Desaparecen 290 mdp para damnificados del sismo en Iztapalapa

La delegación Iztapalapa, con Dione Anguiano en el gobierno, dijo que había levantado un censo para ayudar a damnificados, pero no hay registro oficial del dinero ni de la identidad de los beneficiados.

Desaparecen 290 mdp para damnificados del sismo en Iztapalapa
Foto: Cuartoscuro/Archivo

Entre el 21 de marzo y el 11 de septiembre de 2018, la delegación Iztapalapa (en ese momento encabezada por la perredista Dione Anguiano) recibió 290 millones de pesos para distribuir entre la población delegacional cuyo patrimonio inmobiliario sufrió afectaciones a causa de los sismos de 2017. Sin embargo, acerca del destino de ese dinero y de identidad de los beneficiados no quedó ningún registro oficial: el dinero simplemente se esfumó (durante un año electoral).

El pasado 26 de agosto, siendo aún jefa delegacional de Iztapalapa, la perredista Dione Anguiano aseguró haber levantado un “censo” de 21 mil 800 damnificados por los sismos, el cual supuestamente contaba con fotografías y georreferenciación “de todos los inmuebles averiados y los datos de sus propietarios”.

Ese censo fue, supuestamente, la base para el reparto de los 290 millones de pesos entre damnificados de Iztapalapa, y según la exdelegada Anguiano, se trataba de una herramienta “institucional” y “confiable” que estaría a disposición de las nuevas autoridades, que asumieron el cargo el 1 de octubre.

El análisis de la información contenida en dicha lista de beneficiarios permitiría verificar si ese dinero fue realmente entregado a damnificados, y bajo qué criterios se repartió, razón por la cual Animal Político solicitó copia del censo propalado por Dione Anguiano.

No obstante, la respuesta oficial (expedida por las nuevas autoridades de Iztapalapa, ahora gobernada por el partido Morena) fue que dicho censo de damnificados no existe, y que se ignora cuál fue el destino que Dione Anguiano dio a los 290 millones de pesos.

El pasado 5 de noviembre, las nuevas autoridades de Iztapalapa informaron que “el titular de la Dirección de Protección Civil saliente (José Francisco Arreguín Hoyos) no hizo entrega física ni digital de los archivos, ni de las bases de datos correspondientes al programa ‘Ayuda social para el mantenimiento de casas dañadas por los sismos del 19 de septiembre de 2017′”, irregularidad por la cual, se aclaró, ya fue interpuesta una denuncia formal en su contra ante la Contraloría Interna.

De hecho, el 19 de octubre de 2018, al ingresar a las oficinas de la Dirección de Protección Civil, las nuevas autoridades elaboraron un “acta circunstanciada” en la cual registraron el deterioro en el que encontraron dichos archivos.

Según esta acta (de la que Animal Político posee copia), al hacer una búsqueda de la base de datos de damnificados por el sismo en Iztapalapa, las nuevas autoridades sólo hallaron “cajas apiladas y en desorden (…) Se hace del conocimiento que no se cuenta con un registro claro del contenido de las cajas y tampoco se cuenta con una base de datos donde se precisen los pagos que se hayan efectuado”.

El acta circunstanciada también establece que “no se cuenta con relación, estatus y expedientes de cada uno de los 21 mil 802 registros de damnificados de Iztapalapa por los sismos ocurridos en septiembre de 2017”.

De hecho, el número de 21 mil 802 damnificados no está verificado, ya que dicha cifra fue difundida durante la pasada administración sin que se presentaran pruebas de que ése fue realmente el número de afectados.

Por esta misma causa, la nueva administración de Iztapalapa, ahora encabezada por Clara Brugada, informó que “se desconoce la atención o seguimiento dado a cada uno” de los supuestos damnificados.

Es decir, no se sabe si el dato de damnificados es un número inflado por las pasadas autoridades o si efectivamente incluye a todos los afectados, no se sabe si las personas beneficiadas en verdad eran damnificados, o cuánto dinero se les dio.

Peor aún: ni siquiera se sabe si realmente se les entregó alguna cantidad, o si los 290 millones de pesos se desviaron a otros fines.

Cabe destacar que, a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, Animal Político solicitó copia del padrón de damnificados de Iztapalapa en agosto, luego de que la aún delegada Dione Anguiano difundiera su existencia a través de un boletín de prensa en el cual, además, aseguraba que dicha lista de afectados “se entregará a la próxima alcaldía (nueva denominación empleada para las demarcación territoriales de la Ciudad de México) y es muestra de que hemos trabajado”.

Según los plazos establecidos por la Ley General de Acceso a la Información Pública, esta información debía ser entregada por Dione Anguiano el 14 de septiembre, es decir, cuando la perredista aún era titular de la demarcación.

No obstante, al vencerse ese plazo, la administración encabezada por Anguiano informó a Animal Político que, “debido a la complejidad de dicha información”, requería de otros diez días para entregarla.

Así, la nueva fecha legal de entrega quedó establecida para el 29 de septiembre, es decir, dos días antes de que concluyera la administración delegacional de Dione Anguiano. Sin embargo, la perredista dejó vencerse ese plazo, concluyó luego su administración, y nunca cumplió la obligación legal de entregar el supuesto censo de damnificados.

No fue sino hasta que las nuevas autoridades de Iztapalapa asumieron el control de las oficinas delegacionales que, finalmente, se reconoció que no hay evidencias que respalden la existencia dicho censo, ni del supuesto apoyo otorgado a los beneficiarios.

Para conocer la postura de Dione Anguiano en torno a estas irregularidades en el manejo de recursos para damnificados durante su administración, Animal Político le solicitó una entrevista formal, sin que se obtuviera respuesta satisfactoria.

Close
Comentarios