Marytere, la niña que escribió un manual contra la discriminación hacia personas con discapacidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Marytere, la niña que escribió un manual contra la discriminación hacia personas con discapacidad

El manual en el que Marytere explica cómo comunicarse con una persona con discapacidad que no puede moverse, fue ilustrado por uno de sus familiares y puede consultarse en su versión digital.
28 de diciembre, 2018
Comparte

A sus 10 años, Marytere Argüelles ya es autora de dos libros. A pesar de que no puede hablar, ya que vive con síndrome de Lennox-Gastaut, aprendió a comunicarse y ante las dificultades para expresarse que ha experimentado al ser una persona con discapacidad decidió crear un manual para explicar cómo tratar a personas que pasan por circunstancias similares.

Su mamá, Teresa Vara, es quien auxilia a Marytere para que se comunique, y quien ideó el método con el que aprendió a leer y escribir: inicialmente utilizaba con un abecedario y números pegados en la pared de su casa; ahora tiene un tablero con el que puede formar palabras indicando las letras con movimientos del torso.

Teresa Vara explica que, luego de que en la escuela especializada en comunicación aumentativa y alternativa donde estudiaba su hija le dijeron que no podían seguirla atendiendo, debido a que demandaba mucha atención porque era más inquieta que sus compañeros, decidió enseñarle a leer y escribir por su cuenta.

“Al principio yo no estaba segura de si ella entendía, porque a veces la veía y parecía que no estaba atenta a lo que pasaba”, cuenta Teresa.

Primero, preguntó a Marytere por los colores, y ella señalaba objetos con la característica, y después hizo lo mismo con figuras geométricas, a lo que también respondió asertivamente, “hasta que un día le dije “si quieres que te enseñe a leer y a escribir llévame a la computadora”, e inmediatamente me llevó”, explica.

Lee: Alegres y poderosos: en este circo mexicano la inclusión es la estrella

Debido a que la mejor forma en que se comunicaba era caminando, a su mamá se le ocurrió que pegando letras en la pared podría comenzar a formar palabras.

Su madre platica que, luego de imprimir las letras y ponerlas en la pared “la idea era que yo le iba a enseñar, pero en cuanto las puse ella empezó a escribir y me quedé en shock, porque no tenía idea de todo lo que ya sabía. Pensé que iba a escribir mamá, o alguna otra cosa que hubiera visto en la escuela, pero la complejidad que alcanzó fue mayor”.

De acuerdo con Teresa, “desde que (su hija) empezó a comunicarse, se le notaba que tenía un estilo muy bonito de escribir, y facilidad para expresar ideas muy claras”. Fue por ello que le propuso que alguna vez escribiera un libro. Cuando se presentó la oportunidad de entrar a un concurso de cuentos, Marytere pidió que la inscribieran, aunque finalmente lo que escribió fue un manual.

El manual en el que Marytere explica cómo comunicarse con una persona con discapacidad que no puede moverse fue ilustrado por uno de sus familiares, y actualmente puede consultarse en su versión digital.

En su libro, Marytere señala que, durante años, vivió “siendo ignorada por muchas personas. Como no hablo, la gente piensa que si no contestas no tiene caso saludarte. Es por eso que he creado este pequeño manual”.

En el texto, la autora explica cuestiones como la importancia de saludar siempre a una persona con discapacidad, a “no sentir pena” por ellas, a ser amable, y la importancia de no hablarles “como si fuéramos niños que no entendemos nada”.

En noviembre pasado, Marytere registró su segunda obra literaria, “La emancipación de las almas”, en el que reflexiona sobre “la importancia de vivir plenamente”, aunque todavía no ha sido publicado.

El reto de estudiar para una persona con discapacidad

Para una persona con discapacidad, estudiar representa un reto más allá de sus capacidades. De acuerdo con especialistas, el sistema educativo en México no cuenta con las condiciones necesarias para que puedan acudir a las aulas, ni con personal capacitado para atenderlas.

Rafael Castelán, fundador de la asociación civil Servicios de Inclusión y Derechos Humanos, explica que la educación inclusiva se encuentra “diluída”, porque a diferencia de hace una década, cuando en el país había programas y presupuestos etiquetados para atender a personas con discapacidad, actualmente los recursos destinados para esta población se divide para atender a la niñez migrante y el tema de violencia escolar, lo que genera “barreras en el aprendizaje”.

Además, el modelo bajo el que trabajan las escuelas públicas que atienden a personas con discapacidad es “obsoleto”, pues el personal no está capacitado para atender las necesidades especiales de los estudiantes, ni cuentan con infraestructura suficiente para ello.

En el caso de Marytere, su mamá cuenta que toda su vida ha acudido a escuelas “especiales”, especializadas en atención a niñas y niños con discapacidad. Cuando iba a iniciar la primaria, decidieron inscribirla en una “regular”, pero “no fue la mejor experiencia”.

Te puede interesar: El PEF 2019 se aprueba con recortes a programas para niños, mujeres y personas con discapacidad

“Lo intentamos porque yo tenía la ilusión que tenemos todos los papás de la inclusión, peo la verdad es que la mandamos a la guerra sin fusil, no estaba bien preparada y, aunque fue un año de mucho aprendizaje, no fue la mejor experiencia”, dice.

Teresa relata que, como su hija no había estado en una escuela “regular”, fue complicado que validara conocimientos con documentos, y en la SEP únicamente les dijeron que debían acudir a algún plantel en el que les ayudaran a revalidar materias.

Las complicaciones administrativas llevaron a los padres de Marytere a optar por inscribirla para estudiar por internet, en el sistema del Instituto para la Educación de los Adultos (INEA), aunque tuvieron que esperar dos años antes de que pudiera comenzar a estudiar la primaria, pues la edad mínima que piden como requisito son los 10 años.

En menos de un año, Marytere terminó sus estudios de primaria, y actualmente se encuentra a la espera de inscribirse en secundaria. Con alegría, cuenta que prefiere estudiar por internet, porque de esta forma “voy a mi ritmo”, y no se siente presionada a ir al ritmo del resto de los niños de su edad o grado escolar.

A pesar de que para Marytere el no poder acudir a una escuela “regular” es un acto de discriminación, dice que está contenta por su graduación de la primaria, y porque sus papás están dispuestos a poyarla para que continúe sus estudios y entre a la universidad, donde espera estudiar una licenciatura en matemáticas o física.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo fue la masacre nazi de Babi Yar y por qué los ucranianos la recuerdan en plena invasión rusa

El reciente ataque de las tropas rusas al histórico sitio de Babi Yar, en la capital de Ucrania, ha sido condenado por la comunidad judía en el mundo. El sitio tiene un significado muy especial.
2 de marzo, 2022
Comparte

Babi Yar fue el lugar de una de las masacres más grandes de la historia moderna.

Es el sitio en donde miles de judíos fueron alineados y fusilados masivamente durante el Holocausto ejecutado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Un memorial erigido ahí, en la capital de Ucrania, es un sitio especial para el país. Tiene un significado propio para Kiev.

Por eso grupos de judíos han condenado el bombardeo sobre el memorial llevado a cabo por las tropas rusas que asedian Kiev.

En un país con una gran población judía, con un presidente judío, el ataque tiene peso.

El personal que cuida el memorial aún no ha podido acceder a él para ver la verdadera escala del daño, pero las imágenes mostraban uno de los edificios del museo en llamas.

Un edificio en llamas en Babi Yar

Babyn Yar Holocaust Memorial

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que el ataque iba “más allá de la humanidad” y también acusó a Occidente de no hacer lo suficiente para evitar el asedio a su país.

“¿De qué sirve decir ‘nunca más’ durante 80 años, si el mundo permanece en silencio cuando cae una bomba en el mismo sitio de Babi Yar? Hubo al menos 5 muertos. La historia se repite…”, escribió en Twitter.

Advertencia: es posible que algunas de las imágenes a continuación puedan ser perturbadoras para algunas personas

Las atrocidades en Babi Yar

Babi Yar, también escrito Babyn Yar, es una de las fosas comunes más grandes de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

La masacre en el barranco en las afueras de Kiev tuvo lugar durante dos días en septiembre de 1941.

Mientras los judíos de Ucrania huían del avance nazi, una gran población todavía vivía en la ciudad.

A decenas de miles se les dijo que se reunieran con ropa de repuesto, asumiendo que serían enviados a un campo de trabajo, pero luego fueron obligados a desvestirse y caminar hacia el barranco, donde fueron fusilados por escuadrones especiales de la muerte.

Una víctima de Babi Yar frente a los nazis

Alamy
Los nazis usaron Babi Yar como un sitio de ejecuciones entre 1941 y 1943.

Según los propios registros de los nazis, 33.771 judíos fueron asesinados en dos días.

Mientras continuaba el Holocausto, las fuerzas alemanas siguieron perpetrando crímenes horrendos en Babi Yar, usándolo como fosa común para deshacerse de hasta 100.000 cuerpos.

Así fue hasta que los soviéticos tomaron el control de Kiev nuevamente en 1943.

Además de judíos, romaníes y civiles ucranianos y prisioneros de guerra soviéticos también fueron asesinados en ese lugar.

Víctimas de Babi Yar

Alamy
Las víctimas recibieron la orden de desnudarse en el barranco antes de recibir disparos.

Cuando los alemanes se retiraban, arrasaron el barranco y quemaron los cuerpos en enormes piras para tratar de encubrir sus crímenes.

El reciente ataque de Rusia

Ese lugar es ahora un sitio de contemplación silenciosa, adonde miles de personas viajan cada año para recordar a los que murieron.

Que pueda ser dañado o destruido por un ataque militar agresivo va en contra de todo lo que representa.

Pero el significado del último ataque ruso es más profundo.

“Es simbólico que comience a atacar Kiev bombardeando el sitio de Babi Yar, la mayor masacre nazi”, dijo el presidente de la junta asesora del memorial, Natan Sharansky.

El ataque cerca de Babi Yar

Reuters
Una torre de televisión a un costado de Babi Yar resultó dañada por el ataque ruso, el cual dejó 5 fallecidos.

La semana pasada, Putin llamó a los líderes de Ucrania “neonazis” y dijo que el objetivo de la operación militar rusa era la “desnazificación” del país.

Sharansky apuntó que el líder ruso trató de “distorsionar y manipular el Holocausto para justificar una invasión ilegal de un país democrático soberano” en un movimiento “absolutamente abominable”.

Yad Vashem, el museo conmemorativo del Holocausto en Israel, se hizo eco de esto y pidió el fin del “abuso y distorsión de la memoria del Holocausto”.

El presidente Zelensky ha contado a menudo su “historia de cuatro hermanos” -su abuelo y tres tíos abuelos- los cuales lucharon en el ejército soviético contra la Alemania nazi. Solo su abuelo sobrevivió.

“Tal ataque con misiles muestra que para muchas personas en Rusia, nuestra Kiev es completamente extranjera. No saben nada sobre nuestra capital o sobre nuestra historia”, dijo Zelensky después del ataque.

“Pero tienen una orden para borrar nuestra historia. Borrar nuestro país. Borrarnos a todos”.

La sinagoga de Babi Yar

AFP
La sinagoga en el lugar se inauguró oficialmente en mayo de 2021.

Mientras que las cifras oficiales sitúan la población judía de Ucrania en 43.000, el Congreso Judío Europeo cree que asciende al menos a 360.000.

Borrando la historia

Los soviéticos intentaron borrar la brutal historia de Babi Yar una y otra vez, en un esfuerzo por suprimir cualquier mención de las atrocidades cometidas contra los judíos, le dijo Sharansky a la BBC.

“Intentaron destruir físicamente estas tumbas y borrar la historia. Es increíble lo importante que fue para los soviéticos cambiar la naturaleza del lugar”, explicó.

Unos años después de que los nazis quisieran cubrir sus propios huellas, los soviéticos intentaron llenar el barranco con barro.

Luego, en la década de 1960, proyectaron la construcción de un estadio deportivo.

Sharansky dijo que la construcción de la torre de televisión adyacente al monumento en la década de 1970 fue otro intento de “destruir la memoria del Holocausto”.

“Hubo tantos intentos de borrar Babi Yar y cambiar su naturaleza, pero finalmente lo convertimos en un gran monumento y eso una vez más se ve ensombrecido por la agresión rusa”, lamentó.

Volodymyr Zelensky en Babi Yar

Getty Images
El presidente Zelensky es judío. En la foto se le ve en la Menorá de Babi Yar.

Durante décadas de dominio soviético no había una gran señal que marcara el lugar de la masacre, excepto un simple obelisco que se refería a las víctimas “soviéticas”, sin mencionar a los judíos, que fueron las principales víctimas.

Finalmente, en la década de 1990, se erigió un gran monumento a la Menorá, cuando la Ucrania independiente decidió conmemorar a las víctimas judías. Y el año pasado se abrió una sinagoga.

“En lugar de estar sujetos a una violencia flagrante, los sitios sagrados como Babi Yar deben ser protegidos“, dijo Yad Vashem en un comunicado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pssIzBbUotE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.