close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Terna para nuevo ministro de la Corte: militantes de Morena o cercanos a AMLO

La terna anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para el nuevo ministro ha generado ciertas dudas sobre los perfiles y su cercanía con el Ejecutivo Federal.
Cuartoscuro
7 de diciembre, 2018
Comparte

La terna de candidatos para ocupar el cargo de ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) está conformada por tres abogados: dos han trabajado para Morena y han sido cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras que otro fue presidente del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México cuando el tabasqueño fue Jefe de Gobierno.

La terna presentada este jueves por el mandatario fue: la abogada Loretta Ortiz Ahif; Celia Maya García, magistrada del Tribunal de Justicia del estado de Querétaro – ambas colaboradoras de Morena – y el exmagistrado Juan Luis González Alcántara Carrancá.

De acuerdo con el Observatorio Ciudadano de Designaciones Públicas, “esta terna anunciada genera ciertas dudas sobre los perfiles y su cercanía con el Ejecutivo Federal, lo que pone en entredicho su independencia”.

Y es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha considerado como una condición esencial para la independencia judicial, procesos de designación que aseguren que jueces, juezas, magistrados y magistradas gocen de independencia e imparcialidad para ejercer de manera libre sus labores dentro de las entidades de justicia, eliminando la posibilidad de situaciones de subordinación o dependencia a otros poderes o instituciones ajenos al Poder Judicial.

Para el Observatorio, la terna de candidatos debe ser integrada solo por mujeres −para lograr reducir la brecha de desigualdad política por razones de género−, y con perfiles independientes.

“La asimetría entre los perfiles además de atentar contra la igualdad de condiciones impide contar con los mejores perfiles y sean equivalentes entre sí, con lo que se genere un amplio proceso deliberativos alrededor de sus méritos y capacidades”, alertó el Observatorio.

En opinión de Catalina Botero, integrante del panel y exrelatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la democracia no se fortalece si en la Corte hay una persona que es amiga del presidente o aliada de los partidos.

“Cuando el poder político no tiene freno puede abusar y termina pagando la ciudadanía al no tener jueces, ministros independientes”, comentó a Animal Político.

Para la designación del nuevo ministro, dijo Botero, el Legislativo debe exigir que se cumplan al menos tres requisitos: que sea una persona moralmente intachable; que técnicamente esté muy capacitada y sepa del manejo en derechos humanos, tener amplio conocimiento en derecho constitucional, y de perspectiva de género; además debe ser independiente del poder político.

Para Francisco Burgoa, abogado constitucionalista, cualquier terna que se presente siempre va a ser susceptible a críticas.

“El Senado es el que decide y quien tiene que garantizar que el elegido guarde independencia del poder Ejecutivo. La cercanía con un partido indudablemente puede afectar la autonomía, y es algo que sin duda se tiene que discutir”, sostuvo.

Pese a tener cercanía con los candidatos, López Obrador dijo tener confianza en los tres y los calificó de personas honestas; además, señaló que los senadores elegirán al futuro ministro con toda libertad, ya que no dará ninguna línea.

En entrevista con Enrique Hernández para W Radio, Loretta Ortiz dijo que no ve un conflicto de interés en que siendo militante de Morena esté en la terna para ocupar un lugar en la Suprema Corte.

“(En caso de ser elegida) estamos asumiendo el cargo el comportarnos y esa es una de las funciones principales. (…) No creo que haya conflicto de interés”, aseguró.

Al cuestionarla sobre cómo analizaría las propuestas del presidente que llegarán a la Corte, explicó que estudiaría los proyectos desde el punto de vista constitucional y si no se ajustan a lo que dice la Carta Magna, procedería a la inconstitucionalidad.

Añadió que otros ministros han tenido cercanía con el partido político en el poder, y citó el caso de Eduardo Medina Mora, quien dijo, es cercano al PAN, pues fue procurador durante el sexenio de Felipe Calderón.

“Tomaríamos el compromiso que implica el cargo, con independencia y autonomía”, aseguró.

Dijo que analizaría renunciar a su militancia a Morena si resulta elegida, aunque dijo, “no veo que sea un obstáculo, es un derecho político que tienen las personas”.

Estos son los candidatos propuestos por el presidente:

Juan Luis González Alcántara Carrancá

Es egresado de la Facultad de Derecho de la UNAM, donde obtuvo una maestría y un doctorado. Tiene maestría en Derecho Corporativo en el Colegio Superior de Ciencias Jurídicas y maestría en derecho Civil y Mercantil por la Universidad en Barcelona y en Tufts, de Harvard.

Fue presidente del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México cuando López Obrador fue jefe de gobierno (2000-2005).

Ha sido académico en instituciones públicas y privadas como la Universidad Iberoamericana y el ITAM.

Fue magistrado de la Cuarta Sala de lo Familiar del Tribunal Superior de Justicia capitalino

Esta es la segunda ocasión en que López Obrador nomina a González Alcántara Carrancá para ocupar un puesto en su gobierno. Antes formó parte de la terna para la Fiscalía General.

El abogado fue acusado de presunto tráfico de influencias, e implicado en un escándalo del exministro Genaro Góngora Pimentel relacionado con la pensión de sus hijos, en 2013.

González Alcántara Carrancá revocó la sentencia de un juez en materia familiar que determinó que Góngora Pimentel debía pagar una pensión mensual equivalente al 35 % de sus ingresos, es decir, poco más de 116 mil pesos mensuales −de los 350 mil que percibía al mes−, para sus dos hijos que padecen autismo, pero ordenó reducirla a 50 mil pesos.

En ese entonces Góngora Pimentel solicitó a un tribunal capitalino tomar en cuenta que sus hijos pertenecen a un estatus social “medio bajo”, que están enfermos de autismo, por lo que “están imposibilitados para divertirse”, según dio a conocer una investigación de Noticias MVS. Por pedido del ministro Góngora, González Alcántara también autorizó practicarle a los niños un análisis psicológico con el que pretendía corroborar un supuesto maltrato.

Ana María Orozco Castillo, madre de los dos hijos del exministro Góngora Pimentel, acusó a quien podría ocupar un cargo en la Corte de ser imparcial y de tráfico de influencias al ayudar a su amigo Góngora a reducir la pensión y luego quitarle a los niños. La queja por este asunto llegó a la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

Celia Maya García

La abogada y contadora Celia Maya García ha sido una colaboradora cercana al presidente Andrés Manuel López Obrador desde antes de que Morena se constituyera como partido político, aunque no ha tenido ningún cargo dentro de éste.

En 2014, cuando Morena aún era una asociación política nacional – el paso previo para convertirse en partido – López Obrador describió a Maya García como “una mujer con muy buena preparación, es una abogada destacada, (…) se trata de una mujer con dimensión social y con honestidad”, de acuerdo con un boletín del movimiento.

Maya García coordinó en 2014 parte de la recolección de 2 millones de firmas para solicitar que se realizara una consulta popular en materia energética.

La abogada ha buscado dos veces la gubernatura de Querétaro: en 2003 por el PRD y en 2016 ya con Morena. En 2012 buscó un escaño en el Senado por la alianza PRD-PT-MC, pero perdió. Este 2018, volvió a contender, ahora por Morena, pero tampoco logró ganar, pues no encabezó la lista de primera minoría de su estado.

Durante su campaña destacó las propuestas del entonces candidato presidencial, López Obrador. En varios eventos pidió a los ciudadanos apoyar con el voto a los candidatos a legisladores de Morena, pues “López Obrador requiere del Congreso para poder gobernar y dar resultados de manera evidente y en el corto tiempo”, dijo, según el Diario de Querétaro.

Celia Maya es maestra en Derecho con especialidad en Derecho Fiscal y en Impuestos por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), donde también estudió un Doctorado en Derecho.

En el servicio público se ha desempeñado como agente del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Querétaro; Juez en Materia Civil titular del Juzgado Tercero de la ciudad de Querétaro y Magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro.

También ha sido docente en la UAQ en las facultad de Contaduría y Administración, en el Instituto de Especialización Judicial del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro y en la Escuela de Derecho del Instituto Liceo de Estudios Superiores.

Loretta Ortiz Ahlf

Es cercana a López Obrador, y junto con su esposo, el consejero para la Constitución moral, José Agustín Ortiz Pinchetti, ha apoyado a López Obrador desde la primera vez que se postuló para presidente de la República.

Ortiz Ahlf fue diputada federal por Morena en 2013, y durante el periodo de transición fue designada por el presidente López Obrador como coordinadora de los Foros por la Pacificación y Reconciliación Nacional, promotora de la criticada propuesta de amnistía a criminales.

La doctora Ortiz fue abogada de varias quejas por violación de derechos humanos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, vinculadas con la violación del derecho de voto por el fraude de 2016, de acuerdo con su currículum, publicado en el sitio web de Andrés Manuel López Obrador.

Ortiz es doctora en Derechos Humanos y Derecho Comunitario Europeo por la Universidad a Distancia de España, maestra en Derechos Humanos por la Universidad Iberoamericana y es licenciada en Derecho por la Escuela Libre de Derecho, donde se desempeña como docente desde 1979.

También trabaja como profesora en la Universidad Iberoamericana de la licenciatura y maestría en Derechos Humanos desde 1981 y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II.

Es la cuarta mexicana en impartir un curso en la Academia de Derecho Internacional de la Haya en 2012, sobre derechos de indocumentados, y actualmente es la responsable del Área de Derechos Humanos y Migrantes del Servicio Social de la Universidad Iberoamericana.

Anteriormente se desempeñó como Directora Jurídica del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, como asesora de la Dirección General Adjunta del Banco de México y fue consejera de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Cómo se elige a los ministros

Los candidatos comparecen ante la Comisión de Justicia del Senado, la cual elige a un candidato. La propuesta se envía al pleno, donde los legisladores votan por cédula (de manera anónima en una urna).

Para ser designado ministro de la Suprema Corte debe obtener las dos terceras partes de los votos de los presentes en la sesión. El Senado tiene 30 días para resolver y votar.

Si la Cámara Alta no lo hace, se designará como ministro a la persona de la terna que elija el presidente, detalla el artículo 96 constitucional. Si el Senado rechaza la terna propuesta, el presidente enviará una nueva; si esta también es rechazada el titular del Ejecutivo podrá elegir al nuevo ministro.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

3 proyecciones económicas para América Latina en 2020 (¿y será un año difícil como 2019?)

Los grandes motores económicos están en problemas, mientras una ola de descontento social recorre la región. Con un telón de fondo de incertidumbre, expertos consultados por BBC Mundo adelantan sus proyecciones para el año que comienza.
Getty Images
2 de enero, 2020
Comparte

El 2019 no fue un año fácil para América Latina y el resto del mundo.

Los tres grandes motores del crecimiento regional, Brasil, México y Argentina, pasaron momentos difíciles y aunque, según las proyecciones, las cosas deberían mejorar este año, el panorama seguirá siendo muy desafiante.

Al bajo crecimiento económico se suma la incertidumbre política que recorre Latinoamérica, además de un contexto internacional marcado por la desaceleración.

En BBC Mundo te presentamos algunas de las proyecciones hechas por analistas y organismos internacionales para el 2020.

1. Bajo crecimiento

Si hay algo que se repite entre los distintos pronósticos para el próximo año es la palabra “decepcionante”.

Pero eso no quiere decir que el 2020 será peor que este año. Al contrario, aunque el crecimiento de la región continuará siendo bajo, al menos será un poco mejor que el de 2019, según los informes de organismos internacionales y analistas entrevistados por BBC Mundo.

“Luego del rápido crecimiento derivado de los altos precios de las materias primas, la región se encuentra en una etapa de bajo desempeño”, le dice a BBC Mundo Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

“La región no sólo está creciendo más lentamente que otros mercados emergentes, sino también que economías avanzadas mucho más ricas“.

Puerto

Getty Images
El Banco Mundial y el FMI proyectan un crecimiento regional de 1,8%, mientras que la CEPAL anticipa un 1,3% para el próximo año.

Con todo, el Banco Mundial pronostica un alza del Producto Interno bruto (PIB) para 2020 cercano al 1,8%, una proyección similar a la de Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque bastante más alta que la de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, que anticipa un aumento de apenas 1,3%.

Con Argentina sumida en una crisis, Brasil saliendo de una recesión y México con un panorama de estancamiento, las tres mayores economías de América Latina no han logrado despegar.

“Sería fácil atribuir el bajo crecimiento de Latinoamérica solo a las circunstancias externas, pero hay muchas razones internas”, dice Rama.

Varios países de la región llegaron a un alto nivel de gasto público en la época de la bonanza de las materias primas, argumenta, algo que ahora es difícil de sostener.

“Los países han tenido que hacer ajustes fiscales de distintos tipos y es difícil tener crecimiento con un ajuste fiscal fuerte”.

En algunos casos, estos ajustes han dado lugar a “turbulencias que van más allá de lo económico, que son más políticas”, apunta.

Y por otro lado, “lo más desconcertante es que algunos de los países que tenían la mejor performance, como Colombia y Chile, también están enfrentados a tensiones sociales que cuestionan lo que se puede hacer”.

Centro comercial

Getty Images
El escenario externo también ha golpeado con fuerza a América Latina.

Según la CEPAL, el próximo año enfrentará un contexto económico y social “extremadamente complejo” y una desaceleración generalizada.

“A este escenario se suman las crecientes demandas sociales y presiones por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social que han detonado con una intensidad inusual en algunos países de la región”, señaló el organismo en un informe publicado en diciembre.

Grandes movilizaciones populares han estallado en los últimos meses, a lo que se suma una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales más frágiles.

Entre los factores externos, agrega, influyen en el crecimiento las tensiones comerciales, la desaceleración global, además de la baja en la demanda y los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región.

“Hemos alcanzado un máximo en el número de desocupados de 25,2 millones de personas. Esta es la parte más preocupante de lo que está sucediendo en la economía”, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

2. Alta incertidumbre política y económica

La ola de protestas que sacudió a la región este año marcó un punto de inflexión.

Aunque por causas muy distintas, en países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia, la gente salió a las calles para manifestarse contra sus gobiernos.

El equipo de investigación del Economist Intelligence Unit se refiere a América Latina en su informe “Where next and what next for Latin America?” como “la tierra del cacerolazo”, por el rol protagónico que adquirieron este año los movimientos sociales.

“Aunque hay muy pocas cosas en común entre los levantamientos en Chile y Ecuador”, por ejemplo, sí existen algunos “hilos comunes” que conectan las distintas situaciones de estos dos países y de los hechos que han ocurrido en el resto de la región, dice el informe.

Protesta en Colombia

Getty Images
Países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia fueron escenario de masivas protestas en 2019.

La experiencia común más compartida, argumenta el informe, ha sido “la ardua adaptación a la era posterior al súper ciclo de los commodities“, refiriéndose al boom de las materias primas que le dio un gran impulso económico a la región hasta el 2013.

Pero en la medida que las arcas fiscales comenzaron a vaciarse, los gobiernos tuvieron que ajustarse el cinturón, aplicando medidas de austeridad o cautela en el gasto público en un contexto de estancamiento económico.

Eso resultó ser “una mezcla tóxica” que gatilló frustración social y protestas en la región.

Con ese panorama, el equipo de analistas proyecta para 2020 “un alto riesgo de contagio de las protestas”.

Además anticipan una “posibilidad fuerte de que 2020 sea otro año volátil para América Latina”, en un contexto en que las manifestaciones de este año ha tenido éxito en conseguir concesiones por parte de los gobiernos.

Protesta en Chile

Getty Images
Analistas proyectan que los efectos de las tensiones sociales continuarán en 2020.

En diálogo con BBC Mundo, Alberto Ramos, director general para América Latina del banco de inversión y servicios financieros Goldman Sachs, dice que el panorama para 2020 no es muy alentador.

“El próximo año Latinoamérica tendrá bajo crecimiento, baja inflación y bajos retornos”.

Con Venezuela en crisis, Argentina en recesión, México débil y Brasil creciendo un poco más de 2%, “habrá una mejoría modesta en la región, pero nada espectacular. Aún muy lejano de lo que se necesita”, apunta Ramos.

El economista dice que el crecimiento económico regional en los últimos siete años ha sido muy débil.

“Por eso hay tanto descontento en la región. Las sociedades se están cansando porque no han visto progreso económico o social en los últimos siete años”, argumenta.

“Y no esperan que esa realidad sea mejor en el futuro. Además la gente no confía en las estructuras políticas y han visto constantes niveles de corrupción e impunidad”.

Su pronóstico para 2020 es un crecimiento económico de 1,7%.

Manifestante en Bolivia

Getty Images
“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, dice el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

Otros análisis sobre el futuro latinoamericano proyectan que la inestabilidad continuará, principalmente por la concentración de los recursos.

La región “corre el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra”, advierte el Informe de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esta situación, agrega, ha provocado un mayor descontento de amplios sectores que reclaman un mejor acceso a servicios básicos y una mejor calidad en educación, salud, transporte y pensiones.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, advierte el informe.

3. Los tres grandes motores van a paso lento

Las tres mayores economías de la región, Brasil, México y Argentina, han estado en problemas, pero poco a poco están tratando de dar vuelta la página y dejar atrás este 2019 lleno de complicaciones.

A diferencia de otros economistas, Marcos Casarín de la consultora británica Oxford Economics, tiene un cierto grado de optimismo, en medio de un panorama lleno de nubes.

“Tengo la sensación de que lo peor quedó atrás”, le dice a BBC Mundo.

“El 2020 será mejor que este año, pero aún no llegará a su potencial”. (La proyección de crecimiento regional del equipo de investigación es de un crecimiento de 1,5%).

Extracción de petróleo en México.

Getty Images
Oxford Economics proyecta que México no tendrá recesión.

Brasil y México, explica, pasaron por importantes transiciones políticas, mientras que Argentina volvió a la recesión.

En el resto de la región, la política también se tomó el centro del escenario en países donde la gente salió a las calles a manifestarse.

Su proyección es que habrá menos eventos de envergadura en 2020, “especialmente en relación a la política doméstica”.

Y con menos shocks, agrega, “esperamos que el crecimiento finalmente repunte un poco más firme”.

Reales

Getty Images
Brasil crecerá más rápido que México, pero aún no se recupera de los años de recesión.

Por países, estos son algunos de los pronósticos de Oxford Economics:

  • Brasil crecerá más rápido que México por segundo año consecutivo
  • México se escapará de la recesión y el peso se estabilizará
  • La reestructuración de la deuda en Argentina implicará recortes
  • Entre las economías más grandes, Colombia será la que crecerá más rápido
  • Chile no caerá en recesión, pero el peso se mantendrá débil
  • Ecuador seguirá vinculado al Fondo Monetario Internacional pese a la oposición
  • El crecimiento Boliviano será inferior al 4%
Manifestación en Argentina

Getty Images
Aunque 2020 será menos duro que 2019, los pronósticos indican que Argentina seguirá en recesión.

Otra importante consultora británica, Capital Economics, también prevé que habrá una recuperación regional en 2020, “pero no tan fuerte como muchos piensan”.

El equipo de investigación proyecta un crecimiento de solo 1,3%.

Estos son algunos de sus pronósticos para el próximo año:

  • El riesgo político se mantendrá elevado. Es probable que las repercusiones económicas de los cambios y los eventos políticos de 2019 continúen en 2020.
  • México solo crecerá apenas alrededor del 0,5% y las tasas de interés no bajarán tanto como muchos esperan
  • Argentina impondrá fuertes reducciones en los pagos a los acreedores privados. El plan de reestructuración de deuda “no es realista”.
  • Brasil crecerá más que este año, pero eso no es suficiente para garantizar una subida en las tasas de interés. Y es probable que el riesgo político aumente en 2020.
Personas caminando (genérica).

Getty Images
El equipo de investigación de la consultora británica Capital Economics proyecta un crecimiento de solo 1,3% para la región.

Pese a que en general lo pronósticos no son particularmente optimistas, si hay algo en lo que todos coinciden es que 2020 no será más duro que 2019.

Y eso, al menos, no deja de ser un poco de luz en medio de las sombras.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

https://www.youtube.com/watch?v=e7iqwokK-xg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.