Stephen Hawking, Avicii, Anthony Bourdain y otros famosos que murieron en 2018
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Stephen Hawking, Avicii, Anthony Bourdain y otros famosos que murieron en 2018

Una de las muertes que mayor impacto tuvo en todo el mundo fue la del físico y cosmólogo británico Stephen Hawking.
30 de diciembre, 2018
Comparte

¿Qué celebridades murieron en los últimos 12 meses? El final del año es un buen momento para recordar y homenajear a quienes nos dejaron.

Y una de las muertes que mayor impacto tuvo en todo el mundo fue la del físico y cosmólogo británico Stephen Hawking.

Hawking falleció el 14 de marzo a los 76 años. Fue uno de los científicos y divulgadores más prestigiosos y populares de las últimas décadas.

Stephen Hawking

BBC
Hawking padecía desde joven una enfermedad motoneuronal relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica.

“Era un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado vivirán por muchos años”, dijeron sus hijos en un comunicado.

Estaba considerado como uno de los académicos más influyentes desde Albert Einstein.

Necesitaba un sintetizador electrónico para poder hablar, pero su voz acabó escuchándose en todo el mundo.

En mayo fue publicada la última teoría que escribió antes de morir y en la que estuvo trabajando por más de 20 años.

Pero 2018 estuvo marcado también por varias despedidas en el mundo de la música.

Una de ellas fue la de Dolores O’Riordan, vocalista de la banda irlandesa de rock The Cranberries, quien falleció el 15 de enero. Tenía 46 años y tres hijos.

Dolores O'Riordan

Getty Images
O’Riordan murió como resultado de un “accidente trágico”, dijo un forense.

Su cadáver fue encontrado sumergido en una bañera. Después se supo, tras una investigación de la Corte Forense de Westminster, Londres, que murió ahogada por intoxicación con alcohol.

También en 2018 murió la legendaria Aretha Franklin, la reina del soul.

La artista, de 76 años, falleció el 16 de agosto,en su casa de Detroit, Michigan, EE.UU., tras una larga batalla contra el cáncer.

Aretha Franklin

Reuters
Aretha Franklin nació en Memphis, Estados Unidos, en 1942.

“En uno de los momentos más oscuros de nuestras vidas, no somos capaces de encontrar las palabras para expresar el dolor de nuestro corazón”, dijo su familia en un comunicado.

Pero hubo otra muerte de un artista mucho más joven que causó impacto en todo el mundo: la dl joven DJ sueco Avicii.

Tim Bergling

Getty Images
Avicii fue una estrella sueca de la escena electrónica.

Tim Bergling, más conocido como Avicii, falleció el 20 de abril. Tan solo tenía 28 años. Murió de forma inesperada. Se suicidó cortándose con cristales afilados.

Su familia dijo que atravesaba problemas emocionales. “No pudo seguir, quería encontrar paz”, informaron en un comunicado.

Nacido en Estocolmo, Suecia, el 8 de septiembre de 1989, Avicii fue el autor de grandes éxitos de la música electrónica como “Levels”, “Hey Brother”, “Wake Me Up” o “Addicted to You”.

Hubo otra muerte del mundo de la música que causó gran tristeza, especialmente en España: la de la cantante de ópera Monserrat Caballé.

Monserrat Caballé y Freddy Mercury.

FG/Bauer-Griffin/Getty Images
Monserrat Caballé (dcha) se subió a varios escenarios junto a Freddy Mercury (izda).

La soprano española tenía 85 años y falleció el 6 de octubre en el Hospital de Sant Pau de Barcelona, la ciudad en la que nació. Era considerada una de las mejores voces de la ópera del siglo XX.

Caballé se transformó en la década de los 60 en una de las sopranos más reconocidas a nivel internacional. Cantó juntó a otros grandes de la ópera, como Luciano Pavarotti y Placido Domingo, y también junto al fallecido cantante de rock británico Freddy Mercury, líder del grupo Queen.

En América Latina fue especialmente sentida la muerte de Nicanor Parra, el legendario creador de la antipoesía.

Falleció el 23 de enero a los 103 años de edad en su casa de La Reina, en Santiago de Chile.

Detalle de una exhibición fotográfica sobre Nicanor Parra

AFP
Parra fue reconocido con el Premio Cervantes en 2011.

Parra fue uno de los poetas más influyentes y originales de la literatura hispanoamericana contemporánea. “Parra escribe como si al día siguiente fuera a ser electrocutado”, dijo de él su compatriota Roberto Bolaño.

La revolución que provocó hace 60 años la irrupción de su segundo libro, “Poemas y Antipoemas”, que fue publicado en 1954, no sucumbió al paso del tiempo.

Además de escritor, Parra era científico. Estudió matemáticas y física en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. También cursó un doctorado en Cosmología en Oxford, Reino Unido.

2018 fue también el año en que en que murió el escritor estadounidense Philip Roth, uno de los novelistas más influyentes de nuestra época.

Falleció el 23 de mayo a los 85 años de edad.

Philip Roth en 2010

Reuters
Philip Roth publicó 30 novelas además de numerosos ensayos y cuentos.

La novela sexualmente explícita Portnoy’s Complaint(El lamento de Portnoy)lo catapultó a la fama, convirtiéndolo en una celebridad en Estados Unidos. Y en 1997 ganó el premio Pullitzer con “American Pastoral” (Pastoral Americana).

El 8 de junio, a los 61 años, murió Anthony Bourdain, el reconocido chef estadounidense y crítico de la gastronomía.

Apareció muerto en la habitación de un hotel de lujo en Francia. La Fiscalía dijo que se suicidó.

Bourdain era un enamorado de México y de su cocina, además de un gran defensor de la inmigración latina en Estados Unidos.

Tras el éxito de su libro “Confesiones de un chef”, Bourdain llegó a la televisión en 2002 para trabajar en la cadena Food Network y, tres años más tarde, saltó al Travel Channel con el programa No Reservations, que le hizo merecedor de dos premios Emmy.

Otra muerte de un estadounidense que tuvo repercusión en todo el mundo fue la de Stan Lee, el escritor de cómics de Marvel y padre de personajes como el Hombre Araña, Hulk o Iron Man.

Stan Lee

Getty Images
Las creaciones de Stan Lee llegaron a la gran pantalla y generaron ganancias por miles de millones de dólares.

Lee falleció en Los Ángeles, EU, a los 95 años, por una insuficiencia cardíaca y respiratoria. Sus creaciones de hace más de 50 años siguen siendo estando vigentes.

“Cada vez que voy a una convención de cómics, al menos un fan me pregunta: ‘¿Cuál es el mayor superpoder de todos?’ Siempre digo que es la suerte, porque si tienes buena suerte, todo se cumple”, declaró en 2016.

Y cerramos este recuento con una figura clave en el mundo de la política: George HW Bush, el presidente que gobernó Estados Unidos durante el fin de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo.

George H. W. Bush

Getty Images
George H. W. Bush fue presidente de Estados Unidos entre 1989 y 1992.

Bush murió el 1 de diciembre a los 94 años de edad. La imagen de su perro Sully tendido junto a su féretro fue una de las más conmovedoras que nos dejó 2018.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk&t=79

https://www.youtube.com/watch?v=gp-BJURhOlA&t=20

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=1

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Coalición LGBTTTI+ impulsa propuesta para que el 3% de las plazas del sector público sea para personas trans

La Coalición LGBTTT+ propone una reforma a la Ley Federal de Trabajo y otras medidas que amplíen las oportunidades para las personas trans, quienes enfrentan pocos accesos y discriminación laboral.
Cuartoscuro
Por Marcela Nochebuena 
25 de abril, 2022
Comparte

Jonás Larios Deniz, doctora en Educación y primera académica trans de la Universidad de Colima, comenzó su proceso de transición en 2019, después de 25 años de trayectoria profesional y con la seguridad que le otorgaba su definitividad como profesora de tiempo completo e investigadora en esa institución. 

Su historia, relata, no es de expulsión o exclusión en su trabajo, pero “es válido decir cómo fue y qué pudo haber pasado”. Por eso, promueve ante el Congreso de Colima la iniciativa de cupo laboral trans que la Coalición LGBTTTI+ impulsa a nivel nacional, para lograr que el Estado destine un 3% de espacios laborales en el servicio público a personas trans

Como conclusión del “Diagnóstico situacional sobre violencia laboral para personas trans en México”, que la coalición presentó a finales de marzo, se plantea la necesidad de modificar la Ley Federal del Trabajo, en su apartado B, para mencionar la inclusión laboral trans y no binaria. 

Esto incluiría, además, elaborar “un plan nacional para la capacitación y profesionalización de las personas trans y no binarias para el acceso al trabajo formal en las instituciones públicas”, se lee en el documento.  

El diagnóstico señala que uno de los entornos más hostiles para las personas trans se ubica en el mundo del trabajo, especialmente en lo que refiere al acceso, pues la identidad de género es un aspecto visible que incide en la vulnerabilidad de esta población en contextos laborales. Uno de los principales obstáculos son los prejuicios y estigmas sociales asociados a la población LGBTTTIQ+ en general y a las personas trans en particular.  

Aunque la doctora Jonás se considera afortunada por haber contado con un bagaje económico y social que permitió que su transición tardía, como ella la llama, fluyera de mejor manera, recuerda: “Sí hubo momentos de crisis donde yo decía: ‘Si no, ya no quiero estar en este mundo’; claro que yo no había vivido violencia manifiesta, pero esa violencia invisible, permanente, estaba en el entorno laboral, pero no pasaba de manera declarada”. 

Era un tipo de violencia que notaba cuando la hormonización le provocaba cambios emocionales ante los que algunos compañeros mostraban incomodidad pero no empatía, cuando se sentía en un “limbo” en el que las mujeres no la veían como tal y los hombres tampoco, o cuando se enfrentó a que nadie celebrara o, incluso, le cuestionaran al decir “soy mujer”. 

Al igual que ella, 41% de las personas trans cuenta con estudios superiores, pero la mayoría, a diferencia de la doctora Jonás, tienen pocas oportunidades de emplearse: dos de cada tres no tienen experiencia laboral, de acuerdo con el diagnóstico.

Las personas entrevistadas en el documento manifestaron nula oportunidad para recibir capacitación para el trabajo por parte de sus empleadores, así como falta de recursos económicos para continuar con su preparación educativa formal, situación que se agudizó con la pandemia por COVID-19: el confinamiento incrementó sus gastos y disminuyó sus ingresos, cuando no significó la pérdida de empleo por el cierre de negocios. 

Desempleo, consecuencia de desigualdades históricas

Las personas trans y no binarias padecen tasas de desempleo superiores al promedio nacional, o son orilladas a aceptar empleos que no corresponden a su nivel de estudios y de escasa remuneración, cuando no son colocadas dentro de una narrativa social mediante la que se piensa que los únicos espacios donde pueden desarrollarse son la estética o el trabajo sexual —al que se dedica entre 60% y 70% de ellas—, explica en entrevista Amaranta Gómez Regalado, de la Junta de Gobierno de la Coalición LGBTTTI+. 

“Ambas cosas pueden ser dignas en tanto trabajo; sin embargo, no pueden seguir siendo las únicas opciones como destino de vida para las personas trans”, aclara. “Son poblaciones que poco se mencionan pero que son parte de toda una realidad ausente y no nombrada, y cuyos derechos han sido históricamente vulnerados”.

Prueba de ello, recuerda, es que su esperanza de vida es de 35 años, mientras que la media nacional va de 72 a 78. “En México, la mayoría de las personas trans vive en contextos de pobreza, discriminación, violencia, exclusiones, y hay una línea de exclusiones históricas: la de la familia, a muy temprano tiempo, o la deserción escolar desde la primaria o secundaria, cuando se decide vivir una identidad o asumir una vestimenta”, subraya.

Estas continúan con la exclusión de las instituciones, la criminalización y la invisibilidad, así como, en muchos casos, la privación de derechos políticos, económicos, sociales, culturales y laborales. De acuerdo con el “Diagnóstico sobre la situación laboral de las personas travesti trans en Latinoamérica y el Caribe” (junio, 2021), desarrollado por la iniciativa Contratá Trans, más del 80% de las personas trans manifiesta que las búsquedas laborales son situaciones particularmente hostiles dada la discriminación que reciben por su identidad y expresión de género. 

En México, el Instituto Nacional Electoral (INE) ha registrado, entre 2015 y 2021, 13 mil cambios de credenciales para votar de personas trans que han modificado su identidad de género en el acta de nacimiento. Ellas, señala Amaranta Gomez, deberían tener oportunidades laborales para armonizar su sentir, su identidad y su oportunidad para desarrollarse. 

“El mercado laboral de México orilla a muchas personas trans y no binarias al empleo informal, al trabajo sexual, a la clandestinidad y, sistemáticamente, a vivir en un estado de riesgo y vulnerabilidad permanente, lo que atenta contra sus derechos legítimos a una vida digna, que pudiese desplegar todo su desarrollo potencial”, enfatiza.

Ante ello, un reto enorme que espera en algún momento pueda traducirse en datos es saber cuánto pierde el Estado mexicano, y cada una de sus entidades federativas y de sus municipios, en términos del PIB, cuando se excluye a las personas trans, y “cuánto nos estamos perdiendo en capacidad intelectual, técnica, creatividad, potencialidad, desde la fuerza de trabajo y del tiempo que pudiera dedicar una persona trans en un espacio de producción”.

El diagnóstico elaborado por la Coalición LGBTTTI+ en México estima que esas 13 mil personas que han podido realizar su cambio de identidad en documentos oficiales, partiendo de la credencial para votar, representan apenas 4.83% de la población total de personas trans en el país.

COVID-19 acelera la necesidad de “cupo trans”

Siete de cada 10 personas LGBTTTI+ perdieron sus ingresos total o parcialmente como consecuencia de la pandemia, y menos del 10% tuvo asistencia de programas de gobierno, según datos de la encuesta “Impacto diferenciado de la COVID-19 en la comunidad LGBTI+ en México”, elaborada por la asociación civil Yaaj México, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) y la Universidad de California en Santa Bárbara. 

Además, de las personas encuestadas, el 47.5% pudo respetar la cuarentena y trabajar desde sus viviendas, pero 52.5% tuvo que salir a trabajar, mayoritariamente las personas trans.

La posibilidad de una propuesta de cupo trans en México empezó a conversarse a partir de la experiencia de Argentina, país que en 2020 expidió el decreto 721/2020 Cupo Laboral Travesti Trans en el Sector Público Nacional, que garantiza un mínimo del 1% de la totalidad de cargos y contratos para personas travestis, transexuales y transgénero. Sin embargo, los enfoques principales del activismo en torno a la agenda trans seguían siendo las reformas para la identidad de género y el matrimonio igualitario, hasta que fueron más visibles los impactos de la pandemia. 

“Lo que nos vino a poner en mucho mayor evidencia la necesidad de retomar el tema de cupo laboral trans fue COVID-19: este número de desempleo, de distanciamientos sociales; lo vimos mucho con las compañeras trabajadoras sexuales, que les afectó mucho en su trabajo y tuvieron que aislarse, o quienes trabajaban en casas, que las despidieron o ‘descansaron’, como sutilmente les decían. Aunado a ello, la histórica negación para ofrecer trabajo a las personas trans”, relata.

Ese fue el detonante para acelerar la idea de impulsar, desde la Coalición LGBTTTI+, la propuesta de reforma al apartado B de la Ley Federal del Trabajo como una idea general que permita a los estados adecuarlo a su propia legislación. 

La coalición trabaja por el cupo trans en dos vías: el marco legislativo, para el cual tendrá una primera reunión este 27 de abril con legisladores federales y locales, y, por otro lado, con los poderes ejecutivos, que tienen la facultad de decretar el establecimiento de un porcentaje de plazas para personas trans en el sector público. El trabajo ya ha comenzado con 13 estados y en este año la coalición continuará con los que faltan. 

Mapa trans

“Por eso la importancia también de un protocolo, que servirá al funcionariado público actual para que sepa cómo contratar a una persona trans, cómo tratarla en el proceso, cómo llamarle por su nombre, cómo pueden competir en igualdad de condiciones, que la identidad no signifique un punto menos a la hora de la evaluación y que los prejuicios, en la medida de lo posible, puedan hacerse a un lado y ofrecer las oportunidades”, explica Gómez Regalado.

Para la coalición, es importante subrayar que la propuesta no está dirigida al empresariado, que ha creado sus propias estrategias, y en muchos casos ya está trabajando el tema de responsabilidad social. La finalidad es el establecimiento del cupo trans en el Estado mexicano en sus tres niveles: municipal, estatal y federal.

“La región latinoamericana y el mundo debe contar con una nueva narrativa sobre la realidad y las oportunidades que necesitan las personas trans… por qué el Estado mexicano debería tener eso: porque nos estamos perdiendo de aprovechar este talento, estas capacidades”, agrega la activista.

Así lo hizo la Universidad de Colima en el caso de la doctora Jonás, quien al contar con un nombramiento y años de experiencia, encontró el momento y el espacio para hacer su transición de manera segura, aunque no exenta de cuestionamientos o violencias sutiles: “Si alguien va a hacer su transición, tiene que tener toda una red de apoyo que esté enterada de todo lo que pasa, de estas condiciones de explosión química, le llamo yo, de lo que representa y de lo que sigue”. 

Después de iniciar su hormonización en 2019, para el segundo año de su transición tomó el primer año sabático de toda su carrera profesional: “Fui haciendo este proceso sin estar bajo la mirada de aquellos que me habían visto durante 25 años como un hombre homosexual. No todas tendrán esta oportunidad y esta suerte, pero yo pude manejarlo de esa manera, y luego llegó la pandemia… el resto de la transición lo vivo en casa, y cuando regreso a mi centro de trabajo, nadie dudó en decirme doctora Jonás”.

Para ella, un trabajo acompañado en el ámbito de la salud, la familia y la institución donde trabaja tenía que ser también legal, trámite que hizo realidad en 2020. Desde el activismo que ahora la lleva a gestionar el cupo trans ante el Congreso de Colima, está convencida de que la legalidad sienta pilares fundamentales. “Legalmente, soy una mujer, y si hubiera alguien que desde el prejuicio dijera que no, ni siquiera lo discutiría, porque legalmente lo soy”, afirma.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.