sector cultural público en México se han organizado para detener el recorte presupuestal, así como para pedir mejores condiciones laborales.
Cuartoscuro
26 de diciembre, 2018
Comparte

Los recortes y medidas de austeridad recientemente anunciadas por el nuevo gobierno, junto con adeudos acumulados en el sector cultural, han provocado la movilización de un grupo de profesionales que buscan mejorar sus condiciones laborales.

Se trata de @conTRATOdigno, iniciativa de profesionales de organismos como el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); el Museo Nacional de Arte; el Centro Nacional de Conservación; el Museo Mural Diego Rivera; el de Arte Moderno, entre otros, contratados bajo el esquema capítulo 3000, un acondicionamiento de “servicios generales”, por el cual el gobierno puede emplear a profesionales de manera externa.

Sin embargo, desde marzo pasado, cuando denunciaron adeudos de tres meses bajo la consigna #YaPágameINBA, han denunciado falta de condiciones laborales por lo que se han organizado para exigir que se les deje de tratar como asesores o consultores, y tengan acceso a prestaciones laborales como un contrato, aguinaldo, vacaciones, seguridad social, entre otras contempladas en la ley.

La propuesta de Presupuesto de 2019, enviada el pasado 15 de diciembre por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que recortaba poco menos del 10% de recursos a la Secretaría de Cultura, más la incertidumbre de no saber si tendrán trabajo para el próximo año han sido las principales preocupaciones del movimiento.

La dependencia aseguró el 18 diciembre pasado que en el presupuesto presentado había “recursos suficientes” para las actividades, y que los recortes se presentaban en rubros “de: duplicidad de funciones” (como el de servicios generales), los cuales incluían “rentas onerosas, contratos de vehículos, gastos superfluos y privilegios de altos funcionarios”.

Esto desató manifestaciones y protestas de la comunidad cultural en México, e incluso tuvieron un encuentro con el diputado Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura en la Cámara de Diputados, con el objetivo de reasignar recursos, sin descuidar las expresiones artísticas, así como el cuidado y rescate del patrimonio cultural.

“Definitivamente no formamos parte de los lujos, de los viajes, de los choferes y los autos, de los bonos o comilonas que políticos y burocracia varia se otorga “por mérito”. Nosotros hacemos exposiciones, escribimos textos, editamos libros, restauramos obras, dictaminamos piezas, conservamos el patrimonio, diseñamos todo tipo de productos culturales, organizamos y difundimos conferencias, exposiciones, conciertos, artes escénicas, entre otras actividades”, respondieron en una carta dirigida a la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y a la titular del INBA, Lucina Jiménez, buscando que los trabajadores de esta modalidad no formen parte del recorte.

Hasta este 23 de diciembre, la Cámara de Diputados aprobó en lo general el PEF 2019, con un ajuste que agrega 500 millones de pesos más al sector cultural.

De acuerdo con Frausto, el incremento se propuso a un programa que contempla “apoyos para festivales, programas culturales comunitarios y vida a la infraestructura cultural”.

Sin embargo, el colectivo aún espera resolver la situación laboral de personal que sigue contratado en el ramo de servicios generales.

Las exigencias incluyen un presupuesto suficiente para las contrataciones que requieran los centro dependientes de la Secretaría de Cultura; la afiliación a un sistema de salud, la cual incluya un seguro de gastos médicos; aumento anual en el salario neto, así como dejar de ser “prestadores de servicios” para ser considerados trabajadores con prestaciones de ley.

“No podemos más que seguir haciendo lo que sabemos hacer, y presentarnos a trabajar el primero de enero en nuestro respectivo centro de trabajo, museo, taller, oficina…”, aclara la reciente postura de la iniciativa.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Iglesia católica: el polémico documento del Vaticano que rechaza las nuevas formas de identidad de género
Según un documento emitido por la Congregación Católica para la Educación, los debates actuales sobre el derecho de cada ser humano de elegir el género que con el que quiere vivir no solo son "ambiguos", sino que pueden y "desestabilizar la institución familiar".
10 de junio, 2019
Comparte

El Vaticano cargó este lunes contra la diversidad de género.

En un documento publicado por la Congregación Católicapara la Educación, la Iglesia católica consideró que los debates actuales sobre la identidad de género no solo son “ambiguos”, sino que pueden “desestabilizar la institución familiar”.

“Los esfuerzos para ir más allá de la diferencia sexual constitutiva hombre-mujer, como las ideas de ‘intersexual’ o ‘transgénero’, conducen a una masculinidad o feminidad que es ambigua”, señala el documento, que aparece en un momento en el que comunidades LGTBQ de todo el mundo celebran el Mes del Orgullo Gay.

Vatican News, la plataforma de noticias de la iglesia, indicó que estos lineamientos, destinados a instruir a los maestros y estudiantes católicos sobre sexualidad y género, pretenden ser “un instrumento para ayudar a guiar las contribuciones católicas al debate en curso sobre la sexualidad humana”.

El texto generó rechazo entre grupos defensores de los derechos de las personas LGTBQ por considerar que constituye una “herramienta perjudicial” que se utilizará para “oprimir y dañar” no solo a las personas transgénero, sino también a las lesbianas, gays y bisexuales.

En un comunicado, New Ways Ministry, un grupo de defensa de católicos LGBTQ cuestionó que el texto no toma en cuenta las nuevas formas en que la ciencia entiende la identidad de género y comparó los criterios actuales de la Iglesia católica con los de los años oscuros de la Edad Media.

“Al ignorar los nuevos entendimientos científicos de la identidad de género y al negarse a dialogar con las personas LGBT sobre sus experiencias de autocomprensión y fe, el Vaticano sigue en los Años Oscuros, promoviendo una falsa enseñanza que se basa en el mito, el rumor y la falsedades”, indicó la organización.

La Iglesia católica ha sufrido en los últimos años notables críticas tras la aparición de denuncias de abusos sexuales a menores por parte de numerosos sacerdotes en todo el mundo.

¿Qué dice el documento?

El documento titulado “Hombre y mujer los creó” (en referencia al relato de la creación del libro de Génesis) habla de una “crisis educativa” en la sociedad actual y asegura que los debates sobre género pueden “aniquilar el concepto de naturaleza”.

Considera que las diferencias biológicas entre hombres y mujeres son “constitutivas de la identidad humana” y que las identidades sexuales móviles “a menudo se basan en nada más que en un concepto confuso de libertad en el ámbito de los sentimientos y deseos”.

“Esta oscilación entre lo masculino y lo femenino se convierte, a fin de cuentas, en solo una exhibición ‘provocativa’ contra los llamados ‘marcos tradicionales'”, continúa.

El texto también señala que el género sexual no es decidido por los seres humanos, sino por Dios y que las instituciones deben enseñar coherentemente sobre “la verdadera naturaleza de las personas humanas” sobre la base de la “antropología clara y convincente”.

“La Sagrada Escritura revela la sabiduría del diseño del Creador, que ha asignado como tarea al ser humano su cuerpo, su masculinidad y feminidad”, señala.

El lineamiento no está firmado por el Papa Francisco, pero lo cita a al Pontífice y a las escrituras para justificar su razonamiento.

Indica, también, que a los niños y jóvenes se les debe enseñar a respetar a todas las personas para que nadie sufra acoso u otra discriminación.


Análisis: Un momento cuestionable. Por Megha Mohan, corresponsal de género e identidad de la BBC

Vino sin previo aviso y en un momento cuestionable: el Mes del Orgullo LGBT, que también marca el aniversario 50 años de los disturbios de Stonewall en 1969, uno de los momentos más importantes -tal vez el más- de la historia del movimiento gay.

El documento de 31 páginas es incisivo en su definición del binarismo de género y condena cualquier desviación.

Afirma que una persona que reclama el reconocimiento de su identidad más allá del cisgénero (cuando la identidad personal y de género es la misma que el sexo de nacimiento) tratan de ser “provocativa”.

Es un golpe para los activistas, quienes afirman que esta postura solo alejará a las personas vulnerables de la Iglesia en un momento en el que gran parte de la sociedad moderna ha reconocido, abrazado y está celebrando a las comunidades LGBT.

En 2019, nuevas y cruciales conversaciones tendrán lugar sobre aquellos cuya identidad varía de su sexo biológico. Pero con la publicación de este documento, la Iglesia católica parece estar a años luz de ese diálogo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=tAKlCWeOUe8

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=nyDDFsPojPQ

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.