close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Ante negativa de EU, México busca a Canadá y Europa para investigar accidente de Martha Erika

El Gobierno de México informó que la National Transportation Safety Board de EU rechazó ayudar en la investigación debido al cierre en el gobierno de ese país.
AFP
25 de diciembre, 2018
Comparte

México solicitó ayuda internacional para esclarecer las causas del desplome del helicóptero en el que murieron, este lunes, la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, el senador, Rafael Moreno Valle.

El gobierno de México había solicitado el apoyo de la National Transportation Safety Board de Estados Unidos (NTSB). Sin embargo, este organismo no podrá ayudar en las investigaciones debido al cierre en el gobierno de Estados Unidos, informó Carlos Alfonso Morán, subsecretario de Transporte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Te puede interesar: Helicóptero de Martha Erika se desplomó 10 minutos después de despegar; hubo cinco víctimas

La NTSB es un organismo estadounidense encargado de determinar la causa probable de los accidentes de transporte y de promover la seguridad en éste.

Morán dijo que ahora se contactará al organismo encargado de la seguridad en el transporte del gobierno de Canadá para que coadyuve en la investigación, también se buscará a las autoridades europeas.

Mientras, dijo el subsecretario, se preservará el sitio del accidente para los expertos internacionales.

En su primera conferencia, el subsecretario de Transportes puntualizó que el contacto con la NTBS se hizo para “no dejar duda alguna sobre las causas del siniestro (….) Tenemos instrucciones precisas del presidente de contar con los mejores investigadores internacionales”.

En tanto, la Comisión Investigadora estará formada por los miembros de la Dirección General de Aeronáutica Civil: Arturo Constantinto, director de Accidentes e Incidentes de Aviación; Emilio Solís, inspector verificador de Ala Rotativa; el capitán piloto aviador Antonio Osler García Serralde, inspector verificador de Operaciones de Vuelo; y los inspectores verificadores Marco Antonio Fernández García y Cristopher Salvador Calderón Ruiz. Este equipo estará apoyado por el comandante del aeropuerto internacional de Puebla, René Justo Cortés y el ingeniero José David Santillán Venegas, inspector verificador de esa base aérea.

También trabajarán en las investigaciones, ingenieros del fabricante italiano de la aeronave, Agusta, y del fabricante canadiense de los motores, Pratt & Whitney, los cuales ya se encuentran en México.

Por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) el curso de la investigación estará a cargo Roberto Ochoa Romero, subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo.

Torre de control nunca recibió respuesta

El subsecretario de Transporte relató que el helicóptero en el que viajaban la gobernadora y el senador era un taxi aéreo de la compañía Servicios Aéreos del Altiplano, que salió del Triángulo de las Ánimas a las 14:34 horas del lunes con rumbo a Ciudad de México. La Torre de Control recibió el aviso del despegue y que su aterrizaría en un helipuerto llamado Radio Capital ubicado en la alcaldía Miguel Hidalgo.

Morán Moguel detalló que en el trayecto, la Torre hizo nueve intentos de comunicarse con la aeronave sin recibir respuesta a ninguno y posteriormente recibieron notificación del impacto, en el que también murieron los capitanes Roberto Cope Obregón y Marco Antonio Romero, así como el asistente del senador Moreno Valle, Héctor Baltazar Mendoza.

Te puede interesar: Congreso de Puebla, con mayoría de Morena, nombrará interino; en 3 meses elección extraordinaria.

Agregó que las licencias de vuelo de los capitanes estaban en regla y ambos tenían certificado médico vigente. En cuanto a la aeronave, era modelo 2011, contaba con certificado vigente de navegabilidad, había cumplido dos mil 74 horas de vuelo y su licencia vencía en el año 2020.

Por su parte, el subprocurador de Control regional y procedimientos penales de la PGR, Roberto Ochoa, indicó que las investigaciones se realizan, desde este lunes, en conjunto la Fiscalía General del estado de Puebla, que también ha iniciado sus propias investigaciones. “Esto no significa que sea una investigación fragmentada, trabajaremos en estrecha colaboración”, aseguró.

Reiteró que, dadas las condiciones del percance, las investigaciones y peritajes serán primordialmente técnicas y científicas, en las que también colaborarán expertos en fotografía, arquitectura e ingeniería aeronáutica.

Ochoa Romero confirmó que en la búsqueda de pruebas tienen vinculación “natural y legal” con autoridades de otros países a través de sus embajadas, y no descartó solicitar el apoyo de otras agencias del gobierno de Estados Unidos.

Mencionó que un grupo de expertos en diversos ramos se han sumado al equipo de investigación a fin de esclarecer los hechos.

Agregó que no habrá necesidad de especulación porque toda la información que se genere será difundida por la Comisión investigadora, quien estará informando periódicamente sobre los avances.

Te puede interesar: Cuatro accidentes aéreos que marcaron a México

Finalmente, el secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo, pidió que mientras no se tengan mayores avances, no se dé lugar a especulaciones ni se difundan noticias falsas, sobre las causas del accidente, ya que esto solo lastima a las familias de las personas que perdieron la vida.

Agregó que no habrá necesidad de especulación porque toda la información que se genere será difundida por la Comisión investigadora, quien estará informando periódicamente sobre los avances.

Subrayó que debido a que la investigación será de carácter estrictamente técnico, a partir de ahora estará comandada por el subsecretario de Transportes de la SCT, Carlos Alfonso Morán Moguel y por Rodrigo Vázquez Colmenares, director general de Aeronáutica Civil.

Sobre las razones del accidente resaltó que aún no se puede descartar ninguna de las causas que se han planteado hasta que no se tengan mayores avances en las investigaciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El "ataúd nuclear" que gotea material radioactivo en el océano Pacífico

El estado de una estructura de concreto que encapsula material radioactivo dejado por las pruebas nucleares realizadas por Estados Unidos entre 1946 y 1958 preocupa tanto a los habitantes de las Islas Marshall como al Secretario General de Naciones Unidas.
18 de mayo, 2019
Comparte

La campanada de alerta la volvió a hacer sonar el propio secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, mientras hablaba con un grupo de estudiantes en Fiyi.

“Acabo de estar con la presidenta de las Islas Marshall (Hilda Heine), y está muy preocupada por el riesgo de que se filtre el material radioactivo contenido por una especie de ataúd que hay en el área”, dijo.

Guterres estaba describiendo así al llamado “domo de Runit” o “domo Cactus”, una estructura de concreto construida en la isla del mismo nombre para encapsular el material radioactivo dejado por las pruebas nucleares realizadas por Estados Unidos en el área entre 1946 y 1958.

Las 67 explosiones nucleares en los atolones de Bikini y Enewetak -al que pertenece Runit- incluyeron la detonación en 1954 de “Bravo”, una bomba de hidrógeno 1.000 veces más poderosa que la que cayó en Hiroshima y el arma más poderosa jamás detonada por EE.UU.

Y a finales de la década de 1970, más de 4.000 soldados estadounidenses pasaron tres años recogiendo los restos radiactivos depositados en seis de las islas del atolón de Enewetak para colocarlos en el cráter dejado en Runit por la llamada prueba “Cactus” -la explosión de una bomba de superficie de 18 kilotones-, el que fue recubierto por el domo de concreto.

Explosión nuclear en el atolón de Bikini.

Getty Images
En total EE.UU. realizó 67 pruebas nucleares en los atolones de Bikini y Enewetak.

En total, se estima que la estructura que los locales llaman “la Tumba”, recubre al menos 73.000 metros cúbicos de material radioactivo, incluyendo plutonio-239, una de las sustancias más tóxicas del planeta.

Y la cúpula de concreto de medio metro de grosor que sobresale entre los arbustos y palmeras que renacieron en Runit no es el único recuerdo de las brutales detonaciones.

4 de las 40 islas de Enewetak fueron completamente vaporizadas por las pruebas, con cráteres de kilómetros de diámetro remplazando a algunas de ellas.

Y según la radiotelevisora pública australiana ABC, en la actualidad únicamente tres de las islas del atolón son consideradas lo suficientemente seguras para ser habitadas.

Secuelas

“Como todos sabemos, el Pacífico ya fue victimizado antes”, fue como Guterres se refirió a lo ocurrido en el territorio de las Islas Marshall, territorio que solo se independizó completamente de EE.UU. en diciembre de 1990.

“Y las consecuencias (de las pruebas nucleares) han sido bastante dramáticas, en relación con la salud, en relación con el envenenamiento de las aguas en algunas áreas”, reconoció en declaraciones recogidas por la agencia AFP.

Atolón de Enewetak

Getty Images
Muchos de los pobladores de Enewetak tuvieron que abandonar sus hogares y en la actualidad solo 4 islas son consideradas seguras para la presencia humana.

De hecho, según ABC, el mismo departamento de Energía de EE.UU. ha prohibido las exportaciones de pescado y pulpa de coco desde Enewetak, por causa de la contaminación.

Y eso también ha forzado cambios en la dieta de los habitantes del atolón, que ahora dependen casi exclusivamente de comida enlatada y procesada “que han generado problemas de salud como la diabetes”.

Parte del problema es que el domo de Runit -que fue concebido como una solución temporal– ya presenta grietas en la superficie, y charcos con líquidos salobres a menudo se forman en el anillo.

Pero EE.UU. también renunció a la idea de sellar el fondo del domo con concreto antes de almacenar el material radioactivo, por considerarlo demasiado costoso, lo que significa que la estructura nunca ha sido realmente capaz de evitar filtraciones.

Hilda Heine, la presidenta de las Islas Marshall

AFP
Hilda Heine, la presidenta de las Islas Marshall, le externó su preocupación al Secretario General de Naciones Unidas.

De hecho, aunque un reporte elaborado en 2013 por el departamento de Energía de EE.UU. encontró que “existe la posibilidad de que las aguas subterráneas contaminadas provenientes del Domo Runit fluyan hacia el entorno marino subterráneo cercano“.

También concluyó que eso no necesariamente se traduciría en un aumento significativo de los niveles de contaminación del área.

Pero esto es porque el área circundante ya está bastante contaminado, como producto de las filtraciones, y por el sencillo hecho de que la operación de limpieza en Enewetak después de las pruebas nucleares recogió menos del 1% del material radioactivo generado.

“El inventario radiológico enterrado debajo del Domo Runit palidece en comparación al inventario actual de radionúclidos en los atolones de la laguna”, se lee en el reporte.

Y aunque el Secretario General de Naciones Unidas no entró a valorar lo que se debe hacer con respecto al domo, Guterres reconoció en Fiyi que la historia nuclear del Pacífico todavía necesita ser debidamente abordada.

“Hay mucho por hacer mucho en relación con las explosiones que tuvieron lugar en la Polinesia Francesa y las Islas Marshall (…) con las consecuencias para la salud, el impacto en las comunidades y otros aspectos”, dijo, sin descartar compensaciones monetarias y otros “mecanismos para permitir que estos impactos se minimicen”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

https://www.youtube.com/watch?v=e7iqwokK-xg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.