El presidente podrá desplegar la Guardia Nacional sin permiso del Congreso, según dictamen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

El presidente podrá desplegar la Guardia Nacional sin permiso del Congreso, según dictamen

El dictamen, que podría ser aprobado este jueves en comisiones, da facultad al presidente para que pueda echar mano de cuerpos de seguridad privada como auxiliares en labores de Seguridad Pública.
Cuartoscuro Archivo
20 de diciembre, 2018
Comparte

El proyecto de dictamen de reforma constitucional con el que se pretende convertir a la Guardia Nacional en un cuerpo militar con facultades de investigación e intervención en seguridad pública, plantea que una vez creada su despliegue se realice sin necesidad de que el Poder Legislativo lo avale, como lo establece actualmente la Constitución.

El documento elaborado por la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados a partir de la iniciativa presentada por Morena, y que podría ser aprobado hoy mismo en comisiones, además añade una facultad al Presidente para que pueda echar mano de cuerpos de seguridad privada como auxiliares en labores de Seguridad Pública.

Como Animal Político había adelantado en esta nota, la iniciativa presentada por el diputado Mario Delgado modifica la definición de Guardia Nacional en la Constitución, para convertirla en un cuerpo de seguridad que pueda participar en tareas de seguridad pública y también servir como auxiliar del Ministerio Público.

El dictamen elaborado por la Comisión de Puntos Constitucionales retoma en su mayoría dicha iniciativa, solo con algunas modificaciones en su redacción y pocos cambios.

A continuación se destacan algunos de los puntos principales de este dictamen que, en total, pretende modificar 13 artículos de la Constitución. Se trata de los artículos 13, 16, 21, 31, 32, 36, 55, 73, 76, 78, 82, 89 y 123.

Despliegue sin contrapeso

Aunque nunca se le había utilizado, la Guardia Nacional como una fuerza auxiliar de seguridad ya estaba considerada en la Constitución desde hace varias décadas. No obstante, se contemplaba que para poder desplegarla el Ejecutivo requería del aval del Congreso. La reforma que ahora se plantea elimina dicho contrapeso.

El dictamen plantea la derogación de la fracción IV del artículo 76 que señalaba que era una facultad “exclusiva” del Senado el “Dar su consentimiento para que el Presidente de la República pueda disponer de la Guardia Nacional fuera de sus respectivas entidades federativas, fijando la fuerza necesaria”.

También se plantea la derogación de la fracción I del artículo 78, que señalaba que la Comisión Permanente del Congreso tenía la facultad de “Prestar su consentimiento para el uso de la Guardia Nacional en los casos de que habla el artículo 76 fracción IV”.

Diputados de oposición y organizaciones ciudadanas agrupadas en el colectivo #SeguridadSinGuerra han criticado el que esta reforma, además de ampliar las facultades de la Guardia Nacional, elimine los candados constitucionales que impedían que el Presidente usara de forma unilateral dicho agrupamiento.

Una policía militar

El dictamen, como ya se había adelantado en la iniciativa, justifica la creación de la Guardia Nacional ante lo que denomina una “crisis de violencia, seguridad e impunidad que causa un enorme sufrimiento social”, la cual se ha agravado por una fallida estrategia de combate frontal en los últimos doce años y el deterioro de las corporaciones de policía locales.

“En consecuencia, a lo anterior, se propone que la creación de la Guardia Nacional (conformada por policías militares, navales y federales) tenga disciplina militar en lo relacionado a su organización, pero en cuanto hace a las funciones ligadas al contacto permanente con la ciudadanía se desempañará bajo medidas de autoridad civil”, según indica el documento.

De esta forma el dictamen modifica el artículo 21 constitucional para definir a la Guardia como “una institución del Estado que participará en la  salvaguarda de la libertad, la vida, la integridad, y el pleno ejercicio de los derechos de todas las personas, protegiendo su seguridad, sus bienes, así como preservar el orden, la paz pública, los bienes y recursos de la Nación”. Se menciona expresamente que se coordinará con fuerzas de seguridad pública.

Pero además en el mismo artículo también se le faculta para actuar como un auxiliar del Ministerio Público Federal. Esto, aunque no se detalla, significa que puede actuar como una policía ministerial con facultades para indagar delitos y ejecutar órdenes de aprehensión obtenidas por Ministerio Público entre otros.

Una modificación al artículo 16 constitucional también faculta a la Guardia a realizar detenciones de personas que cometan un delito (aunque no sea federal) en flagrancia, y solo subraya la condicionante de que la persona asegurada quede “sin demora a disposición del Ministerio Público”.

El proyecto de dictamen, como ya se planteaba desde la iniciativa, subraya que si integrantes de la Guardia Nacional cometen un delito quedarán bajo jurisdicción de la justicia civil y no militar.

También, al igual que la iniciativa, el dictamen hace hincapié en que la Guardia Nacional “contará con estructura, disciplina, profesionalización, capacitación en materia de derechos humanos y estándares sobre el uso de la fuerza, los cuales deberán estar debidamente establecidos en su ley orgánica”.

Corte Penal Internacional… ¿fuera?

La iniciativa que presentó Morena a finales de noviembre proponía que se añadiera un enunciado al artículo 21 de la Constitución que expresamente señalaba “El Estado Mexicano reconoce la jurisdicción de la Corte Penal Internacional”. Pero en el dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales dicho enunciado fue eliminado.

No obstante, de acuerdo con abogados especializados en derechos humanos consultados por Animal Político, México ha reconocido desde 2002 la jurisdicción de dicha corte internacional por lo que su inclusión a la reforma de la Guardia Nacional era innecesaria en la práctica.

Día clave

La Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados convocó a una sesión este jueves a las 8 de la mañana para la lectura, discusión y en su caso aprobación de este dictamen en materia de Guardia Nacional.

La convocatoria se da luego de varias mesas de trabajo realizadas desde la semana pasada, en la que funcionarios y expertos de la sociedad civil han manifestado posiciones a favor y en contra de la conformación de esta nueva fuerza de seguridad pública de corte militar.

A la mesa realizada el pasado martes acudió el secretario de Seguridad Pública y Protección Civil, Alfonso Durazo, quien insistió en la necesidad de darle un respaldo constitucional a la conformación de la Guardia Nacional, y advirtió que de no aprobarse la reforma los militares tendrían que ser retirados de las calles.

En contraparte legisladores de varios partidos, e incluso de Morena como la diputada Tatiana Clouthier, manifestaron su rechazo a este cuerpo debido a que contará con un mando militar. Y los colectivos ciudadanos acusaron a Durazo de recurrir al “chantaje” para presionar la aprobación de la Guardia.

El miércoles el presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en que necesitan que el Congreso apruebe a la brevedad la creación de la Guardia Nacional, y descartó que vayan a esperar a una consulta pública el próximo año para ponerla en marcha.

Por tratarse de una reforma constitucional el dictamen que se apruebe en la comisión requerirá en el pleno de la Cámara de Diputados el voto a favor de dos terceras partes, es decir, de una mayoría calificada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El reactor experimental que podría darle a China el 'santo grial' de la energía nuclear

En China un pequeño reactor de tres metros de altura va a ser puesto a prueba. Si funciona, dará a China una gran ventaja en la búsqueda de una energía eficiente y limpia.
30 de septiembre, 2021
Comparte

Lo que está a punto de probar China es pequeño, pero tiene una enorme importancia para el futuro energético de ese país y del mundo.

Cerca de la ciudad de Wuwéi (provincia de Gansu, centro-norte) será puesto en marcha un reactor nuclear de unos tres metros de alto y con capacidad para generar dos megavatios, lo cual es suficiente para alimentar unas 1.000 viviendas.

Generar tan poca energía no parece ser un buen negocio para la inversión de cientos de millones de dólares que ha hecho China en este programa energético.

Pero es el tipo de reacción nuclear y el procesamiento que se pondrá a prueba lo que tiene al borde de la silla a científicos del mundo que esperan ver sus resultados.

“La pregunta de hoy es: ¿están las tecnologías de soporte preparadas para hacer del Reactor de Sal Fundida (RSF) la tecnología de próxima generación?”, dice el ingeniero nuclear Charles Forsberg, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) de EE.UU.

“La prueba china es importante porque es el primer paso para repensar el camino de la energía nuclear: si las cosas han cambiado y ahora hay otra dirección”, explica a BBC Mundo.

Sal fundida y torio

Una de las mejores fuentes para producir electricidad -a pesar de su imagen afectada por accidentes como Chernóbil o Fukushima- ha sido desde su invención la energía nuclear.

Genera más electricidad que otras, casi no emite dióxido de carbono, garantiza un suministro continuo, usa combustibles relativamente accesibles y sus desechos son mucho más controlables que los de otras fuentes.

La mayoría de las centrales nucleares del mundo utilizan el uranio como combustible.

Una planta nuclear

Getty Images
Las plantas de energía termodinámica producen vapor, pero no dióxido de carbono.

Pero lo que están probando en China es un método que, aunque no es nuevo, nunca se había puesto a prueba a una escala tan importante.

Están empleando sal fundida de fluoruro en combinación con torio, el cual es un elemento químico que se encuentra en minerales y que escuatro veces” más abundante en el planetaque el uranio, señala Forsberg.

En un reactor, ambos elementos se combinan para producir una reacción física (fisión) que genera máscalorque la emanada del uranio-235/238 combinado con plutonio del método tradicional.

“Los RSF suministran calor a temperaturas más altas que otros reactores, entre 600 y 700° C. El calor a temperaturas más altas es más valioso“, indica Forsberg.

Diagrama del reactor de sal fundida

BBC

Otra ventaja, según la teoría, es que los desechos radiactivos se pueden eliminar en el mismo proceso, lo que evita que puedan caer en manos equivocadas, como los fabricantes de armas nucleares.

Y ya que este tipo de proceso no requiere agua, como en las plantas nucleares que usan uranio-235, los RFS pueden ser construidos en lugares apartados y así evitar cualquier posible riesgo para la población, como los vistos en Chernóbil o Fukushima.

Todo eso ha hecho que esta sea descrita como el “santo grial” de las fuentes de energía.

Pelets de torio

Getty Images
El torio es cuatro veces más abundante en la tierra que el uranio.

Pero los expertos dicen que todo esto está aún por comprobarse en la prueba china, de ahí que sea tan importante.

“Con la necesidad crítica de reducir las emisiones de carbono y la creciente demanda mundial de electricidad, es urgente comercializar tecnologías avanzadas de reactores”, señala el ingeniero nuclear Everett Redmond, del Instituto de Energía Nuclear de EE.UU., a BBC Mundo.

Para Forsberg, “el reactor de sales fundidas con torio/uranio-233 es el camino no tomado” en la industria eléctrica que usa una fuente nuclear.

“Existen grandes ventajas potenciales en materia de seguridad y gestión de residuos, pero importantes desafíos técnicos”, señala el científico del MIT.

¿Qué es lo que viene?

China reveló en agosto pasado que está por realizar las primeras pruebas en su reactor experimental construido en el desierto del Gobi, en la provincia de Gansu.

El gigante asiático ha invertido unos 3.000 millones de yuanes (US$500 millones) en un programa iniciado en 2011 para investigar el uso de sal fundida y torio/uranio-233.

El reactor construido y operado por el Instituto de Física Aplicada de Shanghái (IFAS) es el primero en intentarlo para un uso comercial: el suministro de electricidad.

Una planta nuclear en construcción en China

Getty Images
China ha construido múltiples plantas de energía, pero la de la provincia de Gansu es única en el mundo.

Otros países ya habían experimentado hace décadas este proceso, pero se quedaron solo en ensayos porque no existía la tecnología necesaria para manejarlo.

No solo requieren que la fisión nuclear funcione bien, sino que el proceso para obtener el calor y transportarlo a una planta termodinámica trabaje adecuadamente. Y que laspruebas de fallassean controlables.

“Muchos de los desafíos del RFS han desaparecido debido a los avances en otros campos durante 50 años”, como la tecnología de bombeo necesaria para este tipo de reactor, la cual ya se usa en plantas solares, explica Forsberg.

Lo que los operadores del IFAS esperan es que todo salga como está planeado para llevar la tecnología a una escala más grande.

¿Por qué es futurista?

La energía que genere el reactor experimental de Wuwéi tendrá una capacidad mínima de 2 megavatios para abastecer un millar de casas.

El plan es que para 2030 sea construido un reactor que genere alrededor de 370 megavatios, una capacidad que daría electricidad a más de 185.000 viviendas.

Al generar una mayor temperatura, cercana a los 700° C., un RSF se vuelve más valioso para la industria eléctrica.

Una planta solar en Gansu

Getty Images
En el mismo desierto de la provincia de Gansu, China ya tiene varios proyectos que buscan sustituir a las energías contaminantes.

“El calor a temperatura más alta da como resultado ciclos de energía más eficientes: una fracción mayor de calor se convierte en más electricidad“, explica el científico del MIT.

Y ya que en teoría su construcción tiene un costo similar a otras centrales nucleares ya existentes, el beneficio aumenta.

“Si dos reactores tienen características de costo idénticas, el reactor que produce temperaturas más altas produce un producto más valioso”, señala Forsberg.

China se aseguraría entonces poseer la tecnología más avanzada, segura y limpia, para la generación de energía del mundo.

No exclusiva, pues Redmond explica que en EE.UU. algunas firmas están también buscando crear reactores de sales fundidas. Pero sí probada.

“Todos los diseños de reactores avanzados tienen un gran potencial, por eso apoyamos y alentamos el desarrollo acelerado, la demostración y el despliegue comercial de tecnologías de reactores avanzados”, dice Redmond.

Aun así, los científicos que están atentos a lo que sucede en China aún tienen sus preguntas, ¿funcionará?

Pero solo hecho de que una idea concebida hace décadas esté por ser puesta a prueba los mantiene con los ojos en el pequeño reactor de Wuwéi.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1rCiZT9naEE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.