Los 7 pendientes que deja la administración de Mancera a Sheinbaum
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Los 7 pendientes que deja la administración de Mancera a Sheinbaum

El gobierno perredista que encabezó Miguel Ángel Mancera, durante cinco años en Ciudad de México, dejó algunos pendientes para la próxima administración en materia de seguridad, movilidad, medio ambiente y atención a mujeres.
AFP
5 de diciembre, 2018
Comparte

Ciudad de México tendrá por primera vez una gobernante electa que no es perredista: Claudia Sheinbaum, quien asume este miércoles el cargo de Jefa de Gobierno, pero los retos a los que se enfrenta no son menores.

Aunque Miguel Ángel Mancera presumió que la capital está mejor que hace cinco años en materia de seguridad y aseguró que no había cárteles del narcotráfico, en la práctica el número total de delitos se incrementó y se dieron enfrentamientos entre grupos presuntamente ligados al crimen organizado.

Animal Político buscó al ahora senador Mancera para conocer un balance sobre su gestión pero no hubo respuesta.

Estos son algunos de los pendientes para la próxima administración en materia de seguridad, movilidad, medio ambiente y atención a mujeres.

Delitos, homicidios y robos…

La administración de Mancera redujo las modalidades de robo, en comparación con el gobierno de su antecesor, Marcelo Ebrard, pero el número global de delitos creció: los homicidios dolosos se han incrementado más de 18% y los ataques con armas de fuego subieron más de 100% durante , según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública recopilados por Animal Político.

De diciembre de 2012 a febrero de 2018, periodo del gobierno de Mancera, se denunciaron en la ciudad 958 mil 210 delitos de todo tipo ante las agencias del Ministerio Público. Se trata de un promedio de más de 500 nuevos delitos cometidos en la capital, todos los días.

Además, con 204,078 carpetas de investigación del fuero común, 2017 cerró como el año con más delitos en Ciudad de México en la gestión de Miguel Ángel Mancera, lo que representa 559.1 incidentes al día.

En lo que va del 2018, en la capital se han registrado 990 homicidios dolosos, 97 mil robos y 29 secuestros, de acuerdo con información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Al respecto del aumento de delitos, Mancera dijo en marzo del 2017 que se debía “a que tenemos muchas más personas que antes estaban en prisión”, pues “12 mil o más presos que estaban en prisión preventiva o ya habían compurgado alguna pena, (ahora) están fuera”. Sin embargo, El Sabueso investigó lo dicho por el ex jefe de gobierno y concluyó que no muestran una relación o una tendencia constante para confirmar o refutar.

¿Hay crimen organizado?

Durante su administración, Mancera negó la existencia de cárteles en la capital y dijo que solo se trataba de organizaciones narcomenudistas porque, desde su punto de vista, no contaban “ni con el tamaño ni las estructuras que tienen los que se denominan cárteles”.

Sin embargo, el 20 de julio del 2017 se registró un enfrentamiento entre presuntos criminales y elementos de la marina en la delegación Tláhuac que desató bloqueos con camiones incendiados en avenidas y un amplio despliegue policiaco. Ese día murieron 8 personas, entre ellos Felipe de Jesús “N”, El Ojos”, narcomenudista que supuestamente operaba en la demarcación.

La noche del 14 de septiembre de este año, hombres vestidos de mariachi abrieron fuego en la emblemática Plaza Garibaldi, lo que dejó seis personas muertas. Según las autoridades capitalinas, esto sucedió debido a una disputa entre los grupos de La Unión y la Anti-Unión, por el control de la actividad criminal en la zona centro del país.

Fue hasta después del ataque que Mancera, como senador del PRD, afirmó según Proceso que había que “actuar con mucha energía, se tiene que dar con los responsables. Ya están señalados y es un conflicto que se está planteando entre dos grupos a esos dos grupos se (les) tiene que confrontar de manera frontal y con mucha energía”.

El metro subió de precio y las fallas continúan

En noviembre de 2013, el entonces director del Metro, Jorge Gaviño anunció el aumento de 3 a 5 pesos en la tarifa con el objetivo de mejorar el servicio, lo que desató una serie de protestas y llamados en redes sociales a saltarse los torniquetes.

De 11 compromisos de mejoramiento que prometieron con el nuevo precio del boleto, sólo el aumento de vigilancia y la eliminación del doble pago se cumplieron al 100%. A 5 años de esta medida, el Sistema de Transporte Colectivo presenta constantes suspensiones del servicio, saturación en horas pico, malas condiciones de los trenes, robo de celulares, además de la presencia de los comerciantes informales.

En entrevista con Notimex, el actual director del Metro, Jorge Jiménez Alcaraz, aceptó que hay incidentes que provocan la suspensión del servicio y dijo que se requiere una inversión de al menos 30 mil millones de pesos, pero dijo que la próxima administración recibirá una institución que opera al 100%.

Microbuses se quedan

Mancera prometió en campaña sustituir los microbuses de la ciudad por un transporte moderno y como jefe de gobierno, en 2013, presentó el Programa de Transformación del Transporte Público Concesionado de la Ciudad de México, para sustituir los microbuses obsoletos y capacitar a los choferes acreditados.

Para 2016, al ser cuestionado sobre las medidas para reducir la contaminación, dijo que publicaría la norma para prohibir “de ahora y para siempre, la circulación de microbuses”. Sin embargo esta regulación no se publicó.

En febrero de este año, reportó Reforma, el propio Mancera aceptó que circulaban por la ciudad 18 mil 700 microbuses, aunque la Secretaría de Movilidad, a cargo de Carlos Meneses, había reportado que existían poco más de 22 mil unidades.

La amenaza de la basura

En julio del 2017, la Secretaría de Ambiente capitalina anunció nuevas reglas para separar la basura como parte del programa “Basura Cero”, con el objetivo de tener un manejo responsable de las 13 mil toneladas que de desechos que se producen diariamente en la CDMX.

Sin embargo, el sistema de recolección de basura en Ciudad de México resulta insuficiente para el manejo de los residuos sólidos que se generan diariamente, por lo que, en la opinión de expertos, la capital del país está al borde del colapso ambiental.

En 2016, de acuerdo con el Inventario de Residuos Sólidos, la capital del país producía 12 mil 920 toneladas de basura al día, y para 2017, la Agencia de Gestión Urbana (AGU) detalló que la generación había incrementado a más de 13 mil toneladas.

El principal problema de Ciudad de México, de acuerdo con expertos, no es la separación y el reciclaje, sino la excesiva generación de basura.

Contingencias y la contaminación que respiramos

En mayo del 2016 se reportaron niveles de contaminación de la Ciudad de México de hasta 194 puntos IMECA, esta fue la primera vez en 14 años que se declaró una contingencia ambiental en la ciudad. En total, la Sedema reportó 10 activaciones de la Fase I de contingencia ambiental durante ese año.

El gobierno capitalino explicó que la contaminación se debía a que en otros estados no se tomaban medidas para reducir la contaminación, como el programa Hoy No Circula.

Para 2017, se activó dos veces la contingencia ambiental y este año la Ciudad de México sólo ha tenido una activación, aunque el Sistema de Monitoreo Atmosférico detalla que solo la ha tenido 131 días limpios.

Violencia contra mujeres

El 24 de abril de 2016, miles de mujeres marcharon en la Ciudad de México para exigir mayor seguridad y acciones para erradicar la violencia de género, principalmente en los espacios públicos y el transporte, donde las agresiones son más frecuentes

En respuesta a las demandas, el gobierno capitalino anunció la Estrategia 30-100, que contempló la creación de una aplicación, una plataforma web, publicidad en el sistema de transporte, fortalecimiento de la atención a víctimas y la entrega de silbatos, entre otras medidas. Sin embargo, de acuerdo con organizaciones sociales, esta estrategia para prevenir la violencia contra mujeres fue “mal planeada, mal ejecutada” y sin resultados.

Pese al programa, las agresiones a mujeres continuaron e incluso, a principios de noviembre, autoridades capitalinas reportaron el asesinato de una adolescente de 14 años, hallada dentro de una maleta, en las inmediaciones de Tlatelolco, alcaldía Cuauhtémoc.

Días después, el congreso de la Ciudad de México aprobó un punto de acuerdo para que se solicite a la Secretaría de Gobernación emitir la Alerta de Violencia de Género en Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.