Quién era El Mexicano, el poderoso narco a la sombra de Pablo Escobar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC

Quién era El Mexicano, el poderoso narco a la sombra de Pablo Escobar

Gonzalo Rodríguez fue uno de los narcotraficantes que le declararon la guerra al Estado colombiano en los 80. Le decían "Mexicano" por su afición al mariachi y también lo bautizaron el "ministro de guerra" del Cártel de Medellín.
BBC
3 de diciembre, 2018
Comparte

Le decían “Mexicano” porque le encantaban el mariachi y otros aspectos de la cultura popular mexicana, pero en realidad nació en el departamento de Cundinamarca, en el centro de Colombia.

Gonzalo Rodríguez Gacha fue otro de los líderes del Cartel de Medellín, la estructura narcotraficante fundada por Pablo Escobar, quien murió el 2 de diciembre de 1993.

Ambos capos de la droga eran amigos y en alianza trasladaron miles de toneladas de cocaína a Estados Unidos, se volvieron millonarios y sembraron el terror en suelo colombiano.

Al igual que Escobar, al Mexicano le gustaban el lujo y las excentricidades, pero guardaba un perfil un poco más bajo.

Aunque eso no significaba que haya sido menos sanguinario que su amigo, sino todo lo contrario.

En ese entonces, Rodríguez Gacha era llamado el “jefe militar” o el “ministro de guerra” de la organización criminal.

La violencia era prácticamente parte de su forma de ser y, tal vez, eso explique la cinematográfica forma en la que terminó sus días, acribillado con su hijo desde un helicóptero tras un espectacular enfrentamiento con las fuerzas del orden.

Falleció el 15 de diciembre de 1989, tras ser rastreado y localizado cerca de la costa caribeña colombiana.

Una vez que el Mexicano fue dado de baja, los soldados presentes gritaron “¡Viva Colombia!“.

Lo mismo sucedería cuando su amigo Pablo Escobar cayera muerto por un disparo en la cabeza cuatro años después.

Anuncio de recompensa

Getty Images
Por el Mexicano y por Escobar se ofrecieron recompensas millonarias en Colombia.

La maldición de las esmeraldas

“Piedra maldita”, “embrujo verde”, “maldición”.

De esa forma se han referido más de una vez en Colombia a las esmeraldas, la gema que abunda en este país y que es asociada tanto con la elegancia como con el crimen.

Para Rodríguez Gacha fue lo segundo, porque esta piedra preciosa significó su inicio en la delincuencia.

Con menos de 25 años se unió a la organización del “zar de las esmeraldas” de ese entonces, Gilberto Molina, y desde allí combatió a sangre y fuego a los grupos de esmeralderos que también buscaban quedarse con una tajada del negocio de la gema verde.

Casa del Mexicano en una isla

Getty Images
Las propiedades de Rodríguez Gacha llamaron la atención de las autoridades colombianas en los 80.

Poco a poco fue subiendo de jerarquía, ganando cada vez más respeto, pero sobre todo más dinero.

Fue cuando decidió dar el salto y buscar la fortuna en el nuevo negocio ilegal que más rendía en Colombia: el narcotráfico.

Los contactos que había obtenido en el mundo criminal durante esos años lo ayudaron a conocer a otro joven ambicioso que empezaba a ganar poder en el negocio, Pablo Emilio Escobar Gaviria.

El despiadado

“El más folclórico y despiadado de los narcos del interior, conocido como El Mejicano (sic)”.

Así definió el periodista Fabio Castillo a Gonzalo Rodríguez Gacha en su emblemático libro “Los jinetes de la cocaína”, publicado originalmente en 1987, en pleno auge de la narcoviolencia del Cartel de Medellín.

Castillo, que tiempo después tuvo que salir del país para evitar un ajuste de cuentas, en su libro relata las excentricidades del narco, como bautizar a sus propiedades con nombres asociados con México como “Discoteca Chihuahua”, “Bar Mi Tenampa” o “Rancho Hermosillo”.

Y también relata sus feroces ataques a objetivos del mundo del crimen organizado o de la política.

Rodríguez Gacha

Getty Images
Rodríguez Gacha nació en el departamento de Cundinamarca, en el centro de Colombia.

Se estima que llegó a tener entre 500 y 1.000 hombres dentro de su ejército personal. Tiempo después se supo que eran adiestrados por mercenarios de varios países, entre ellos un exmilitar israelí.

La cantidad de propiedades y poder que comenzó a ganar lo pusieron en el radar de las autoridades colombianas en los primeros años de la década del 80, casi al mismo tiempo que sucedía con Pablo Escobar.

Por ello fue que el ministro de Justicia de aquel entonces, Rodrigo Lara Bonilla, emprendió acciones en su contra como la confiscación de avionetas y retiro de licencias de vuelo.

Luego, en 1984, aquella misma autoridad ordenó desmontar el megacomplejo de producción de cocaína del Cartel de Medellín conocido como “Tranquilandia” y destruir al menos 13 toneladas de droga.

La venganza del Mexicano y sus socios no tardó en llegar…

Menos de dos meses después de aquel operativo, una moto roja de marca Yamaha se acomodó al lado del Mercedes Benz en el que viajaba Lara Bonilla y acribilló al ministro.

Después de ese crimen, los capos del Cartel de Medellín tuvieron que escapar a Panamá durante un tiempo.

Dos años después también asesinaron al Coronel Jaime Ramírez Gómez, quien dirigió el operativo para destruir a Tranquilandia.

Soldados en lancha

Getty Images
La búsqueda de Rodríguez Gacha duró años.

El Mexicano

Aida Levy, exesposa del difunto Roberto Suárez, el “Rey de la cocaína” de Bolivia, cuenta que Rodríguez Gacha solía viajar con su conjunto de mariachi en el avión.

En su libro “El Rey de la cocaína” (2012), la autora relata que el Mexicano llegaba a sus haciendas acompañado de sus músicos para compartir fiestas junto al resto del Cartel de Medellín, sus socios bolivianos e incluso políticos y militares de ese país.

El capo narco animaba con su música favorita las fiestas en zonas selváticas del departamento de Santa Cruz (al este de Bolivia) mientras el resto de los socios brindaba con Dom Pérignon.

Desde luego, en Colombia tampoco faltaba el mariachi en sus celebraciones.

Cuando su enorme casa en un barrio residencial fue allanada por las autoridades, vieron que las paredes de la sala de esa mansión tenían una cubierta especial para absorber el ruido.

De esta manera los conjuntos de música mexicana podían tocar los temas favoritos de Rodríguez Gacha sin correr el riesgo de que el estruendoso ruido del mariachi despertara a todo el vecindario y llamara la atención de las autoridades.

La caída

A la muerte de Lara Bonilla siguieron las de centenares de policías, de periodistas, autoridades judiciales y la del carismático político Luis Carlos Galán en 1989, entre muchas otras.

También atentados con explosivos en Bogotá y Medellín y el estallido de una bomba en un avión en pleno vuelo el 27 de noviembre de 1989.

Rodríguez Gacha era uno de los más implacables líderes del Cartel de Medellín en la guerra emprendida contra el Estado colombiano para evitar que el país aprobara la extradición de narcos a Estados Unidos.

Por algún dato que permitiera dar con Mexicano y con Pablo Escobar se ofrecían recompensas nunca antes vistas en Colombia.

Las fotografías de ambos aparecían en afiches y en anuncios de televisión.

Mansión desde fuera

BBC
Colombia expropió la casona que perteneció al capo narco en Bogotá.

Con las autoridades sobre su rastro y con un infiltrado en su estructura de seguridad, el 15 de diciembre de 1989, Rodríguez Gacha viviría sus horas finales en medio de un temerario intento de escape.

Con su posición delatada y comandos de élite persiguiéndolo por cielo y tierra, trató de defenderse con una ametralladora alemana hasta que un disparo le destruyó el rostro y acabó con su vida.

Su muerte sucedió 18 días después de que Colombia se estremeció con la noticia de que un avión de Avianca con 109 pasajeros a bordo había estallado en el aire por orden de los capos del Cartel de Medellín.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.


¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la ‘nueva normalidad’ 

Aunque el semáforo epidemiológico está en rojo en 31 de 32 estados, este lunes se reactivan algunas actividades no esenciales.
Cuartoscuro
Por Andrea Vega y Lizbeth Padilla
31 de mayo, 2020
Comparte

La Jornada Nacional de Sana Distancia terminó este sábado 30 de mayo, pero esto no significa que las todas las actividades se reanudarán y que las personas podrán regresar al espacio público el próximo lunes 1 de junio. 

Este lunes comienza la siguiente fase a la que las autoridades llamaron la ‘nueva normalidad’.

“Volver a la nueva normalidad no quiere decir como antes, no quiere decir salir a la calle, que quede clarísimo, no es que a las cero horas del 1 de junio ya se puede salir a la calle a las actividades normales. Tampoco es que comercios, negocios, empresas pueden abrir, no”, explicó este sábado en conferencia el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Entonces, ¿qué implica la ‘nueva normalidad’ y qué actividades económicas podrán reiniciar? 

Este lunes podrán reiniciar actividades solo tres sectores, que se van a sumar a los que nunca pararon actividades por haberse catalogado como esenciales: la minería, la construcción y la fabricación de equipos de transporte, esto incluye automotriz, camiones, industria aeroespacial, autopartes. 

Lee más: Uso de cubrebocas será obligatorio en CDMX; recomiendan evitar barba, bigote, corbata y joyería

¿Y el resto? De acuerdo a lo que han explicado las autoridades de Salud y lo publicado este viernes 29 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, en el Acuerdo por el que se establecen los Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas, la reapertura de las demás empresas se basará en un sistema de semáforo de riesgo epidemiológico semanal por regiones (estatal o municipal). 

Este determinará el nivel de alerta sanitaria y definirá qué tipo de actividades están autorizadas para llevarse a cabo en los ámbitos económico, laboral, escolar y social. 

Cómo funciona el semáforo

Los niveles de alerta del semáforo son máximo, alto, medio y bajo, y serán dictados por la autoridad federal.

De acuerdo a lo que explicó el subsecretario de Salud en la conferencia matutina del presidente de este 29 de mayo, el semáforo se basará en cuatro indicadores: cómo van ocurriendo los casos, cómo van ocurriendo las hospitalizaciones, es decir, cómo cambia la curva epidémica, qué porcentaje de ocupación hospitalaria existe en el momento y cómo se van detectando nuevos casos, conforme se detectan más casos la epidemia está más activa.

El resultado de este semáforo se representa en un mapa. Cada martes, la Secretaría de Salud comunicará a los estados en qué nivel de alerta se encuentran. Autoridades federales y locales dialogarán para determinar si es posible reactivar actividades económicas, cuáles y en qué medida. El viernes se hará el anuncio oficial del resultado de este análisis y el lunes siguiente entrará en vigor lo determinado. 

“Donde hay semáforo rojo solo pueden estar en función las actividades esenciales, incluyendo las tres nuevas esenciales que son construcción, minería y automotriz”, señaló López-Gatell este sábado.

Las entidades que tengan semáforo naranja podrán considerar la apertura escalonada de actividades no esenciales, pero de acuerdo a los niveles de utilidad pública, valor social y de personas que participan.

Para simplificarlo, explicó Hugo López-Gatell, hay cuatro categorías: alto y bajo en valor social, alto y bajo en número de personas, y esto nos da estas cuatro situaciones que califican a cada actividad económica.

Hasta el momento, con excepción de Zacatecas (que está en naranja) el resto del país está en rojo. Eso quiere decir que solo abrirán las empresas de los tres sectores mencionados: minería, construcción y transporte. 

Sin embargo, para Zacatecas el riesgo aún es alto. De hecho, el Gobernador Alejandro Tello detalló, en rueda de prensa, que vendrá una reapertura de la economía, “aunque se regirá por protocolos sanitarios, de modo que quienes no presten alguna actividad esencial, deben continuar en casa”. 

Entérate: México termina Jornada de Sana Distancia con 9,779 muertes y más de 87 mil casos de COVID-19 

En caso de registrarse una escalada en la curva de propagación del coronavirus, Zacatecas regresará al confinamiento y endurecimiento de medidas; por ello, las próximas decisiones se tomarán con base en el informe diario del semáforo epidémico, emitido por Gobierno Federal, afirmó Tello.

Gilberto Breña Cantú, secretario de Salud, informó que actualmente Zacatecas se encuentra en Semáforo Naranja, lo cual indica que las clases presenciales continúan prohibidas, así como eventos públicos en foros cerrados.

¿Y las escuelas? 

En cuanto al regreso a clases, este se hará hasta que el semáforo esté en verde. El 10 de agosto inician clases del ciclo 20-21, estando en verde, todas las escuelas de educación básica que comprende inicial, preescolar, primaria y secundaria.

“El viernes 5 de junio damos por concluido Aprende en Casa, pero hay una serie de trabajos que tienen que hacer las maestras y los maestros que le llamamos la carga administrativa porque tienen que cerrar el curso de 19-20, tienen que hacer la evaluación de cada uno de sus alumnas y alumnos, y el curso 19-20 va a terminar el 6 de julio”, explicó el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, en la conferencia vespertina sobre COVID-19 de este viernes 29 de mayo. 

En educación media superior el inicio del ciclo 20-21 será el 3 de agosto con un curso remedial para la nivelación de los estudiantes que o no tenían internet o tuvieron problemas para cursar todas las materias. 

Y en educación superior, precisó Moctezuma Barragán, lo más próximo que podrían iniciar el curso, es el 7 de septiembre; “por ejemplo, la UNAM, ya anunció que va a abrir el 21 de septiembre y esas decisiones son autónomas, precisamente por tratarse de las universidades del área de educación superior”. 

¿Qué deberán hacer las empresas para entrar en la nueva normalidad? 

Para la reanudación de las actividades económicas se ha generado la Plataforma de Nueva Normalidad, con tres elementos: el registro, la autovalidación de las propias empresas y la aprobación o la validación por parte del Seguro Social.

“Son 78 puntos de autovalidación, preguntas binarias de sí o no. Si la empresa cuenta con entradas y salidas exclusivas de personal en caso de que se cuente con un solo acceso, cómo se señaliza, por dónde debe de entrar cada quién y cómo se separan”, explicó Zoé Robledo, director del IMSS, en la conferencia vespertina sobre COVID de este viernes. 

Los puntos incluyen temas administrativos como los filtros de entrada, los horarios escalonados, temas en algunas empresas que tienen que ver con el transporte, asuntos de ingeniería, barreras físicas entre lugares de trabajo.

Ademáss de señalización sobre dónde deben de caminar las personas de un lado a otro, temas de promoción en la salud, seguimiento de los signos y de los síntomas de enfermedad, la etiqueta respiratoria, el uso de equipos de protección personal. 

“Eso es la nueva normalidad ya materializada, cosas nuevas que no existían antes. Una vez que (la empresa) llena todo esto, ya se hace la validación por parte del Seguro Social, así ocurrió y así operó durante estos 14 días para esas tres industrias (minería, construcción, aeroespacial)”, señaló Robledo. 

El procedimiento de autovalidación se les pedirá también a las esenciales que no suspendieron actividades pero con una diferencia: ya no tendrán que esperar la notificación del Seguro Social, la autovalidación bajo protesta de decir verdad se llena y a partir de eso se le da de manera automática. 

Te puede interesar: Qué es la ‘generación confinada’ que sufrirá los efectos económicos del COVID por al menos una década

“Este es el mismo mecanismo – explicó Robledo– que nos va a servir para el registro de las empresas no esenciales que se van determinando a partir de los semáforos; es decir, una empresa que en este momento no es considerada esencial, pero que puede ir avanzando en registrarse y en irse preparando y conociendo qué es lo que tiene que hacer para el momento en el que sea esencial y el semáforo se lo permita, pueda empezar a trabajar”. 

¿Cómo van a regresar? 

Los centros de trabajo deberán considerar cuatro dimensiones con el fin de identificar qué medidas deberán implementar para dar cumplimiento a los lineamientos: el tipo de actividades que desarrolla, el nivel de riesgo epidemiológico en el municipio donde se ubica el centro de trabajo, su tamaño y sus características internas.

Se deberán identificar las características particulares del centro de trabajo, considerando lo siguiente:

  1. El personal en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio para cada una de las áreas o departamentos de las empresas y centros de trabajo.
  2. El personal que tiene a su cargo el cuidado de menores de edad, personas adultas mayores, personas en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio.
  3. Las áreas o departamentos con los que cuenta el centro de trabajo (oficinas, bodegas, áreas de atención al público y áreas comunes).

¿Por qué algunos estados no aceptan las medidas del gobierno?

Aunque la autoridad federal es la que señala los cambios en el semáforo, las entidades pueden, según la evolución de la epidemia, considerar si aplican la apertura de actividades no esenciales o no. 

“Las entidades federativas pueden tomar disposiciones adicionales a las nacionales para que sea más restrictiva la movilidad en el espacio público, pero no lo contrario”, dijo López-Gatell.

Esto es que si la autoridad sanitaria federal considera que un estado puede pasar de rojo a naranja o a amarillo pero el gobierno local considera que todavía no es momento de flexibilizar las medidas de confinamiento, es totalmente libre de decidir. 

Este viernes, los gobernadores de siete estados rechazaron el semáforo epidemiológico presentado por el gobierno federal.

Los mandatario s de Coahuila, Nuevo León, Durango, Tamaulipas, Jalisco, Colima y Michoacán anunciaron que aplicarán estrategias propias para la reactivación económica y de actividades. 

“Los siete estados aquí representados manifestamos nuestra inconformidad y rechazo a un semáforo que no refleja la realidad de nuestros estados; por el contrario, pareciera ser que tiene un propósito político para responsabilizar a los estados por los muertos”, dice el comunicado de los mandatarios.

Los gobernadores comunicaron que el proceso de reapertura gradual será tomando en cuenta todas las medidas sanitarias.

¿Qué pasará en CDMX y el Edomex?

El Valle de México es la zona del país que concentra el mayor número de casos, por lo que el semáforo se mantiene en rojo.

Aun así, este 1 de junio regresan a actividades los trabajadores de la construcción, minería, fabricación de transporte, manufactura de autopartes, venta de bicicletas y producción de cerveza. 

También se mantienen servicios funerarios, bancos y servicios financieros, de apoyo a los negocios y manejo de residuos.

Para quienes viven o transitan por la Ciudad de México será obligatorio el uso de cubrebocas. Además del uso de goggles o careta en espacios públicos o cerrados, de acuerdo con los lineamientos para la ejecución del Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad que publicó el gobierno de la Ciudad de México en la Gaceta oficial. 

Las autoridades piden no hacer saludos que impliquen contacto físico y mantener la distancia de 1.5 metros entre personas. 

Evitar el uso de joyería, corbata, barba y bigote, por ser reservorios de virus y demás microorganismos. Cada viernes se publicará en la Gaceta Oficial el estado del semáforo. 

En el caso del Estado de México, permanecerá con el semáforo en rojo, por lo que solo se pueden reactivar las tres actividades señaladas: minería, construcción y autromotrices.

El gobierno mexiquense dividió al estado en cuatro regiones: el Valle de México, el Valle de Toluca, el norte y el sur. Cada región evaluará la evolución de la pandemia según la disminución de contagios, de enfermos y de hospitalizados.

Cada semana se dará a conocer el color del semáforo para cada una de estas regiones a fin de que se puedan ir retomando las actividades.

Tanto en la capital del país como en el Estado de México las clases no se reanudarán, y el trabajo a distancia continuará.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.